Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Foros: Teología
tema: «La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios»
Arte - Familia - Hoy en la Iglesia - La voz del Espíritu - Mil nombres para Dios - Temas de Biblia - Teología - Zona Periscopio - Zona Café
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Temas:
mensajes por página:
por Carlos JBS (21-feb-2017 - último: 22-feb-2017, 06:19:01)
por Carlos JBS (15-nov-2016 - último: 20-feb-2017, 11:59:50)
por Carlos JBS (16-feb-2017 - último: 20-feb-2017, 11:29:52)
por Carlos JBS (30-dic-2016 - último: 16-feb-2017, 12:45:47)
por Carlos JBS (07-feb-2017 - último: 15-feb-2017, 11:43:57)
por Carlos JBS (06-feb-2017 - último: 11-feb-2017, 14:26:16)
por Maite (11-feb-2017)
por Maite (27-ene-2017 - último: 05-feb-2017, 10:13:03)
por Carlos JBS (02-dic-2016 - último: 03-feb-2017, 10:31:49)
por Carlos JBS (28-ene-2017 - último: 28-ene-2017, 19:13:53)
por Maite (12-ene-2017 - último: 23-ene-2017, 12:36:19)
por Maite (12-ene-2017)
por Carlos JBS (30-dic-2016 - último: 11-ene-2017, 15:37:18)
por Carlos JBS (10-ene-2017 - último: 11-ene-2017, 07:40:14)
por Maite (03-ene-2017 - último: 06-ene-2017, 16:26:03)
por Maite (14-dic-2016 - último: 05-ene-2017, 19:51:15)
por Maite (14-dic-2016)
por Maite (08-dic-2016)
por Carlos JBS (29-oct-2016 - último: 02-nov-2016, 06:38:38)
por Carlos JBS (30-sep-2016 - último: 30-sep-2016, 22:59:33)
por Carlos JBS (29-sep-2016 - último: 29-sep-2016, 06:57:15)
por Carlos JBS (06-ago-2016 - último: 27-sep-2016, 21:45:18)
por Carlos JBS (24-sep-2016 - último: 24-sep-2016, 09:40:14)
por Maite (01-sep-2016)
por Carlos JBS (20-ago-2016 - último: 01-sep-2016, 17:24:17)
por Carlos JBS (11-ago-2016 - último: 01-sep-2016, 17:08:40)
por Maite (25-ago-2016 - último: 01-sep-2016, 17:06:12)
por Carlos JBS (11-ene-2010 - último: 25-ago-2016, 09:58:21)
por Maite (18-ago-2016 - último: 25-ago-2016, 09:49:02)
por Maite (18-ago-2016)
por Carlos JBS (11-ago-2016)
por Carlos JBS (27-jun-2016 - último: 02-ago-2016, 12:11:52)
por Carlos JBS (26-jun-2016 - último: 02-ago-2016, 11:49:59)
por Carlos JBS (01-jul-2016 - último: 02-ago-2016, 10:02:29)
por Maite (30-jul-2016)
por Maite (30-jul-2016)
por Carlos JBS (22-jul-2016)
por Carlos JBS (17-jul-2016 - último: 19-jul-2016, 18:43:19)
por Maite (19-jul-2016)
por Carlos JBS (29-may-2016 - último: 31-may-2016, 15:39:15)
por Carlos JBS (10-abr-2006 - último: 04-mar-2016, 12:00:11)
por Maite (29-oct-2015 - último: 24-feb-2016, 16:29:15)
por PABLO (i) (30-dic-2007 - último: 24-sep-2015, 16:52:57)
por Maite (11-jul-2015 - último: 16-jul-2015, 18:13:40)
por Maite (02-jun-2015 - último: 20-jun-2015, 13:29:04)
por Maite (06-jun-2015 - último: 20-jun-2015, 13:11:55)
por Maite (13-jun-2015)
por donmanu1 (21-abr-2015 - último: 19-may-2015, 01:24:22)
por Maite (02-abr-2015 - último: 09-abr-2015, 11:04:43)
por Miguel Casas (i) (03-mar-2015 - último: 14-mar-2015, 19:27:05)
por Maite (11-dic-2014 - último: 11-feb-2015, 09:23:11)
por Maite (13-dic-2014 - último: 22-ene-2015, 14:32:37)
por Maite (13-dic-2014 - último: 22-ene-2015, 10:32:22)
por Talita Kumi (11-mar-2014 - último: 22-ene-2015, 08:55:10)
por jacologo (15-dic-2014 - último: 29-dic-2014, 14:46:07)
por fray hugo (16-dic-2014)
por Maite (06-ago-2014 - último: 11-dic-2014, 16:34:43)
por Maite (18-nov-2014 - último: 30-nov-2014, 14:11:54)
por Maite (01-jul-2014 - último: 14-sep-2014, 13:33:33)
por José (i) (06-sep-2014 - último: 07-sep-2014, 17:27:30)
por Fran.es (i) (04-jul-2014)
por TK (i) (13-mar-2014 - último: 29-mar-2014, 14:16:55)
por Talita Kumi (i) (27-feb-2014 - último: 17-mar-2014, 23:42:03)
por Abel (16-mar-2014 - último: 17-mar-2014, 11:39:53)
por Maite (04-nov-2005 - último: 02-mar-2014, 01:50:04)
por jorge (28-jun-2003 - último: 18-ene-2014, 14:48:51)
por TALITA KUMI (i) (26-dic-2013 - último: 27-dic-2013, 23:55:30)
por TALITA KUMI (i) (22-dic-2013 - último: 22-dic-2013, 22:32:30)
por Carlos JBS (15-may-2007 - último: 28-nov-2013, 03:45:05)
por Maite (03-oct-2013 - último: 22-oct-2013, 18:50:57)
por Maite (01-oct-2013)
por Teresiano (15-jul-2010 - último: 02-jul-2013, 14:44:14)
por Alberto (08-oct-2003 - último: 14-may-2013, 19:39:07)
por ABUELO-AMERICANO (14-abr-2013 - último: 17-abr-2013, 15:15:05)
por Abel (30-oct-2012 - último: 31-mar-2013, 00:59:05)
por Maite (04-mar-2013 - último: 11-mar-2013, 13:56:07)
por Maite (17-dic-2012 - último: 19-dic-2012, 17:49:57)
por gonzalog (25-oct-2012 - último: 15-dic-2012, 20:47:30)
por Carlos JBS (05-dic-2007 - último: 08-dic-2012, 14:49:59)
por angelortega (31-oct-2010 - último: 07-dic-2012, 04:34:46)
por Ariel (12-oct-2012 - último: 25-oct-2012, 11:51:36)
por Carlos JBS (14-ago-2012 - último: 20-oct-2012, 03:13:01)
por Abel (31-ago-2012 - último: 16-oct-2012, 01:23:34)
por Carlos JBS (14-ago-2012 - último: 02-sep-2012, 08:44:40)
por Carlos JBS (14-ago-2012 - último: 28-ago-2012, 19:53:02)
por Kanbei (05-dic-2009 - último: 15-ago-2012, 21:52:56)
por ABUELO-AMERICANO (21-jun-2012 - último: 14-ago-2012, 11:35:58)
por gonzalog (26-mar-2012 - último: 27-mar-2012, 16:23:13)
por Carlos JBS (10-feb-2012 - último: 03-mar-2012, 15:08:57)
por Carlos JBS (13-feb-2012 - último: 26-feb-2012, 01:44:47)
id: 63154
permalink del tema entero: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63154
La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Maite (95.123.61.---) - 11-dic-2014, 10:17:06

Según el Catecismo de la Iglesia católica, la finalidad del hombre en la tierra, es la de conocer, y, amar a Dios, pero esto no es tan fácil, y, visto así, parece pan comido, sin embargo, y, empiezo por lo de conocer, sobre todo, porque no se puede amar lo que no se conoce, así que nuestra primera misión, sería conocer a Dios, y, me perdone el Papa Juan Pablo II, pero no lo veo yo, tan claro, vamos que lo veo imposible, y, eso por una razón, si no soy capaz de conocerme a mi, misma, ni a los que me rodean, como lo voy hacer con el Todopoderoso, que transciende todo lo creado, si es el Otro, “El que es”, y, yo, y, tú, y, él que no lo sepa, que se entere, somos los que no somos, de hecho, el ser humano ha buscado a Dios siempre, y, salvo Israel, y, también él a veces, cayo en la idolatría, no, nos nombro porque Israel es nuestra madre

Sin embargo, La Iglesia, insiste en lo que tenemos la misión de conocer a Dios, así que sólo queda ver si es más o, menos posible

Vías para conocer a Dios

Las criaturas, o, sea la creación

La Escritura

La Iglesia

La Conciencia

Jesús de Nazaret

Personalmente, todas imperfectas, menos la última, el Hombre Jesús de Nazaret, pero ya diré porque, ahora, os cedo la palabra

Un abrazo

Maite

“Consolad, consolad a mi pueblo, decid le que he recibido doble paga, por sus pecados!

id: 63155
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63155
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Abel (81.203.151.---) - 11-dic-2014, 11:33:55

La segunda lectura del Oficio de hoy es de un sermón de san Pedro Crisólogo, que empieza un poco convencional, pero de a poco va remontando vuelo, y termina con una encendida mirada sobre el amor a Dios, identificándolo en la práctica con los movimientos de la pasión humana. Me hizo acordar a cuando en la encíclica "Deus caritas est" Benedicto pone al "agape" (la cáritas, el amor cristiano) en serie con el eros, como una purificación, no como una oposición. Eso es muy original en la actualidad, en nuestros moralistas siglos (que se las dan de transgresores).

Copio la lectura del Crisólogo:

Al ver Dios que el temor arruinaba el mundo, trató inmediatamente de volverlo a llamar con amor, de invitarlo con su gracia, de sostenerlo con su caridad, de vinculárselo con su afecto.

Por eso purificó la tierra, afincada en el mal, con un diluvio vengador, y llamó a Noé padre de la nueva generación, persuadiéndolo con suaves palabras, ofreciéndole una confianza familiar, al mismo tiempo que lo instruía piadosamente sobre el presente y lo consolaba con su gracia, respecto al futuro. Y no le dio ya órdenes, sino que con el esfuerzo de su colaboración encerró en el arca las criaturas de todo el mundo, de manera que el amor que surgía de esta colaboración acabase con el temor de la servidumbre, y se conservara con el amor común lo que se había salvado con el común esfuerzo.

Por eso también llamó a Abrahán de entre los gentiles, engrandeció su nombre, lo hizo padre de la fe, lo acompañó en el camino, lo protegió entre los extraños, le otorgó riquezas, lo honró con triunfos, se le obligó con promesas, lo libró de injurias, se hizo su huésped bondadoso, lo glorificó con una descendencia de la que ya desesperaba; todo ello para que, rebosante de tantos bienes, seducido por tamaña dulzura de la caridad divina, aprendiera a amar a Dios y no a temerlo, a venerarlo con amor y no con temor.

Por eso también consoló en sueños a Jacob en su huida, y a su regreso lo incitó a combatir y lo retuvo con el abrazo del luchador; para que amase al padre de aquel combate, y no lo temiese.

Y así mismo interpeló a Moisés en su lengua vernácula, le habló con paterna caridad y le invitó a ser el liberador de su pueblo.

Pero así que la llama del amor divino prendió en los corazones humanos y toda la ebriedad del amor de Dios se derramó sobre los humanos sentidos, satisfecho el espíritu por todo lo que hemos recordado, los hombres comenzaron a querer contemplar a Dios con sus ojos carnales.

Pero la angosta mirada humana ¿cómo iba a poder abarcar a Dios, al que no abarca todo el mundo creado? La exigencia del amor no atiende a lo que va a ser o a lo que debe o puede ser. El amor ignora el juicio, carece de razón, no conoce la medida. El amor no se aquieta ante lo imposible, no se remedia con la dificultad.

El amor es capaz de matar al amante si no puede alcanzar lo deseado; va a donde se siente arrastrado, no a donde debe ir.

El amor engendra el deseo, se crece con el ardor y, por el ardor, tiende a lo inalcanzable. ¿Y qué más?

El amor no puede quedarse sin ver lo que ama: por eso los santos tuvieron en poco todos sus merecimientos, si no iban a poder ver a Dios.

Moisés se atreve por ello a decir: Si he obtenido tu favor, enséñame tu gloria.

Y otro dice también: Déjame ver tu figura. Incluso lo mismos gentiles modelaron sus ídolos para poder contemplar con sus propios ojos lo que veneraban en medio de sus errores. (Sermón 147)

A mi entender esto tiene muchísimo que ver con lo que planteas, Maite. En el fondo la mirada del catecismo es un poco intelectualista: el "conocer a Dios" del que habla la Escritura no tiene que ver con estudiar cosas sobre él, sino con dirigir el deseo hacia su contemplación, que comienza ahora, "como tras un espejo, en enigma", y continúa con una clara visión (pero no con mirar la esencia de Dios, sino con dirigirse sin escollos eterna y enteramente hacia Él) en la vida resucitada.

Se puede amar (en sentido auténtico: dirigir la propia existencia hacia ello, descentrarse en ello) lo que no se conoce (en sentido intelectualista). Es más, la mayor parte de las veces, en las experiencias humanas del amor, cuanto menos conocemos los entresijos de una persona, mejor podemos amarla.

No es lo mismo que con Dios, desde luego: si conociéramos su intimidad, más querríamos amarlo, pero se lo puede comenzar a amar en pobres imágenes, y reflejos empañados en el espejo del mundo.

Qué lío me hice, no?


-----------------
«Busca a Dios, entonces hallarás a Dios y todo lo bueno.» (M. Eckhard)

id: 63157
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63157
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Maricruz (221.89.37.---) - 11-dic-2014, 23:36:02

De lío, nada, Abel.

A partir de lo que decís, muy hermoso, se podría aun meterse a considerar la relación de conocer-amar.

Los conocimientos limitados, empíricos, no necesariamente llevan al amor... Pero el amor, siempre lleva a conocer más. Si es así, el amor es la vía del conocimiento. El conocimiento limitado que podamos tener del Amado, no limita el amor que podemos tenerle. El amor verdadero siempre nos lleva a conocer más y más al Amado.

El mandamiento de Jesús no es una frase bonita o romántica. Es la señal del camino real para ser unos con él y con el Padre. Y también el testimonio de ser suyos. (Jn 17)

Quizás la frase traída del catecismo, visto así, se debería leer invertida. En lugar de "conocer y amar", sería "amar y conocer". Y si tenemos en cuenta el sentido del "conocer" bíblico, podríamos encontrar nuevas pistas de lo que significa conocer y ser conocidos por Dios.

¿A quién iremos, Señor? Solo tú tienes palabras de vida eterna

id: 63158
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63158
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Maricruz (221.89.37.---) - 13-dic-2014, 11:42:05

En realidad creo que amor y conocimiento son como las dos caras de un mismo acto del ser.

Y es que cuando hablo de conocimiento de Dios, no me refiero al conocimiento intelectual, sino al conocimiento que aporta el vivir la fe y el amor. Este conocimiento es el que a mi parecer se aproxima a la luz divina en tanto puede ser "conocida" por el ser humano. Los conocimientos sobre las cosas de Dios que pueda tener el intelecto, siempre tienen su raíz en esa luz interior de la fe. La mente por si misma, ciertamente, no puede conocer a Dios, pero si que, iluminada por el conocimiento espiritual que la sobrepasa, puede estar movida y de más en más despierta hacia las cosas de Dios, en un constante "tender hacia Él". Y decir la mente..., quizá es más exacto decir que todo nuestro ser tenderá hacia su Señor, en un despertar constante de la consciencia, de "fe en fe", creciendo en el amor. El cap 17 de Juan, creo que dice con toda claridad, hasta qué punto es posible conocer a Dios en Cristo y por Cristo. Hasta qué punto es posible la unidad por el don del Espíritu Santo. Este Dios nuestro es el "totalmente otro" para quienes no hayan penetrado en el misterio de la mediación salvadora de Cristo, que nos dona el Espíritu, que nos conduce al Padre, que nos unifica con él y en él con el Padre.

Sin el espiritu de filiación todo sería un sueño, y quizas ni tan solo podríamos soñarlo a ese "totalmente otro" Dios. Pero en Cristo Cielo y Tierra se comunican. No creo que desvirtúe el absoluto de Dios el hecho de que él se nos haya acercado por la Encarnación del Hijo y haya querido revelarnos el nuevo nombre que no niega el anterior, sino que lo enriquece, el nombre de "Padre", del cielo, y al que Jesús nos propone que le digamos "Que se haga tu voluntad en la Tierra como en el Cielo. Dios no pierde nada estando con nosotros, manifestando su gloria... haciéndose presente en nuestras vidas de muchas maneras, nos sale al encuentro como Jesús a los discipulos de Emaus. Con Cristo, por Cristo y en Cristo....

¿A quién iremos, Señor? Solo tú tienes palabras de vida eterna

id: 63159
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63159
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Maite (95.123.61.---) - 13-dic-2014, 14:00:54

Abel, coincido con Maricruz, de rollo nada, muy al contrario, ha sido muy clarificador, y, de las palabras del Padre de la Iglesia, me quedaría con la que habla del amor, y, por una razón, el amor no entiende, más que de amar, no mira, en transcendencias, ni en pequeñeces, el amor, ama, y, desde ahí, se atreve en su condición de criatura, de dirigirse a su Dios, como si fuese un igual, aunque sepa que no lo es

Estoy con Maricruz, en su alusión al significado de la palabra, “conocer” en la Biblia, en ese “conocer”; que alude, al amor humano, y, su manifestación física, hombre, y, mujer son una sola carne, pero el hombre no deja de ser hombre, ni la mujer, mujer, y, ese amor es fecundo, y, no me refiero sólo a cuando, se produce la generación de un hijo, si no siempre, y, si no, malo, porque es otra cosa, pues bien, y, San Pablo, y, a su vez los místicos, lo tienen en cuenta, de hecho, Pablo, al hablar del Cuerpo místico, hace referencia a la unión esponsal, e incluso alude a la unión con una prostituta, para decir que el cristiano, no puede estar unido, al pecado

En otra parte, dice, ahora conozco sólo en parte, después conoceré como soy conocido, y, aunque pudiera parecer que se refiere, al conocimiento intelectual, no es así, si no del amor, el ser humano, esta llamado a unirse a Dios, sin dejar de ser lo que es, criatura, en cierto modo, ya lo esta, porque en Él vivimos, nos movemos, y, existimos, pero todavía no lo percibimos, no somos conscientes, cuando se de, que será lo que llamamos Cielo, será nuestra plenitud, sabremos, con ese saber de saborear, Quien es Él, quienes somos nosotros, y, será fecunda esa unión, como ya lo es ahora, la unión con Dios

Todos los místicos, los profetas Oseas, Amos, ven a Dios, como el esposo de Israel, del alma, de la Iglesia, yo, en vez del alma, prefiero decir del ser humano, el texto de Oseas

"La llevaré al desierto, le hablare al corazón…” es de lo más romántico

Claro que aquí en la tierra, pues empezamos, y, empezamos a intentar amar a Dios, dejando que los 3, se amen en nosotros, cumpliendo su voluntad, aceptándola, amando, a los otros, en realidad cuando amamos, es Dios quien ama, y, así poco a poco, vamos acercándonos a quien es Dios, acercándonos, pero estando siempre a distancia infinita, el conocer teórico, si tantos atributos, no lleva a nada, acaba por cansar, y, además al no ser Dios una creatura, es incomprobable.

Las criaturas es cierto, si uno tiene la mente, y, el corazón abierto, y, no es de ciudad, ciudad de estos que sólo pisan el campo para mancharlo, o, quemarlo, le lleva a plantearse que eso viene de algún lado, que alguien ha hecho las cataratas, pintar las rayas al tigre etc, y, esa maravilla que es el cuerpo humano, incluso admitiendo la evolución, Alguien tuvo que llevarlo, que guiarlo, y, que mantenerlo ahora, por otro lado, la conciencia del hombre, el que la tiene, porque ya vemos que no todos, fueron dotados con este don, no hay más que leer la prensa, también

Pero eso, no lleva a Dios, y, lo siento por Santo Tomás de Aquino, eso lleva, como mucho, a pensar que algo, o, alguien tiene que haber, una energía, pero la energía no se ama, ni se obedece, e incluso, a pensar, algún día la ciencia sabrá, el porque, si fuese tan patente, no habría ateos, claro que por otro lado, si uno llega a la conclusión del motor inmóvil, la causa incausada, la existencia de culto en todas las épocas del mundo, pues llega a un teismo, y, ser teísta, y, ser ateo, no tienen mucha diferencia, el ateo no sabe que hay Alguien que lo ama con locura, y, que esta muy cerca, dentro de él, el teísta, esta en la misma dirección, eso sí, ha descubierto, que el mundo no se creo sólo, pero la divinidad sólo le inspira, o, indiferencia, o miedo

Muy al contrario de lo que le sucede al creyente en el Dios único, y, aquí, vamos los hijos de Abraham, judíos, cristianos, e islámicos

Claro que el hombre no puede acercarse a Dios, es preciso que Dios lo haga

Yo si me enrolle

Un abrazo

Maite

“Mirad que vengo, y, traigo conmigo mi recompensa, dice El Señor”

id: 63254
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63254
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Maite (88.21.106.---) - 22-ene-2015, 11:34:30

La vida del hombre conocer y amar a Dios

Y, coincido con Abel, en que no se trata de un conocimiento, intelectual, ni físico, no es conocer, como se conoce por ejemplo un pueblo visitándolo, estudiándolo, o, como podemos conocer una forma química experimentándola

De hecho una analfabeta, puede tener más “conocimiento de Dios”, que un señor licenciado en teología, no es pues, cuanto se sabe, si no cuanto se ama

En la Biblia la palabra conocer, esta referida en un gran porcentaje, al amor humano físico, al amor entre hombre y mujer, y, es que el amor entre el hombre, y, la mujer que hace de los dos uno, y, no sólo físicamente, porque como dirían mis abuelas, eso también el can, y, la cadela( la perra); sino que son origen de una nueva relación, siempre claro que no estemos hablando sólo de sexo, pero lo de 2 en una carne, me parece, no va por ahí, va más lejos, ese amor, que esta llamado a ser fecundo, si también los esposos que no tienen hijos, son fecundos, pero esto va de Dios, y, el ser humano, la persona humana, y, es que el único modo, de conocer a Dios, es la unión con Él, no para desaparecer, como acontece en las religiones mistericas, no, si no para dejar que Dios se funda en nosotros, y, nosotros nos fundamos en Dios, pero siendo cada uno, lo que es, Dios, El Todo, nosotros, no la nada, si no la imagen del Todo

Dada la transcendencia de Dios, El que es, nosotros los que no somos, el Conocimiento de Dios es una utopia, Dios esta, muy por encima de nosotros, aunque también esta en nosotros, el único ser humano, donde esto, se da en una plenitud casi total; es Jesús, gracias a la Gracia de Unión, a la Unión hipostática con la 2ª Persona, que es Él mismo Jesús, los demás sólo por medio de Él, María incluida

Lo que los místicos califican de desposorio, desposorio místico

Naturalmente, si pensamos un poco, sabemos que aquí en la tierra, nunca podremos conocerlo, si tener muchos, muchísimos conocimientos teológicos, bíblicos, pero como nos recuerdan los Padres, después de hablar de Dios, siempre hemos de pedir perdón, por no haber dicho, la verdad, sin embargo, al volver a hablar, no podremos decir más que lo ya dicho

En el Cielo, seguiremos siendo creaturas, y, Dios seguirá siendo Dios; por lo tanto, tampoco podremos conocerlo, pero ya no seremos idiotas, y, nos alegrará, conocer a Jesús, y, en Jesús ver a Dios, porque es Él, único que nos da totalmente al Padre, y, con Él se da Él mismo, y, El Espíritu Santo, y, entonces lo que si sabremos, que somos hijos de Dios, porque seremos para siempre semejantes, al hombre Jesús

Un abrazo

Maite

“No tienen vino”

id: 63258
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63258
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Abel (81.203.151.---) - 22-ene-2015, 14:21:00

Maite, quité el segundo porque me pareció que era una duplicación del anterior, pero sin formatos. Si el que valía era el que quité avísame, que lo repongo.


-----------------
«Busca a Dios, entonces hallarás a Dios y todo lo bueno.» (M. Eckhard)

id: 63260
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63260
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Maite (2.138.128.---) - 23-ene-2015, 10:54:03

No, que va has hecho lo corecto, es que mi pc, esta más loco, que sus tocayos, los del PC

Un abrazo

Maite

"mi virus de la gripe, os mandan recuerditos"

id: 63297
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63297
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Carlos JBS (201.167.80.---) - 11-feb-2015, 04:26:45

¿Quién puede conocer a Dios de un modo intelectual y amarlo?, el verdadero conocer es personal, nadie jamás podra amar y conocer a Dios igual que tu, o igual que yo. Si existe una "misión" que haya que cumplir es la de DESEAR y ESCUCHAR, ya Dios hablara al corazón que tiene deseos de El, y se revelara como el quiera, de una manera única que no se puede poner en un catesismo. Lo conocere y amare mientras el se me revela personalmente... y de gozo ire a proclamarlo a la misa y juntos haremos el milagro de proclamar al mismo Dios que a su vez lo conocemos y amamos de maneras tan diferentes....

----------------

¿Quien eres? vale la pena una vida vivida con la pregunta sin terminarse de contestar, solo con pequeñas miradas, detalles, señales, aquí y allá, queriendo asomar aquello que es tan grande que no podría ser contenido por nada en el universo y aun así tan pequeño, velado, misterioso y complejamente bello.. en la sencillez de una amistad en un bar, del terror en un terremoto, del rigor de la ley, del amor de una madre, de la pasión de un amante, de la humildad de un niño, de la grandeza del único Dios que pude haber querido.

id: 63300
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_63300
Re: La vida del hombre en este mundo, conocer y amar a Dios
por: Abel (81.203.151.---) - 11-feb-2015, 09:23:11

El intelecto también es creado por Dios, por muchas gansadas que se hayan hecho (y se sigan haciendo) con esa creaturita que todos somos en nuestro interior.

El conocimiento (de Dios y de cualquier otra realidad) siempre implica una dimensión intelectual, lo que no quiere decir que se agote en ella, ni que sea el principal aspecto.

Pienso que uno comienza a conocer por una atracción que mana del objeto, y que es ya una forma, incipiente, imperfecta, de amor: no comenzamos cuando queremos conocer, sino cuando somos amados, llamados (no me refiero sólo a conocer a Dios, sino a todo, incluyendo a una mesa o una silla). El inicio del conocer es misterioso, porque viene de fuera, y no podemos saber por qué a mí y no a otro.

Sobre ese llamado, penetramos en el objeto, lo "leemos por dentro" (eso quiere decir originariamente la palabra "intelecto": que lee dentro -intus legere), nos hacemos uno con él (eso ya es unitivo, es amor!): "el intelecto se hace, en cierto modo, todas las cosas" (la frase es de Aristóteles, y le gustó a santo Tomás y la repitió mucho).

Al leerlo por dentro lo "traducimos" a nuestro ser, lo hacemos nuestro. Pero aquí sobreviene una cuestión: todo recipiente recibe según su propia forma de ser: si ponemos agua en un vaso, toma la forma del vaso, si la ponemos en una jarra, toma la forma de la jarra. Cuando conocemos adquirimos en cierto modo el ser del otro, pero según la forma de nuestro ser, así que en cierto modo también, deja de ser lo que es: al hacerlo nuestro lo perdemos.

Podemos detenernos ahí: es lo que pasa con el conocimiento de cosas inferiores a nosotros: perdemos interés.

Podemos entonces quedarnos con un vacío, con una sequedad en la boca: hemos querido conocer porque hemos sido atraídos por el amor, pero hemos en parte fracasado, nos hemos "comido" al amor, lo hemos hecho nuestro, y lo hemos perdido.

Sin embargo, si el amor estaba allí, vuelve a reclamarnos: «eh, mira que no me has conocido realmente, tengo más para darte»; y recomienza la rueda, pero en un nuevo nivel: ya no lo buscamos a ciegas, sino con señales (también con prevenciones y prejuicios) ciertas, con una «experiencia del amor». Esto pasa con el amor/conocimiento personal, incluso entre personas finitas: lo que tenemos para conocer/amar de los demás (y lo que tenemos para dar de conocer/amar nuestro), es infinito, aunque nosotros seamos finitos, porque es nuestra imagen de Dios en nosotros, nuestro núcleo más personal, desconocido incluso para nosotros mismos.

En ese cruce de llamados: los objetos que nos reclaman, las personas que nos reclaman, y a las cuales reclamamos... también Dios nos llama, es decir, nos ama, para conocerlo. También él es incorporado y desfigurado; pero en el extremo d ela desazón, cuando nos los hemos transformado a nuestra imagen, cuando nos lo hemos "comido", ¡resulta que también era comida!

***

A veces queremos desprendernos del conocer como dinamismo del amor, ¡tanto nos traiciona ese "conocer" que con frecuencia termina en manipular! y queremos un amor a espaldas del conocer: pero conocer y amar, o mejor dicho el conocer amante es la persona misma.

Cuando dices, Carlos, que "el verdadero conocer es personal" estoy completamente de acuerdo, mientras no deseches con ello aspectos del conocer que son -al menos para mí, dentro de mi experiencia del conocer- parte integrante del amor (del amor tal como lo experiemento, se entiende). En estos caminos personales entran sentimientos informes, pero también un conocer en el lenguaje, a través del pensamiento, de las ideas, de los libros...

[Pd: qué bueno que te das una vuelta por aquí...]


-----------------
«Busca a Dios, entonces hallarás a Dios y todo lo bueno.» (M. Eckhard)

Nuevo mensaje en el foro Teología
título:
autor:
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa