Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
capillero: Maria del Carmen
Ofrécele a la Virgen
-junto con tu oración-
una rosa:
La Virgen María invocada como
 

Nuestra Señora Madre de la Divina Providencia

Fiesta: 19 de noviembre

Oh Madre poderosísima de Dios
y Madre amorosísima nuestra:
con todo el afecto
y fervor de nuestras almas
te rogamos que nos concedas,
no sólo a nosotros,
sino también
a todos nuestros parientes
y amigos,
y a los habitantes de toda la Isla,
la gracia de cifrar en Ti
nuestra esperanza
y de agradarte con una constante
y fervorosa devoción.

Dígnate conservar y aumentar
el amor que te profesa Puerto Rico,
y que echen cada día
en nuestro suelo
raíces más profundas la moral,
la piedad, la Religión Católica.

Derrama tus luces soberanas
sobre nuestros gobernantes,
para que, con acertadas leyes
y disposiciones saludables,
promuevan nuestro bien
temporal y eterno.

Haz que te seamos fieles
hasta la muerte,
a fin de que,
después de haberte amado,
venerado, invocado a imitado
en la presente vida,
te amemos, veneremos, ensalcemos
e imitemos en la gloria,
por eternidad de eternidades.
- Así sea.

leer sobre esta advocación     leer o pedir intenciones de oración

A DEVOCIÓN a la Virgen Madre de la Divina Providencia se remonta a la Italia del siglo XIII, pasando poco después a España, donde se creó un santuario en Tarragona, Cataluña. Se dice que el título de "la Divina Providencia", se debe a San Felipe Benicio, quinto superior de los Siervos de María quien, al no tener sus frailes nada de comer, invocó la protección de la Virgen y poco después que oyera toques a la puerta del convento encontró milagrosamente junto a ella dos canastas repletas de alimentos.

En 1851, el señor Obispo don Gil Esteve y Tomás, natural de Cataluña, introdujo en Puerto Rico la devoción a Nuestra Señora de la Providencia que conociera en sus años de seminarista. El obispo Esteve, que junto al pueblo acababa de reconstruir la nuestra catedral capitalina de San Juan, adquirió la imagen en Barcelona, le levantó un altar de madera, cubierto de oro laminado y estableció su culto el día 2 de enero, fecha que quedó designada como su fiesta anual.

La imagen original de la Virgen María traida por don Gil Esteve era "de ropaje", o sea, hecha para ser vestida. Estuvo expuesta al culto en la catedral de San Juan Bautista durante 67 años. Los primeros lunes de cada mes se celebraba una misa cantada en su honor, y el trisagio a la Virgen todos los domingos. El culto a la Virgen se fue extendiendo por toda la Isla y muchos devotos iban a levantar una plegaria frente a su altar. En 1892 la Diputación Provincial declaró fiesta oficial el día 2 de enero, día que se celebraba dicha festividad.

En el año 1913, el Obispado de Puerto Rico impartió su consentimiento, con motivo de las celebraciones del cuarto centenario de la fundación de la diócesis, para hacer acuñar medallas que leían: "Nuestra Señora de la Providencia, Patrona de Puerto Rico". Siendo Obispo Monseñor Willian A. Jones, la antigua imagen de la Virgen Madre de la Divina Providencia fue sustituida en 1920 por una nueva que reproduce el antiguo óleo venerado por los Siervos de María y otras congregaciones religiosas italianas. La talla ilustra una estampa de la maternidad de María, inclinada sobre su hijo el niñito Jesús que descansa muy confiado en su regazo. Tiene la joven madre las manos en oración, a la vez que sostiene tiernamente la de su hijo divino. Es una bella expresión celestial de total devoción, entrega, serenidad y amor...

Mas el culto a Nuestra Señora de la Providencia decayó eventualmente. Treinta años más tarde Monseñor Mariano Vasallo quiso revivir la brillantez que una vez había tenido el culto. Formó con un grupo de señoras la Asociación de Nuestra Señora de la Providencia. Bajo la dirección del Padre Saturnino Junquera se lanzó una campaña por toda la Isla para revivir el culto a esta advocación. La imagen peregrina recorrió todo Puerto Rico. Las celebraciones culminaron el 19 de noviembre, con la llegada de miles de peregrinos de toda la Isla a la gran fiesta en la Catedral.

En 1969, el entonces Sr. Arzobispo de San Juan y Excmo. Cardenal Luis Aponte Martínez, solicitó del Santo Padre Pablo VI que nombrara a la Virgen de la Divina Providencia, Patrona de Puerto Rico, solicitud que el Santo Padre aceptó al año siguiente. En la Bula 11, XI. 1969, el Santo Padre Pablo VI constituyó y declaró a Nuestra Señora de la Divina Providencia "patrona principal de toda la Nación Puertorriqueña" (Patronam principalem totius Nationis Portoricensis...". El decreto del Papa indicaba que la fecha de celebración debía trasladarse del dos de enero (aniversario de la llegada de la imagen a la Isla), al 19 de noviembre, uniendo de este modo la veneración mariana a la Virgen de la Providencia con el descubrimiento de Puerto Rico, acontecido un 19 de noviembre de 1493.

Con un permiso especial del Vaticano, el día 5 de noviembre de 1976 el primer Cardenal puertorriqueño coronaría la imagen de la Virgen en el solar del estacionamiento del Coliseo Roberto Clemente, como Patrona de Puerto Rico. La noche anterior, una mano criminal quemó la recién restaurada imagen de la Madre de Dios en la Parroquia de Santa Teresita de Santurce. Y así fue coronada, ante la emotiva presencia de unos cien mil devotos puertorriqueños, muchos en lágrimas; cardenales, arzobispos y obispos de toda Latinoamérica asistieron al acto. El Cardenal dijo entonces a los presentes: "El fósforo que se utilizó para quemar a la imagen incendió una llama en el corazón de todos los puertorriqueños." Y añadió: "Gracias a Dios, que es imposible quemar a la Virgen, porque Ella se encuentra en el Cielo".

Desde su proclamación como "Patrona principal de la Nación puertorriqueña", la devoción a la Virgen de la Divina Providencia ha aumentado grandemente, no solamente aquí, sino en los Estados de la Unión Norteamericana donde residen varios millones de puertorriqueños. Testigos de esta devoción son los neoyorquinos que llevan la imagen de nuestra patrona en una bella carroza en la Parada de Puerto Rico por la Quinta Avenida. Además, la Arquidiócesis de Nueva York, durante los últimos once años, conmemora esta festividad con una gran Misa en la Catedral de San Patricio, donde el Cardenal y Arzobispo de Nueva York se une al pueblo boricua de la Gran Urbe.

Información e imagen extraídas de http://www.preb.com/

Intenciones de oración
haz click aquí para ver todas
19 de oct:
Anónimo: Por las intenciones de mi jefa, compañeros de trabajo que se han encomendado a mis oraciones, por el pago de mis deudas y por la salud de los enfermos. Señor, escucha mi oración y atiende mis súplicas. Como el ciego del camino, el leproso, la Cananea, el Centurión, espero tu favor. Amén. Gracias
Anónimo: La delicada salud de Benedicto XVI. Presenta inquietud en el seno de la Iglesia. Pienso que estamos en el santiamén fundamental para implorar en memoria del presente Emérito Papa, ahora en vida que tiene 90 años cumplidos. Considero yo... Paz y Bien. Rafael Cabello Cortés
17 de oct:
MariCris: Por las intenciones de las personas que preceden, por mi familia, por las personas que piden oración a la Comunidad de Carmelitas Descalzas Seglares de Bella Vista, por la salud mental de Javier U., por su mamá y su familia, por las personas ancianas, por los niños y jóvenes.
16 de oct:
Antonio (Córdoba, España): Para que seamos sembradores de paz en nuestro hogar, en nuestro ambiente de estudio y trabajo, para que Dios, Ntro. Señor obre a través de nosotros para conseguir un mundo mejor.
15 de oct:
Antonio (Córdoba, España): Por todos los refugiados y desplazados fuera de sus países, especialmente los niños. Para que Ntro. Señor los aliente, les proteja y conceda un sitio de Paz.
Benito: Que seamos luz y guía para todos nuestros hermanos.
13 de oct:
joseam: Por España para que podamos escucharnos y entendernos entre todos y poder tener una convivencia en paz y prosperidad.
Alessandra (Venezuela): Por la prosperidad de mis padres y familia
  • NO incluyas en la intención juicios de descalificación de otras personas.
  • NO incluyas apellidos, ni datos que sirvan para individualizar a nadie
  • No se admiten más de tres intenciones por persona, por día.
nombre:
anónimo:
intención:
Copia este código antispam en el casillero:
Por
Vrnezuela
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa