Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
América y España
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

Violencia contra templos en Argentina: ¿Adversarios o hermanos?

13 de mar de 2017
La reflexión de un obispo sobre las recientes agresiones contra templos católicos en Argentina durante manifestaciones con motivo del Día Internacional de la Mujer

Una vez más los agravios y la agresión contra templos católicos empañaron, en nuestro país, la celebración del Día Internacional de la Mujer, este 8 de marzo. Lamentablemente estos hechos de violencia se han vuelto habituales en muchas manifestaciones que tienen como legítima bandera la lucha por la dignidad de la mujer. Los protagonizan grupos reducidos, muy fanatizados e ideologizados.

Lo peor de la violencia es que se contagia y, así, envenena y enceguece los corazones, en la misma medida, o incluso más, que la agresión externa. Por eso, la virtud de la fortaleza está en resistir ese contagio interior, diciéndole “no” al odio, al rencor y al deseo de acallar al adversario.

A eso apunta la enseñanza de Jesús de poner la otra mejilla: tomar la iniciativa de romper, de forma deliberada y proactiva, el círculo vicioso de la violencia.

Es bueno añadir que, esos grupos reducidos no representan al mundo complejo y variopinto del feminismo, incluso al que es más crítico y hostil a la Iglesia. Así como tampoco, el feminismo, en sus distintas variantes, es expresión unívoca de los sentimientos de las mujeres. Muchas no solo no se sienten representadas por aquellos grupos más violentos, sino que, incluso tampoco se identifican sin más con la agenda de los feminismos más difundidos.

Es importante esta mirada diferenciada, porque, al menos desde un punto de vista cristiano y católico, siempre hay que ejercitarse en el discernimiento de los fenómenos sociales y culturales, para comulgar con lo que tienen de verdadero y genuino, siendo críticos con lo que se valora como falsedad o error.

En este caso: la lucha por un reconocimiento más efectivo de la dignidad de la mujer, en la superación de toda forma de violencia contra ella, sea física, emocional o simbólica.

Sin embargo, es necesario dar un paso más. En el evangelio Jesús insiste en que es necesario ver al adversario como a un hermano, con el que estamos en camino de reconciliación. Es una enseñanza muy honda. Es cierto que la adhesión creyente al evangelio es condición fundamental para acoger esta enseñanza de Jesús y comprender su potencia de verdad que ilumina y orienta la vida. Creo también que es posible encontrar una traducción coherente de este principio evangélico al lenguaje común de la convivencia ciudadana, posible de compartir también por los no creyentes.

Lo formularía así: en una sociedad plural y con espacios cada vez más amplios de libertad, la convivencia entre personas y grupos diversos y hasta opuestos en sus visiones de la vida es posible, a condición de que nos reconozcamos recíprocamente como “semejantes”. El otro, distinto de mí, es como yo: un ser humano. Esto supone también que no exijamos a los demás cambiar su modo de pensar. Solo el respeto hacia el otro en cuanto tal, y la necesidad de cultivar un diálogo franco y leal, especialmente en aquellos puntos en que mayor es la divergencia.

Es parte de la dinámica interna de las sociedades que existan visiones diversas, conflictos y encendidos debates públicos. Esto no conspira contra la paz social ni hace imposible una convivencia ciudadana de alta calidad. Pienso que, bien vividas, estas tensiones contribuyen notablemente a la buena salud de la sociedad civil, a la vez que ponen límites a la voracidad insaciable del estado por ocupar todos los espacios públicos, hasta el último rincón de humanidad.

Solo que, para vivir saludablemente estas tensiones, toda forma de oposición crítica necesita de una mística previa que es precisamente la que el evangelio enuncia cuando nos invita a reconocer en cada ser humano a un hermano, es decir, a un semejante en humanidad.

Es solo un pensamiento en voz alta, ofrecido al debate, desde una preocupación muy honda por nuestra forma de convivencia, siempre amenazada, pero también abierta a nuevos desarrollos.

Por Sergio Buenanueva, Obispo de San Francisco y presidente de la Comisión de Ministerio del episcopado argentino

fuente: Vatican Insider
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.225.57.120
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
En su encuentro con los miembros de la Pontifica Comisión ... no leida
Continuando su ciclo de catequesis sobre “la esperanza”, el Obispo ... no leida
En su homilía de Casa Santa Marta del día de ... no leida
Los participantes en el seminario preparatorio para el Sínodo de ... no leida
El Papa recibió a 114 obispos recién nombrados: «No se ... (1 coms.) no leida
Tras la pausa de verano y su Viaje Apostólico a ... no leida
El Papa en viaje
Tal como la transcribe Andrea Tornielli para Vatican Insider. Un ... no leida
Palabras del Papa antes del Ángelus: María de Chiquinquirá y ... no leida
Texto de la última homilía del Papa en Colombia, en ... (1 coms.) no leida
En la homilía del sábado comienza Papa Francisco recordando un ... no leida
Iglesia en el Mundo
A propósito del nuevo caso del sacerdote bajo sospechas de ... no leida
En la audiencia con el grupo de participantes en el ... no leida
Fue uno de los 4 jóvenes “embajadores” que partieron para ... no leida
Católicos, protestantes y ortodoxos lanzan juntos «Église Verte», una certificación ... no leida
América y España
Balance del viaje del Papa Francisco a Colombia ... no leida
Espiritualidad y Cultura
Santa Misa de agradecimiento por el decreto que autoriza la ... no leida
Solidaridad
El recorte del financiamiento del gobierno brasileño deja desprotegidos los ... (2 coms.) no leida
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa