Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Bendito sea el santísimo Sacramento del Altar
Adoración perpetua de Parroquia de Sta. Agnes, Florida

Adoro te devote, latens Deitas,

Quae sub his figuris vere latitas:

Tibi se cor meum totum subiicit,

Quia te contemplans totum deficit.

 

Visus, tactus, gustus in te fallitur,

Sed auditu solo tuto creditur.

Credo quidquid dixit Dei Filius:

Nil hoc verbo Veritatis verius.

 

In cruce latebat sola Deitas,

At hic latet simul et humanitas;

Ambo tamen credens atque confitens,

Peto quod petivit latro paenitens.

 

Plagas, sicut Thomas, non intueor;

Deum tamen meum te confiteor.

Fac me tibi semper magis credere,

In te spem habere, te diligere.

 

O memoriale mortis Domini!

Panis vivus, vitam praestans homini!

Praesta meae menti de te vivere

Et te illi semper dulce sapere.

 

Pie pellicane, Iesu Domine,

Me immundum munda tuo sanguine.

Cuius una stilla salvum facere

Totum mundum quit ab omni scelere.

 

Iesu, quem velatum nunc aspicio,

Oro fiat illud quod tam sitio;

Ut te revelata cernens facie,

Visu sim beatus tuae gloriae. Amen.

 

 

 

Pange lingua gloriosi

Corporis mysterium,

Sanguinisque pretiosi,

Quem in mundi pretium

Fructus ventris generosi

Rex effudit Gentium.

 

 

Nobis datus, nobis natus

Ex inacta Virgine,

Et in mundo conversatus,

Sparso verbi semine,

Sui moras incolatus

Miro clausit ordine.

 

 

In supremae nocte coenae

Recumbens cum fratribus

Observata lege plene

Cibis in legalibus,

Cibum turbae duodenae

Se dat suis manibus.

 

 

Verbum caro, panem verum

Verbo carnem efficit:

Fitque sanguis Christi merum,

Et si sensus deficit,

Ad firmandum cor sincerum

Sola fides sufficit.

 

 

Tantum ergo Sacramentum

Veneremur cernui:

Et antiquum documentum

Novo cedat ritui:

Praestet fides supplementum

Sensuum defectui.

 

 

Genitori, Genitoque

Laus et jubilatio,

Salus, honor, virtus quoque

Sit et benedictio:

Procedenti ab utroque

Compar sit laudatio.

 

Amen. Alleluia.

 

 

por Juan Pablo II

Señor Jesús:

Nos presentamos ante ti sabiendo que nos llamas y que nos amas tal como somos.

«Tú tienes palabras de vida eterna y nosotros hemos creído y conocido que tú eres el Hijo de Dios» (Jn. 6,69).

Tu presencia en la Eucaristía ha comenzado con el sacrificio de la última cena y continúa como comunión y donación de todo lo que eres.

Aumenta nuestra FE.

Por medio de ti y en el Espíritu Santo que nos comunicas, queremos llegar al Padre para decirle nuestro SÍ unido al tuyo.

Contigo ya podemos decir: Padre nuestro.

Siguiéndote a ti, «camino, verdad y vida», queremos penetrar en el aparente «silencio» y «ausencia» de Dios, rasgando la nube del Tabor para escuchar la voz del Padre que nos dice: «Este es mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia: Escuchadlo» (Mt. 17,5).

Con esta FE, hecha de escucha contemplativa, sabremos iluminar nuestras situaciones personales, así como los diversos sectores de la vida familiar y social.

Tú eres nuestra ESPERANZA, nuestra paz, nuestro mediador, hermano y amigo.

Nuestro corazón se llena de gozo y de esperanza al saber que vives «siempre intercediendo por nosotros» (Heb. 7,25).

Nuestra esperanza se traduce en confianza, gozo de Pascua y camino apresurado contigo hacia el Padre.

Queremos sentir como tú y valorar las cosas como las valoras tú. Porque tú eres el centro, el principio y el fin de todo.

Apoyados en esta ESPERANZA, queremos infundir en el mundo esta escala de valores evangélicos por la que Dios y sus dones salvíficos ocupan el primer lugar en el corazón y en las actitudes de la vida concreta.

Queremos AMAR COMO TÚ, que das la vida y te comunicas con todo lo que eres.

Quisiéramos decir como San Pablo: «Mi vida es Cristo» (Flp. 1,21).

Nuestra vida no tiene sentido sin ti.

 

 

Jn 6,22ss, trad: Biblia del Peregrino 

A la mañana siguiente la multitud que se había quedado a la otra orilla vio que allí no había más que un bote, siendo así que los discípulos se habían ido solos y Jesús no se había ido con ellos. Desde Tiberíades llegaron otras barcas cerca del lugar donde el Señor dio gracias y ellos comieron el pan. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron en los botes y se dirigieron a Cafarnaún en busca de Jesús. Lo encontraron a la otra orilla del lago y le preguntaron: 

-Rabí, ¿cuándo llegaste aquí?

Jesús les respondió:

-Os aseguro que me buscáis, no por las señales que habéis visto, sino porque os habéis hartado de pan «Trabajad no por un sustento que perece, sino por un sustento que dura y da vida eterna, el que os dará este Hombre. En él Dios Padre ha puesto su sello.»

Le preguntaron:

-¿Qué hemos de hacer para trabajar en las obras de Dios?

Jesús les contestó:

-La obra de Dios consiste en que creáis en el que él envió.

Le dijeron:

-¿Qué señal haces para que veamos y creamos?, ¿en que trabajas? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito «Les dio a comer pan del cielo».

Les respondió Jesús:

-Os lo aseguro, no fue Moisés quien os dio pan del cielo, es mi Padre quien os da el verdadero pan del cielo. El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo.

Le dijeron:

-Señor, danos siempre de ese pan.

Jesús les contestó:

-Yo soy el pan de la vida, el que acude a mí no pasará hambre y el que cree en mí no pasará nunca sed. Pero os dije que, aunque me habéis visto, no creéis. Los que el Padre me ha confiado acudirán a mí, y al que acuda a mí no lo echaré afuera; porque no bajé del cielo para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y ésta es la voluntad del que me envió, que no pierda a ninguno de los que me confió, sino que los resucite el último día. Porque ésta es la voluntad de mi Padre, que todo el que contempla al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré el último día.

Los judíos murmuraban porque había dicho que era el pan bajado del cielo; y decían:

-¿No es éste Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo dice que ha bajado del cielo?

Ave verum corpus, natum

de Maria Virgine, 

vere passum, immolatum

in cruce pro homine,

cuius latus perforatum

unda fluxit et sanguine,

esto nobis praegustatum

in mortis examine.

Alma de Cristo, santificame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame.

 

Oh buen Jesús, óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

 

Del enemigo maligno, defiéndeme.

En la hora de mi muerte, llámame,

y mándame ir a Ti,

para que con tus santos te alabe

por los siglos de los siglos. Amén

 

 

 

 

Intenciones de oración
haz click aquí para ver todas
25 de abr:
Mario: Por la salud espiritual y emocional de mi matrimonio y por el embarazo de mi hija María.
24 de abr:
Maria Silvia: TE PIDO JESUS POR TODOS LOS NIÑOS QUE PUEDAN ESTAR DESAMPARADOS , EN PELIGROS DE MUERTE , ABUSOS O MALTRATOS. POR LOS JOBENES DESAMPARADOS QUE TAMBIEN PUEDEN ESTAR EXPUESTOS A ABUSOS , MALTRATOS O PELIGROS DE MUERTE O SUICIDIO, DALES ESPERANZA SEÑOR , AUMENTA SU FE Y PROTEJELOS DE TODO MAL. AMEN
Maria Silvia: TE PIDO JESUS PO MI HIJO , QUE LO ACOMPAÑES SIEMPRE EN LA VIDA Y EN TODOS SUS PROYECTOS. TE PIDO POR ARGENTINA Y SUS GOBERNANTES. POR VENEZUELA Y SUS GOBERNANTES .POR EL VIAJE DE PAPA FRANCISCO A EGIPTO. POR LOS PAICES QUE ESTAN EN CONFLICTO :SIRIA.COREA .EE UU.FRANCIA.POR LA PAZ EN EL MUNDO.
Cristina: Pido por dos familias que estamos preparándonos para la consagración al Corazon de Jesús en Valladolid, España, donde se le reveló el mismo Corazon de Jesús al Beato Bernando de Hoyos. Para que aumente nuestro amor y devoción a Su Corazon, y seamos apóstoles de Su devoción. Amen
23 de abr:
México : Señor Dios nuestro, tu qué haces salir el sol para buenos y malos, te pido humilde y encarecidamente por nuestros hermanos Venezolanos, por tu inmenso amor ten misericordia de ellos intercede para que les llegue ayuda de las autoridades internacionales, y pronto reine La Paz en ese país.
21 de abr:
Alicia: Señor Jesús, te pido por esta nueva propuesta de trabajo, la pongo en tus manos señor, para que se haga tu voluntad. Tambien te pido señor por mi relación para que esta madure y crezca en tu santo nombre.
20 de abr:
Carlos Fernando: Dios bendíceme con un trabajo, donde pueda emplear mis talentos y dones, santificar mi vida y llevar el sustento a mi hogar. Amén
  • NO incluyas en la intención juicios de descalificación de otras personas.
  • NO incluyas apellidos, ni datos que sirvan para individualizar a nadie
  • No se admiten más de tres intenciones por persona, por día.
nombre:
anónimo:
intención:
Copia este código antispam en el casillero:

Te adoro con devoción, Dios escondido,

oculto verdaderamente bajo estas apariencias.

A Ti se somete mi corazón por completo,

y se rinde totalmente al contemplarte.

 

Al juzgar de Ti, se equivocan la vista, el tacto, el gusto;

pero basta el oído para creer con firmeza;

creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios:

nada es más verdadero que esta Palabra de verdad.

 

En la Cruz se escondía sólo la Divinidad,

pero aquí se esconde también la Humanidad;

sin embargo, creo y confieso ambas cosas,

y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido.

 

No veo las llagas como las vió Tomás

pero confieso que eres mi Dios:

haz que yo crea más y más en Ti,

que en Ti espere y que te ame.

 

¡Memorial de la muerte del Señor!

Pan vivo que das vida al hombre:

concede a mi alma que de Ti viva

y que siempre saboree tu dulzura.

 

Señor Jesús, Pelícano bueno,

límpiame a mí, inmundo, con tu Sangre,

de la que una sola gota puede liberar

de todos los crímenes al mundo entero.

 

Jesús, a quien ahora veo oculto, te ruego,

que se cumpla lo que tanto ansío:

que al mirar tu rostro cara a cara,

sea yo feliz viendo tu gloria. Amén.

Canta, lengua

el Misterio del Cuerpo Glorioso

y de la Sangre Preciosa

que como precio del mundo

fruto de un vientre generoso,

el Rey envió a los hombres.

 

 

A nosotros dado, para nosotros nacido

de una Virgen intacta,

recorriendo el mundo,

esparcida la semilla del Verbo,

viviendo un tiempo entre los suyos

finalizó [el orden anterior] de admirable modo:

 

 

En la suprema noche de la cena

reunido con sus hermanos

observada la totalidad de la Ley:

con la comida en forma legal,

se dio por sus manos

como alimento a los Doce.

 

 

La palabra es carne: al pan

con la palabra convierte en verdadera carne,

y hace el puro vino de la Sangre de Cristo.

Y si los sentidos no alcanzan

para afirmarlo el corazón sincero

es suficiente la sola fe

 

A tan alto, pues, Sacramento

veneremos inclinados

y el antiguo orden litúrgico

ceda el paso al nuevo Rito.

Añada la fe lo que falta

al defecto de los sentidos

 

Al Engendrador y al Engendrado

Alabanza, alegría,

salud, honor, fuerza

y bendición.

Y al que procede de uno y otro

vaya una alabanza comparable.

 

Queremos aprender a «estar con quien sabemos nos ama», porque «con tan buen amigo presente todo se puede sufrir». En ti aprenderemos a unirnos a la voluntad del Padre, porque en la oración «el amor es el que habla» (Sta. Teresa).

Entrando en tu intimidad, queremos adoptar determinaciones y actitudes básicas, decisiones duraderas, opciones fundamentales según nuestra propia vocación cristiana.

CREYENDO, ESPERANDO Y AMANDO, TE ADORAMOS con una actitud sencilla de presencia, silencio y espera, que quiere ser también reparación, como respuesta a tus palabras: «Quedaos aquí y velad conmigo» (Mt. 26,38).

Tú superas la pobreza de nuestros pensamientos, sentimientos y palabras; por eso queremos aprender a adorar admirando el misterio, amándolo tal como es, y callando con un silencio de amigo y con una presencia de donación.

El Espíritu Santo que has infundido en nuestros corazones nos ayuda a decir esos «gemidos inenarrables» (Rom. 8,26) que se traducen en actitud agradecida y sencilla, y en el gesto filial de quien ya se contenta con sola tu presencia, tu amor y tu palabra.

En nuestras noches físicas y morales, si tú estás presente, y nos amas, y nos hablas, ya nos basta, aunque muchas veces no sentiremos la consolación.

Aprendiendo este más allá de la ADORACIÓN, estaremos en tu intimidad o «misterio». Entonces nuestra oración se convertirá en respeto hacia el «misterio» de cada hermano y de cada acontecimiento para insertarnos en nuestro ambiente familiar y social y construir la historia con este silencio activo y fecundo que nace de la contemplación.

Gracias a ti, nuestra capacidad de silencio y de adoración se convertirá en capacidad de AMAR y de SERVIR.

Nos has dado a tu Madre como nuestra para que nos enseñe a meditar y adorar en el corazón. Ella, recibiendo la Palabra y poniéndola en práctica, se hizo la más perfecta Madre.

Ayúdanos a ser tu Iglesia misionera, que sabe meditar adorando y amando tu Palabra, para transformarla en vida y comunicarla a todos los hermanos.

Amén.

 

 

 

 

Jesús les dijo:

-No murmuréis entre vosotros. Nadie puede acudir a mí si no lo arrastra el Padre que me envió; y yo lo resucitaré el último día. Han escrito los profetas que todos serán discípulos de Dios. Quien escucha al Padre y aprende acudirá a mí. No es que alguien haya visto al Padre, sino el que está junto al Padre; ése ha visto al Padre. 0s aseguro que quien cree tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron. Este es el pan que baja del cielo, para que quien coma de él no muera. Yo soy el pan vivo bajado del cielo. Quien coma de este pan vivirá siempre. El pan que yo doy para la vida del mundo es mi came.

Los discípulos se pusieron a discutir:

-¿Cómo puede éste darnos de comer su carne?

Les contestó Jesús:

-Os aseguro que, si no coméis la carne y bebéis la sangre de este Hombre, no tenéis vida en vosotros. Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. Quien come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. Como el Padre que vive me envió y yo vivo por el Padre, así quien me come vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo y no es como el que comieron vuestros padres, y murieron. Quien come este pan vivirá siempre.

Esto dijo enseñando en la sinagoga de Catarnaún. Muchos de los discípulos que lo oyeron comentaban

-Este discurso es bien duro ¿quién podra escucharlo?

Jesús, conociendo por dentro que los discípulos murmuraban de ello, les dijo:

-¿Esto os escandaliza? ¿Qué será cuando veáis a este Hombre subir adonde estaba antes? Es el Espíntu quien da vida y la carne no vale nada. Pero hay algunos de vosotros que no creen.

(Desde el comienzo sabía Jesús quiénes no creían y quién lo iba a traicionar). Y añadió

-Por eso os tengo dicho que nadie puede acudir a mí si el Padre no se lo concede.

Desde entonces muchos de sus discípulos se echaron atrás y ya no andaban con él. Así que Jesús dijo a los doce:

-¿También vosotros queréis marcharos?

Le contestó Simón Pedro:

-Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú dices palabras de vida eterna. Nosotros hemos creído y reconocemos que tú eres el Consagrado de Dios.

Jesús les respondió:

-¿No os he elegido yo a los doce? Pues uno de vosotros es un diablo.

Lo decía por Judas Iscariote, uno de los doce, que lo iba a entregar.

Salve, Cuerpo verdadero, nacido

de la Virgen María,

padecido verdaderamente, inmolado

en la cruz en favor del hombre,

de cuyo lado perforado

fluyó agua y sangre;

sea saboreado por nosotros, como anticipo

de la prueba de la muerte.

Jesús mío creo firmemente que estás en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo tenerte en mi alma. Ya que ahora no puedo recibirte sacramentalmente, ven espiritualmente a mi corazón. Como si ya hubieses venido, te abrazo y me uno a ti: no permitas que me aparte de ti.
Señal en vivo desde Key Biscayne, Florida, USA Capilla de Adoración Perpetua, Parroquia de Sta. Agnes
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa