Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Cada caminante sigue su camino

por Maite
31 de agosto de 2003
Un hombre emprendió un largo viaje. Tenía que ir visitar a un rey que vivía en un castillo situado en una montaña muy alta, y en un terreno muy escarpado; además para llegar allí debía antes atravesar selvas y ríos, y cruzar mares...

Un hombre emprendió un largo viaje. Tenía que ir visitar a un rey que vivía en un castillo situado en una montaña muy alta, y en un terreno muy escarpado; además para llegar allí debía antes atravesar selvas y ríos, y cruzar mares.

El hombre no quería hacer solo su viaje, así que salió a la calle, y se decidió a buscar acompañante. Paró al primero que vio; le pregunto si iba de viaje, y si podía acompañarle; éste le respondió que sí; y el hombre se puso a caminar a su lado. Pero pasaban los días, y las noches. Y le parecía que se alejaba de su destino, entonces se dijo que tal vez debería preguntarle, pero tuvo vergüenza y se calló. Pasaron meses, y no parecía ser aquél el camino que debía de seguir para llegar al rey.

Dejó pues caer una pregunta, como quien no quiere la cosa:

-«¿Ya pronto veremos al rey?»

-«¿A qué rey?» -pregunto su compañero- «yo viajo para ver el paisaje, y encontrar uno que me parezca digno de ser pintado».

Nuestro amigo calló, tenía que dar vuelta atrás, había perdido el camino. De nuevo lo empezó y de nuevo lo perdió, varias veces: caminó con bandidos con músicos ambulantesc con guerreros contrarios al rey...

Ya desesperado comentó con su abuela (las abuelas son las personas más sabias) que si no sería mejor seguir el camino solo, pues se estaba retrasando.

-«No tienes por qué, le dijo la abuela, simplemente pregunta a tu acompañante si él también va ver al rey. Si te dice que sí, síguelo, si no espera a otro. No olvides que cada caminante sigue su camino. ¿Tú vas buscando a Dios? ¿quieres llegar a su casa?

Toma por compañeros a los que quieren también llegar a su casa».

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.204.83.136
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa