Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Exposiciones virtuales
10 comentarios
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

Belén de los pintores

por Abel Della Costa
16 de diciembre de 2008
Un recorrido por cuadros relativos al nacimiento de Jesús, de la mano y en diálogo con fragmentos poéticos de San Juan de la Cruz.

El belén, aunque apareció tardíamente en nuestras tradiciones populares (es sabido que se le atribuye a San Francisco de Asís el haber introducido la representación del nacimiento), forma parte de manera completamente indisoluble del imaginario religioso cristiano. Dondequiera se evoque nuestra fe, no sólo se nos representan imágenes de la Cruz, sino también de la gruta, los animales y su pesebre, María y José, los pastores, los reyes, la estrella...

Aunque todos estos elementos aluden a circunstancias de una historia concreta, la historia del nacimiento de Jesús, tal como la conocemos por sus dos principales narradores -Mateo y Lucas-, en el imaginario cristiano no son tanto retazos de una historia en el sentido frío y objetivo del término, cuanto retazos de una memoria mistérica que cada generación cristiana intenta recuperar evocándolos, la memoria de un acontecimeinto en el cual me encuentro de alguna manera incluido y como identificado: somos personajes de ese Belén interior.

Así lo ha sentido de manera unánime la tradición del arte occidental durante algunos siglos, ese arte cristiano que tenemos tan prendido a la pupila, que en cuanto pensamos en "arte", nos surgen sus nombres, sus colores, sus conocidas obras, Fra Angelico, Giotto, Miguel Angel... no hace falta que nombre a más, ya todos nos hemos representado nacimientos, Madonnas, Adoraciones de los Reyes o de los pastores, etc.

Plantearme una exposición virtual en la línea de las anteriores pero tomando como tema la escena de Belén tenía para mí un riesgo: es que los pintores no han retomado los textos bíblicos, sino ese "belén interior" de doce, trece, catorce siglos de vida cristiana; no representan la Adoración de los Magos de San Mateo, ni la de los Pastores de San Lucas, no los animales cantados por Isaías, ni la llamada a Egipto anunciada por Oseas; el arte occidental ha hecho una síntesis propia, rica, catequética y bella, acerca del Nacimiento, le ha dado densidad de imágenes al despliegue de las palabras bíblicas; y ha compuesto, por tanto, un "Evangelio de infancia" nuevo, que ya no es exactamente ni el de Mateo ni el de Lucas, donde los pastores conviven con los reyes, y los ángeles se pasean por la escena como si de hermanos de la familia se tratara; donde el "portal de Belén" tiene la forma ya de un ruinoso edificio del siglo XV, de un establo, o el hogar cálido y acogedor de la gente del pueblo.

En el siglo I María y José golpearon a las puertas y no había posada; en los siglos XIV, XV, XVI, ya los habían recibido, les habían abierto las casas y los corazones, por lo que la representación del Belén, aunque aludiera a los mismos relatos, hablaba de nuevas realidades: enseñaba a amar y a acoger al Niño, a llenar de calor, luz y ángeles la estancia de cada casa.

 

Que tengan todos los que visiten esta exposición una grata experiencia poética

 

En el principio moraba

el Verbo, y en Dios vivía,

en quien su felicidad

infinita poseía.

El mismo Verbo Dios era,

que el principio se decía;

él moraba en el principio,

y principio no tenía.

El era el mismo principio;

por eso de él carecía.

El Verbo se llama Hijo,

que del principio nacía;

hale siempre concebido

y siempre le concebía;

dale siempre su sustancia,

y siempre se la tenía.

Y así la gloria del Hijo

es la que en el Padre había

y toda su gloria el Padre

en el Hijo poseía.

Como amado en el amante

uno en otro residía,

y aquese amor que los une

en lo mismo convenía

con el uno y con el otro

en igualdad y valía.

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa