Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Foros: Temas de Biblia
tema: «¡Ay, las traducciones!»
Arte - Familia - Hoy en la Iglesia - La voz del Espíritu - Mil nombres para Dios - Temas de Biblia - Teología - Zona Periscopio - Zona Café
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Temas:
mensajes por página:
por Maite (09-ago-2018 - último: 10-ago-2018, 19:14:03)
por Maite (09-ago-2018)
por Maite (26-jul-2018)
por Maite (19-jul-2018)
por Maite (14-jul-2018 - último: 19-jul-2018, 10:50:42)
por Maite (30-jun-2018 - último: 14-jul-2018, 12:34:07)
por Maite (23-jun-2018 - último: 14-jul-2018, 12:23:58)
por Maite (16-jun-2018)
por Maite (14-jun-2018)
por Maite (03-may-2018 - último: 14-jun-2018, 09:25:19)
por Maite (31-may-2018 - último: 07-jun-2018, 10:15:14)
por Maite (24-may-2018 - último: 02-jun-2018, 19:30:48)
por Maite (31-may-2018)
por Maite (12-may-2018)
por Maite (19-abr-2018)
por Maite (12-abr-2018 - último: 14-abr-2018, 17:56:09)
por Maite (06-mar-2017 - último: 14-abr-2018, 17:51:27)
por Maite (29-mar-2018)
por Teresiano (20-mar-2018 - último: 24-mar-2018, 12:12:16)
por baruch (10-mar-2018)
por Maite (10-feb-2018 - último: 08-mar-2018, 21:10:42)
por Maite (24-mar-2017 - último: 31-mar-2017, 19:04:33)
por Maite (25-mar-2017)
por Maite (28-feb-2017 - último: 19-mar-2017, 13:13:31)
por Carlos JBS (01-ago-2007 - último: 19-mar-2017, 12:59:20)
por Maite (05-mar-2017 - último: 08-mar-2017, 19:37:50)
por Maite (11-feb-2017 - último: 15-feb-2017, 13:10:28)
por Maite (11-ene-2017 - último: 20-ene-2017, 12:31:59)
por Ariel (24-may-2005 - último: 17-ene-2017, 19:57:31)
por Maite (08-dic-2016 - último: 20-dic-2016, 10:57:50)
por Maite (18-dic-2016 - último: 20-dic-2016, 09:58:20)
por Maite (14-dic-2016)
por Carlos JBS (30-sep-2016 - último: 08-oct-2016, 17:14:22)
por Maite (01-sep-2016 - último: 08-oct-2016, 13:17:57)
por isidro13 (05-sep-2016 - último: 07-oct-2016, 11:49:12)
por Maite (07-sep-2016)
por Maite (01-sep-2016)
Nabot (4)
por Maite (18-ago-2016 - último: 19-ago-2016, 18:35:30)
por Maite (18-ago-2016 - último: 19-ago-2016, 16:55:30)
por Maite (18-ago-2016)
por Maite (18-ago-2016)
por Maite (18-ago-2016)
por Andi (i) (09-jul-2012 - último: 31-jul-2016, 18:47:16)
por Maite (30-jul-2016)
por Maite (26-jul-2016)
por Maite (22-jul-2016)
por Maite (21-jul-2016)
por Maite (14-jul-2016)
por Carlos JBS (25-may-2016 - último: 03-jul-2016, 08:54:11)
por Carlos JBS (19-feb-2016 - último: 28-feb-2016, 05:08:01)
por Teófilo (i) (14-feb-2016 - último: 22-feb-2016, 11:36:32)
por Francisco Marconi (i) (30-sep-2015 - último: 08-dic-2015, 23:05:51)
por Abel (22-ago-2012 - último: 08-dic-2015, 16:33:30)
por Abel (26-jul-2010 - último: 30-nov-2015, 15:51:29)
por Enrique (22-sep-2014 - último: 27-nov-2015, 09:39:34)
por Carlos JBS (23-mar-2012 - último: 26-nov-2015, 19:41:56)
por Maite (21-nov-2015 - último: 26-nov-2015, 17:46:12)
por Laura (i) (15-oct-2015 - último: 20-oct-2015, 10:01:09)
por gonzalog (22-sep-2015 - último: 23-sep-2015, 16:40:22)
por Maite (13-dic-2014 - último: 11-ago-2015, 11:37:24)
por Maite (02-abr-2015 - último: 28-abr-2015, 13:01:12)
por José (i) (19-sep-2014 - último: 18-mar-2015, 13:13:32)
Hechos (20)
por Laura (i) (13-jun-2014 - último: 10-feb-2015, 13:37:01)
por Abel (19-abr-2014 - último: 21-ene-2015, 14:22:34)
por Carlos JBS (27-oct-2006 - último: 27-dic-2014, 19:51:46)
por Maite (25-oct-2014 - último: 27-nov-2014, 11:14:53)
por Maite (25-oct-2014 - último: 27-nov-2014, 10:46:29)
por Gerard (17-dic-2008 - último: 11-nov-2014, 12:19:16)
por Rafael Mediavilla (i) (26-sep-2014 - último: 17-oct-2014, 20:28:15)
por Maite (14-sep-2014 - último: 14-oct-2014, 18:39:26)
por Alberto (08-jun-2008 - último: 27-sep-2014, 09:26:26)
por Maite (07-jun-2007 - último: 27-sep-2014, 09:19:33)
por Talita Kumi (i) (21-dic-2013 - último: 08-jul-2014, 13:22:07)
por Maite (18-abr-2014 - último: 26-abr-2014, 12:30:30)
por Abel (14-mar-2014 - último: 20-abr-2014, 13:24:21)
por Maite (29-mar-2014 - último: 18-abr-2014, 10:06:17)
por Maricruz (22-sep-2012 - último: 01-abr-2014, 18:01:38)
por Laura (i) (25-mar-2014 - último: 28-mar-2014, 12:48:47)
por Abel (31-ene-2014 - último: 13-mar-2014, 11:45:06)
por Talita Kumi (22-ene-2014 - último: 11-mar-2014, 17:32:58)
por Abel (18-feb-2014 - último: 20-feb-2014, 12:33:18)
Esenios (23)
por Laura (i) (13-may-2013 - último: 18-feb-2014, 22:28:15)
por Talita Kumi (27-ene-2014 - último: 03-feb-2014, 23:13:58)
por Talita Kumi (22-ene-2014 - último: 27-ene-2014, 22:55:22)
por Talita Kumi (26-ene-2014 - último: 27-ene-2014, 20:20:54)
por Carlos JBS (08-nov-2006 - último: 23-ene-2014, 21:43:57)
por Talita Kumi (15-ene-2014 - último: 21-ene-2014, 22:00:03)
por Talita Kumi (i) (08-ene-2014 - último: 21-ene-2014, 17:58:58)
por Talita Kumi (13-ene-2014 - último: 18-ene-2014, 09:04:47)
por Talita Kumi (i) (25-dic-2013 - último: 29-dic-2013, 00:08:53)
id: 61890
permalink del tema entero: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61890
¡Ay, las traducciones!
por: Abel (81.203.151.---) - 05-ago-2013, 09:45:59

Hay un texto precioso de la encíclica Dei Verbum del Concilio Vaticano II, que expresa muy bien la mirada actual de la Iglesia sobre el dogma de la inspiración divina de la Biblia, y sobre todo, que da por primera vez (en el Magisterio) una expresión acabada de la sinergia divino-humana en la producción del texto.

Sabemos que Dios es autor verdadero del texto, y desde Pío XII podemos también formular con claridad que el hombre es autor verdadero del texto, pero es muy difícil expresar esa doble autoría sin caer en una mera "co-autoría" (donde cada uno, en realidad, es autor de un aspecto, no de todo) o sin quitarle protagonismo a Dios.

Dei Verbum consigue una fórmula equilibrada, que marca rumbo. No que explique cómo se produjo la Biblia (el Magisterio no suele "explicar" de esa manera) pero sí que deja unidos en la tarea completa, por completo a Dios, y por completo al hombre. Luego para eso está la pedagogía teológica, para buscar formas de imaginar esos procesos.

El texto se encuentra en el nº 11, y no sabría decir cuántas veces lo he citado explicando cuestiones de la inspiración bíblica. La traducción castellana que está en el sitio de la Santa Sede es estilísticamente fea, pero nunca me había fijado de hasta qué punto empobrece el texto latino original.

La traducción dice:

«Las verdades reveladas por Dios, que se contienen y manifiestan en la Sagrada Escritura, se consignaron por inspiración del Espíritu Santo. la santa Madre Iglesia, según la fe apostólica, tiene por santos y canónicos los libros enteros del Antiguo y Nuevo Testamento con todas sus partes, porque, escritos bajo la inspiración del Espíritu Santo, tienen a Dios como autor y como tales se le han entregado a la misma Iglesia. Pero en la redacción de los libros sagrados, Dios eligió a hombres, que utilizó usando de sus propias facultades y medios, de forma que obrando El en ellos y por ellos, escribieron, como verdaderos autores, todo y sólo lo que El quería.»

En conjunto, hay expresiones feas, toscas, como por ejemplo: «como tales se le han entregado a la misma Iglesia», que más bien, diciendo lo mismo, podría expresarse más correctamente así: «como tales le han sido entregados [pasiva teológica, en vez de impersonal] a la propia Iglesia». También una expresión como «Dios eligió a hombres, que utilizó usando de sus propias facultades y medios» es manifiestamente mejorable, por no decir que hay que esforzarse para conseguir un pleonasmo tan espantoso como «utilizó usando».

De todos modos, el problema principal de la traducción no está en la fea redacción, sino en que, al estar hecha con descuido, en un texto tan central, desluce y licua las sutilezas que los Padres Conciliares votaron y aceptaron como adecuado consenso del pensamiento de la Iglesia en un tema tan central como es la inspiración de la Biblia, al punto que, sin que se pueda decir que no es literal, parece más una traducción hecha con el diccionario en la mano por un estudiante, que una comprensión en español, del sentido de tan relevante fragmento.

Para los que les guste el latín, he aquí el texto original:

«Divinitus revelata, quae in Sacra Scriptura litteris continentur et prostant, Spiritu Sancto afflante consignata sunt. Libros enim integros tam Veteris quam Novi Testamenti, cum omnibus eorum partibus, sancta Mater Ecclesia ex apostolica fide pro sacris et canonicis habet, propterea quod, Spiritu Sancto inspirante conscripti (cf. Io 20,31; 2 Tim 3,16; 2 Pt 1,19-21; 3,15-16), Deum habent auctorem, atque ut tales ipsi Ecclesiae traditi sunt (17). In sacris vero libris conficiendis Deus homines elegit, quos facultatibus ac viribus suis utentes adhibuit (18), ut Ipso in illis et per illos agente (19), ea omnia eaque sola, quae Ipse vellet, ut veri auctores scripto traderent (20).»

Veamos cuáles son los problemas, no de expresión sino de significado:

-Los Padres Conciliares no hablaron de "verdades reveladas", precisamente se evitó volver a una concepción de la Biblia como una especie de depósito de frases doctrinales: es toda ella en su conjunto la que es revelada divinamente. Para decirlo, el texto latino utiliza un neutro plural, que permite poner un adjetivo, sin poner ningún sustantivo: «Divinitus revelata», las cosas reveladas... en español agregamos "cosas", porque no podemos poner el adjetivo sin referirlo a un sustantivo, pero lo correcto es buscar una forma que respete que el texto no quiere concretar eso revelado ni en "verdades" ni en "proposiciones", ni en "sentencias", ni en nada particular. El mejor equivalente español es el neutro singular: «Lo divinamente revelado». Naturalmente, hay que pasar a singular todos los verbos y expresiones que se derivan de ello.

Lo que sigue es una síntesis del dogma de la inspiración, así que ahí no hay "juego" de traducción ni necesario ni posible, hasta que llega a la segunda parte, que comienza con "Pero en la redacción".

-Allí hay varios problemas: más que la "redacción", el texto latino habla de la "confección" de los libros sagrados, porque la redacción podría ser algo exterior, podría tratarse sólo del estilo del texto, mientras que de lo que va a hablar es de la sinergia divino-humana, y por tanto el hombre entra por completo en toda la tarea. No debemos perder de vista la novedad de lo que está diciendo: se trata de destacar el papel del hombre, que hasta ese momento ningún documento (excepto Pío XII) había tratado, más que como instrumental o puramente secundario.

-«Dios eligió a hombres, que utilizó usando de sus propias facultades y medios»: esta es la frase peor traducida. El texto habla de "adhibeo" (disponer), que es muy distinto de "utor" (utilizar). Es verdad que adhibeo también admite el sentido de "usar", pero siempre es un "usar" no instrumental: Dios no "utilizó" a los escritores... ¡precisamente el texto latino quiere desterrar la imagen de los escritores amanuenses, pluma de Dios, flauta de Dios, etc!

Por otro lado en la versión en español, "usando" está en gerundio, y como no se especifica ningún sujeto, no queda claro quién utilizó las facultades y medios de los escritores humanos, si los utilizaron ellos o el propio Dios. Tal como está redactado, el texto parece decir: "Dios eligió a hombres, y los utilizó como escritores, usando (él) las propias facultades y medios de lo escritores". ¡El texto dice exactamente lo contrario!

Lo que la fórmula traduce como un gerundio, es un participio presente, que deja bien claro quién es el que utiliza: "utentes" ("usantes"), ¡son ellos, los propios escritores, los que utilizan sus propias facultades y medios! Qué maravilla de expresión del "juego" de la autonomía literaria con la heteronomía de la inspiración, para dar lugar a la verdadera teonomía del texto: un texto que es todo humano, pero que es tan totalmente divino, que expresa "todo y solo" lo que Dios quiere.

Está tan mal "pescado" en español el texto, que luego cuando dice "como verdaderos autores" no parece que eso surgiera del contexto, donde más bien -a fuerza de volcar mal las palabras- se ha negado esa verdadera autoría.

En suma, ¿qué dice el texto? Creo que podría traducirse así:

«Lo revelado por Dios, que se contiene y manifiesta en la Sagrada Escritura, fue consignado por inspiración del Espíritu Santo. La santa Madre Iglesia, conforme a la fe apostólica, tiene por santos y canónicos todos los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, con todas sus partes, puesto que, escritos bajo la inspiración del Espíritu Santo, tienen a Dios como autor, y como tales le han sido entregados a la propia Iglesia. Pero en la realización de los libros sagrados, Dios eligió a unos hombres, a quienes recurrió utilizando ellos sus propias facultades y capacidades, de modo que, obrando él en ellos y por ellos, transmitieron como verdaderos autores, todo y sólo lo que él quería.»

Tal es la importancia de este texto, que si no se entiende bien lo que dice, lo que sigue (que se refiere al sentido literal) puede perderse por completo, ya que está fundamentado en esta forma teonómica de concebir la inspiración.

-----------------

«A la Biblia le podemos hacer decir cualquier cosa y lo contrario» (P. Jordi) El criterio de su verdad es la caridad.

id: 61897
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61897
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Enrique (83.61.69.---) - 06-ago-2013, 19:51:24

No sé que decirte, Abel, pero aunque según te iba leyendo iba asintiendo con mi cabeza, pues me encanta la manera que tenéis los teólogos de aplicar vuestra ciencia a pasajes que alguna vez hemos afrontado, creo que igual te soprende, pero el sentido de lo que has querido expresar con la traducción mejorada es, creo, el mismo que que ya extraje del texto que leí en su día y que supongo coincidiría del todo con la versión de la que acabas de hacer tu análisis. Y no porque no tengas razón, sino quizás porque a veces es posible que tenga alguna ventaja cierta lectura despistada, ja, ja.

Debe ser que Dios, por un lado, se sirve de hombres que escriben como hombres sólo lo que Dios quiere, incluso a pesar de un estilo y una gramática manifiestamente mejorable, mientras por otro, a aquellos que luego leen lo escrito, les inspira el sentido que resulta más acorde a aquello que Dios realmente quiere sembrar en el corazón del hombre o, si e quiere, aquello que resulta más idóneo para los tiempos que corren en cada momento para cualquier lector in cepa de viña, traspasando así lo revelado más allá de cualquier borrón o corta entendedera. Lo que no quita para que toda mejora en la gramática de los textos sea una aspiración irrenunciable, y para eso estaís los que habéis estudiado. Una ocurrencia: es posible que a Lutero, y a no pocos como él, lo separaran de nosotros la lectura de algunas malas traducciones.

Un saludo

id: 61906
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61906
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Abel (81.203.151.---) - 08-ago-2013, 07:52:05

el sentido de lo que has querido expresar con la traducción mejorada es, creo, el mismo que que ya extraje del texto que leí en su día y que supongo coincidiría del todo con la versión de la que acabas de hacer tu análisis

Por eso digo que la traducción que está en el web del Vaticano "desluce y licua", no que esté equivocada. Se puede entender la doctrina del papel humano activo del escritor bíblico con esa traducción, sólo que lo que es evidente y claro en el original, está un tanto oscurecido en la traducción.

De todos modos, hay algo que forma parte del Espíritu de la época, y nosotros tendemos a valorar la acción humana, aunque no nos la digan, cosa que no ocurría hace 500 años, donde valoraban por sí mismos otros aspectos. Así que tendemos a entender que si se habla de una doble autoría, la del hombre no será meramente instrumental.

Como curiosidad, fui a ver en multimedios.org a ver qué traducción tenían de este pasaje; ese sitio, una colección documental impresionante, suele tener traducciones distintas a las de vatican.va en muchos documentos, y ayuda a comparar. Lamentablemente, siguen la mala costumbre de casi todos los sitios web, que creen que no hay que decir quién hizo la traducción o al menos de donde proviene, supongo que será una reacción de temor por si alguien pudiera denunciar, lo que es una lástima, porque hace perder rigor.

Este caso, la traducción es prácticamente igual, pero en la frase decisiva ("Dios eligió a hombres, que utilizó usando de sus propias facultades y medios") la aclara: "Pero en la redacción de los libros sagrados Dios eligió a hombres, y se valió de ellos que usaban sus propias facultades y fuerzas".


-----------------
«A la Biblia le podemos hacer decir cualquier cosa y lo contrario» (P. Jordi) El criterio de su verdad es la caridad.

id: 61909
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61909
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Hernan (190.177.252.---) - 08-ago-2013, 12:17:03

Como curiosidad, fui a ver en multimedios.org a ver qué traducción tenían de este pasaje; ese sitio, una colección documental impresionante, suele tener traducciones distintas a las de vatican.va en muchos documentos, y ayuda a comparar. Lamentablemente, siguen la mala costumbre de casi todos los sitios web, que creen que no hay que decir quién hizo la traducción o al menos de donde proviene, supongo que será una reacción de temor por si alguien pudiera denunciar, lo que es una lástima, porque hace perder rigor.

Una lástima mayor es que tengamos buenos motivos para hacer eso, porque (si no me equivoco), hoy -2013-, los católicos no tenemos una traducción española de la Biblia libre de copyright. De modo que al subir una Biblia en español a tu sitio web estás fuera de la ley, y debes hacerte cargo de (además de... digamos... la aporía ética) el riesgo de que te caiga un reclamo legal. No es paranoia. Sé (entre otras cosas) de un sitio web argentino (labibliaonline.com.ar, creo, hoy dada de baja) que le cayó el reclamo.

id: 61910
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61910
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Abel (81.203.151.---) - 08-ago-2013, 13:22:03

Sí, tienes toda la razón del mundo, es tremendo que aun no contemos con una traducción castellana buena y de libre circulación, del ámbito católico. Se ssupone que la del Pueblo de Dios, en tanto está en el sitio del Vaticano, es en la práctica de libre circulación... pero su lenguaje es excesivamente local, demasiado argentina, además de las reservas que se puedan tener sobre la calidad de la traducción.

Todo eso es parte del desdén de la Iglesia Católica hacia la Biblia. Y pongo esa palabra: "desdén", queriendo decir exactamente eso; es decir, no se trata de una actitud pasiva de no darse cuenta de que le compete a la Iglesia difundir la Biblia, sino de la posición activa de no difundirla más que en citas en forma de grajeas, en los documentos, en la misa (que lleva una forma peculiar de leerla) y en la Liturgia de las Horas, que tampoco se pone demasiado empeño en que llegue a los laicos (signo de lo cual es que la más bíblica de las "horas" -el Oficio de lecturas- no está en la llamada "edición para laicos").

En conjunto el panorama de la lectura bíblica en el catolicismo sigue siendo deplorable, a pesar del Vaticano II, aunque hayamos mejorado un pelín.

El catolicismo sigue con la pésima costumbre de pretender que la gente adhiera exclusivamente por motivos de autoridad: como somos la religión verdadera, entonces tú tienes la obligación moral de adherir, aunque hagamos las cosas mal, o no las hagamos, o no nos entendamos ni nosotros.


-----------------
«A la Biblia le podemos hacer decir cualquier cosa y lo contrario» (P. Jordi) El criterio de su verdad es la caridad.

id: 61913
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61913
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Enrique (83.61.69.---) - 09-ago-2013, 07:04:39

A ver, iba caminando de la mano con vosotros, pero me paro. No sé si es caer un poco en exageración el enfoque que se le empieza a dar al tema. Me explico:

Desde siempre, casi todos los curas que he conocido, por no decir todos, han recomendado la lectura asidua de la Biblia, sin mencionar versión. Yo tengo en casa la de Jerusalén; en casa de mis padres, auqnue estoy viendo mentalmente el volumen, no recuerdo cuál era. A mi hijo le han regalado en la parroquia un evangelio al hacer la comunión...

Por otra parte, no sé si el hecho de haber copyright ha de significar que los autores se reservan el derecho a sacar beneficio económico -he conocido a alguno de los traductores de la Biblia de Jerusalén y lo dudo- o si es que desean preservar los derechos a que sea respetado su trabajo ta cual, sin libres añadidos de nadie, pues entiendo que, sea más o menos acertado un trabajo de traducción, cada traductor siempre merece que le respeten, para que, si hubiera críticas, haya garantías de que éstas se hacen sobre algo que responde a la realidad de su trabajo y no a otra cosa. Porque, ¿qué significa una traducción de libre circulación: que como es libre, además de poder ser distribuida gratis y por cualquier medio, cada uno puede luego añadir lo que le venga en gana según su particular ciencia?. No creo que haya la menor dificultad en descargarse en minutos cualquiera de las distintas traducciones de la Biblia. Por no ir muy lejos, en ETF se brinda la posibilidad de acceder gratis a todas o a casi todas las versiones.

A mí no me parece mal que la Iglesia no dedique más fondos al reparto de biblias los domingos en la misa. Además, por lo que veo, el tema de su traducción no es un tema que esté cerrado, sino que es siempre fruto de un trabajo de investigación, de una ciencia y, por tanto, abierto a cambios futuros. Haría mal la Iglesia en decir: ésta es la versión más nuestra, cuando, a lo que se ve, hay más de una y, basta leer a Abel para darse cuenta de que, desde ya, podrían haber aún más y mejores versiones.

Es decir, que empiezo a ver más ventajas que inconvenientes en este caos bíblico tan humano, tan nuestro.

id: 61914
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61914
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Abel (81.203.151.---) - 09-ago-2013, 07:59:17

Por no ir muy lejos, en ETF se brinda la posibilidad de acceder gratis a todas o a casi todas las versiones

Hecho bajo cuerda, hasta que me pesquen, nada más...

El tema de los derechos es complicadísimo, pero en definitiva quiere decir que mientras una obra está bajo copyright (y todas nuestras traducciones bíblicas lo están), no puede ser cedida, copiada, expuesta públicamente, etc. sólo puede ser comprada en un canal de distribución pago, que pague su canon, excepto en bibliotecas públicas.

Cosa distinta es lo que los sitios hacemos, con riesgo de que nos denuncien, como de hecho, comenta Hernán (y lo puedes ver en elweb de labibliaonline) le ha pasado a labibliaonline.com.ar

Teóricamente incluso los textos litúrgicos están bajo copyright, o sea que en puridad, no deberíamos publicar ni siquiera la Liturgia de las Horas.

[size= 12px]De más está decir que el 95% del material que referenciamos en la biblioteca está bajo copyright. En ese caso no es ilegal, porque la biblioteca sólo indica dónde se puede buscar el material, pero no está almacenado allí, ni el sitio almacena libros. Pero no deja de ser una actividad limítrofe (sobre todo porque alguien sí almacena esos libros, y ese alguien no lo hace legalmente). La referencia a almacenes externos está de momento despenalizada (como la tenencia de droga para consumo), pero a diferencia de la droga, a los que leemos, cada gobierno nos vende o regala según necesite para calmar a la industria del ocio, así que en nuestro caso, siempre puede ocurrir que el gobierno de turno decida que las webs de referencia también son ilegales, y en esas andan...

Por supuesto que el Evangelio se regala en el catecismo, y en general nadie persigue la publicación del texto de la Biblia (aunque sí de las notas e introducciones de cada edición, que es algo tan específico de las ediciones católicas). De hecho, aventuro que la diferencia entre la publicación de labibliaonline y la mía (en ETF está el mismo texto), por lo que una fue apercibida y la otra no, es que yo no transcribo notas, y en general las editoriales se molestan menos... ganas no me faltan, me falta tiempo, nada más.

Pero hay una actitud general de desdén hacia la cuestión bíblica. Por ejemplo, si vas al catecismo de la CEE, en la imposibilidad de abarcar en catecismo toda la temática de la fe, qué se recortó? el conocimiento de la Historia Sagrada, es decir, de la Biblia, a la que acceden de manera puramente esquemática, y ni hablemos de cuando ese catecismo "baja" a los libritos que en concreto tienen los chicos. En el que tomo ahora mismo de mi biblioteca (el que uso para dar catecismo) el AT entero ocupa cuatro páginas, de las cuales el 90% es dibujo, de texto no llega a 5 títulos y 3 párrafos de explicación...

Regalar el Evangelio no es regalar la Biblia, es separar de la Biblia el Evangelio. La Biblia tiene 73 libros, de los cuales 9 son los más importantes, el Pentateuco y los 4 evangelios, pero eso no significa que haya que cortarlos y como total son "lo importante", entonces se puede ignorar lo demás: la clave hermenéutica de Jesús es el resto de la Biblia.

Con recomendar (o incluso mandar) a leer la Biblia, no hacemos demasiado. Cualquiera que haya tenido experiencia de leer la Biblia sabe lo difícil que es. Si no quieres lecturas salvajes al estilo secta, hay que arremangarse y sentarse con la gente a leerla y explicarla, a explicar cómo leer, no dar lecturas hechas, sino enseñar a leer; hay que estimular la circulación de divulgación bíblica, no prevenir de lo poco que circula, que tengan cuidado porque a ver si no concuerda con lo que enseña la Iglesia (te reto a que el 95% de los que dicen eso no saben lo que la Iglesia enseña sobre la Biblia, y el miedo que meten es el propio).

El tema del copyright indica una actitud de mantener la cosa bajo control. Nadie te va a decir nada, pero estás bajo la espada.

Por ejemplo, las Sociedades Bíblicas Unidas tienen liberada la edición anterior de la Reina-Valera, la 1964, así que cualquiera puede usar ese texto libremente, en citas, programas, ediciones online, lo que quieran. Si quieres la actual, la del 90, está bajo copyright, pero la del 64, que no está nada mal, es libre. La consecuencia es que cualquier libro profano que utilice citas bíblicas las toma de allí, porque el editor se ahorra líos, cualquier programa informático que involucre la Biblia, si es público y legal, se hace con esa traducción.

Ahora bien, Reina Valera, que no está nada mal, no es la biblia completa, es protestante, y por tanto le faltan 7 libros. ¿No se podría, por ejemplo, liberar la segunda edición de Biblia de Jerusalén (que no es la vigente, que es la tercera), poner en circulación una versión corregida y de texto seguro, y anunciar a cuatro vientos que el catolicisimo tiene una edición de calidad, corregida y libre?

No, porque el titular del copyright no es la Iglesia Católica, sino un editor privado (DDB en castellano, Du Cerf en Francia), y por tanto (comprensiblemente) él no tiene por qué hacerlo, y la Iglesia no le va a comprar los derechos y lo va a hacer, así de guapos somos.

En cuanto a distribuir las biblias gratis los domingos, sí, por qué no? "Ya quisiera yo que todo el mundo profetizara", dice Moisés, ¿que la gente se confunde? enseñen a leer!!!!! regalar la Biblia es un modo de comprometer a su lectura, y de generar un interés, ¿cuál es el miedo?

Insisto en mi tesis anterior: seguimos distribuyendo un catolicismo de autoridad, no de persuación y encuentro con Dios. Incluso cuando se habla de la Biblia, se habla en términos de autoridad, antes de que la gente sepa que existen varias formas de leerla, se les mete el miedo de que tengan cuidado que la lectura que hagan sea católica, pero puesto que nadie les dice en qué consiste semejante maravilla, no hacen ninguna.


-----------------
«A la Biblia le podemos hacer decir cualquier cosa y lo contrario» (P. Jordi) El criterio de su verdad es la caridad.

id: 61916
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61916
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Enrique (83.61.69.---) - 09-ago-2013, 13:40:28

No sé yo, Abel, pienso que si la Iglesia comprara los derechos de determinada versión, podría agudizarse lo que señalas: que ciertos voceros acabarían por desterrar de la ortodoxia al resto de versiones, anatemizándolas por no estar entre las predilectas del Magisterio. Unas resultarían desfasadas, otras serían claramente el fruto de despechados que no se resignan a asumir como perfecta la literalidad propuesta por la Iglesia al hacer su muy santa, católica y apostólica elección.

Lo que saco en claro es que la Iglesia tiene una lista con los libros que componen la llamada Biblia Católica, pero que existen, y la Iglesia lo admite como inevitable, y supongo que deseable, que existan distintas versiones. Seguramente, y simplemente apoyándome en lo que ha dado pie a esta charla, es decir, en lo necesaria que es la continua actualización de los textos según avanann las investigaciones y la ciencia teológica, me atrevo a pensar que se haría un grave daño a esa sana "pluralidad" si se mostrara de algún modo predilección por alguna de ellas.

Por otro lado, habrá versiones de la Biblia caras, de lujo, pero seguro que podemos encontrar en el mercado idénticas versiones en ediciones a más no poder económicas. Sigo sin ver problema en que haya versiones con copyright y que haya quienes se ganen la vida publicando biblias.

id: 61917
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61917
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Abel (81.203.151.---) - 09-ago-2013, 15:01:12

Sin duda, hay muchas soluciones para los mismos problemas, e incluso las soluciones que solucionan unas cosas, escogorcian otras... Cuando en el Concilio de Trento se promovió con exclusividad el uso de la Vulgata Latina, terminó hipostasiándose la traducción, de tal modo que lo que era una medida doctrinal-disciplinaria ante un peligro concreto como el protestante, terminó convirtiéndose casi en asunto de fe (ahí tienes a Pío XII teniendo que aclarar que la Vulgata no es texto revelado).

No parece preocuparle a los obispos del mundo tus pruritos de no ofender a las distintas iniciativas privadas: las grandes Conferencias Episcopales están desde hace años encargando la edición de una Biblia nacional (nacional en cada ámbito idiomático), una especie de "vulgata de mi rincón del planeta". La tienen ya Alemania, Italia, España, USA, Argentina (que asumió la ya existente de Levoratti-Trusso), y no sé si algún país más.

Y te dirás, bueno, pero este hombre de qué se queja? si editan porque editan, si no editan porque no editan.

Porque las ediciones esas tienen exactamente todas las desventajas que tú señalaste, y no tienen la única ventaja que podrían tener: ser de libre circulación. De hecho, no puedes poner en el web la de la CEE (¡mucho menos que otras!).

De todos modos, el tema iba a algo bastante más amplio que la edición y distribución gratuita de la Biblia. Va al cuidado y la sensibilidad de alimentar el contacto del creyente con eso que es nuestro texto fundamental.

Experimento: cierra por un segundo los ojos y recuerda sin proponerte nada en concreto, la última campaña de la CEE.

Ahora recuerda el afiche de la última campaña bíblica.

.

.

.

.

.

Sólo dime honestamente de cuál campaña te acordaste. Yo es que no puedo pensar en campaña de la CEE sin que me salga "Por tantos" o "Clases de reli", ¿afiches bíblicos? ninguno, que recuerde. Mira, vi uno en la concatedral de Alicante hace 10 años...

Se trata de eso, no sólo de vender barato o regalar biblias, que también.

-----------------

«A la Biblia le podemos hacer decir cualquier cosa y lo contrario» (P. Jordi) El criterio de su verdad es la caridad.

id: 61919
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61919
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Enrique (83.61.69.---) - 09-ago-2013, 19:40:35

Sos cual ametrayadora, pibe. -Caray, espero que suene como quiero-

Bueno, ahí me has dao: la CEE, entre otras asociaciones recreativas, tiene su propia versión de la Biblia, perfectamente adaptada a nuestra idiosincrasia castellana. Es esta Biblia la que se ha decidido sea empleada en misa o en el catecismo. Pero resulta que no la dejan ser de libre circulación. Y sí, me sorprende que no dejen que así sea.

Como, amén de ignorante en casi todo, soy dado a no ser mal pensado a la primera, ni siquiera cuando se trata de la CEE, quiero creer que pueda haber alguna razón más de peso que la estrictamente económica para hacerlo así. Pienso en ti mismo, o en mí si un día se obrara no sé qué milagro y tuviera la capacidad de tener mi propia versión: ¿sería mejor crearla de libre distribución o convendría protegerla con un copyright con todo lo que ello legalmente implica? ¿Tendrá que ver la cosa, pienso a bote pronto, con el hecho de poder salvaguardar la integridad del trabajo hecho, para que no surjan variantes con sutiles, o no tan sutiles, cambios surgidos al albur de una espontánea marea de tanta copia libre de todo, incluso de responsabilidades personales en cuanto a faltas de respeto con el contenido literal o con la señalización de la fuente original? ¿Se podría así evitar que alguien pueda hacer pasar gato por libre? No sería la primera vez que algo corre como la pólvora por internet y acaba tan adulterado que, al final, para estar uno seguro, no le queda otra que ir a la fuente original para ver si sí o si tal vez.

Todo esto me lo pregunto, porque ciertamente me sorprende que no se permita su difusión, hasta el punto de no permitir que ETF, por no irme lejos, cuelgue una copia en su servidor. Me resisto a que la clave sea económica. ¿Estupidez colectiva de los obispos?: y ¿qué sacaría Dios con tanto renglón torcido?

Abel, siento ser así de cabezón.

Un saludo

id: 61921
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61921
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Abel (81.203.151.---) - 09-ago-2013, 21:01:23

jajajaja. Yo tampoco creo que la razón sea estrictamente económica, pero en el deseo de tener asegurado todo.... también hay mucho pecado (quizás más que en el simple deseo de asegurarse un ingreso económico).

La titularidad del copyright no te asegura que no ocurran las deformaciones y malos usos, en realidad hasta es al revés. Porque si uno libera la copia, poniendo, por ejemplo una cláusula de que el sitio que lo use se compromete a no cercenar la integridad y bla, bla, bla, tienes el efecto de poder controlar, incluso hasta puedes saber quiénes tienen copia, el sitio que copia tiene cómo asegurarse de una fuente confiable, y si alguno no cumple su parte hay una herramienta legal para ir contra ese sitio.

Pero parece que muchos (no sólo obispos), no se han enterado que la copia y distribución en internet no hay ley que la pueda frenar, simplemente se desbordó de los cauces del libro de papel, y hay que buscar nuevas maneras, así que copias se van a hacer igual, sólo que creceran solas, como hongos, sin posibilidad de controlar realmente el contenido.

De todos modos, no sé si todos los obispos piensan igual: mira, este sitio es de la CEI (italiana): http://www.bibbiaedu.it/, la traducción oficial para Italia, completa, en línea, con notas, y además la liturgia. No sé si permiten la libre distribución, pero a la vista no hay ningún cancerbero, ni te amenazan con las penas del infierno por copiar, ni nada por el estilo.


-----------------
«A la Biblia le podemos hacer decir cualquier cosa y lo contrario» (P. Jordi) El criterio de su verdad es la caridad.

id: 61923
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61923
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Enrique (83.61.69.---) - 10-ago-2013, 06:23:10

Que lo de las copias digitales no lo para ni el tato es un hecho, átenlo los obispos en el cielo o no. Personalmente no dudo de que en una cosa así, quizás no me atreva a decir que permitiese que páginas web alojaran físicamente copias, ya que un simple enlace funcionande maravilla, pero sí que cualquier particular o asociación pudiera descargársela sin cargo desde mi web episcopal. Por mis web que en este tema no doy ya más de sí.

id: 61959
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_61959
Re: ¡Ay, las traducciones!
por: Maite (80.30.141.---) - 20-ago-2013, 11:51:15

Ya lo dice, el dicho, “ tradutore, traditore, traductor, traidor, y, en el caso de la Biblia, mucho más, no sólo por tratarse de lenguas que no están en uso, y, así varían las versiones de una biblia a otra, a veces, se trata de traer el lenguaje, al nuestro, pero eso; yo al menos lo veo, como una alteración, por ejemplo cuando se moderniza, la moneda, de la viuda pobre del Templo; el mensaje es siempre nuevo, pero fue dicho con palabras antiguas, y, asi, debe ser conservado, lo que habrá es, que explicarlo, en otros casos, la cosa es más grave, pero tampoco lo tienen fácil, aquí, los buenos, y, en este caso, santos traductores, sobre todo en el AT. Ya, que los escritores bíblicos, con los que debo tener, algún parentesco, no usaban signos de puntuación, y, una coma, cambia tanto

´he visto que iba de otro tipo de traduciones, pero tanto da; lo que decis es cien por cien verdad; y, una cosa que los cristianos tenemos que tener claro, es que la Biblia no fue dictada, ni, " recomendada"; por eso sería bueno también; que se cuidasen las traducciones de los textos, y, documentos de la Iglesia

Un abrazo

Maite

“Nadie es bueno, sólo Dios”

Nuevo mensaje en el foro Temas de Biblia
título:
autor:
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa