Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

La pronunciación del nombre de Bíblico de Dios

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
6 de octubre de 2001
Fuente permanente de disputa entre las distintas confesiones cristianas, el tema de si la pronunciación auténtica del nombre bíblico de Dios es Yahveh o Jehovah se encuadra en interesantes cuestiones lingüísticas e históricas

No parece que este tema sea de excesiva importancia, excepto en sus implicaciones lingüísticas. No obstante, los creyentes de las distintas confesiones cristianas nos las arreglamos para llevar nuestros disensos aún allí donde no debería imperar la decisión religiosa sino la investigación. Y es así como la pronunciación del Tetragrama Sagrado, YHVH, las cuatro letras del nombre de Dios revelado a Moisés en Ex. 3,15, divide las aguas entre católicos y protestantes, y entre estos y algunas de sus derivaciones más modernas (Testigos de Jehová, en particular).

Muchos sabrán que en el hebreo tradicional no existen signos gráficos para las vocales. Por supuesto, éstas igualmente se pronuncian (si no sería imposible hablar), pero se conocen por tradición oral y por analogía idiomática (la composición vocálica de las palabras es mucho más regular que en los idiomas occidentales). Aún hoy se escribe así el hebreo, harto dificultoso para los occidentales.

Con respecto al texto bíblico, hacia el siglo VII de nuestra era, los sabios judíos llamados "Masoretas" (algo así como "Portadores de la Tradición"), temiendo que esa ininterrumpida tradición oral se perdiera, inventaron y adicionaron a manuscritos un conjunto de signos gráficos para representar las vocales, la acentuación, la entonación, junto con notas referidas a otros aspectos textuales de la Biblia; a la versión así transmitida, se la conoce como "texto masorético". Esta es una de las fuentes que se utiliza para conocer la pronunciación del texto. Otra de gran importancia, pero en cuanto a la pronunciación de los nombres propios, es la trasliteración de los mismos que aparece en la versión griega llamada "de los LXX", hecha mucho antes que la masorética, cuando aún estaba viva la tradición fonética palestinense.

Así las cosas, no deberíamos tener problemas para el nombre YHVH. No obstante, los tenemos. En los Masoretas, cuando se escribe el Tetragrama, se vocaliza IEHOVAH o -mucho más raramente- IEHOVIH, mientras que la Biblia griega pone IABÉ (demás está aclarar que translitero fonéticamente los caracteres hebreos y griegos por razones técnicas).

¿De dónde proviene esta diferencia? Al regreso del Destierro de Jerusalem (535 AC), gran parte de la comunidad judía palestinense fue practicando interpretaciones cada vez más rigurosas de las tradiciones hebreas orales y escritas (hasta llegar a extremos que darán lugar mucho más tarde a fuertes críticas hacia los más rigoristas, como algunos fariseos). Este progresivo rigorismo va de la mano con la formación de lo que se conoce como el judaísmo clásico. Entre las interpretaciones que esta tradición va fomentando, se encuentra la impronunciabilidad del nombre divino, una forma de evitar la violación del mandamiento deuteronómico de no tomar falsamente el nombre de Dios (Dt 5,11).

La costumbre fue haciendo que, cada vez que el creyente tenía que decir YHVH, pronunciara ADONAI, que quiere decir El Señor, y a veces, ELOHIM, que quiere decir Dios.

Cuando los masoretas armaron la versión con vocalización escrita, queriendo evitar que el lector distraídamente pecara y pronunciara el Nombre-Que-Está-Sobre-Todo-Nombre, pusieron adrede las vocales de ADONAI, en las consonantes de YHVH, produciendo una palabra inexistente en el idioma: IEHOVAH.

Quisiera remarcar este aspecto, cuando el lector judío encuentra IEHOVAH, no dice ni IEHOVAH ni IAHVEH, sino ADONAI, y cuando encuentra IEHOVIH (consonantes de YHVH con vocales de ELOHIM), pronuncia ELOHIM. Es decir, IEHOVAH no quiere decir, idiomáticamente, nada, es un guiño hecho al lector.

La fuente griega conservó, en este caso, la pronunciación correcta, IABÉ, entre otros motivos por haber surgido en círculos judíos de habla griega con menos rigorismo legal que el judaísmo palestinense.

Cuando Lutero realizó su loable traducción de la Biblia de las lenguas originales al alemán, utilizó los manuscritos de los que disponía: los que seguían la versión masorética, en donde invariablemente se encontró con esa grafía cuya historia era, todavía, desconocida; y creyó haber hallado una forma más auténtica de denominar a YHVH.

Hoy el conocimiento lingüístico (no la religión ni la teología), tanto católico, como luterano y judío, reconocen que, por analogía idiomática, la pronunciación más probable del Tetragrama debiera ser "IAVÉ". Los judíos, naturalmente, continúan diciendo Adonai cuando leen "YHVH" (los judíos ortodoxos de habla española, por ejemplo, no escriben "Dios", sino "D--S"). Los luteranos mantienen el uso de "Jehová" por respetables razones tradicionales, y muchos católicos lo pronunciamos "Yahvé", ya que consideramos que con Jesús cayó -por voluntad del propio Dios- la barrera que hacía por completo incomunicable el mundo de Dios y el del hombre en el Antiguo Testamento.

Pero esto último nos lleva a las puertas de algún otro artículo.

Comentarios
por Tomás Tamayo (i) (190.29.140.---) - jue , 10-abr-2008, 15:51:14

La PRONUNCIACION DEL NOMBRE ES UNA RAZÓN MUCHO MÁS COMPLICADA,Y EXTENSA Y DIGNA DE UNA INVESTIGACIÓN MAS EXHAUTIVA, TAL CUAL MERECE LA DIGNIDAD DE ESTE NOMBRE Y DE SU DUEÑO, DE LO QUE SIGNIFICA Y COMPROMETE,DE LA CUALIDAD QUE ESTA INFERIDA EN ÉL( En su Nombre)
Me parece una explicación muy sencilla pero muy simplista
Otros se han dedicado a estudiar esto pero no se pueden atrever a dar una aseveracion concluyente ,puesto que podrían caer en el error de estar motejandole a ÉL. En realidad no podemos estar seguros de que ninguno de los nombres publicados sea el correcto si pronunciamos uno de estos nombres o sugerimos alguno dejariamos de ser testigos fieles . Me parece que lo mas sano es seguir la actitud judia; decir HaShem (El Nombre)
ABRAZOS Y BENDICIONES

Interesante este link mas no concluyente; http://rastronoma.galeon.com/rastrprononoma.htm

por Rosy (189.164.208.---) - mié , 13-abr-2011, 03:12:53

La pronunciación del nombre Biblico de Dios, qe la biblia griega pone Iabé, se vocaliza Iehovah, Ihvh las cuatro letras del nombre de Dios revelado a Moisés. Buena interpretación Abel, gracias


Rosy

por marvin (i) (201.191.198.---) - lun , 09-may-2011, 13:07:17

no entiendo porque los cristianos rechasan la cabala pues esta trata de usar correctamente el nombre y,h.v.h.

por Abel (88.29.169.---) - mar , 10-may-2011, 03:32:48

Marvin, quien te haya dicho que «los cristianos rechazan la cábala» no te informó muy completamente.
La cábala, desde luego, no es de tradición ni de origen cristiano, pero muchos filósofos místicos cristianos se han inspirado en ella, en especial en el Renacimiento, en el que se cultivaba una apertura mental que en general el mundo (no específicamente el cristiano) abandonó lamentablemente luego.
Nombres como Marsilio Ficino o Pico della Mirandola son pensadores cristi¡anos de pura cepa, y estudiaron la cábala en profundidad, y dejaron huella de ello en su obra.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.196.107.247
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Teología
Biblia
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa