Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Foros: La voz del Espíritu
tema: «Una leyenda que no es mera leyenda»
Arte - Familia - Hoy en la Iglesia - La voz del Espíritu - Mil nombres para Dios - Temas de Biblia - Teología - Zona Periscopio - Zona Café
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Temas:
mensajes por página:
por Maite (16-mar-2017)
por Carlos JBS (15-ene-2017 - último: 20-ene-2017, 18:48:19)
por Carlos JBS (29-sep-2016 - último: 27-dic-2016, 13:49:01)
por Maite (07-sep-2016 - último: 04-oct-2016, 09:39:02)
por Rosy (02-ene-2012 - último: 05-sep-2016, 04:14:48)
por soledad (19-oct-2011 - último: 17-nov-2015, 15:09:40)
por Margarita (i) (29-dic-2012 - último: 14-oct-2015, 06:55:40)
por Soledad (i) (11-oct-2015 - último: 14-oct-2015, 06:46:15)
por Maite (27-ago-2015 - último: 28-ago-2015, 12:49:07)
por Maite (27-ago-2015 - último: 28-ago-2015, 12:48:17)
por Maite (27-ago-2015)
por Maru Courtney (11-sep-2003 - último: 01-ago-2015, 10:53:42)
por Maite (19-feb-2015 - último: 28-feb-2015, 14:29:01)
por BOINA ROJA (i) (06-jul-2006 - último: 09-ene-2014, 15:17:17)
por Andy (06-jul-2009 - último: 10-oct-2013, 02:14:01)
por Maite (20-ago-2013 - último: 06-sep-2013, 11:30:04)
por Maite (30-ago-2013 - último: 01-sep-2013, 16:28:12)
por Maite (04-jul-2013 - último: 15-jul-2013, 09:20:18)
por Abel (14-may-2013 - último: 16-jun-2013, 12:07:12)
por Abel (31-mar-2013 - último: 01-abr-2013, 02:57:26)
por Abel (19-ene-2013 - último: 20-ene-2013, 22:08:24)
por Maite (10-dic-2012 - último: 14-dic-2012, 15:31:31)
por Maite (07-dic-2012 - último: 08-dic-2012, 15:11:55)
por Maite (25-nov-2012 - último: 28-nov-2012, 12:46:53)
por Maite (14-nov-2012 - último: 15-nov-2012, 22:22:03)
por flaviamile (30-jun-2011 - último: 19-oct-2012, 16:20:52)
por Maite (12-sep-2012 - último: 16-sep-2012, 11:46:34)
por Abel (04-sep-2012 - último: 05-sep-2012, 02:52:39)
por Carlos JBS (30-may-2012 - último: 25-ago-2012, 08:12:13)
por Abel (11-ago-2012 - último: 16-ago-2012, 13:30:08)
por Hernan (14-jul-2012 - último: 09-ago-2012, 00:06:48)
por Maite (27-may-2012 - último: 27-may-2012, 23:03:42)
por Maite (12-abr-2012 - último: 13-abr-2012, 13:20:11)
por Abel (06-abr-2012 - último: 12-abr-2012, 19:16:18)
por Maite (25-feb-2012 - último: 26-mar-2012, 18:28:37)
por Maite (24-mar-2012 - último: 24-mar-2012, 19:49:31)
por Abel (08-jul-2010 - último: 12-mar-2012, 17:18:51)
por feminico (24-oct-2011 - último: 05-mar-2012, 18:39:24)
por Abel (11-feb-2012 - último: 03-mar-2012, 14:53:55)
por Gerard (01-feb-2012 - último: 02-feb-2012, 17:08:54)
por Rosy (07-jul-2011 - último: 31-dic-2011, 06:24:52)
por soledad (03-nov-2011 - último: 11-dic-2011, 11:55:46)
por Rosy (10-mar-2011 - último: 07-jul-2011, 22:03:55)
por Maricruz (18-jun-2011 - último: 22-jun-2011, 05:55:45)
por Abel (16-jun-2011 - último: 16-jun-2011, 16:45:29)
por Gerard (24-abr-2011 - último: 03-may-2011, 18:20:53)
por Abel (30-mar-2011 - último: 05-abr-2011, 00:15:48)
por Maricruz (08-mar-2011 - último: 10-mar-2011, 09:34:31)
por Rosy (16-oct-2010 - último: 10-mar-2011, 01:26:49)
por Abel (07-ene-2011)
por Abel (08-nov-2009 - último: 04-ene-2011, 10:27:44)
por Abel (09-dic-2010 - último: 13-dic-2010, 23:38:35)
por Abel (02-dic-2010 - último: 10-dic-2010, 01:52:39)
por Abel (06-nov-2010 - último: 15-nov-2010, 12:41:47)
por sol g. (04-feb-2007 - último: 21-oct-2010, 18:37:31)
La misa (23)
por Fej Delvahe (i) (03-oct-2010 - último: 08-oct-2010, 14:16:51)
por Abel (28-jun-2010 - último: 04-jul-2010, 05:08:32)
por Abel (24-jun-2010 - último: 24-jun-2010, 22:46:22)
por Abel (19-jun-2010 - último: 20-jun-2010, 09:08:20)
por Abel (01-jun-2010 - último: 01-jun-2010, 22:15:56)
por Satsang (21-nov-2009 - último: 12-may-2010, 02:34:33)
por Abel (13-abr-2010 - último: 17-abr-2010, 15:38:10)
por Pitus minor (20-mar-2010 - último: 22-mar-2010, 14:49:04)
por Toñi (29-may-2008 - último: 08-dic-2009, 04:59:32)
por mizales (01-dic-2009 - último: 06-dic-2009, 16:20:29)
por Jorge (i) (13-jul-2009 - último: 02-dic-2009, 07:11:35)
por Luis Manuel (24-nov-2009 - último: 30-nov-2009, 19:34:40)
por Gerard (02-oct-2008 - último: 30-nov-2009, 00:38:50)
por Gerard (18-nov-2008 - último: 29-nov-2009, 10:48:32)
por Gerard (07-jul-2009 - último: 28-nov-2009, 14:16:30)
por Carlos JBS (08-jun-2009 - último: 10-jul-2009, 12:38:24)
por Alberto (02-feb-2009 - último: 13-jun-2009, 18:02:21)
por jorgeluis (30-abr-2009)
por Carlos JBS (22-abr-2009 - último: 30-abr-2009, 01:55:58)
por MIGUEL (i) (23-abr-2009 - último: 24-abr-2009, 05:33:06)
por Gerard (07-abr-2009 - último: 11-abr-2009, 03:52:34)
por Gerard (13-oct-2008 - último: 16-oct-2008, 02:04:18)
por Toñi (01-oct-2007 - último: 02-sep-2008, 07:55:27)
por Abel (27-jul-2008 - último: 11-ago-2008, 17:15:29)
por Abel (20-ene-2008 - último: 28-jul-2008, 12:35:51)
por Carlos JBS (17-may-2007 - último: 18-may-2008, 16:18:03)
por Gerard (05-may-2008 - último: 13-may-2008, 14:06:49)
por Alberto (02-may-2008 - último: 05-may-2008, 12:58:19)
por hopla (21-oct-2007 - último: 21-mar-2008, 00:38:12)
por hopla (20-mar-2008 - último: 20-mar-2008, 10:46:16)
por Letty (07-ene-2007 - último: 23-feb-2008, 12:36:01)
por Toñi (29-nov-2007 - último: 07-dic-2007, 20:48:55)
por Alberto (i) (15-sep-2007 - último: 17-sep-2007, 21:16:48)
por Alberto (18-jul-2007 - último: 21-ago-2007, 01:43:45)
por geruhza (i) (07-oct-2006 - último: 03-ago-2007, 07:14:22)
id: 54429
permalink del tema entero: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_54429
Una leyenda que no es mera leyenda
por: Abel (81.203.128.---) - 08-jul-2010, 07:18:22

Clemente de Alejandría, en su obra «¿Quién es el rico que se salva?» añadió una narración valiosísima para los que gustan de escuchar cosas bellas y provechosas:

«Escucha una leyenda que no es mera leyenda, sino una tradición acerca del apóstol Juan, transmitida y guardada en la memoria. Efectivamente, después que murió el tirano [Domiciano], Juan se trasladó de la isla de Patmos a Éfeso. De aquí solía partir, cuando lo llamaban, hacia las vecinas regiones paganas, con el fin de, en unos sitios, establecer obispos; en otros, erigir iglesias enteras, y en otros, ordenar a alguno de los que había designado el Espíritu.

«Vino, pues, a una ciudad no muy apartada y cuyo nombre algunos mencionan. Después de consolar a los hermanos en todo lo demás, habiendo visto a un joven de bastante estatura, de aspecto elegante y de alma encendida, fijó su mirada en el rostro del obispo instituido sobre la comunidad y dijo: 'Yo te confío éste con todo interés, en presencia de la iglesia y con Cristo como testigo'. El obispo aceptó al joven, prometiéndolo todo, pero Juan seguía insistiendo en lo mismo y apelando a los mismos testigos.

«Luego regresó a Efeso, y el obispo se llevó a casa al joven que se le había confiado y allí lo mantuvo, le rodeó de afecto y, por último, lo iluminó [en el lenguaje de algunos grupos cristianos: lo bautizó]. Después de esto aflojó un poco en su mucha solicitud y vigilancia, pensando que le había impuesto la salvaguardia perfecta: el sello del Señor.

«Pero ciertos mozalbetes de su edad, vagos, disolutos y avezados al mal, lo pervirtieron. Su libertad era prematura. Primeramente se lo atrajeron por medio de suntuosos banquetes; después se lo llevaban consigo, incluso de noche, cuando salían al robo, y al fin le exigían obrar con ellos fechorías mayores. El joven se fue acostumbrando a ello insensiblemente y, desviándose del recto camino, como caballo de boca dura, brioso y que tasca el freno, por su vigor natural se fue precipitando con más fuerza en el abismo.

«Terminó por desesperar de la salvación divina. Desde entonces no planeaba ya en pequeño, sino que, habiendo perpetrado grandes crímenes, puesto que estaba perdido una vez por todas, consideraba justo correr la misma suerte que los demás. Así fue que, tomando consigo a estos mismos y formando una banda de salteadores, él era su cabecilla decidido, el más violento, el más homicida, el más temible de todos.

«Al cabo de un tiempo, surgió cierta necesidad y volvieron a llamar a Juan. Este, después de haber arreglado los asuntos por los que había venido, dijo: 'Bueno, obispo, devuélveme el depósito que yo y Cristo te hemos confiado en presencia de la iglesia que presides y que es testigo'. El obispo, a las primeras, quedó estupefacto, creyendo ser víctima de calumnia sobre algún dinero que él no había recibido: ni podía creer en lo que no tenía ni podía dejar de creer a Juan. Cuando éste le dijo: 'El joven es lo que pido y el alma del hermano', el anciano prorrumpió en profundos sollozos y, anegado en lágrimas, dijo: 'ése está muerto'. '¿Cómo? ¿Muerto de qué?' 'Está muerto para Dios -dijo-, pues se alejó hecho un malvado, un perdido y, para colmo, un salteador, y ahora tiene ocupado el monte que está frente a la iglesia, con una cuadrilla de su misma calaña'. Rasgó el apóstol su vestido y, golpeándose la cabeza, con gran lamentación exclamó: '¡Buen guardián dejé del alma del hermano! Mas venga ya un caballo y alguien que me guíe en el camino'. Y desde allí, tal como estaba, salió de la iglesia y se marchó.

«Llegó al lugar. Los centinelas de los bandidos le echaron mano, pero él ni huía ni suplicaba, sino que a gritos decía: 'Para esto he venido: llevadme a vuestro jefe'. Éste, entretanto, aguardaba armado como estaba, mas, al reconocer a Juan en el que se acercaba, se dio a la fuga, lleno de vergüenza. Juan lo perseguía con todas sus fuerzas, olvidado de su edad y gritando: '¿Por qué me rehúyes, hijo, a mí, tu padre, desarmado y viejo? Ten piedad de mí, hijo, no temas. Todavía tienes esperanzas de vida. Yo rendiré cuentas por ti a Cristo, y, si fuere necesario, con gusto sufriré por ti la muerte, como el Señor la sufrió por nosotros. Por tu vida yo daré a cambio la mía propia. ¡Detente! ¡Ten fe! ¡Es Cristo quien me envió!'

«El joven, al oírlo, primero se detuvo, con la vista baja; luego arrojó las armas y, temblando, prorrumpió en amargo llanto. Cuando el anciano se le acercó, se abrazó a él. Sus lamentos eran ya, en lo posible, un discurso de defensa, y sus lágrimas le servían de segundo bautismo. Sólo ocultaba su mano derecha. Pero Juan le salió fiador jurando que había alcanzado perdón para él de parte del Salvador, cayó de rodillas, suplicante, y besó su misma mano derecha considerándola ya purificada por el arrepentimiento. Lo recondujo a la iglesia, oró con abundantes súplicas, lo acompañó en su lucha con ayunos prolongados y fue cautivando su espíritu con los variados atractivos de su palabra y, según dicen, ya no partió de allí hasta haberlo asentado en la iglesia, después de que dio gran ejemplo de verdadero arrepentimiento y grandes señales de regeneración, como trofeo de una resurrección visible».

(tomado de Eusebio de Cesarea: Historia Eclesiástica, III,23)

---------------------

«Si Dios no glorifica al hombre, la gloria de los hombres no tiene ninguna consistencia» (Abba Sisoes)

id: 54431
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_54431
Re: Una leyenda que no es mera leyenda
por: Maricruz (221.89.37.---) - 08-jul-2010, 21:18:24

¡Qué hermosa leyenda cristiana!

Y que diferentes actitudes tenemos los que nos llamamos "cristianos" ante las personas que viven en el pecado, como si nosotros estuviéramos ya fuera de ello...


¿A quién iremos, Señor? Solo tú tienes palabras de vida eterna

id: 60058
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_60058
Re: Una leyenda que no es mera leyenda
por: Invitado (i) (186.56.59.---) - 12-mar-2012, 17:18:51

Epa es una leyenda pero acoso ¿no debería ser así como deberíamos actuar? si nos gusta la leyenda, ¿por qué no ser nosotros protagonistas? y no huidizos seguidores o peor adeptos, o simplemente espectadores... caramba ¡qué difícil es ser cristiano!

Nuevo mensaje en el foro La voz del Espíritu
título:
autor:
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa