Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Espiritualidad y Cultura
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

Tres mujeres y el Señor

08 de sep de 2018
Hoy es difícil imaginar una mística que también sea médico, y no solo un médico particularmente atento a los enfermos, sino también interesado en los aspectos científicos y técnicos de su profesión, como Adrienne von Speyr.
Adrienne von Speyr

Adrienne von Speyr fue una mujer que estuvo casada dos veces, que adoraba ir en bicicleta, estar con amigos y que, aunque no estaba particularmente interesada en la moda, siempre sabía, como una mujer de bandera, cómo vestir en cualquier circunstancia. Así lo cuenta ella misma en su autobiografía.

Quizá de ahí viene la demora de la Iglesia católica a la hora de reconocer sus extraordinarias virtudes. Prefieren olvidarlo, o dejar que su perfil sea absorbido por su amigo y compañero de aventuras espirituales Hans Urs von Balthasar, el gran teólogo que sí comprendió su entrega y contagió sus obras de su influencia en sus obras.

Adrienne escribió varios textos, incluida una bella autobiografía a petición de von Balthasar llamada ‘Tres mujeres y el Señor’, en la que relata la lenta pero creciente conciencia de sus extraordinarias habilidades místicas. En este pequeño libro reflexiona sobre tres mujeres en los Evangelios (Magdalena, la mujer pecadora en casa del fariseo y María de Betania) y luego se analiza la cuestión, siempre tan interesante y al mismo tiempo misteriosa, sobre la especial relación que Jesús tenía con las mujeres.

Con su guía, descubrimos posibilidades completamente nuevas para la interpretación de los Evangelios, guiadas no solo por la tradición cultural (que estaba allí y no era insignificante), sino por una serie de intuiciones místicas reales y experiencias derivadas de su vida. de su relación con Dios.

La meditación, más allá de la psicología

Es un procedimiento que explica muy claramente: “Quien lee las Escrituras simplemente para conocer el texto como tal, para marcar el significado de las palabras, los eventos y sus conexiones, se contentará con lo que está escrito. Pero aquellos que meditan los mismos textos desde la adoración y los abordan, no solo con su inteligencia, sino desde su fe viva, con la búsqueda de Dios y toda la determinación para encontrarlo, será Dios quien lo introduzca de una manera más profunda para que viva realmente esas palabras. La meditación, de hecho, no es un proceso psicológico puro, no es un monólogo del alma consigo mismo, sino que es la oración, el diálogo con Dios, un diálogo en el que la Palabra de Dios se comporta de forma libre y soberana”.

Siguiendo este método, diferencia la mera lectura de una meditación profunda y reflexiva: la historia de María Magdalena, por ejemplo, permite una larga digresión sobre cómo Dios interviene en la vida de una mujer -o un hombre- que tendrá la tarea de llevar el mensaje redentor incluso antes de que la persona elegida sepa algo al respecto.

La llamada a María Magdalena

Cuando en los Evangelios aparecen personas que, como Magdalena, están destinadas por el Señor para un servicio particular, “nos damos cuenta de que durante algún tiempo han sido objeto de la consideración y la aceptación del Señor. Él los ha elegido, los ha acogido mucho antes de que lo supieran”.

Durante años, el Señor los moldeó, los ayudó, los dirigió, los ayudó a convertirse “tal y como los necesita”. Esto también ocurre en aquellas personas que nunca sabremos qué harán, y sucede incluso si no se han dado cuenta y han respondido sí: “En su sí al hombre ya está incluido, como un germen viviente, latente, incluso el sí del ‘hombre: en la unilateralidad de la llamada ya existe la bilateralidad del encuentro”.

Al parecer, esta revelación parece erradicar el libre albedrío, pero Adrienne especifica: “Esto, sostenido por el Señor, no significa en absoluto que nos quite la responsabilidad; más bien, él nos fortalece en la decisión correcta, para que podamos encontrarlo en la plenitud de nuestro libre albedrío, para que por la fuerza que nos ha conferido, podamos elegir cuál es la voluntad del Padre”.

Dios nos educa

En la llamada del Señor a sus apóstoles, incluso puede haber una cierta brutalidad, “que tal vez se refiere a la divinidad del Señor más inmediatamente que todos los demás”, escribe la mística. Debido a que solo Dios puede hacer uso de los seres humanos de esta manera, Él puede disponer de su destino. En este sentido, Magdalena es como una ‘propiedad’ del Señor, pero la forma en que sucedió no se sabe. Así lo escribe sobre Magdalena, pero es válido en general: “Todo hombre tiene su misterio con el Señor y tiene derecho a estar escondido y a guardar silencio”. Todo es una enseñanza. En la escena de Magdalena al pie de la cruz y en el sepulcro, “Dios nos educa para no querer preguntar y saber más de lo que nos muestra”.

En la hermosa autobiografía que dedica a los primeros veinte años de su vida, Adrienne trata de desentrañar este misterio, en parte, tratando de entender cómo el Señor trabaja en la preparación de las almas para la tarea a la que han sido llamadas, a pesar de que no se dan cuenta.

Una visión de la Virgen

Cuando era niña, cuenta, por ejemplo, que “escribía largas páginas todos los días, donde intentaba sobre todo adivinar lo que Dios quería y lo que la gente que me rodeaba quería”. Y con gran sencillez, propia de una niña, aceptó una visión de la Virgen: “No estaba para nada asustada, sino más bien llena de una nueva alegría fuerte y dulce. En ningún momento se me ocurrió que podía ser víctima de un engaño (…). Cuando Nuestra Señora desapareció, me arrodillé junto a mi cama (yo había tomado esta costumbre desde mi cumpleaños), y creo que permanecí en oración hasta que tuve que ir a la escuela”. Cuando después habló de dar sentido a su vida en los años previos al verdadero encuentro con el Señor, Adrienne sabía de lo que estaba hablando.

El perfume derramado

La reflexión sobre el encuentro entre Jesús y la mujer pecadora en la casa del fariseo se centra en la “verdad de la esperanza”, en esa nueva forma de esperanza que surge de ese encuentro. Su encuentro es paradigmático porque “ella no sabe que él la reconoce como aquella para la que Dios se hizo hombre, que representa para él a los pecadores por los que quiere morir (…). Él no sabe que confirmará su mandato”.

Sus lágrimas son en sí una confesión, pero como pecadora no quiere presentarse con las manos vacías, y lleva el frasco de ungüento. Básicamente, “se cae al suelo, adora y se confiesa”. Precisamente por esta razón, ella será quien personifique la relación adecuada con Jesús, y no el fariseo que lo había invitado a “ver lo que tenía que ofrecerle”.

Lo inconmensurable y lo primario

Al comenzar este pasaje, y especialmente en la actitud de la mujer, vemos que “la esperanza es como una luz que brilla a través de toda la parábola, inexpresada pero cumplida”. Jesús reconoce que la mujer sabe cómo dar amor, incluso si antes había vivido sin duda una clase de amor diferente, y para él “el amor es lo inconmensurable, lo primario, y sobre él se regula la amnistía”. El pecador “es redimido sin medida en su esperanza” y precisamente por esta razón, ahora, “la mujer le pertenece al Señor en virtud del amor”.

La tercera mujer, María de Betania, es la personificación del amor, porque se las arregla para vivir sin separarse del amor del Señor. Según Adrienne, la oposición con su hermana Marta no nace de inmediato: Marta es quien creael encuentro con el Señor, quien abre su hogar a Jesús, pero si “Marta lo recibió en su hogar exterior, María le recibe en la casa que es ella misma”.

El poder de llenar todo

En su actitud de escucha silenciosa, María llega a comprender cómo “Dios tiene el poder de llenar todo con su amor y así satisfacer al ser creado, que está destinado al amor y a la palabra”. Marta, metida en sus actividades, ya no incluye la contemplación de su hermana, se aleja de lo esencial, “no se acerca tan directamente al Señor, pero se ha convertido al amor a través de las cosas del Señor, que sin darse cuenta Marta cambia, hace las cosas con gusto, en medio de la inquietud y preocupación de estar sobrecargada de tareas”. Entonces la relación con el Señor se invierte: se vuelve hacia Él, pero no para prestarle atención, sino para prestar atención a sus cosas, ella hace su voluntad. “Ya no es Él quien propone, sino tú”.

La reprimenda severa y fructífera que el Señor le dirige a ella hace que Marta entienda que “ella está demasiado ocupada en sus planes, que está haciendo demasiado, que hay demasiadas cosas que se ha marcado”. María, en cambio, hace lo único necesario: “Ella se centra en una única cosa, todo lo que posee, ella misma”.

Así, Adrienne lleva a las tres mujeres de vuelta a las tres virtudes teologales: fe, esperanza y amor. Y esta es precisamente la razón por la que representan las formas en que los seres humanos pueden estar listos para recibir el amor divino que se derrama sobre ellos, ofreciéndonos una exégesis que al mismo tiempo perfila un camino espiritual.

Del Blog de Lucetta Scaraffia

fuente: Vida Nueva Digital
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.198.52.82
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
La constitución apostólica de Francisco estabiliza las modalidades que se ... no leida
Diálogo con los jóvenes de la diócesis francesa de Grenoble-Vienne: ... no leida
n la Sala de Prensa de la Santa Sede se ... no leida
A pocos días de la memoria litúrgica de la fiesta ... (1 coms.) no leida
El Papa Francisco en su alocución previa al Ángelus, retomando ... no leida
El Santo Padre reflexionó sobre el Evangelio Dominical (cf. Mc ... no leida
Audiencia general en la Plaza San Pedro; el Papa prosigue ... no leida
Algunos han tratado de incluir al Papa emérito como testigo ... (1 coms.) no leida
Este sábado 8 de septiembre, el Papa recibió en audiencia ... no leida
En la capilla de la Casa Santa Marta Papa Francisco ... (1 coms.) no leida
Se reanudaron el lunes 3 las misas celebradas en Santa ... no leida
Ecuménicas e interreligiosas
Con una celebración en la catedral de Basilea (Suiza) ante ... no leida
Familia y Vida
El prestigio del clero y la asimetría de edad y ... (1 coms.) no leida
Iglesia en el Mundo
Con sus altibajos, la apostasía es un fenómeno creciente, sobre ... no leida
El cardenal Di Nardo: hemos compartido con él nuestra situación, ... no leida
“La Civiltà Cattolica” publicó el breve diálogo del Papa Francisco ... no leida
La corte de Luxemburgo considera "discriminación" que un hospital echara ... no leida
En el libro autobiográfico del obispo emérito de Milán, muchos ... no leida
Davide Cito, experto canonista, repasa los principales desafíos que los ... no leida
Dublin no fue un "éxito", pero fue la muestra de ... no leida
América y España
El arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, presidió ... no leida
En un comunicado, señala que la gestiona desde 1236 y ... no leida
Vicario destacado, pero también abusador. ... no leida
Con dos reuniones, Colombia entra en pleno en los trabajos ... no leida
Se realizó del 1 al 5 de septiembre en Costa ... no leida
Carta abierta de los jóvenes líderes sociales cristianos latinoamericanos que ... no leida
Espiritualidad y Cultura
Su principal objetivo es la «evangelización pura y dura». Y ... no leida
Hoy es difícil imaginar una mística que también sea médico, ... no leida
La sola persecución del beneficio ya no garantiza la vida ... no leida
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa