Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Foros: Mil nombres para Dios
tema: «Enciclica de la Iglesia Ortodoxa, conclusión del Sinodo»
Arte - Familia - Hoy en la Iglesia - La voz del Espíritu - Mil nombres para Dios - Temas de Biblia - Teología - Zona Periscopio - Zona Café
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Temas:
mensajes por página:
por Maite (26-ene-2017 - último: 31-ene-2017, 10:44:04)
por Maite (25-ene-2017 - último: 25-ene-2017, 19:19:05)
por Maite (24-ene-2017)
por Maite (23-ene-2017 - último: 23-ene-2017, 12:34:42)
por Maite (22-ene-2017 - último: 23-ene-2017, 10:18:33)
por Maite (21-ene-2017)
por Abel (09-ene-2017 - último: 20-ene-2017, 14:17:02)
por Maite (17-ene-2017 - último: 20-ene-2017, 12:20:00)
por Maite (20-ene-2017)
por Maite (19-ene-2017)
por Maite (18-ene-2017)
por Maite (11-ene-2017)
por Maite (25-ago-2016 - último: 05-oct-2016, 09:18:51)
por Maite (26-jul-2016 - último: 02-ago-2016, 18:57:35)
por Maite (02-jul-2016 - último: 26-jul-2016, 10:25:27)
por Maite (03-jul-2016)
por Maite (02-jul-2016)
por Maite (02-jul-2016)
por Maite (02-jul-2016)
por Maricruz (26-may-2016 - último: 01-jul-2016, 11:06:37)
por Maite (24-jun-2016)
por Maite (24-jun-2016)
por Maite (10-jul-2007 - último: 16-may-2016, 22:32:33)
por Maricruz (12-ene-2007 - último: 09-may-2016, 21:13:58)
por Maite (04-abr-2016 - último: 26-abr-2016, 07:52:00)
por Maricruz (24-jul-2015 - último: 10-abr-2016, 09:58:20)
por Maite (23-ene-2016 - último: 22-feb-2016, 14:42:55)
por Maite (22-ago-2015 - último: 26-dic-2015, 19:11:52)
por Abel (22-sep-2015 - último: 01-oct-2015, 11:08:38)
por Maite (27-ago-2015)
por Maite (08-ago-2015 - último: 08-ago-2015, 14:55:25)
por Maite (17-mar-2015 - último: 21-jul-2015, 12:28:11)
por Maite (06-jun-2015)
por Maite (02-jun-2015)
por Maite (16-may-2015)
por Maite (14-may-2015)
por Maite (12-may-2015)
por Maite (12-feb-2015 - último: 05-may-2015, 09:55:42)
por Abel (23-feb-2015 - último: 24-mar-2015, 10:17:22)
por Maite (10-mar-2015)
por Maite (10-mar-2015)
por Maite (10-mar-2015)
por Maite (03-mar-2015 - último: 07-mar-2015, 13:17:45)
por Maite (02-mar-2015 - último: 07-mar-2015, 13:10:02)
por Maite (10-feb-2015 - último: 28-feb-2015, 13:46:45)
por Maite (23-dic-2014 - último: 03-feb-2015, 12:14:20)
por Maite (23-dic-2014)
por Maricruz (23-sep-2014 - último: 24-sep-2014, 19:09:57)
por Maricruz (29-oct-2006 - último: 02-jul-2014, 12:11:28)
por Invitado (i) (22-dic-2013 - último: 26-dic-2013, 11:29:04)
por pablo (29-sep-2005 - último: 22-dic-2013, 12:24:36)
por Maricruz (27-may-2007 - último: 22-dic-2013, 00:05:32)
por Ruth (i) (13-dic-2012 - último: 08-feb-2013, 16:54:09)
por Abel (10-feb-2012 - último: 10-oct-2012, 12:03:56)
por Maite (19-ene-2012 - último: 06-feb-2012, 17:58:24)
por Maite (21-ene-2012 - último: 21-ene-2012, 18:58:45)
por Gerard (07-nov-2010 - último: 17-nov-2010, 09:46:58)
por Abel (07-sep-2010 - último: 12-oct-2010, 21:39:51)
por Maite (25-jul-2008 - último: 09-oct-2010, 00:06:59)
por Maite (16-may-2010 - último: 06-jul-2010, 23:03:18)
por Maite (17-nov-2009 - último: 16-may-2010, 18:02:22)
por Abel (21-abr-2010 - último: 22-abr-2010, 21:16:50)
por jorge333 (07-sep-2007 - último: 23-nov-2009, 20:26:03)
por Abel (02-ago-2008 - último: 22-nov-2009, 14:14:18)
por Gerard (07-jul-2009 - último: 21-nov-2009, 20:38:14)
por Gerard (13-oct-2008 - último: 21-nov-2009, 20:35:35)
por Gerard (02-oct-2008 - último: 21-nov-2009, 18:57:46)
por Abel (02-sep-2009 - último: 19-sep-2009, 17:01:09)
por Kanbei (07-ene-2009 - último: 10-ene-2009, 05:23:39)
Wicca (63)
por Angel Undómion (i) (28-may-2007 - último: 21-ago-2008, 04:29:50)
por Maru Courtney (29-ago-2003 - último: 10-jun-2008, 19:15:12)
por Maite (17-may-2008)
por Kim Pérez (15-ago-2007 - último: 23-ago-2007, 07:03:49)
por Isaías (07-may-2007 - último: 10-may-2007, 14:15:35)
por Kim Pérez (08-dic-2006 - último: 02-may-2007, 14:12:13)
por Kim Pérez (16-feb-2007 - último: 02-may-2007, 13:34:18)
por Maricruz (13-abr-2007 - último: 24-abr-2007, 10:53:26)
por Toñi (08-feb-2007)
por Maricruz (29-ene-2007 - último: 07-feb-2007, 18:35:44)
por Maricruz (25-ene-2006 - último: 22-ene-2007, 23:21:22)
por hopla (17-ene-2007 - último: 17-ene-2007, 22:38:35)
por Kim Pérez (14-ene-2007 - último: 14-ene-2007, 13:54:23)
por Maricruz (27-dic-2006 - último: 07-ene-2007, 04:44:33)
por Carlos JBS (30-dic-2006 - último: 01-ene-2007, 02:30:45)
por Kim Pérez (28-dic-2006 - último: 29-dic-2006, 17:21:22)
por Kim Pérez (25-dic-2006 - último: 27-dic-2006, 23:45:37)
Lutero (2)
por Maricruz (26-dic-2006 - último: 26-dic-2006, 17:06:17)
por pedro3 (14-dic-2006 - último: 19-dic-2006, 07:51:49)
por Maricruz (16-dic-2006 - último: 17-dic-2006, 07:30:56)
por Kim Pérez (14-nov-2006 - último: 14-dic-2006, 03:41:23)
id: 64236
permalink del tema entero: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_64236
Enciclica de la Iglesia Ortodoxa, conclusión del Sinodo
por: Maite (79.151.5.---) - 26-jul-2016, 10:11:12

SANTO Y GRAN CONCILIO DE LA IGLESIA ORTODOXA

CRETA: 19 al 27 junio 2016

A. Encíclica del Santo y Gran Concilio de la Iglesia Ortodoxa

ENCÍCLICA

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo

Dirigimos un himno de acción de gracias al Dios adorado en la Trinidad, que nos ha permitido reunirnos en estos días de Pentecostés en la isla de Creta, santificada por el apóstol Pablo de las naciones y su discípulo Tito, "verdadero hijo en la fe que nos es común" (Tit 1,4) y terminar, bajo la inspiración del Espíritu Santo, los trabajos del Santo y Gran Concilio de nuestra Iglesia Ortodoxa, convocado por Su Toda Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé con el acuerdo de Sus Beatitudes los Primados de las santísimas Iglesias ortodoxas autocéfalas para gloria de su bendito Nombre y provecho del pueblo de Dios y del mundo entero, confesando con el divino Pablo: "Así pues, que nos vean como a servidores de Cristo y dispensadores de los misterios de Dios" (1 Cor 4,1).

El Santo y Gran Concilio de la Iglesia una, santa, católica y apostólica constituye un testimonio auténtico de la fe en el Cristo Dios-hombre, Hijo unigénito y Verbo de Dios que, por su Encarnación, toda su obra en la tierra, su Sacrificio sobre la Cruz y su Resurrección ha revelado al Dios trinitario como Amor infinito. Así pues, con una sola voz y un solo corazón dirigimos, en concilio, la palabra de "nuestra esperanza" (cf. 1 Pe 3,15) no solo a los fieles de nuestra santísima Iglesia, sino también a todos aquellos "que estaban antes alejados y que se han acercado" (Ef 2,13). "Nuestra esperanza" (1 Tim 1,2), el Salvador del mundo, fue revelado como "Dios con nosotros" (Mt 1,23) y como "Dios por nosotros" (Rom 8,32) "que quiere que todos los hombres se salven y alcancen el conocimiento de la verdad" (1 Tim 2,4). Proclamamos el amor sin esconder los beneficios, conscientes de las palabras del Señor: "el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" (Mt 24,35). En el gozo anunciamos la palabra de la fe, de la esperanza y del amor, esperando "el día que no tendrá ocaso, ni mañana ni fin" (Basilio el Grande, 'Homilías sobre el Hexamerón' II, PG 29, 52, SC 26bis, p. 185). El hecho de que nuestra ciudadanía esté "en los cielos" no debilita, sino que fortalece nuestro testimonio en el mundo.

En esto nos conformamos a la tradición de los Apóstoles y de nuestros Padres, que anunciaban a Cristo y la experiencia salvadora de la fe de la Iglesia, haciendo teología con el objeto de "atrapar en las redes" (según el espíritu de apostolado) a los humanos de nuestro tiempo, para transmitirles el Evangelio de la libertad en Cristo (cf. Gal 5,1). La Iglesia no vive para sí misma. Se ofrece a la humanidad entera para la elevación y la renovación del mundo en unos cielos nuevos y una tierra nueva (cf. Ap 1,21). Así pues, da el testimonio evangélico y comparte los dones que Dios dispensó a la humanidad: su amor, la paz, la justicia, la reconciliación, la fuerza de la Resurrección y la esperanza de la eternidad.

***

I. La Iglesia como cuerpo de Cristo, icono de la Santa Trinidad

1. La Iglesia una, santa, católica y apostólica es la comunión divino-humana a imagen de la Santa Trinidad; la pregustación y la experiencia de las cosas últimas vivida en la divina Eucaristía; la revelación de la gloria de las cosas venideras; como Pentecostés permanente, la voz profética que no se calla jamás en el mundo; la presencia y el testimonio del Reino de Dios "venido con poder" (Mc 9,1). Como cuerpo de Cristo, la Iglesia "reúne" (cf. Mt 23,37), transfigura y alimenta al mundo con "agua que se convierte en él en una fuente que salta hasta la vida eterna" (Jn 4,14).

2. La tradición apostólica y patrística, obedeciendo a las palabras del Señor y fundador de la Iglesia durante la Santa Cena con sus discípulos, instituyendo el sacramento de la divina Eucaristía, ha puesto de relieve el atributo de la Iglesia como "cuerpo de Cristo" (Mt 25,26; Mc 14,22; Lc 22,19; 1 Cor 10,16-17;11,23-29). Ella siempre lo asoció al misterio de la Encarnación del Hijo y Verbo de Dios, del Espíritu Santo y de la Virgen María. En este espíritu, siempre ha puesto el acento en la relación indefectible, tanto entre el misterio de la divina economía en Cristo y el de la Iglesia, como entre el misterio de la Iglesia y el sacramento de la divina Eucaristía, asegurado sin cesar en la vida sacramental de la Iglesia por la operación del Espíritu Santo.

La Iglesia ortodoxa, fiel a esta tradición apostólica y experiencia sacramental unánime, es la continuidad auténtica de la Iglesia una, santa, católica y apostólica tal y como es confesada en el Credo y confirmada por la enseñanza de los Padres de la Iglesia. De esta manera, siente la enorme responsabilidad que le incumbe, que consiste no solo en hacer vivir al pléroma esta experiencia auténtica, sino también en dar a la humanidad testimonio creíble de la fe.

3. En su unidad y su catolicidad, la Iglesia ortodoxa es la Iglesia de los Concilios desde la Asamblea de los Apóstoles en Jerusalén (Hch 15,5-29). La Iglesia es en sí misma un Concilio establecido por Cristo y guiado por el Espíritu Santo, según la palabra apostólica: "El Espíritu Santo y nosotros hemos decidido" (Hch 15,28). Mediante los Concilios ecuménicos y locales, la Iglesia anunció y anuncia el misterio de la Santa Trinidad, revelado por la Encarnación del Hijo y Verbo de Dios. El trabajo conciliar continúa sin interrupción en la historia mediante los concilios más recientes que poseen una autoridad universal, sobre todo el Gran Concilio (879-880) convocado por Focio, Patriarca de Constantinopla; los convocados en la época de San Gregorio Palamás (1341, 1351, 1368), donde fue confirmada la verdad de la fe, sobre todo acerca de la participación del hombre en las energías divinas increadas y la procesión del Espíritu Santo; y los Santos y Grandes Concilios reunidos en Constantinopla: el de 1484 para rechazar el concilio unionista de Florencia (1438-1439), los de los años 1638, 1642, 1672 y 1691 para rechazar las tesis protestantes, y el de 1872 para condenar el etnofiletismo como herejía eclesiológica.

4. Fuera del cuerpo de Cristo "que es la Iglesia" (cf. Ef 1,23; Col 2,17), la santidad es inconcebible. La santidad emana del único Santo; para el hombre se trata de participar en la santidad de Dios en la "comunión de los Santos", según la afirmación del sacerdote durante la Divina Liturgia: "lo Santo para los Santos" y la respuesta de los fieles: "Solo uno es Santo, solo uno es Señor, Jesucristo, para la gloria de Dios Padre. Amén". En este espíritu, Cirilo de Alejandría subraya también a propósito de Cristo: "Siendo él mismo Dios por naturaleza, [...] es santificado a causa de nosotros en el Espíritu Santo. [...] Ha hecho esto para nosotros, no para sí mismo, para que de Él y mediante Él, habiendo recibido primero el principio de la santificación, la gracia de la santificación pueda desde entonces pasar a la humanidad..." ('Comentario sobre el Evangelio de San Juan', 11. PG 74,548). Por consiguiente, según San Cirilo, Cristo es nuestra "persona común" mediante la recapitulación en su propia humanidad de la naturaleza humana entera: "todos nosotros estábamos en Cristo, y la persona común de la humanidad es regenerada en Él" ('Comentario sobre el Evangelio de San Juan', 11. PG 73,161). Por eso Él es también la única fuente de santificación de la humanidad. En este espíritu, la santidad es la participación de la humanidad en el misterio de la Iglesia y también a través de sus santos sacramentos, siendo el centro la divina Eucaristía como "sacrificio vivo, santo y agradable a Dios" (cf. Rom 12,1). "¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada? Según está escrito: Por tu causa nos degüellan cada día, nos tratan como a ovejas de matanza. Pero en todo esto somos más que vencedores por aquel que nos ha amado" (Rom 8,45-37). Los Santos encarnan la identidad escatológica de la Iglesia en tanto que acción de gracia permanente ante el Trono terrestre y celeste del Rey de gloria, figura del Reino de Dios.

5. La Iglesia ortodoxa universal está compuesta por catorce Iglesias autocéfalas locales, reconocidas a escala panortodoxa. El principio de autocefalía no puede operar en detrimento del principio de catolicidad y de unidad de la Iglesia. Consideramos, pues, que la creación de las Asambleas episcopales en la diáspora ortodoxa, compuestas por los obispos canónicos reconocidos que siguen dependiendo de las jurisdicciones canónicas de las que dependen actualmente constituye un paso adelante importante con vistas a su organización canónica, y que su funcionamiento regular garantiza el respeto del principio eclesiológico de conciliaridad.

II. La misión de la Iglesia en el mundo

6. El apostolado y el anuncio del Evangelio -o sea, la acción misionera- pertenece al núcleo de la identidad de la Iglesia: se trata de guardar el mandamiento del Señor y conformarse a él: "Id pues y haced discípulos de todas las naciones" (Mt 28,19). Es el "soplo de vida" que la Iglesia dispensa a la sociedad humana y que 'eclesializa' al mundo a través del establecimiento de nuevas Iglesias locales. En este espíritu, los creyentes ortodoxos son y deben ser apóstoles de Cristo en el mundo. Este apostolado debe cumplirse, no de manera agresiva, sino libremente, en el amor y el respeto hacia la identidad cultural de los individuos y los pueblos. Todas las Iglesias ortodoxas deben participar en este esfuerzo respetando debidamente la disciplina canónica.

La participación en la divina Eucaristía es fuente de ardor apostólico para evangelizar al mundo. Participando en la divina Eucaristía y orando en la Santa asamblea por toda la tierra habitada, somos llamados a prolongar la "liturgia después de la Divina Liturgia"; a testimoniar la verdad de nuestra fe ante Dios y los hombres; a compartir los dones de Dios con la humanidad entera; todo esto, obedeciendo el mandamiento claro del Señor antes de su Ascensión: "Entonces seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra" (Hch 1,8). Las palabras pronunciadas antes de la divina Comunión -"El Cordero de Dios que es fraccionado y compartido es fraccionado pero no dividido, y siempre es alimento inagotable que santifica a los que de él comulgan"- sugiere que Cristo, como "cordero de Dios" (Jn 1,29) y "alimento de vida" (Jn 6,48), nos es ofrecido como amor eterno que nos une a Dios y los unos a los otros. También nos enseñan a compartir los dones de Dios y a ofrecernos a nosotros mismos por todos a la manera de Cristo.

La vida de los cristianos es testimonio irrefutable de la renovación de todo en Cristo: "Del mismo modo, si alguien está en Cristo, nueva criatura es. Lo viejo ha pasado, lo nuevo ha comenzado" (2 Cor 5,17). Es una llamada lanzada a la humanidad para participar personalmente, con total libertad, en la vida eterna, en la gracia de nuestro Señor Jesucristo y en el amor de Dios Padre, para vivir en la Iglesia la comunión del Espíritu Santo: "Buscando el misterio de la salvación de buen grado y no por la fuerza" (Máximo el Confesor, PG 90,880). La reevangelización del pueblo de Dios en las sociedades contemporáneas secularizadas, así como la evangelización de los que aún no conocen a Cristo, es para la Iglesia un deber ininterrumpido.

III. La familia, icono del amor de Cristo por su Iglesia

7. La Iglesia ortodoxa considera la unión indefectible entre un hombre y una mujer en el amor "un gran misterio... el de Cristo y la Iglesia" (Ef 5,32), y se interesa por la familia que de ella resulta. Esta es la única garantía para el nacimiento y la educación de los hijos según el plan de la divina economía en tanto que "pequeña Iglesia" (San Juan Crisóstomo, 'Comentario sobre la Epístola a los Efesios', 20, PG 62,143), aportándole el apoyo pastoral necesario.

La crisis contemporánea del matrimonio y de la familia surge de la crisis de la libertad, que se ve reducida a una realización del propio yo con vistas a la búsqueda de la felicidad y queda, pues, asimilada a una fatuidad, autarquía y autonomía individual; se pierde así el carácter sacramental de la unión del hombre y de la mujer, y se olvida el 'ethos' sacrificial del amor. La sociedad secularizada de nuestros días aborda el matrimonio bajo criterios puramente sociológicos y pragmáticos, considerándolo una simple forma de relación entre tantas otras, reivindicando el derecho legal a beneficiarse de una garantía institucional.

El matrimonio es un taller de vida en el amor alimentado por la Iglesia y un don incomparable de la gracia de Dios. La "mano poderosa" del Dios "unificador" "invisiblemente presente une a los cónyuges" al Cristo y entre sí. Las coronas que se colocan sobre la cabeza de los esposos en la celebración del sacramento hacen referencia al sacrificio y a la dedicación a Dios y al de los esposos entre sí. Sugieren también la vida del Reino de Dios, revelando la referencia escatológica del misterio del amor.

8. El Santo y Gran Concilio se dirige con un amor y ternura particulares a los niños y a todos los jóvenes. Entre las múltiples definiciones contradictorias acerca de la infancia, nuestra santísima Iglesia subraya las palabras de nuestro Señor: "si no os convertís y os hacéis como los niños pequeños, no entraréis en el Reino de los Cielos" (Mt 18,3), y "quien no acoge el Reino de Dios como un niño, no entrará en él" (Lc 18,17), como nuestro Salvador dijo a propósito de los que "impiden" (cf. Lc 18,16) a los niños ir a Él y a propósito de los que los "escandalizan" (Mt 18,6).

La Iglesia no ofrece a la juventud solamente "ayuda", sino la "verdad" de la vida nueva divino-humana en Cristo. La juventud ortodoxa debe tomar conciencia de que es portadora de una tradición de la Iglesia ortodoxa multisecular y bendecida y al mismo tiempo continuadora de esta tradición que hay que preservar con valentía y cultivar con fuerza los valores eternos de la Ortodoxia para ofrecer un testimonio cristiano vivificante. De esta juventud surgirán los futuros servidores de la Iglesia de Cristo. Así pues, los jóvenes no son únicamente el "futuro" de la Iglesia, sino también la expresión activa de su vida al servicio del hombre y de Dios en el presente.

IV. La educación en Cristo

9. En nuestros días, el campo de la formación y de la educación se ven sacudidos por controversias acerca, no solo del contenido y los objetivos de la educación, sino también de la nueva percepción de la infancia, del papel del maestro y del alumno, así como del de la escuela moderna. Ya que la educación concierne, no solo a lo que es el hombre, sino a lo que debe ser y la medida de su responsabilidad, es evidente que la imagen que nos formamos del hombre y del sentido de su existencia determinan también nuestro punto de vista acerca de su educación. Individualista, secularizado y solo buscando la felicidad, el sistema educativo hoy dominante, cuyas consecuencias sufre la nueva generación, también preocupa a la Iglesia ortodoxa.

La educación ocupa el centro de la solicitud pastoral de la Iglesia, no solo de cara a la cultura intelectual, sino también a la edificación y al desarrollo del ser humano en su conjunto en tanto que entidad psicosomática y espiritual, según el trinomio "Dios, hombre, mundo". En su discurso catequético, la Iglesia ortodoxa llama afectuosamente al pueblo de Dios, y sobre todo a la juventud, a participar consciente y activamente en la vida de la Iglesia, cultivando en ella "la aspiración perfecta" a la vida en Cristo. Así, el pléroma cristiano encuentra en la comunión divino-humana de la Iglesia un apoyo existencial para vivir la perspectiva pascual de la deificación por gracia.

V. La Iglesia frente a los desafíos contemporáneos

10. La Iglesia de Cristo se enfrenta hoy a manifestaciones extremas e incluso provocadoras del secularismo, inherentes a las evoluciones políticas, culturales y sociales del mundo moderno. Un elemento fundamental del secularismo fue y sigue siendo la idea de sustraer totalmente al ser humano de Cristo y de la influencia espiritual de la Iglesia, asimilando arbitrariamente a esta con el conservadurismo y pasando por alto la historia, alegando que sería un obstáculo para el progreso y la evolución. En nuestras sociedades secularizadas, cortadas de sus raíces espirituales, el hombre confunde su libertad y el sentido de su vida con una autonomía absoluta, con una liberación respecto de su destino eterno; esto produce toda una serie de malentendidos e interpretaciones falaces de la tradición cristiana. Así, la libertad en Cristo que proviene de lo alto y el progreso que conduce "al estado de adulto, a la medida de Cristo en su plenitud" (Ef 4,13) son considerados frenos a las disposiciones autosalvadoras del ser humano. El amor dispuesto al sacrificio es juzgado incompatible con el individualismo, y el carácter ascético del 'ethos' cristiano un desafío intolerable contra la búsqueda de la felicidad individual.

Asimilar la Iglesia a un conservadurismo irreconciliable con el progreso de la civilización es una alegación arbitraria y abusiva, pues la conciencia nacional de los pueblos cristianos lleva la marca indeleble de la contribución secular de la Iglesia, no solo en su patrimonio cultural, sino también en el sano desarrollo de la civilización secular en general, puesto que Dios ha hecho al hombre gerente de la creación divina, asociado a su obra. En lugar del "hombre-Dios" contemporáneo, la Iglesia ortodoxa afirma el "Dios-hombre" como medida de todo: "No hablamos de hombre deificado, sino de Dios hecho hombre" (Juan Damasceno, 'Exposición de la fe ortodoxa', 3,2, PG 94,988). Expone la verdad de la fe salvadora del Dios-hombre y su Cuerpo, la Iglesia, en tanto que lugar y modo de vida en libertad. Permite "confesar la verdad en el amor" (cf. Ef 4,15) y participar también, ya sobre la tierra, de la vida del Cristo resucitado. El carácter divino-humano de la Iglesia, "que no es de este mundo" (Jn 18,36), que alimenta y dirige su presencia y su testimonio "en el mundo", le prohíbe conformarse al mundo (cf. Rom 12,2).

11. El desarrollo actual de las ciencias y de la tecnología está cambiando nuestra vida. Todo lo que engendra un cambio en la vida humana exige que hagamos prueba de discernimiento, pues, más allá de los importantes beneficios -por ejemplo, los que facilitan la vida cotidiana, los que permiten tratar enfermedades antiguamente incurables e ir más lejos en la investigación espacial-, también nos enfrentamos a los aspectos negativos del progreso científico: riesgos como la manipulación de la libertad humana, la instrumentalización del ser humano, la pérdida gradual de preciosas tradiciones, la degradación e incluso destrucción del medio ambiente.

Por su propia naturaleza, la ciencia no dispone desgraciadamente de los medios necesarios para prevenir o curar un buen número de problemas que genera directa o indirectamente. El conocimiento científico no moviliza la voluntad moral del ser humano que, conociendo sus riesgos, sigue actuando como si no se le hubiera advertido. Sin una visión espiritual es imposible dar respuestas a los graves problemas existenciales y éticos del ser humano ni al sentido eterno de su vida y del mundo.

12. En nuestros días, los impresionantes progresos efectuados en el campo de la biología, la genética y la neuropsicología del cerebro suscitan un entusiasmo generalizado. Se trata de conquistas científicas cuyo abanico de aplicaciones es susceptible de generar dilemas antropológicos y éticos graves. El uso incontrolado de la biotecnología, que interviene en el principio, el transcurso y el fin de la vida, compromete la verdadera plenitud de esta. Por primera vez en su historia, el hombre se entrega a experimentos extremos y peligrosos para su propia naturaleza. Se arriesga a transformarse en un mero eslabón biológico, en unidad social o en aparato de pensamiento controlado.

La Iglesia ortodoxa no podría quedar al margen del debate acerca de cuestiones antropológicas, éticas y existenciales de tal importancia. Se apoya en los criterios dictados por Dios para demostrar la actualidad de la antropología ortodoxa frente al derrumbe contemporáneo de los valores. Nuestra Iglesia puede y debe manifestar en el mundo su conciencia profética en Jesucristo, que en la Encarnación asumió toda la condición humana y que es el modelo absoluto de la restauración del género humano. Afirma que la vida del ser humano es sagrada y que posee el atributo de persona desde su concepción. Nacer es el primer derecho humano. La Iglesia, en tanto que comunión divino-humana en el seno de la cual todo hombre es una entidad única destinada a comulgar personalmente con Dios, resiste a todo intento de reducir al ser humano al estado de objeto, a transformarlo en dato mesurable. Ningún éxito científico está autorizado a atentar contra la dignidad y el destino divino del hombre. El ser humano no está únicamente determinado por sus genes.

Sobre esta base se funda la Bioética desde el punto de vista ortodoxo. En una época de imágenes contradictorias del hombre, frente a concepciones seculares, autónomas y reductoras, la Bioética ortodoxa afirma la creación a imagen y semejanza de Dios y el destino eterno del ser humano. Contribuye así a enriquecer el debate filosófico y científico acerca de las cuestiones bioéticas aportando la antropología bíblica y la experiencia espiritual de la Ortodoxia.

13. En una sociedad mundial basada en el "tener" y el individualismo, la Iglesia ortodoxa universal propone la verdad de la vida en Cristo y según Cristo, libremente encarnada en la vida cotidiana de todo ser humano mediante su trabajo cumplido "hasta la tarde" (Sal 103,23) con el cual este se convierte en colaborador del Padre eterno, "pues trabajamos juntos en la obra de Dios" (1 Cor 3,9) y de su Hijo ("Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo también trabajo", Jn 5,17). La gracia de Dios santifica todas las obras del hombre que coopera con Dios, elevando en ellos la afirmación de la vida y comunión humana. En este contexto se sitúa también la ascesis cristiana, radicalmente diferente a todo ascetismo dual que aísla al ser humano de la sociedad y de su prójimo. La ascesis cristiana y la templanza, que unen al hombre a la vida sacramental de la Iglesia, no pertenecen únicamente a la vida monástica, sino que son atributos de la vida cristiana en todas sus manifestaciones, un testimonio tangible de la presencia del espíritu escatológico en la existencia bendita de los fieles ortodoxos.

14. Las raíces de la crisis ecológica son espirituales y morales. Están inscritas en el corazón de todo ser humano. A lo largo de los últimos siglos, esta crisis se agrava a causa de numerosas brechas generadas por las pasiones humanas como la codicia, la avidez, la concupiscencia, el egoísmo, el espíritu de depredación y sus influencias en el planeta como por ejemplo el cambio climático que ya amenaza seriamente al medio ambiente, nuestra "casa" común. La ruptura de la relación entre el hombre y la naturaleza es una aberración respecto del verdadero uso de la creación de Dios. Para resolver el problema ecológico sobre la base de los principios de la tradición cristiana, no solo hay que hacer penitencia por el pecado de explotar a ultranza los recursos naturales del planeta, es decir, cambiar radicalmente de mentalidad, sino también practicar la ascesis como antídoto contra el consumismo, contra el culto de las necesidades y contra el sentimiento de posesión. Esto presupone también la inmensa responsabilidad que nos incumbe de legar a las generaciones futuras un medio ambiente viable y usarlo según la voluntad y la bendición de Dios. En los sacramentos la creación es afirmada y el hombre animado a actuar como ecónomo, guardián y "oficiante" de esta, presentándosela al Creador como acción de gracias -"Lo que es tuyo, lo que proviene de ti, te lo ofrecemos en todo y por todo"- y cultivando una relación eucarística con la creación. Esta visión ortodoxa evangélica y patrística atrae también nuestra atención sobre los aspectos sociales y las influencias trágicas que representa la destrucción del medio ambiente.

VI. La Iglesia frente a la globalización, la violencia como fenómeno extremo y la inmigración.

15. La teoría contemporánea de la globalización, impuesta silenciosamente y propagada rápidamente, provoca fuertes sacudidas en la economía y la sociedad a escala mundial. La globalización impuesta ha generado nuevas formas de explotación sistemática y de injusticia social. Ha planificado la eliminación gradual de los obstáculos que representan las tradiciones nacionales, religiosas, ideológicas y otras. Ha conducido al debilitamiento con vistas a la desestructuración de las conquistas sociales en nombre de la reconstrucción de la economía mundial, que se supone necesaria, aumentando así la brecha entre los ricos y los pobres, dinamitando la cohesión social de los pueblos y reavivando numerosos focos de tensión internacional.

Frente al proceso de homogeneización reductora e impersonal promovido por la globalización, y también frente a las aberraciones del etnofiletismo, la Iglesia ortodoxa propone proteger la identidad de los pueblos y reforzar el carácter local. Como modelo alternativo para la unidad de la humanidad, propone su organización estructurada, basada en la igualdad de valor de las Iglesias locales. La Iglesia se opone a la amenaza provocadora que pesa hoy sobre el individuo y las tradiciones culturales de los pueblos que encierra la globalización; se opone también al principio según el cual la economía posee su propia ley o "economismo", es decir, que la economía emancipada de las necesidades vitales del ser humano se transforma en un fin en sí misma. Propone, pues, una economía duradera, fundada sobre los principios del Evangelio. Poniendo en el centro la palabra del Señor: "No solo de pan vive el hombre" (Lc 4,4), no asocia el progreso del género humano solo a la mejora del nivel de vida o de desarrollo económico en detrimento de los valores espirituales.

16. La Iglesia no se mezcla en política en el sentido estricto del término. Sin embargo, su testimonio es esencialmente político en tanto que preocupación por el ser humano y por su libertad espiritual. Su palabra es bien distinta y siempre tendrá un deber de intervención a favor del ser humano. Las Iglesias ortodoxas locales son hoy llamadas a establecer una nueva relación armoniosa con el Estado de derecho en el nuevo contexto de las relaciones internacionales, conforme a la afirmación bíblica: "Dad, pues, al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios" (Mt 22,21). Esta cooperación debe salvaguardar la singularidad de la Iglesia y la del Estado y asegurar su franca cooperación en beneficio de la única dignidad humana de la que emanan los derechos humanos, y garantizar también la justicia social.

Los derechos humanos están hoy en el centro de la política en tanto que respuesta a las actuales crisis y revueltas sociales y políticas, y están destinados a proteger la libertad del individuo. La Iglesia ortodoxa considera críticamente los derechos humanos por el temor de que el derecho individual degenere en individualismo y en movimiento reivindicativo de derechos. Tal aberración es perjudicial para el contenido comunitario de la libertad, pues transforma arbitrariamente los derechos en reivindicaciones individuales de búsqueda de la felicidad, confunde libertad y laxismo del individuo y erige esta licencia en "valor universal" que mina los fundamentos de los valores sociales, de la familia, de la religión, de la nación y amenaza valores éticos fundamentales.

La percepción ortodoxa del hombre se opone, pues, tanto a la apoteosis arrogante del individuo y de sus derechos como a la humillación de la persona humana aplastada en las actuales y gigantescas estructuras económicas, sociales, políticas y comunicativas. La tradición de la Ortodoxia es para el hombre una fuente inagotable de verdades vitales. Nadie ha honrado y cuidado tanto al ser humano como Cristo y su Iglesia. La protección del principio de libertad religiosa bajo desde todas sus perspectivas es un derecho fundamental, es decir, la libertad de conciencia, de fe, de culto, y todas las manifestaciones individuales y colectivas de la libertad religiosa, incluido el derecho de todo creyente a practicar libremente sus deberes religiosos sin injerencia de ningún tipo por parte de los poderes públicos, así como la libertad de enseñar públicamente la religión y asegurar las condiciones de funcionamiento de las comunidades religiosas.

17. Hoy en día vivimos un recrudecimiento de la violencia en nombre de Dios. Las exacerbaciones fundamentalistas en el seno de las religiones amenazan con hacer valer la idea de que el fundamentalismo pertenece a la esencia del fenómeno religioso. La verdad es que, en tanto que "celo, aunque no según un conocimiento adecuado" (Rom 10,2), el fundamentalismo constituye una manifestación mortífera de religiosidad. La verdadera fe cristiana, según el modelo de la Cruz del Señor, se sacrifica sin sacrificar; por eso es el juez más inexorable del fundamentalismo, sea cual sea su origen. El diálogo interreligioso franco contribuye al desarrollo de una confianza mutua en la promoción de la paz y de la reconciliación. La Iglesia lucha para hacer más tangible sobre la tierra la "paz de lo alto". La verdadera paz no se obtiene por la fuerza de las armas, sino únicamente mediante el amor que "no busca su interés propio" (1 Cor 13,5). El bálsamo de la fe debe servir para curar las llagas antiguas del prójimo y no para reavivar nuevas hogueras de odio.

18. La Iglesia ortodoxa sigue, con dolor en la oración, constatando la terrible crisis humanitaria que asola nuestros días, la propagación de la violencia y de los conflictos armados, la persecución, las deportaciones y los asesinatos cometidos contra miembros de minorías religiosas, la expulsión forzada de familias de sus hogares, la tragedia del tráfico de seres humanos, la violación de los derechos fundamentales de los individuos y de los pueblos, así como la conversión religiosa forzada. Condena categóricamente los secuestros, las torturas, las atroces ejecuciones. Denuncia la destrucción de iglesias, símbolos religiosos y monumentos culturales.

La Iglesia ortodoxa está particularmente preocupada por la situación de los cristianos, así como de las otras minorías nacionales y religiosas perseguidas en Oriente Próximo. Lanza sobre todo una llamada a los gobiernos de los países de la región para proteger a las poblaciones cristianas, los ortodoxos, los antiguos orientales y los demás cristianos que han sobrevivido en la cuna del cristianismo. Las poblaciones cristianas y las demás poblaciones indígenas poseen el derecho imprescriptible de permanecer en sus países como ciudadanos que gocen de igualdad de derechos.

Exhortamos, pues, a todas las partes implicadas, independientemente de sus convicciones religiosas, a trabajar en la reconciliación y el respeto de los derechos humanos y a proteger ante todo el don divino de la vida. Tienen que cesar la guerra y el derramamiento de sangre y prevalecer la justicia para que regrese la paz y sea posible el retorno de los que han sido expulsados de sus hogares ancestrales. Rezamos por la paz y la justicia en los países tan sufridos de África y en Ucrania. Reunidos en Concilio, reiteramos con fuerza nuestra llamada a los responsables para que liberen a los dos obispos secuestrados en Siria, Pablo Yazigi y Juan Ibrahim. Rezamos también por la liberación de todos nuestros semejantes retenidos como rehenes y en cautividad.

19. La imprevisible crisis contemporánea de los refugiados e inmigrados por razones económicas, políticas y climáticas se agrava continuamente y ocupa el centro del interés mundial. La Iglesia ortodoxa no ha cesado de considerar a aquellos que son expulsados, que se encuentran en peligro y necesidad, según las palabras del Señor: "Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme" (Mt 25,35-36) y: "En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis" (Mt 25,40). En el transcurso de su historia, la Iglesia siempre se ha encontrado al lado de "todos los que están cansados y agobiados" (Mt 11,28). En todo tiempo, la filantropía de la Iglesia no se limita simplemente a un acto de caridad ocasional hacia el indigente y el sufriente, sino que busca eliminar las causas generadoras de los problemas sociales. El "misterio cumplido" por la Iglesia (Ef 4,12) es reconocido por todos.

Lanzamos, pues, una llamada -ante todo a los que están en condiciones de erradicar las causas que generan la crisis de los refugiados- a tomar las decisiones adecuadas en este sentido. Llamamos a las autoridades políticas, a los fieles ortodoxos y a los ciudadanos de los países de acogida hacia los cuales los refugiados se han dirigido y siguen dirigiéndose a que les procuren toda la ayuda posible en la medida de su capacidad.

VII. La Iglesia: testimoniar en el diálogo

20. La Iglesia es sensible a todos los que la han abandonado y sufre por todos los que ya no comprenden su voz. En su conciencia de ser la presencia viva de Cristo en el mundo, plasma en acciones concretas la economía divina utilizando todos los medios a su disposición a fin de testimoniar la verdad de manera creíble en el rigor de la fe apostólica. Partiendo de esta comprensión del deber de testimonio y de disponibilidad, en todo tiempo la Iglesia ortodoxa concede una gran importancia al diálogo, sobre todo con los cristianos heterodoxos. Mediante este diálogo, los demás cristianos conocen ya mejor la Ortodoxia y la pureza de su tradición. Saben también que la Iglesia ortodoxa jamás ha aceptado el minimalismo teológico ni la puesta en duda de su tradición dogmática y de su 'ethos' evangélico. Los diálogos intercristianos han sido una ocasión para la Ortodoxia de subrayar el respeto debido a la enseñanza de los Padres y testimoniar válidamente la tradición auténtica de la Iglesia una, santa, católica y apostólica. Los diálogos en los que participa la Iglesia ortodoxa nunca han significado -y no significarán jamás- hacer compromisos de ningún tipo en materia de fe. Estos diálogos son un testimonio de la Ortodoxia basado en el mensaje evangélico: "Ven y ve" (Jn 1,46) y: "Dios es amor" (1 Jn 4,8).

***

En este espíritu, siendo la manifestación en Cristo del Reino de Dios, la Iglesia ortodoxa en el mundo entero vive el misterio de la divina economía en su vida sacramental centrada en la divina Eucaristía que nos da, no un alimento perecedero y corruptible, sino el Cuerpo mismo del Señor, fuente de vida, "el Pan celeste" "que es remedio de inmortalidad, antídoto para no morir, sino para vivir en Jesucristo para siempre" (Ignacio de Antioquía, 'Carta a los efesios' XX, 1, PG 5,756A). La divina Eucaristía es el núcleo central de la función conciliar del cuerpo eclesial, así como la verdadera garantía de la ortodoxia de la fe de la Iglesia, como lo afirma San Ireneo de Lyón: "Para nosotros, nuestra manera de pensar (=enseñanza) concuerda con la eucaristía, y la eucaristía a su vez confirma nuestra manera de pensar" ('Contra las herejías', IV, 18, PG 7,1028).

Evangelizando, pues, el mundo entero, conforme al mandato del Señor, y "predicando el arrepentimiento y la remisión de los pecados a todas las naciones" (cf. Lc 44,47), debemos encomendarnos los unos a los otros y toda nuestra vida a Cristo nuestros Dios; debemos amarnos los unos a los otros, confesando en la concordia "al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo, Trinidad consubstancial e indivisible". Reunidos en Concilio, dirigiéndonos a los fieles de nuestra santísima Iglesia ortodoxa y al mundo entero, caminando sobre los pasos de los santos Padres y obedeciendo las decisiones conciliares que prescriben salvaguardar la fe apostólica recibida y "conformarnos a Cristo" en nuestra vida cotidiana, en la esperanza de la "resurrección común", damos gloria a la Divinidad en Tres Personas cantando:

"Padre Todopoderoso, Verbo y Espíritu de Dios, Naturaleza Única en Tres Personas, Esencia y Divinidad Suprema, en ti hemos sido bautizados y te bendecimos por los siglos de los siglos" (Canon pascual, oda 8).

† Bartolomé de Constantinopla, presidente

† Teodoro II de Alejandría

† Teófilo III de Jerusalén

† Ireneo de Serbia

† Daniel de Rumanía

† Crisóstomo de Chipre

† Jerónimo de Atenas y toda Grecia

† Sabas de Varsovia y toda Polonia

† Anastasio de Tirana y toda Albania

† Rastislao de Presov, de las Tierras Checas y de Eslovaquia

Delegación del Patriarcado Ecuménico

† León de Carelia y toda Finlandia

† Esteban de Tallin y toda Estonia

† Juan de la sede mayor de Pérgamo

† Demetrio de la sede mayor de América

† Agustín de Alemania

† Ireneo de Creta

† Isaías de Denver

† Alejo de Atlanta

† Santiago de las Islas de los Príncipes

† José de Proeconeso

† Melitón de Filadelfia

† Emanuel de Francia

† Nicetas de Dardanelos

† Nicolás de Detroit

† Gerásimo de San Francisco

† Anfiloquio de Quisamo y Seleno

† Ambrosio de Corea

† Máximo de Selibria

† Anfiloquio de Andrinópolis

† Calixto de Dioclea

† Antonio de Hierápolis, jefe de los ortodoxos ucranianos en los Estados Unidos de América

† Job de Telmeso

† Juan de Cariópolis, jefe del Exarcado patriarcal de las parroquias ortodoxas de tradición rusa en Europa occidental

† Gregorio de Nisa, jefe de los ortodoxos carpato-rutenos en los Estados Unidos de América

Delegación del Patriarcado de Alejandría

† Gabriel de la sede mayor de Leontópolis

† Macario de Nairobi

† Jonás de Kampala

† Serafín de Zimbabue y Angola

† Alejandro de Nigeria

† Teofilacto de Trípoli

† Sergio del Cabo de Buena Esperanza

† Atanasio de Cirene

† Alejo de Cartago

† Jerónimo de Muanza

† Jorge de Guinea

† Nicolás de Hermópolis

† Demetrio de Irenópolis

† Damasceno de Johannesburgo y Pretoria

† Narciso de Accra

† Emanuel de Tolemaida

† Gregorio del Camerún

† Nicodemo, Metropolita de Menfis

† Melecio de Katanga

† Pantaleón de Brazzaville y del Gabón

† Inocencio de Burundi y de Ruanda

† Crisóstomo de Mozambique

† Neófito de Nieri y Kenia

Delegación del Patriarcado de Jerusalén

† Benito de Filadelfia

† Aristarco de Constantina

† Teofilacto del Jordán

† Nectario de Antidona

† Filomeno de Pella

Delegación de la Iglesia de Serbia

† Juan de Ohrid y Skopie

† Anfiloquio de Montenegro y del Litoral

† Porfirio de Zagreb y de Liubliana

† Basilio de Sirmio

† Luciano de Budimlje-Nikšić

† Longino de Nueva Gračanica

† Ireneo de Bačka

† Crisóstomo de Zvornik-Tuzla

† Justino de Žiča

† Pacomio de Vranje

† Juan de Šumadija

† Ignacio de Braničevo

† Focio de Dalmacia

† Atanasio de Bihać-Petrovac

† Joanicio de Budimlje-Nikšić

† Gregorio de Hum-Herzegovina y del litoral

† Milutino de Valjevo

† Máximo en América occidental

† Ireneo en Australia y Nueva Zelanda

† David de Kruševac

† Juan de Pakrac y Eslavonia

† Andrés en Austria y Suiza

† Sergio en Fráncfort y Alemania

† Hilarión del Timok

Delegación de la Iglesia de Rumanía

† Teófano de Iași, Moldavia y Bucovina

† Lorenzo de Sibiu y Transilvania

† Andrés de Vad, Feleac, Cluj, Alba Julia, Crişana y Maramureş

† Ireneo de Craiova y Oltenia

† Juan de Timişoara y del Banato

† José en Europa occidental y meridional

† Serafín en Alemania y Europa central

† Nifón de Târgovişte

† Ireneo de Alba Julia

† Joaquín de Roman y Bacau

† Casiano del Bajo Danubio

† Timoteo de Arad

† Nicolás en América

† Sofronio de Oradea

† Nicodemo de Strehaia y Severin

† Besarión de Tulcea

† Petronio de Salaj

† Silvano en Hungría

† Silvano en Italia

† Timoteo en España y Portugal

† Macario en Europa del norte

† Barlaán de Ploesti, auxiliar del Patriarcado

† Emiliano de Łovistea, auxiliar del arzobispado de Râmnic

† Juan Casiano Vikin, auxiliar del arzobispado en América

Delegación de la Iglesia de Chipre

† Jorge de Pafos

† Crisóstomo de Quitión

† Crisóstomo de Cirenia

† Atanasio de Lemeso

† Neófito de Morfo

† Basilio de Constancia-Famagusta

† Nicéforo de Cico y Tileria

† Isaías de Tamaso y Orinia

† Bernabé de Tremitunte y Leucara

† Cristóbal de Carpasia

† Nectario de Arsinoe

† Nicolás de Amatunte

† Epifanio de Ledra

† Leoncio de Quitres

† Porfirio de Neápolis

† Gregorio de Mesorea

Delegación de la Iglesia de Grecia

† Procopio de Filipo, Neápolis y Taso

† Crisóstomo de Peristerion

† Germán de Elida

† Alejandro de Mantinea y Cinuria

† Ignacio de Arta

† Damasceno de Didimotico, Orestias y Sufli

† Alejo de Nicea

† Hieroteo de Lepanto y San Blas

† Eusebio de Samos e Icaria

† Serafín de Castoria

† Ignacio de Demetrias y Calmiro

† Nicodemo de Casandria

† Efrén de Hidra, Espetses y Egina

† Teólogo de Serres y Nigrita

† Macario de Sederocastro

† Antimo de Alejandrópolis

† Bernabé de Neápolis y Estaurópolis

† Crisóstomo de Mesenia

† Atenágoras de Helio, Acarnes y Petrópolis

† Juan de Langada, Litis y Rentina

† Gabriel de Nueva-Jonia y Filadelfia

† Crisóstomo de Nicópolis y Preveza

† Teocleto de Hieriso, monte Atos y Ardamerion

Delegación de la Iglesia de Polonia

† Simón de Łodz y Pozńan

† Abel de Lublin y Cheł

† Santiago de Białstok y Gdańsk

† Jorge de Siemiatycze

† Paísio de Gorlice

Delegación de la Iglesia de Albania

† Juan de Korçë

† Demetrio de Argirocastro

† Nicolás de Apolonia y Fier

† Antonio de Elbasan

† Natanael de Amandia

† Asti de Bylis

Delegación de la Iglesia de las Tierras Checas y de Eslovaquia

† Miguel de Praga

† Isaías de Sumperk

† Jeremías de Suiza, jefe del Secretariado panortodoxo del Santo y Gran Concilio

martes, 28 de junio de 2016.

NB. Esta Encíclica acompaña al envío de los Documentos aprobados por el Santo y Gran Concilio a todas las Iglesias ortodoxas locales, de acuerdo con el Reglamento (13).

B. DOCUMENTOS APROBADOS

miércoles, 29 de junio de 2016

I. LA IMPORTANCIA DEL AYUNO Y SU OBSERVANCIA HOY

La importancia del ayuno y su observancia hoy

1. El ayuno es un mandamiento divino (Gen 2,16-17). Según San Basilio, el ayuno "es tan antiguo como la humanidad, pues fue instaurado en el Paraíso" (De jejunio, 1,3. PG 31,168A). Constituye un gran combate espiritual y la mejor expresión del ideal ascético de la Ortodoxia. La Iglesia ortodoxa, conformándose fielmente a las disposiciones apostólicas, a los cánones conciliares y al conjunto de la tradición patrística, siempre ha proclamado el gran valor del ayuno para la vida espiritual del hombre y para su salvación. A lo largo del año litúrgico, la Iglesia exalta la tradición y la enseñanza patrísticas acerca del ayuno, necesario para hacer al hombre vigilante, sin cesar y sin desfallecer, y para suscitar en él el ardor en el combate espiritual. El ayuno es exaltado en el Triodio como don divino, gracia plena de luz, arma invencible, fundamento de los combates espirituales, mejor camino hacia el bien, alimento del alma, ayuda otorgada por Dios, fuente de toda meditación, imitación de una vida imperecedera y similar a la de los ángeles, "madre" de todos los bienes y de todas las virtudes.

2. El ayuno, en tanto que institución muy antigua, se encuentra ya en el Antiguo testamento (Dt 9,18; Is 58,4-10); Jl 2,15; Jon 3,5-7), y se afirma en el nuevo Testamento. Antes de comenzar su acción en el mundo, el Señor mismo ayunó durante cuarenta días (Lc 4,1-2) y dio instrucciones acerca de la práctica del ayuno (Mt 6,16-18). En el Nuevo Testamento, de manera más general, el ayuno es descrito como un medio de abstinencia, de arrepentimiento y de elevación espiritual (Mc 1,6; Hch 13,2;14,23; Rm 14,21). Ya desde tiempos de los Apóstoles, la Iglesia ha proclamado la importancia del ayuno y ha definido el miércoles y el viernes como días de ayuno (Did. 8,1), así como el ayuno antes de Pascua (Ireneo, en Eusebio, Historia Ecclesiastica 5,24. PG 20,497B-508AB). Ciertamente, en la práctica eclesiástica, adoptada durante siglos, existía una diversidad no solo respecto a la duración del ayuno pascual (Dionisio de Alejandría, Epist. ad Episc. Basilidem, PG 10,1277), sino también respecto al número y al contenido de otros períodos de ayuno, adoptados bajo la influencia de diversos factores, sobre todo litúrgicos y monásticos, a fin de realizar la preparación de los fieles antes de las grandes fiestas. Así, el ayuno es indisociable del culto. Este vínculo demuestra el carácter y el objetivo del ayuno y pone de relieve su carácter espiritual, razón por la cual todos los fieles son llamados a conformarse, cada uno según su propia fuerza y sus propias posibilidades, sin por ello tener la libertad de despreciar esta institución sagrada: "Cuida que nadie te aparte de este camino de la enseñanza. [...] Si puedes soportar todo el yugo del Señor, serás perfecto; si no puedes, haz lo que seas capaz. Por lo que respecta al ayuno, aguántalo según tus fuerzas" (Didajé, 6, 1-3).

3. En tanto que lucha espiritual, el verdadero ayuno está vinculado a la oración incesante y al arrepentimiento sincero. "El arrepentimiento sin ayuno es sin valor" (Basilio el Grande, De jejunio, 1,3. PG 31,168A), y del mismo modo el ayuno sin hacer el bien es nulo; sobre todo en nuestra época, en que la distribución desigual e injusta de los bienes llega hasta a privar a pueblos enteros de su pan cotidiano. "Hermanos, al ayunar corporalmente, ayunemos también en espíritu; desatemos toda cadena de iniquidad, rompamos las ataduras de nuestras violentas pasiones; desgarremos todo injusto combate; demos pan a los hambrientos y recibamos a los que no tienen techo" (Estiquera del miércoles de la 1ª Semana de la Gran Cuaresma. Cf. Is 58,6-7). Ayunar no significa abstenerse pura y simplemente de ciertos alimentos. "La abstinencia de ciertos alimentos no es suficiente por sí misma para hacer loable el ayuno; practiquemos un ayuno aceptable a Dios, que le sea agradable. El verdadero ayuno consiste en deshacerse del mal, contener la lengua, abstenerse de entrar en cólera, alejar los deseos, la calumnia, la mentira, el perjurio. La privación de todo esto es el verdadero ayuno. Gracias a todo esto el ayuno es una cosa buena" (Basilio el Grande, De jejunio, 2,7. PG 31,196D). La abstinencia de ciertos alimentos y la frugalidad -en cuanto al tipo de alimento y en cuanto a la cantidad- constituyen los elementos visibles del combate espiritual que es el ayuno. "El ayuno -como lo indica la propia palabra- significa abstinencia de alimento, pero el alimento nunca nos ha hecho ni más justos ni más injustos. El ayuno tiene una significación profunda: así como el alimento es el símbolo de la vida y la abstinencia de alimento lo es de la muerte, del mismo modo nosotros los humanos debemos ayunar para morir al mundo, y después de esto, habiendo recibido el alimento divino, vivir en Dios" (Clemente de Alejandría, Eclogae, PG 9,704D-705A). Así, el verdadero ayuno se refiere al conjunto de la vida de los fieles en Cristo y encuentra su apogeo en su participación en la vida litúrgica, y sobre todo en el sacramento de la Santa Eucaristía.

4. El ayuno de cuarenta días del Señor se ha convertido en el ejemplo del que deben practicar los fieles. Hace activa su participación en la obediencia al Señor para que a través del ayuno "podamos beneficiarnos mediante la obediencia de lo que habíamos perdido mediante la desobediencia" (Gregorio de Nacianzo, Or. 45, In sanctum Pascha 28, PG 36,661A). San Gregorio Palamás resume de manera significativa toda la tradición patrística otorgando al carácter espiritual del ayuno -sobre todo al de la Gran Cuaresma- un sentido cristocéntrico: "Pues si ayunas, no solamente sufrirás la pasión y morirás con Cristo, sino que resucitarás y reinarás con Él por la eternidad; pues, haciéndote uno con Él en la participación en la semejanza de su muerte, participarás en la resurrección y serás heredero de la vida en Él" (Or. 13, in quinta jej. Dom., PG 151,161).

5. Según la tradición ortodoxa, la medida de la perfección espiritual es "la medida de la plenitud de Cristo" (Ef 4,13), y cada uno debe, si desea alcanzarla, elevarse en consecuencia. Esta es la razón por la cual la ascesis y la lucha espiritual no tienen fin en la vida actual, como tampoco la perfección de los perfectos. Todos son llamados a responder, según sus propias fuerzas, a las exigencias de esta alta medida a fin de alcanzar la divinización por gracia. Y, aunque practiquen todas las prescripciones, no se envanecen jamás, sino que confiesan: "Siervos inútiles somos, hemos hecho lo que teníamos que hacer" (Lc 17,10). Nadie debe abandonar -según la concepción ortodoxa de la vida espiritual- el buen combate del ayuno, sino entregarse a la misericordia de Dios por sus faltas, plenamente consciente de la mediocridad de su situación y dispuesto a la autocrítica. Pues es imposible acceder a la vida espiritual ortodoxa sin el combate espiritual del ayuno.

6. La Iglesia ortodoxa, como madre afectuosa, ha definido lo que conviene para la salvación y ha situado los períodos sagrados de ayuno como una "señal de protección" dada por Dios para salvaguardar la vida de los fieles en Cristo contra las trampas del enemigo; siguiendo los pasos de los Santos Padres, preserva, como antiguamente, las prescripciones apostólicas, los cánones conciliares y las tradiciones sagradas; propone siempre los ayunos sagrados como el mejor camino en el ejercicio de los fieles para alcanzar su perfección espiritual y su salvación; proclama la necesidad para los fieles de respetar a lo largo del año del Señor todos los ayunos prescritos: los de la Gran Cuaresma, el miércoles y el viernes, atestados por los santos cánones; el de Navidad, el de los Santos Apóstoles, el de la Dormición de la Virgen, los ayunos diarios de la Exaltación de la Santa Cruz, de la vigilia de la Epifanía y la Decapitación de Juan el Precursor, así como los propuestos por el cuidado pastoral o libremente consentidos por los fieles.

7. Sin embargo, por clemencia pastoral, la Iglesia también ha fijado los límites de la economía misericordiosa al régimen del ayuno. En consecuencia, ha previsto aplicar el principio eclesiástico de economía en caso de enfermedad corporal, de una necesidad imperiosa o de la dificultad de los tiempos, según el discernimiento y el cuidado pastoral episcopal de las Iglesias locales.

8. Es un hecho que hoy en día un número determinado de fieles, sea por negligencia o a causa de diversas condiciones de vida, no respetan todas las prescripciones acerca del ayuno. Todos estos casos de no observancia de las prescripciones sagradas acerca del ayuno, sean generales o individuales, deben ser tratados por la Iglesia con cuidado pastoral, pues Dios "no desea la muerte del pecador, sino que se convierta y viva" (cf. Ez 33,11), sin que el valor del ayuno sea desdeñado. Deja, pues, a las Iglesias ortodoxas locales que fijen la medida de economía misericordiosa y de indulgencia que hay que aplicar a fin de aliviar el "rigor" de los ayunos sagrados para los que tienen dificultades para respetar todo lo que estos prescriben, sea por motivos personales (enfermedad, servicio militar, condiciones laborales, etc.) o por motivos generales (condiciones climáticas, dificultades para encontrar ciertos alimentos secos, etc.). Esto siempre se hará en el espíritu y en el contexto de lo que precede, y con el objetivo de evitar debilitar la institución sagrada del ayuno. Esta clemencia misericordiosa debe ser aplicada por la Iglesia con una gran circunspección, y sobre todo con más indulgencia para los ayunos sobre los cuales la tradición y la práctica de la Iglesia no son siempre uniformes. "Ayunar todos los días es un bien, pero aquel que ayuna no debe menospreciar al que no ayuna. En estos casos no hay que legislar ni obligar; no conviene tampoco conducir por la fuerza al rebaño confiado por Dios; hay que usar más bien la persuasión, la dulzura y la buena palabra" (Juan Damasceno, De sacris jejuniis 3. PG 95,68B).

9. El ayuno de tres o más días antes de la Santa Comunión queda a discreción de la piedad de los fieles, según las palabras de San Nicodemo el Hagiorita: "... aunque los divinos cánones no hayan prescrito ayuno antes de la Comunión, los que ayunan, incluso una semana entera, hacen bien" ('Comentario al canon 13 del VI Concilio Ecuménico', Pedalion 307). Sin embargo, el conjunto de los fieles debe observar los santos ayunos y la abstinencia de alimentos desde medianoche antes de recibir el Santo Sacramento, que es la expresión por excelencia de la identidad eclesial, y estar acostumbrados a ayunar como señal de arrepentimiento, para la realización de una promesa espiritual, por el éxito de un objetivo sagrado, en período de tentación, para acompañar una súplica a Dios, antes del Bautismo (de adultos), antes de la ordenación, en caso de penitencia, durante las peregrinaciones y en otros casos análogos.

† Bartolomé de Constantinopla, presidente

† Teodoro II de Alejandría

† Teófilo III de Jerusalén

† Ireneo de Serbia

† Daniel de Rumanía

† Crisóstomo de Chipre

† Jerónimo de Atenas y toda Grecia

† Sabas de Varsovia y toda Polonia

† Anastasio de Tirana y toda Albania

† Rastislao de Presov, de las Tierras Checas y de Eslovaquia

Delegación del Patriarcado Ecuménico

† León de Carelia y toda Finlandia

† Esteban de Tallin y toda Estonia

† Juan de la sede mayor de Pérgamo

† Demetrio de la sede mayor de América

† Agustín de Alemania

† Ireneo de Creta

† Isaías de Denver

† Alejo de Atlanta

† Santiago de las Islas de los Príncipes

† José de Proeconeso

† Melitón de Filadelfia

† Emanuel de Francia

† Nicetas de Dardanelos

† Nicolás de Detroit

† Gerásimo de San Francisco

† Anfiloquio de Quisamo y Seleno

† Ambrosio de Corea

† Máximo de Selibria

† Anfiloquio de Andrinópolis

† Calixto de Dioclea

† Antonio de Hierápolis, jefe de los ortodoxos ucranianos en los Estados Unidos de América

† Job de Telmeso

† Juan de Cariópolis, jefe del Exarcado patriarcal de las parroquias ortodoxas de tradición rusa en Europa occidental

† Gregorio de Nisa, jefe de los ortodoxos carpato-rutenos en los Estados Unidos de América

Delegación del Patriarcado de Alejandría

† Gabriel de la sede mayor de Leontópolis

† Macario de Nairobi

† Jonás de Kampala

† Serafín de Zimbabue y Angola

† Alejandro de Nigeria

† Teofilacto de Trípoli

† Sergio del Cabo de Buena Esperanza

† Atanasio de Cirene

† Alejo de Cartago

† Jerónimo de Muanza

† Jorge de Guinea

† Nicolás de Hermópolis

† Demetrio de Irenópolis

† Damasceno de Johannesburgo y Pretoria

† Narciso de Accra

† Emanuel de Tolemaida

† Gregorio del Camerún

† Nicodemo, Metropolita de Menfis

† Melecio de Katanga

† Pantaleón de Brazzaville y del Gabón

† Inocencio de Burundi y de Ruanda

† Crisóstomo de Mozambique

† Neófito de Nieri y Kenia

Delegación del Patriarcado de Jerusalén

† Benito de Filadelfia

† Aristarco de Constantina

† Teofilacto del Jordán

† Nectario de Antidona

† Filomeno de Pella

Delegación de la Iglesia de Serbia

† Juan de Ohrid y Skopie

† Anfiloquio de Montenegro y del Litoral

† Porfirio de Zagreb y de Liubliana

† Basilio de Sirmio

† Luciano de Budimlje-Nikšić

† Longino de Nueva Gračanica

† Ireneo de Bačka

† Crisóstomo de Zvornik-Tuzla

† Justino de Žiča

† Pacomio de Vranje

† Juan de Šumadija

† Ignacio de Braničevo

† Focio de Dalmacia

† Atanasio de Bihać-Petrovac

† Joanicio de Budimlje-Nikšić

† Gregorio de Hum-Herzegovina y del litoral

† Milutino de Valjevo

† Máximo en América occidental

† Ireneo en Australia y Nueva Zelanda

† David de Kruševac

† Juan de Pakrac y Eslavonia

† Andrés en Austria y Suiza

† Sergio en Fráncfort y Alemania

† Hilarión del Timok

Delegación de la Iglesia de Rumanía

† Teófano de Iași, Moldavia y Bucovina

† Lorenzo de Sibiu y Transilvania

† Andrés de Vad, Feleac, Cluj, Alba Julia, Crişana y Maramureş

† Ireneo de Craiova y Oltenia

† Juan de Timişoara y del Banato

† José en Europa occidental y meridional

† Serafín en Alemania y Europa central

† Nifón de Târgovişte

† Ireneo de Alba Julia

† Joaquín de Roman y Bacau

† Casiano del Bajo Danubio

† Timoteo de Arad

† Nicolás en América

† Sofronio de Oradea

† Nicodemo de Strehaia y Severin

† Besarión de Tulcea

† Petronio de Salaj

† Silvano en Hungría

† Silvano en Italia

† Timoteo en España y Portugal

† Macario en Europa del norte

† Barlaán de Ploesti, auxiliar del Patriarcado

† Emiliano de Łovistea, auxiliar del arzobispado de Râmnic

† Juan Casiano Vikin, auxiliar del arzobispado en América

Delegación de la Iglesia de Chipre

† Jorge de Pafos

† Crisóstomo de Quitión

† Crisóstomo de Cirenia

† Atanasio de Lemeso

† Neófito de Morfo

† Basilio de Constancia-Famagusta

† Nicéforo de Cico y Tileria

† Isaías de Tamaso y Orinia

† Bernabé de Tremitunte y Leucara

† Cristóbal de Carpasia

† Nectario de Arsinoe

† Nicolás de Amatunte

† Epifanio de Ledra

† Leoncio de Quitres

† Porfirio de Neápolis

† Gregorio de Mesorea

Delegación de la Iglesia de Grecia

† Procopio de Filipo, Neápolis y Taso

† Crisóstomo de Peristerion

† Germán de Elida

† Alejandro de Mantinea y Cinuria

† Ignacio de Arta

† Damasceno de Didimotico, Orestias y Sufli

† Alejo de Nicea

† Hieroteo de Lepanto y San Blas

† Eusebio de Samos e Icaria

† Serafín de Castoria

† Ignacio de Demetrias y Calmiro

† Nicodemo de Casandria

† Efrén de Hidra, Espetses y Egina

† Teólogo de Serres y Nigrita

† Macario de Sederocastro

† Antimo de Alejandrópolis

† Bernabé de Neápolis y Estaurópolis

† Crisóstomo de Mesenia

† Atenágoras de Helio, Acarnes y Petrópolis

† Juan de Langada, Litis y Rentina

† Gabriel de Nueva-Jonia y Filadelfia

† Crisóstomo de Nicópolis y Preveza

† Teocleto de Hieriso, monte Atos y Ardamerion

Delegación de la Iglesia de Polonia

† Simón de Łodz y Pozńan

† Abel de Lublin y Cheł

† Santiago de Białstok y Gdańsk

† Jorge de Siemiatycze

† Paísio de Gorlice

Delegación de la Iglesia de Albania

† Juan de Korçë

† Demetrio de Argirocastro

† Nicolás de Apolonia y Fier

† Antonio de Elbasan

† Natanael de Amandia

† Asti de Bylis

Delegación de la Iglesia de las Tierras Checas y de Eslovaquia

† Miguel de Praga

† Isaías de Sumperk

† Jeremías de Suiza, jefe del Secretariado panortodoxo del Santo y Gran Concilio

_________________

II. LAS RELACIONES DE LA IGLESIA ORTODOXA CON EL CONJUNTO DEL MUNDO CRISTIANO

miércoles, 29 de junio de 2016

Las relaciones de la Iglesia ortodoxa con el conjunto del mundo cristiano

1. La Iglesia ortodoxa, siendo la Iglesia una, santa, católica y apostólica, cree firmemente, en su conciencia eclesial profunda, que ocupa un lugar preponderante para la promoción de la unidad de los cristianos en el mundo de hoy.

2. La Iglesia ortodoxa asienta la unidad de la Iglesia en el hecho de haber sido fundada por nuestro Señor Jesucristo, así como en la comunión en la Santa Trinidad y en los sacramentos. Esta unidad se expresa a través de la sucesión apostólica y la tradición patrística, y ha sido vivida hasta nuestros días en su seno. La Iglesia ortodoxa tiene la misión y el deber de transmitir y predicar toda la verdad, contenida en la Santa Escritura y la Santa Tradición, lo que da a la Iglesia su carácter universal.

3. La responsabilidad de la Iglesia ortodoxa y su misión ecuménica respecto de la unidad de la Iglesia han sido expresadas por los Concilios Ecuménicos. Estos han subrayado sobre todo el vínculo indisoluble entre la verdadera fe y la comunión sacramental.

4. La Iglesia ortodoxa, que reza sin cesar "por la unión de todos", siempre ha cultivado el diálogo con los que se han marchado, lejanos y cercanos. Ha desempeñado un papel de primer orden en la búsqueda contemporánea de vías y medios para restablecer la unidad de los creyentes en Cristo. Ha participado en el Movimiento Ecuménico desde su nacimiento y ha contribuido a su formación y desarrollo ulterior. Por otro lado, gracias al espíritu ecuménico y filantrópico que la distingue según el mandato de Dios, "que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" (1 Tim 2,4), la Iglesia ortodoxa ha combatido siempre por el restablecimiento de la unidad cristiana. Así pues, la participación ortodoxa en el Movimiento Ecuménico para el restablecimiento de la unidad con los otros cristianos en la Iglesia una, santa, católica y apostólica no va en absoluto contra la naturaleza y la historia de la Iglesia ortodoxa, sino que constituye la expresión consecuente de la fe y la tradición apostólica en unas condiciones históricas nuevas.

5. Los diálogos teológicos bilaterales actuales de la Iglesia ortodoxa, así como su participación en el Movimiento Ecuménico, se apoyan en la conciencia misma de la Ortodoxia y en su espíritu ecuménico con el objetivo de buscar, sobre la base de la verdad de la fe y de la tradición de la Iglesia antigua de los siete Concilios Ecuménicos, la unidad de todos los cristianos.

6. Según la naturaleza ontológica de la Iglesia, su unidad no puede ser perturbada. No obstante, la Iglesia ortodoxa acepta la denominación histórica de las otras Iglesias y Confesiones cristianas heterodoxas que no se encuentran en comunión con ella, pero cree asimismo que las relaciones que mantiene con estas últimas deben fundarse en una clarificación lo más rápida y objetiva posible de la cuestión eclesiológica en su conjunto y, más en concreto, de la enseñanza general que estas profesan acerca de los sacramentos, la gracia, el sacerdocio y la sucesión apostólica. Así, está favorablemente dispuesta, tanto por razones teológicas como pastorales, a tomar parte en todo diálogo teológico con los otros cristianos a nivel bilateral y multilateral y, de un modo más general, a participar en el Movimiento Ecuménico de los tiempos modernos, en la convicción de que mediante el diálogo aporta un testimonio dinámico de la plenitud de la verdad en Cristo y de sus tesoros espirituales a todos aquellos que se encuentran fuera de ella, con el objetivo de allanar el camino que conduce a la unidad.

7. En este espíritu las Santas Iglesias ortodoxas locales participan activamente hoy en diálogos teológicos oficiales, y la mayoría de ellas en diferentes organismos intercristianos bilaterales y multilaterales. Además, participan en diferentes organismos nacionales, regionales o internacionales; esto es así a pesar de la profunda crisis que conoce el Movimiento Ecuménico. Esta actividad ecuménica pluridimensional emana del sentimiento de responsabilidad y de la convicción de que la comprensión mutua y la colaboración son esenciales "para no crear obstáculos al Evangelio de Cristo" (1 Cor 9,12).

8. Es evidente que la Iglesia ortodoxa, aunque dialoga con los otros cristianos, no ignora las dificultades ligadas a tal empresa; no obstante, las considera obstáculos que se levantan en el camino de una comprensión común de la tradición de la antigua Iglesia, y espera que el Espíritu Santo, que constituye "toda la institución de la Iglesia (Estiquero de las Vísperas de Pentecostés), "compensará las insuficiencias (oración de Ordenación)". En este sentido, en sus relaciones con los otros cristianos, no s

id: 64255
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_64255
Re: Enciclica de la Iglesia Ortodoxa, conclusión del Sinodo
por: Abel (81.203.151.---) - 01-ago-2016, 13:44:35

Lástima que se corta, Maite, ¿dónde pueden encontrarse los documentos completos y alpúblico, como para subir la referencia a la Biblioteca de ETF?


-----------------
«Busca a Dios, entonces hallarás a Dios y todo lo bueno.» (M. Eckhard)

id: 64263
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_64263
Re: Enciclica de la Iglesia Ortodoxa, conclusión del Sinodo
por: Hernan (181.46.234.---) - 02-ago-2016, 10:53:46

Van enlaces a documentos (no me anda el "insertar hipervinculo" del editor)

Encíclica del Santo y Gran Concilio de la Iglesia Ortodoxa

http://.www.ecclesia.com.br/biblioteca/documentos_da_igreja/arquivos-pdf/1-enciclica-del-santo-y-gran-concilio.pdf

http://.sacrametropolisortodoxa.blogspot.com/2016/06/enciclica-del-santo-y-gran-concilio-de.html

Mensaje del Santo y Gran Concilio de la Iglesia Ortodoxa

http://.www.ecclesia.com.br/biblioteca/documentos_da_igreja/arquivos-pdf/2-mensaje-del-santo-y-gran-concilio.pdf

http://.sacrametropolisortodoxa.blogspot.com/2016/06/mensaje-del-santo-y-gran-concilio-de-la.html

La importancia del ayuno y su observancia hoy

http://.www.ecclesia.com.br/biblioteca/documentos_da_igreja/arquivos-pdf/3.%20La%20importancia%20del%20ayuno%20y%20su%20observancia%20hoy.pdf

http://.sacrametropolisortodoxa.blogspot.com/2016/06/la-importancia-del-ayuno-y-su_29.html

Las relaciones de la Iglesia ortodoxa con el conjunto del mundo cristiano

http://.www.ecclesia.com.br/biblioteca/documentos_da_igreja/arquivos-pdf/4-las-relaciones-de-la-iglesia-ortodoxa.pdf

http://.sacrametropolisortodoxa.blogspot.com/2016/06/las-relaciones-de-la-iglesia-ortodoxa_29.html

La autonomía y la manera de proclamarla

http://.www.ecclesia.com.br/biblioteca/documentos_da_igreja/arquivos-pdf/5-la-autonomia-y-la-manera.pdf

http://.sacrametropolisortodoxa.blogspot.com/2016/06/la-autonomia-y-la-manera-de-proclamarla_29.html

La Diáspora ortodoxa

http://.www.ecclesia.com.br/biblioteca/documentos_da_igreja/arquivos-pdf/6-la-diaspora-ortodoxa.pdf

http://.sacrametropolisortodoxa.blogspot.com/2016/06/la-diaspora-ortodoxa_30.html

El Sacramento del Matrimonio y sus impedimentos

http://.www.ecclesia.com.br/biblioteca/documentos_da_igreja/arquivos-pdf/7-el-sacramento-del-matrimonio.pdf

http://.sacrametropolisortodoxa.blogspot.com/2016/06/el-sacramento-del-matrimonio-y-sus_30.html

La misión de la Iglesia ortodoxa en el mundo contemporáneo

http://.www.ecclesia.com.br/biblioteca/documentos_da_igreja/arquivos-pdf/8-la-mission-de-la-iglesia-ortodoxa.pdf

http://.sacrametropolisortodoxa.blogspot.com/2016/07/la-mision-de-la-iglesia-ortodoxa-en-el.html

id: 64267
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_64267
Re: Enciclica de la Iglesia Ortodoxa, conclusión del Sinodo
por: Maite (79.151.5.---) - 02-ago-2016, 12:26:10

Pues de nuevo, Gracias Hernan, se van a poner en la pagina de la diocésis de Santiago, pero no lo van hacer hasta septiembre, pero bueno, ya no hace falta, con todo, Abel, como tengo los textos, te los mando por correo, por si te es más fácil

Un abrazo

Maite

“Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación”

id: 64269
permalink de este mensaje: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_64269
Re: Enciclica de la Iglesia Ortodoxa, conclusión del Sinodo
por: Abel (81.203.151.---) - 02-ago-2016, 18:57:35

Para subir a la biblioteca me vienen mejor los vínculos que puso Hernán, pero además me gusta ternerlo en mi máquina, así que gracias a los dos


-----------------
«Busca a Dios, entonces hallarás a Dios y todo lo bueno.» (M. Eckhard)

Nuevo mensaje en el foro Mil nombres para Dios
título:
autor:
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa