Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

El Dios de los filósofos, el Dios de la fe

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
30 de septiembre de 2001
Contra el juicio habitual que dice que el «Dios de la Biblia» es sanguinario, violento, etc..., se plantea un acercamiento al marco de referencia desde donde poder leer positivamente esa figura de Dios que Él mismo deseó dejar.

Se opone con singular frecuencia, la crueldad e iracundia de YHVH a la racionalidad y armonía del que denominamos "Dios de los Filósofos".

El primero, tribal, exclusivista, dios de nómades semibárbaros que por esos avatares del injusto poder humano reina en Occidente de la mano del Cristianismo, quien, sin embargo, tiene a veces el gesto de sana vergüerza de esconder al pariente impresentable en el ropero cuando nos ponemos la corbata y hacemos "teología".

El otro (gracias a Dios) un Dios que acepta a todos, pero más importante aún, que puede ser aceptado por todos los hombres, quienes hallarían de su mano, si se dejaran guiar, la paz universal que el primero rotundamente niega ("No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada", Mt 10,34)

Naturalmente, en este juego de presentar la antinomia del artículo, estoy deliberadamente dejando de lado matices y, por lo tanto, exagerando. Me hago cargo.

Lo que me gustaría que retuviéramos de las dos imágenes muy parciales que mencioné es que se trata precisamente de imágenes, representaciones.

"Lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras", dirá San Pablo en Rom 1,20. Y, discutibles o no, no hemos perdido tiempo, hemos forjado cientos, miles, de representaciones de Dios, muy acreditadas algunas de ellas, fuera de época, otras; "...y si los caballos pudieran hablar, harían sus dioses con forma de caballos." (Jenófanes, s. V aC).

Todas -antiguas y modernas- tienen en común algo, puesto de manifiesto en la profética frase de Jenófanes: parten del lenguaje del hombre y vuelven a él. El dios de los filósofos aceptable a todos, es también el dios hecho a la medida de la representación cultural del universo, que no existe sino fragmentariamente, como necesariamente parcial es la cultura humana.

Los creyentes de las religiones bíblicas creemos que la Biblia contiene la automanifestación de Dios, pero simultáneamente creemos que esa automanifestación está limitada a lenguaje de hombres ("vemos en enigma, como en un espejo", dirá 1Cor 13,12). Esta "fe negativa", si la podemos llamar así, esta "docta ignorancia", es al mismo tiempo un positivo saber, saber de nuestros límites como administradores del lenguaje. No creemos en Dios en general, sino en Dios con un nombre, pero sucede que al mismo tiempo es el "Nombre que está sobre todo nombre", y se vuelve impronunciable He aquí un círculo que, sin escapar a la razón, la obliga a moverse con prudencia (una virtud propia de la voluntad, no de la lógica), prudencia al nombrar, al sacar conclusiones, al contruir sistemas, al juzgar el entramado de los lenguajes religiosos...

El Dios bíblico es, sin duda, también una representación, pero que opera un decisivo desplazamiento del centro a partir del cual nos plantamos como hombres frente a Dios: del primado de la lógica, al primado de la voluntad.

Este primado de la voluntad, no es sin embargo "irracionalismo", no es abandonar la fuerza expresiva del lenguaje, es, por el contrario, exigir a ese lenguaje que se tense cada vez más, que supere sus propios límites lógicos, que se fragmente en lenguajes múltiples pero convergentes, que se haga sistema, pero también cántico, alabanza, parábola, visión apocalíptica...

La representación bíblica de Dios se moverá, entonces, en las antípodas del filosófico: no ya un Dios cósmico, organizador y autosuficiente, sino un Dios cuyo supremo acto de organización del cosmos consiste en entregar el mando de él al hombre (Gn 1,28), en entregar al hombre el lenguaje que nombra y determina el lugar de las cosas (Gn 2,19), en entregarse él mismo al lenguaje de los hombres: "A Dios nadie lo ha visto jamás; el Unigénito que está en el corazón del Padre, Él nos lo ha explicado" (Jn 1,18)

Comentarios
por Claudia (201.254.83.---) - lun , 11-abr-2005, 22:00:00

[c=darkgreen][/c]
Hola. El trabajo me pareció bueno. Aunque hay mucho de un Dios de la Revelación. Los antiguos griegos alcanzaron con Aristóteles la plenitud del conociminto de Dios que ellos con los presupuestos intelectuales y espirituales que poseían les fue posible. Era necesaria la Revelación que viniera a completar esa idea que ya tenían, aunque incompleta. Creo que no hay que oponer el Dios de la Revelación, al DIos de la razón, que proponen los griegos, y me remito a los griegos por que es de ellos de donde surge esta idea. Sábiamente Santo Tomás logra unir estas dos posturas, que no se oponen, sino que se complementan, al mismo tiempo que se superan, es decir, la primera alcanza la plenitud en la segundaa. el Dios de la razón, en el de la Revelación.
Creo que es una gran falencia, al momento de plantear estos temas, el presentarlos como opocición, y en muchos casos, aunque no es lo planteado en este trabajo, como irreconciliables.

por javier (201.244.103.---) - vie , 05-may-2006, 22:00:00

[c=darkgreen]el texto es demasiado confuso y no se entiende , por mi parte necesito saber que signifa Dios para los filosofos como lo definen.[/n]

por agugall (190.157.27.---) - mar , 28-jul-2009, 17:00:44

El texto es magnifico pero en algunas partes se pierde el hilo pues usan palabras no fáciles de entender en el momento, si debería usar palabras de un lenguaje sencillo para no tener que ir a buscar un diccionario y perder en contexto

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 107.22.46.59
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa