Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Caminos de Oración
Junto a las breves oraciones con que el creyente dialoga con Dios, de las cuales la más perfecta sin dudas es la oración que Jesús nos enseño -resumen y programa para toda una vida-, ya desde el principio se fueron desarrollando en la Iglesia oraciones más estructuradas y complejas, aunque nunca llegaran a ser oraciones litúrgicas, es decir, del culto «oficial» de la Iglesia. Via Crucis, Rosario, novenas... distintos caminos que parten -por lo general- de lecturas bíblicas, pero que desarrollan aspectos de nuestra fe que pueden pasar desapercibidos en la simple lectura de los Evangelios.
Si haces clcik en el nombre del camino, puedes leer una pequeña explicación del mismo; si haces click en la imagen accedes directamente a él

Preciosa oración del devocionario popular que nos recuerda, en las pausas del trabajo (y en especial al mediodía) el misterio de la Encarnación por medio de las palabras bíblicas y la invocación de la Virgen.

ir al camino


El Rosario es sin duda la más conocida de las devociones cristianas.

Surge de la mano de Santo Domingo de Guzmán, hacia el 1200, pero se hace eco de una larga tradición anterior que enseñaba a meditar en los misterios del Señor, ya sea con lecturas bíblicas, o devociones y jaculatorias recitadas a lo largo del día.

La forma que hoy utilizamos, con cuatro series de cinco misterios cada una, que se alternan según los días de la semana; aunque no es, desde luego, la única posible, nos ayuda a entrar en la perspectiva del misterio de la Jesús, a imitación de la Virgen, que «guardaba todas estas cosas en su corazón».Más que una oración a la Virgen, es una oración en comunión con la Virgen, en la certeza de que su lugar en el plan de Dios es, como en las Bodas de Caná, el de la entrega suplicante a su Hijo y Señor.

La versión que presentamos en ETF medita cada misterio con la lectura bíblica correspondiente, e ilustra la escena con cuadros que ayudan a penetrar mejor el sentido de la lectura. Los tiempos de oración del programa están calculados para una oración pausada, en la que el orante tenga que realizar un mínimo de «acciones técnicas« durante el rezo, de modo que pueda concentrarse en la devoción misma.

ir al camino


Las Siete Últimas Palabras de NS Jesucristo en la Cruz es una práctica devocional antigua, aproximadamente del siglo XII, que consiste en meditar en la Pasión de NS, tomando como argumento las frases que según cada evangelio dijo Jesús en la Cruz, comenzando por 'Padre perdónalos...' hasta 'Padre en tus manos...'. A lo largo del tiempo, esta práctica devocional fue adquiriendo una forma estable, y a la lectura de las palabras se añadió el escuchar un sermón por cada una de las frases, especialmente en Viernes Santo. En muchos lugares los sermones de Las Siete Palabras llegaron a ser un momento central de la Semana Santa, e incluso se conservan verdaderos tratados con este motivo, como el de San Roberto Belarmino, de comienzos del XVI.

Para una cofradía gaditana escribió Joseph Haydn, en el siglo XVIII, su versión de cuerdas de «Las siete palabras...», momentos musicales que debían acompañar la meditación luego de cada uno de los sermones. Con posterioridad la reescribió para coro y orquesta, y compuso él mismo unas muy bellas meditaciones.

Tomando como base esos textos y fragmentos musicales de la versión para cuarteto de cuerdas, hemos realizado en ETF este camino de oración.

La primera vez que se utilice puede tardar unos segundos en comenzar a sonar la música (de 2 min. de duración aprox. en cada estación).

ir al camino


La devoción a los dolores de la Virgen nació en la Edad Media como un desarrollo de la devoción a los cinco gozos de María. Con posterioridad el número de dolores se amplió a siete, y el conjunto adquirió independencia y una forma prácticaamente fija.

Esta Corona de los Dolores de la Virgen viene ilustrada con el hermoso cuadro de juventud de Alberto Durero, que puede verse entero en el inicio, y luego escena por escena para ayudarnos a meditar.

ir al camino


El Via Crucis (camino de la cruz), parte de una expresión común a los Evangelios:

«Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron la púrpura, le pusieron sus ropas y le sacan fuera para crucificarle. Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz. Le conducen al lugar del Gólgota, que quiere decir: Calvario.» (Mc 15,20-22)

y desarrolla este camino de la Cruz en un conjunto de entre 12 y 14 «estaciones» que van desplegando ante los ojos de nuestra imaginación y de nuestro espíritu el Misterio de la redención.

Es una devoción antiquísima, que se originó como «Vía Dolorosa hacia Jerusalén», y que era utilizada por peregrinos que visitaban realmente los lugares santos, ya desde la época de Constantino. Es aludida por San Jerónimo, quien refiere que los peregrinos que se desplazaban desde distintos paises a Tierra Santa, acompañaban su peregrinación rememorando los relatos evangélicos de la Pasión. Con el curso del tiempo fue tomando la forma en que hoy lo conocemos, es decir, como evocación de la Vía Dolorosa de Jesús que rodea la mayor parte de nuestras iglesias, y consiguientemente fue perdiendo su carácter de oración de peregrinos.

La versión que presentamos en ETF está realizada sobre meditaciones de SS. Juan Pablo II para el Via Crucis del año 2000.

ir al camino


¡Cristo ha resucitado!

Este anuncio corona nuestra fe; sin esa resurrección, todo sería en vano.

Por eso en este camino recorremos a través de 13 estaciones distintos aspectos de esa resurrección, tal como nos la van revelando los Evangelios: la perplejidad, el temor, el asombro, la incredulidad, la alegría... todos esos afectos y sentimientos de los apóstoles, que son el molde de los afectos y sentimientos de la Iglesia a lo largo de los siglos, y sin duda también el molde de los nuestros, de los de cada uno.

ir al camino


El «Via Verbi» (Camino de la Palabra) no es una devoción tradicional, sino una propuesta de El Testigo Fiel. Concebido en analogía con el Via Crucis, recorre el camino de la Palabra de Dios en su diálogo con los hombres a través de la historia, a través de siete «audiciones».

En cada una de ellas, un fragmento del Prólogo del Evangelio según San Juan (que se lee completo a lo largo de la devoción) dialoga con otro texto bíblico para expresar un matiz de la Palabra de Dios en nuestras vidas. Palabra que es creación, mandato, juicio, consuelo, en variedad infinita y divina.

Cada paso de este diálogo se completa con la recitación de un salmo, que responde a lo meditado en la Palabra.

Todos los textos utilizados, incluyendo el acto penitencial de inicio y la oración final son textos extraidos de la Escritura.

ir al camino

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa