Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Domingo de «Laetare» (Alegraos!)

Domingo IV de Cuaresma, ciclo B: 2Cro 36,14-16.19-23; Sal 136; Ef 2,4-10; Jn 3,14-21

por Abad Felipe, OSB
15 de marzo de 2012
La liturgia de este domingo proclama en medio de la Cuaresma: Alegraos. Toda la vida cristiana se dirige al amor de Dios.

Mis hermanas y hermanos en Cristo:

No siempre es fácil alegrarse en el Señor. La liturgia de este domingo nos llama a alegrarnos, pero a veces nuestro corazón no puede hacerlo. El Libro Segundo de las Crónicas nos cuenta de las infidelidades de nuestros antepasados en la fe. Ellos simplemente no podían permanecer fieles a Dios, e iban de mal en peor. Hoy a veces parece que nuestro mundo sigue en la misma dirección. Baste sólo pensar en la innumerable gente inocente que muere en cualquier ataque terrorista alrededor del mundo. ¿Cómo puede ocurrir eso en nuestro mundo?

Dios permite el mal, pero Dios no hace el mal. A veces nuestros corazones resisten a Dios porque el mal ha tocado demasiado cerca de nosotros. En el relato del Libro Segundo de las Crónicas, Dios permite a su pueblo retornar a su tierra. Esto no ocurre porque el pueblo se haya vuelto bueno, sino sólo porque Dios es misericordioso. No vuelve nuestros pecados contra nosotros.

El Evangelio de San Juan refleja también eso: mira al Señor de la misericordia y quedarás curado. Juan es muy claro: Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara a través de él. Cada vez que nos enfrentamos con una imagen de Dios que hace aparecer a Dios como alguien que está esperando destruirnos o condenarnos, debemos pensar en este pasaje. Dios nos ama mucho más de lo que nosotros nos amamos a nosotros mismos.

La Carta a los Efesios nos dice que cuando estábamos muertos por nuestras transgresiones, Dios nos levantó para que viviéramos con él. Muy a menudo los cristianos no creemos realmente que Dios pueda amarnos tanto, y nos representamos imágenes limitadas del amor de Dios por nosotros. Pensemos en la parábola del hijo pródigo: el padre corre a recibir al hijo antes de que este tenga oportunidad de pedir disculpas. Sería un sinsentido que Dios tratará a su pueblo de otra manera que con amor.

Frecuentemente ocurre que no nos amamos a nosotros mismos porque no confiamos en Dios. Permitamos que Dios nos ame en este tiempo de Cuaresma. ¿Llegaremos a confiar en que él nos ama más de lo que podemos imaginar? ¡Entonces podemos alegrarnos en el Señor!

Comentarios
por Rosy (189.164.242.---) - lun , 19-mar-2012, 01:30:37

Bonitas las lecturas de este Domingo IV de Cuaresma y que bonito también las describes Abad Felipe OSB es bueno escuchar las dolencias que a veces causan las infidelidades cual lo dice el Libro Segundo de las Crónicas y entonces uno no podrá alegrarse mas muchas veces no son infidelidades son simple curiosidades y ver que hay de aquel lado de la montaña subes a la cima te asomas y ves nadien viene a encontrarte y dices a eso subí a la cima no valio la pena y te regresas a vivir con lo tuyo y en lo tuyo y todo lo demás fué fantasia . El amor en Dios y por Dios nunca es fantasía es un amor que lo llena y lo cubre todo y él nos levanto para que viviéramos con él y es lo que ocurre cuando una persona llega a su amada presencia ganarse su vida con Él (o ser hechados fuera de Él) optemos por una vida a su lado muy cercas de su presencia y su amada compañía gracias Abad Felipe OSB Dios te Bendiga .

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.90.92.204
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
El evangelio del domingo
Letras
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa