Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

La Iglesia está llamada a anunciar el evangelio

«La Iglesia no está para condenar o confrontar, sino para acompañar a los seres humanos en su peregrinación en la tierra.»

Todo el arte del siglo 20 puede verse como un reflejo de la transición de la mentalidad de los ilustrados y modernos, a la visión de los que se han instalado en un mundo sin ideales, sin sostenes ideológicos ni ideologías románticas que sólo sirven para esclavizar y hacer miserable la vida humana.

Paradójicamente, han sido los idealistas y los predicadores de la alta moralidad, los que han traído miseria y dolor para incontables seres humanos. De ahí que los artistas, poetas, seres humanos de sensibilidad, hayan repudiado a los "bienpensantes", las clases dirigentes de entonces, con su respetabilidad hipócrita y su moral hueca. Es lo que denunció el Marqués de Sade con su literatura poblada de anormales, lo mismo que Sartre, con sus personajes atormentados por "los demás". En ese grupo de los "bienpensantes" (en esa "redada") cayó la Iglesia con su historial de intransigencia y de persecución de herejes.

Pero el lector y yo sabemos que la fe de nuestra predicación, la fe del Evangelio, no es una ideología romántica y peligrosa. Eso es lo que también buscó demostrar Vaticano II, o al menos, eso fue lo que tuvo en mente más de un teólogo en el Concilio. La Iglesia de los inquisidores medievales no es la Iglesia de Cristo. Los verdaderos cristianos no son unos fanáticos.

Uno entiende cómo muchos han identificado la Iglesia con las ideologías totalitarias, sobre todo cuando el liderato de la Iglesia estuvo insistiendo hasta el mismo Concilio en su rechazo del mundo moderno (es decir, coetáneo) mientras se mantenía en algún tipo de acuerdo con los regímenes establecidos. A los ojos de los posmodernos la Iglesia también cae en la hipocresía de la respetabilidad de los bienpensantes. Predican la moral pero en privado son unos perversos.

Lo más fácil para la Iglesia en la segunda mitad del siglo 20 ha sido caer en la tentación de asumir una postura de "Te lo dije" y continuar insistiendo en la denuncia antimoderna, como si la culpa de nuestros males contemporáneos derivaran de la mentalidad moderna (del capitalismo sin freno, la moral relativa, etc.). Para éstos resulta más cómodo declararse mártires de la época "moderna" (contemporánea) y seguir fomentando las devociones piadosas de antes, que encararse con su obligación de predicar la verdad del Evangelio, según lo vimos en el Concilio.

Nótese cómo ante la crisis de la revelación de la pedofilia rampante entre el clero católico, el Vaticano reculó a la posición preconciliar de declararse asediado por el mundo circundante. El problema con esa solución es que entonces la posición de la Iglesia queda atada a la antimodernidad, que es como decir, atada a la misma modernidad en vías de desaparición. Además, la Iglesia no está para condenar o confrontar, sino para acompañar a los seres humanos en su peregrinación en la tierra. Esa sí es una posición de fortaleza, la de ir impulsado por la fuerza del Evangelio.

No tiene sentido mantener a la Iglesia "casada" con unos valores transitorios como lo son los valores o esquemas de vida de una sociedad preindustrial a la que ya no se puede volver; o los valores de una filosofía caduca como la del marxismo. El marco referencial de la Iglesia debe ser el Evangelio y los signos de los tiempos; esto fue lo que significó el Concilio.

Jesús sólo condenó a los fariseos, por ser hipócritas, por andar con vestidos distintivos y esperar ser tratados con honores por su supuesta santidad. Atacó la interpretación legalista y filosófica de la Ley y los Profetas. Hoy día, es lamentable decirlo, muchos eclesiásticos y pastores, no sólo en la Iglesia Católica, se parecen mucho a los fariseos que Jesús denunció.

En este sentido podemos decir que para capturar "el espíritu del Concilio" baste meditar en los evangelios. Baste capturar el espíritu de los evangelios.

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa