Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

«Introibo ad altare Dei...»

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
19 de abril de 2006

«ad Deum qui laetificat juventutem meam...»1 Lo que se dice alegrar, ya no alegras, al menos no una juventud que no tengo hace tanto tiempo. Ya sé que ninguna rúbrica me obliga ahora a decirlo, pero yo lo digo igual, y lo seguiré diciendo mientras todos los días suba a este altar, al menos para recordar que en algún momento sí me alegraste la juventud; o que tú te acuerdes, que te has vuelto olvidadizo.

Todos esos que están ahí esperando que les haga la magia, dicen que el olvidadizo soy yo, que me duermo después de darles la comunión, que me equivoco en los textos... pero yo no me olvido, no te olvido; y aunque me da horror ese instante en que me daré vuelta, y quedaré ahí al frente, con los brazos abiertos, casi haciendo el payaso con esta casulla enorme, subo y seguiré subiendo para que sepas que yo no olvido. No me importa demasiado lo que esté pensando todo ese hato de viejas que cuchichean cuando paso «qué desmejorado está...»; por mí que piensen que me olvido, que me trabo, que me duermo, que casi no puedo andar, pero cuando llego y me doy vuelta, cargado del horror de esperar ese momento, hastiado de recordarte que en algún momento alegraste mi juventud (pero te lo seguiré recordando, no te librarás), cuando llego y me doy vuelta, y abro los brazos.... ah, eso es lo decisivo: abro los brazos.

Estoy cansado. Además me parece que alargan cada día la distancia entre estos escalones y el altar; Sí, estoy seguro que la alargan... otro truco del párroco para demostrarme que estoy viejo... casi lo puedo oír dando órdenes a los obreros para que ensanchen los escalones, alarguen el piso, alejen el altar. Quiere que jadee, que me agote en esta caminata. No lo quiere él solo, todos quieren verme que no pueda ya abrir los brazos. Me saludaron el otro día, uno por uno, para cuando dicen que llegué a los 50 años, o algo así, de sacerdocio; pero aunque ellos no se dieran cuenta yo les oía murmurar «estás viejo», «ya no sirves». Me sonreían con la boca de oreja a oreja, ¡hipócritas! Alguna hasta me dio un beso, ¡Judas!

¿Qué toca hoy? ¡ah, sí! uno de los días de la Octava, espero que esté anotado cuál día. Bueno, igual todos los días se parecen; todos los días de la Octava, y también todos los demás días. Verdad es que casi ni recuerdo lo que viene después de que abro los brazos para que me mires. No es que no recuerde porque me falte memoria, sino porque no me importa. Ya no me importa. Antes sí me importaba, cuando alegrabas de verdad mi juventud de verdad; pero un día dejaste de hacerlo, o yo dejé la juventud y no me di cuenta, o me cambiaron los textos y dejaron de importarme.

Curioso: cuando me sedujiste quería llegar a viejo, para estar solamente contigo, cuando ya no me importaran otras cosas, cuando nada me distrajera; y ahora que nada me distrae no consigo recordar las palabras con las que te invocaba, y tú venías. Me habían enseñado que eran unas palabras, unas precisas palabras, pero aunque creo que son las que digo cada día, no vienes.

Te escondiste, pero te obligaré a salir. Y si no sales con las palabras que me enseñaron, saldrás cuando llegue por fin a ese altar (¡qué lejos lo han puesto hoy!). Ya siento que estoy por atraparte, que no podrás dar vuelta la mirada, que me reconocerás algún día, que entenderás el gesto que hago, porque este gesto es mucho para ti, y aunque no lo creas, también para mí... y desde donde sea que te escondas, no puedes dejar de mirarme con los brazos abiertos: mirarás al que traspasaste.

-El Señor esté con vosotros.

-Y con tu espíritu.

 

 


 

1

-Introibo ad altare Dei

-ad Deum qui laetificat juventutem meam

("Subiré al altar del Dios. Al Dios que alegra mi juventud") era el primer díálogo bíblico que sostenían el sacerdote y el acólito al comenzar la celebración de la misa en el rito de S. Pío V

Comentarios
por Febe (65.10.86.---) - jue , 20-abr-2006, 22:00:00

Hermoso!! de verdad llegá a mi corazón!!

El Señor es mi Pastor...

por Eduardo (64.76.29.---) - jue , 20-abr-2006, 22:00:00

Muy bueno, Abel.
[q]Curioso: cuando me sedujiste quería llegar a viejo, para estar solamente contigo, cuando ya no me importaran otras cosas, cuando nada me distrajera; y ahora que nada me distrae no consigo recordar las palabras con las que te invocaba, y tú venías. [/q]
Creo que este párrafo también se podría utilizar al hablar sobre el amor a la mujer de nuestra vida...
¡ Es conmovedor el relato ! Me encantó.
Un abrazo
Eduardo





por Yoenel (201.234.153.---) - lun , 24-abr-2006, 22:00:00

Ah, viejo cura! No estar a tu lado para decir "Misereátur tui omnípotens Deus, et dimíssis peccátis tuis, perdúcat te ad vitam aetérnam."
Conmovedor, Abel. te felicito.

por Maite (80.58.8.---) - lun , 24-abr-2006, 22:00:00

La calificación se me ha quedado corta, he visto retratados en él tantos sacerdotes conocidos y ya mayores, y también tantos cristianos viejos, en el buen sentido, y me he visto reflejado como fiel que a veces no ha comprendido o no comprende que también los curas se hacen viejos.
Y como no, he visto que siendo verdad a veces al decir lo que dice La Escritura siento que estoy " mintiendo"

Sigue escribiendo
Maite

por Margarita (i) (80.31.75.---) - lun , 20-feb-2012, 17:52:23

Yo creo que el que se encuentra con el Dios de la alegría, con la presencia del Resucitado, siempre, siempre, siempre acaba subiendo al altar donde Él vive. Puede que el altar esté algo oscuro, o lejano, o estemos cansados...pero con la perseverancia que Él mismo nos da, siempre nos encontramos con Aquel que "lo hace todo nuevo", porque es su misericordia, no nuestro esfuerzo, lo que hace posible unos brazos que se levanten al cielo con la esperanza de que está ahí y vive para siempre. Ánimo a todos, Cristo vive!

por Abel (81.203.151.---) - vie , 27-sep-2013, 16:25:12

Hoy cumple 90 años el sacerdote que me inspiró este cuento, y tengo la gracia de ayudarlo en misa cada domingo. Dios lo bendiga por muchos años más, y lo siga preparando para el Gran Encuentro.

por José Luis Llopis (i) (88.0.56.---) - vie , 27-sep-2013, 18:52:40

Gracias Abel, por este cuento que más bien parece un himno, gracias por ayudar-acompañar a D. Bartolomé, eres como ese lazarillo guía y da confianza al que necesita apoyarse.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.92.190.158
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa