Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Espiritualidad y Cultura
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

Conversiones en templos abiertos

02 de sep de 2017
El Papa pide que los templos estén más abiertos... aquí algunas historias de conversión ligadas a esos templos "casualmente" abiertos.

En la edición de septiembre del Vídeo del Papa, Francisco ha pedido que los templos católicos sean «casas donde la puerta esté siempre abierta». Se trata de dejar que Jesús salga afuera con toda la alegría de su mensaje, «en contacto con los hogares, con la vida de la gente, con la vida del pueblo».

A pesar de esta petición del papa Francisco, comprendo que es difícil mantener un templo abierto sin vigilancia ante la inseguridad por robo o, lo que es peor, por violencia sacrílega. No están los tiempos seguros. Hay templos que logran sostenerse abiertos buena parte del día por la presencia de un feligrés jubilado que hace labor de vigilancia. Pero yo me voy a referir aquí a dos casos concretos, en tiempos pasados, de dos mujeres convertidas en las que su entrada a un templo católico por primera vez fue algo impactante que no olvidarán y repercutirá en su conversión. Y las dos llegaron a la santidad.

Una es Isabel Ana Seton, primera santa nacida en los Estados Unidos, fundadora de la primera escuela católica del país y de la primera congregación estadounidense de religiosas, las Hermanas americanas de la Caridad de San José. Nacida en Nueva York en 1774, dentro de una familia episcopaliana, casó, tuvo cinco hijos, viajó a Italia con su marido enfermo de tuberculosis, que le llevaría al desembarcar a su muerte. Ya viuda y acogida en una familia muy católica visitó Florencia y entró por primera vez en la iglesia de la Santissima Anunziata, la más italiana y la menos florentina de la ciudad. Y cuenta ella:

–Después de haber superado la puerta, vi un centenar de personas de rodillas, pero la oscuridad del lugar, iluminado apenas con velas de cera del altar y de una ventana… no me dejaba distinguir el interior de la iglesia, mientras una música dulce y lejana, que levantaba la mente a preguntar las dulzuras divinas, evocaba instantáneamente mi espíritu a tantos pensamientos y sentimientos los más suaves e íntimos. Entonces… caí de rodillas en el primer lugar que encontré libre y derramé un río de lágrimas en recuerdo del largo tiempo en que había estado lejos de la casa de mi Dios y del dolor que me había afligido mientras estuve separada… Cuando el órgano cayó y la misa terminó, visitamos la iglesia. La elegancia de los artesonados de oro tallado, los altares cargados de oro, plata y otros preciosos ornamentos, los cuadros que reproducen escenas sagradas y la cúpula con una representación continua de varios pasos escriturísticos, todo esto no se puede describir; como tampoco se puede describir mi alegría al ver hombres y mujeres, viejos y jóvenes y personas de toda condición juntos en torno al altar, rezando sin preocuparse de nosotros ni de los otros turistas.

Isabel Ana se ha sentido atraída por el fasto de la arquitectura religiosa. Y sorprendida de que las iglesias en Italia estuviesen abiertas a todas horas y todos los días. Pero, sobre todo, descubrió la presencia de Cristo en la Eucaristía.

Volverá a Nueva York y un año después, en 1805, pedirá el bautismo e ingreso en la Iglesia católica.

La otra es la filósofa judía Edith Stein, que del judaísmo familiar pasó durante sus estudios universitarios al ateísmo para convertirse después al catolicismo, ingresar en un Carmelo y morir en el campo de exterminio de Auschwitz. Hoy es santa Teresa Benedicta de la Cruz.

Inquieta siempre por la búsqueda de la verdad, un día visitó con un amigo la catedral de Frankfurt. Describe así la impresión que se llevó:

—Mientras estábamos allí en respetuoso silencio, entró una señora con su cesto del mercado y se arrodilló en un banco para hacer una breve oración. Esto fue para mí algo totalmente nuevo. En las sinagogas y en las iglesias protestantes, a las que había ido, se iba solamente para los oficios religiosos. Pero allí llegaba cualquiera en medio de los trabajos diarios a la iglesia vacía como para un diálogo confidencial. Esto no lo he podido olvidar.

Hay quien apunta que Edith acababa de descubrir, sin saberlo todavía plenamente, el misterio de la «Presencia real». Como le ocurrió igualmente a Isabel Ana Seton.

Y se me ocurre otro caso añadido. El converso, en esta ocasión, no ha llegado a los altares, pero nos ha dejado unos escritos maravillosos. En la noche de Navidad de 1886 un joven de dieciocho años, por nombre Paul Claudel, forjado por una educación racionalista, experimentó en la catedral de Notre-Dame de París algo inexplicable. Él mismo lo cuenta:

–Así era el desgraciado muchacho que el 25 de diciembre de 1886 fue a Notre-Dame de París para asistir a los oficios de Navidad. Entonces empezaba a escribir y me parecía que en las ceremonias católicas, consideradas con un diletantismo superior, encontraría un estimulante apropiado y la materia para algunos ejercicios decadentes. Con esta disposición de ánimo, apretujado y empujado por la muchedumbre, asistía, con un placer mediocre, a la Misa mayor. Después, como no tenía otra cosa que hacer, volví a las Vísperas. Los niños del coro vestidos de blanco, y los alumnos del pequeño seminario de Saint-Nicholas-du-Cardonet que les acompañaban, estaban cantando lo que después supe que era el Magnificat. Yo estaba de pie entre la muchedumbre, cerca del segundo pilar a la entrada del coro, a la derecha del lado de la sacristía. Entonces fue cuando se produjo el acontecimiento que ha dominado toda mi vida. En un instante mi corazón fue tocado y creí. Creí, con tal fuerza de adhesión, con tal agitación de todo mi ser, con una convicción tan fuerte, con tal certidumbre que no dejaba lugar a ninguna clase de duda, que después, todos los libros, todos los razonamientos, todos los avatares de mi agitada vida, no han podido sacudir mi fe, ni, a decir verdad, tocarla. De repente tuve el sentimiento desgarrador de la inocencia, de la eterna infancia de Dios, de una verdadera revelación inefable…

P. Carlos Ros

fuente: Blog «Mi parroquia de papel»
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.90.92.204
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
El texto, de 2016, saludaba con aprobación las líneas guía ... no leida
En vista del anuncio de Trump sobre la embajada estadounidense, ... no leida
La espera vigilante y atenta fue el tema de la ... no leida
El Papa ha dirigido un significativo discurso en un encuentro ... no leida
En la misa de la primera Jornada Mundial de los ... (1 coms.) no leida
El Papa en viaje
La conferencia de prensa del Papa al volver de Bangladesh. ... no leida
el Papa Francisco tuvo hoy, miércoles 29, un Encuentro con ... (2 coms.) no leida
En el Arzobispado de Rangún el Papa Francisco mantuvo un ... no leida
En un país que sigue la corriente «theravada», la religión ... no leida
América y España
Diversos coros nacionales del Ministerio de Cultura de la Nación ... no leida
La ceremonia tuvo lugar en Córdoba (Argentina) ... no leida
Está por comenzar en Bogotá el encuentro continental de laicos ... no leida
Espiritualidad y Cultura
El pliego fue puesto allí por el capellán y el ... no leida
Es la materia prima que utiliza el artista Alejandro Marmo, ... no leida
Solidaridad
Una noche de diversión con varios compañeros de facultad suscitó ... no leida
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa