Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de los pecadores

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
18 de marzo de 2008
Meditación acerca de la necesidad divina de salvarnos por la cruz

El misterio de la Pasión es inabarcable; y los relatos de pasión no nos ahorran nada de ese misterio, no nos lo facilitan, no lo alivianan ni lo hacen «light». Por eso, aunque oímos y leímos tantas veces los cuatro relatos de la pasión, y aunque en realidad puestos todos juntos no ocupan mucho más que unos pocos folios, siempre dan la sensación de que quedan unos pasos por delante nuestro, de que no llegamos a ellos.

Yo creo que uno de los aspectos del misterio que más se nos diluye entre los dedos cuando queremos comprenderlos es el de la necesidad de la Pasión: «el Mesías debía padecer»; «esto se realizó para que se cumpliera la Escritura»; «uno de vosotros me va a entregar»; «antes de que cante el gallo me habrás negado»... Nada de todo esto apela a la contingencia, al puede-que-sí-puede-que-no.

Tomemos como ejemplo el caso de Pedro: uno pensaría que llora amargamente porque piensa que perdió su oportunidad de serle fiel al Señor; ¡y es lógico que lo pensemos, en principio, así! es más: normalmente convertimos el evangelio en una lección de moral y suponemos que Pedro podría no haber negado a Jesús. Pero Jesús no dice eso, no le da ninguna oportunidad: "antes de que cante el gallo, me habrás negado tres veces"; es una frase absolutamente declarativa... y soberana; Jesús sabe que Pedro lo va a negar, no pone en cuestión eso. Y cuando sobreviene la negación, Pedro también sabe que era necesario que él negara a Jesús: ahora sabe que Jesús lo sabía. Y llora, creo yo, no por haber negado al Señor (porque no podría haber hecho otra cosa), sino por no haber aceptado humildemente el exceso de misterio que Jesús le estaba poniendo delante: "es necesario que...".

Tal vez no lleguemos nunca a poder traducir a otras palabras que las de los evangelios esta necesidad sagrada, que choca contra la pared de toda nuestra lógica, incluso la de nuestra más sana lógica religiosa:

-¿Por qué, si Dios es todopoderoso, el elegido de Dios debía padecer para entrar en su gloria?

-¿Por qué, si el hombre es libre, no podía sino abandonar al Señor y dejarlo por completo solo?

-¿Por qué, si todo esto ocurre por una necesidad eterna, algunos hombres son responsables de esa muerte, y todos somos teológicamente co-responsables de ella?

-por qué, por qué, por qué... los "por qué" se acumulan y el Evangelio... no responde a ellos. No, no responden al "por qué" que desearíamos conocer; todo lo que nos dicen es "para que se cumpliera la Escritura". ¿Pero acaso la Escritura no proviene del Espíritu Santo? ¿no podía el Espíritu propiciar otra escritura, de modo que fuese necesario que se cumpliese otra escritura y no ésta?

La primera página de este misterio del no-saber se escribe frente a un árbol: al árbol «del saber del bien y del mal»; frente al árbol la pretensión del hombre no es otra sino conquistar el saber de Dios. A diferencia de los mitos paganos, el Adán de la Biblia parece mucho más inocente: no busca competir de manera directa con el poder de Dios, no busca robar ninguna llama, no busca asaltar el trono de Dios... sólo quiere saber: pero con el saber de Dios.

Era "natural", era necesario, que la redención nos pusiera ante el árbol del no-saber. Frente al árbol de la cruz choca todo posible saber humano. San Pablo llama a esto "la necedad y locura de Dios".

No es escapar a la necesidad humana de la lógica: necesitamos comprender las cosas para mantener la cordura, es verdad; y Dios no nos ha negado nunca esa grandeza de las posibilidades de la comprensión humana: únicos en la naturaleza que gozamos del don de la inteligencia, para comprender un universo escrito por Dios con caracteres de belleza y verdad, con caracteres matemáticos y musicales. No se trata de que Dios no acepte nuestro saber: Dios lo ha creado, Dios lo alimenta, Dios lo avala.

Lo inaceptable es la pretensión del hombre de apropiarse, con aparente inocencia, del saber de Dios. Saber nos permite curar la vida, curar nos hace creer que podríamos también crear la vida. Saber nos permite prevenir el futuro, prevenir nos hace creer que podríamos dirigir hasta el último resquicio del futuro. Saber nos permite entrar en un contacto más profundo con los demás, entrar en contacto íntimo con los demás nos hace creer que podríamos controlarlos a nuestro antojo.

Comprendemos, en fin, que la vida humana está sumida en la desdicha, y por ese mismo saber nos creemos capaces de autosalvarnos, con mil "lógicas" maneras: si haces esto o aquello, si piensas así o asá, serás salvo.

Pues no: mientras los hombres buscan signos y sabiduría, Dios nos quizo salvar en Cristo con la locura de la cruz. Y la locura no es sólo locura porque Dios no merecía ser crucificado. Por eso también es locura, pero lo es sobre todo porque aunque no merecía ser crucificado, debía ser crucificado... para que se cumpliera la Escritura: para que llegara a su plenitud la Escritura que comienza con un árbol del saber que nos pierde, era necesario que creciera desde la tierra un nuevo árbol, un árbol del no-saber, el árbol de la cruz, donde estuvo suspendido el incomprensible misterio de la locura divina.

 

Comentarios
por Carlos JBS (201.130.197.---) - vie , 21-mar-2008, 21:05:27

medio loca la exegesis.. y por eso le doy un EXCELENTE, en espera de que crezca y madure en mi "lógica" ;)

por Maite (81.36.196.---) - jue , 15-may-2008, 19:06:16

ya puse mi comentario en el foro, he puesto la calificación más baja que le podía dar.

por guillo (i) (24.202.244.---) - lun , 14-jul-2008, 17:54:37

Me encant'o! Puse la calificacion mas alta, no por " saber" sino por entusiasmo. Busque los comentarios de Maite en el foro y nos los encontre (de la misma manera que busco ls acentos en mi PC y no los encuentro). Me gustaria saber xq , Maite, te ha disgustado tanto

por laudate (201.216.146.---) - jue , 14-may-2009, 21:38:34

Bueno yo soy ignorante en muchas cuestiones, pero si concuerdo con el mensaje de este artículo, porque de hecho se nos recomienda en Imitación de Cristo, de Tomás de Kempis, que no nos esforcemos por entender los misterios de Dios, porque no nos correspondes, nunca podremos entender el misteriod de la Cruz, pero lo hermoso es que no tenemos que entenderlo con nuestra pobre lógica para poder vivirlo en nuestra cotidianidad, no tenemos que entenderlo a profundidad para agrdecer a Dios la salvación que no da por la Sangre preciocísima de Su Hijo único Jesucristo.

por Rosy (189.164.249.---) - mar , 08-mar-2011, 16:33:09

Abel, gracias, era necesario que el Hijo del hombre fuera entregado, "el Mesias debía padecer" "esto se realizó para que se cumpliera la Escritura", hermoso lo detallas y te pones o piensas en aquellos tiempos que hermoso y bello es reflexionar en las Escrituras y unicamente quien ama podra adentrarse con ese espíritu dentro de las Escrituras Abel Dios nuestro que nos ama te cuide y bendiga .

por Pilar De Luz (37.11.34.---) - mar , 22-mar-2016, 19:12:02

Para mi, ha sido muy refrescante esta forma de ver, los porques? y la falta de respuesta a los muchos porques... sobre todo, algo que nuna había leido "La loca de la Cruz" tambien estoy de acuerdo con un hermano que como yo no soy nada experta, que ha dicho que NO NOS ESFORCEMOS EN ENTENDER LOS MISTERIOS DE DIOS, PORQUE NO NOS CORRESPONDE, y eso me recuerda que hay que vivir en al Divina Voluntad, donde todo lo aceptas por la voluntad de Dios... Tambien me ha gustado mucho, porque me ha echo reflexionar y meditar con Dios... mi nota final es: me ha encantado Abel y te doy un maximo.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.211.79.150
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa