Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Lecturas de la Biblia

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
30 de septiembre de 2001
¿Por qué si la Biblia es Palabra de Dios dirigida a todos es difícil de leer? Esta pregunta, que subyace en todos cuantos se acercan a la Biblia, es el vehículo para reflexionar sobre la técnicas interpretativas aplicadas a la Biblia

Existe el prejuicio de que la Palabra de Dios, justamente por ser "de Dios" debe hallarse más allá de los "recursos" propios de la palabra humana, más allá de los sentidos múltiples, más allá de la equivocidad, más allá de la oscuridad que toda literatura implica, es decir, más allá de la necesidad de "técnicas" interpretativas.

Pero nuestra fe descansa sobre la firme convicción de que Dios se hizo hombre. Dios quiso asumir la carne humana, en todo menos en el pecado; sin error, pero con todo lo que esta carne tiene de errante, de esquiva; por poner un sencillo ejemplo: un beso bien puede ser una expresión de afecto, o la señal de una hipócrita delación..., ¿quién puede asegurarlo? Sólo Dios puede escudriñar la verdad de la carne. Pero decidió -en respeto a la libertad humana que él mismo creó- no hacerlo, decidió mantener la cizaña y el trigo juntos hasta el fin de los tiempos.

Si esto es así, la Encarnación del Verbo no es una aserción sólo teórica, es también un principio general y práctico de interpretación de la realidad en su conjunto, que podemos ante todo aplicar a la propia Palabra de Dios.

En esta sección se hallarán algunos ejemplos de lecturas técnicas del texto bíblico. Esto es, lecturas en donde aplicaremos conciente y rigurosamente, diversos métodos literarios para ayudar al lector a que lleve nuevamente el sentido vivo de estos textos a un primer plano. No quiere esto decir que vayamos a llegar a "el" sentido del texto. El espacio disponible nos permite sólo

indicaciones; pero, más decisivo aún, el sentido es siempre una apropiación del acto de leer. Si el sentido pudiera ser fijado en un texto distinto al original, tiraríamos todos los originales "difíciles" y nos quedaríamos con nuestras explicaciones. El único intento de estos artículos es despejar cuestiones que traban y confunden al lector actual que quiere acercarse a la Palabra, pero ese acercamiento es derecho y responsabilidad del lector.

Se reprocha muchas veces a las técnicas interpretativas actuales su artificialidad; incluso, en nombre de un mal aplicado criterio evolucionista, se considera que estos textos fueron escritos por y para gente sencilla (ya que era gente de la antigüedad), y que nuestras técnicas actuales no hacen sino desviar ese contacto inmediato. Nada más alejado de la realidad: hay tanta complejidad en el espíritu antiguo como en el actual, hay tanta sutileza expresiva en el espíritu antiguo como en el actual, y en algunos casos, más; la sola ausencia de medios eficaces de control de masas nos permiten confiar en que estos textos antiguos gozan todavía de una "virginidad" espiritual difícil de hallar en los actuales. Las técnicas interpretativas no desvían el sentido, permiten, por el contrario, reencontrarnos con esa "virginidad" textual.

Un reproche concomitante al anterior -que tal vez sea el mismo formulado de otro modo- es que no parece que los autores hayan querido decir "tantas cosas" como nuestras interpretaciones les atribuyen. Frente a esto vale la anécdota que se cuenta acerca de J. Greimas, uno de los padres del estructuralismo contemporáneo; se dice que Greimas envió a un poeta una interpretación estructural de una poesía suya; el escritor la recibió y leyó con suma atención, y respondió al gran intérprete: "Su construcción interpretativa es admirable, pero yo no he querido decir eso"; a lo que responde Greimas con lo que merecería figurar como acápite de toda interpretación:

"Usted no ha querido decir esto, pero su texto sí"

Comentarios
por Toñi (195.76.217.---) - mié , 08-oct-2003, 22:00:00

Dices: «En esta sección se hallarán algunos ejemplos de lecturas técnicas del texto bíblico». Esto, pues es un aintroducción. el nilo se queda colgado del barranco y nosotros con las ganas de saber dónde vamos a seguir. Porque prometer... promete.

por Abel (62.42.64.---) - mié , 08-oct-2003, 22:00:00

Lamentablemente, no quedaron en orden. Era el artículo de inicio de las serie de pequeños trabajos sobre el texto bíblico (Caín, Babel...) que están publicados también acá, o estoy haciendo. De todos modos, voy a intentar redactar de nuevo éste para despegarlo de esa función de prólogo que, en el contexto, ya carece de sentido.
Muchas gracias por hacérmelo notar

por Ecazes (200.109.215.---) - lun , 03-oct-2005, 22:00:00

Esta muy bien
pero sigue teniendo sentido de "prologo"

por jordi34 (201.255.81.---) - mié , 25-oct-2006, 22:00:00

Cuando comencé a querer saber que me decía la Palabra de Dios anduve revolviendo bibliotecas y buscando siempre interpretaciones de quienes sabían del tema, quedé admirado de cuantas de ellas que lo hay. Hoy en cambio encuentro que tenemos que reecontrarnos con la "virginidad" textual. Me gusta ello, me abre expectativas nuevas para el alma. Tal vez me dá una comprensión más amplia de aquello de la [n]Lectio[/n]:
¿Qué me dice?

Muchas Gracias y veremos las técnicas prometidas.

El texto comentado puede ser un prólogo o mejor dicho: una muy buena introducción al tema.


puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.82.56.95
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Teología
Biblia
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa