Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

¡Dios te salve, Agraciada!

«Jaire kejaritomene» (Lc 1,28)

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
24 de marzo de 2014
Pequeña exploración en el precioso saludo del ángel a María, tal como lo expresa Lucas 1,28

 

Las palabras con las que comienza el anuncio del ángel de Lucas 1,28 son de lo más conocidas, e incluso, puesto que son campo de disputa entre confesiones cristianas, también se han difundido en su propia lengua original, el griego: «Jaire, kejaritomene!», lo que ha pasado, a través del latín, a nuestro hermoso Avemaría: «Dios te salve (jaire), María, llena eres de gracia (kejaritomene)».

La densidad teológica, la profundidad de experiencias religiosas cotidianas que cargan esas pocas palabras es imposible de medir. El saludo del ángel a María da su forma a la vida cotidiana de millones de creyentes que -aunque no lo hagan consciente- expresan con esas palabras, varias veces por día, el valor de un mundo que ha sido hecho por Dios abierto a Dios. 

En una vida que una y otra vez se nos cierra y se nos niega, el efecto casi balsámico de esas palabras nos revela algo oculto en los pliegues más profundos de esa misma vida: todo esto tiene sentido, la gracia es posible, el encuentro con Dios es posible, a una simple muchacha de un pueblo perdido en la periferia del mundo civilizado le ha ocurrido.

 

Jaire!

La palabra «jaire» es un imperativo del verbo jairo, alegrarse; literalmente significa, entonces, «¡alégrate!», como traducen en la actualidad muchas versiones bíblicas.

No obstante, era una forma normal de saludo en el mundo helenístico. Mateo nos cuenta que cuando Judas se acercó a Jesús para entregarlo, primero lo saludó: «Salve, Rabbi!» («jaire, rabbí», Mt 26,49). Con esto, por supuesto, no estoy comparando las dos escenas, sólo muestro que la palabra tiene un sentido normal de saludo, incluso cuando una narración (como la de Mateo) reproduce los usos habituales de Palestina. 

 

Jesús resucitado sale al encuentro de las mujeres, nuevamente en Mateo (28,9), y las saluda del modo habitual: «jairete!» (en plural, ya que se dirige a varias).

 

Unos cuantos ven en el saludo del ángel mucho más que un saludo. Y es cierto, se puede ver en esa palabra mucho más, siempre que partamos de la sencilla y cotidiana base de que se trata de un saludo. La Virgen misma se pregunta qué significa ese saludo (Lc 1,29).

 

Es verdad que en Palestina se utilizaría seguramente con normalidad la forma propia de saludar en arameo, «shelám» (cfr. hebreo: shalóm), pero los usos helenísticos estaban muy extendidos entre el pueblo, y no es extraño que, aunque no hablaran griego, estas pequeñas fórmulas de todos los días se utilizaran en ese idioma. Así que no tiene nada de extraño que el saludo del ángel sólo signifique un saludo.

 

Se relaciona muchas veces esta palabra del ángel con el texto del profeta Sofonías 3,14. «Alégrate, hija de Sión, alégrate y exulta...», sin embargo, como hace notar Fitzmyer, la relación entre los dos textos no va más allá del uso, en la traducción griega del texto profético, del mismo verbo, que es un saludo en Lucas, y una invitación a la alegría en Sofonías.

 

Para que se entienda el centro de la cuestión. Quizás si la anunciación se produjera hoy, el ángel (criaturas joviales por donde las haya) le dijera a la Virgen: «Hi!», que es una forma normal de saludar entre gente joven. Una vez establecida la teología de la anunciación, 200 años más tarde, un teólogo diría: es que la palabra «hi» está relacionada con «high», alto, así que lo que el ángel le dijo a la Virgen es que se elevara: «Elévate!»... ¡no! ¡la saludó! y eso, con toda su sencillez y cotidianidad, es el significado central de esta pequeña escena.

 

¿No es lo suficientemente extraño que un ángel te salude? «Ave!», «Dios te salve» (o simplemente «¡Salve!») es la mejor traducción del «jaire» angélico.

 

Ahora bien, puede verse en ese saludo mucho más, siempre que no olvidemos su primer y más elemental significado. Pero para comprender ese mucho más habrá que adentrarse en el segundo concepto.

 

Kejaritomene

Una de las palabras que, como pocas otras, ha sido y sigue siendo campo de batalla de nuestras disputas religiosas...¡si hubiera previsto el ángel el uso que daríamos a sus palabras! seguramente se hubiera quedado sólo en el saludo.

Las dos lecturas se ubican más o menos así:

-En el campo católico, se entiende «Kejaritomene» como «llena de gracia», y se relaciona este saludo con la teología de la predestinación de la Virgen, y todo lo que llevará, con los siglos, a la formulación de los dogmas marianos fundamentales.

-En el campo protestante, se entiende «Kejaritomene» como «muy favorecida», y se minimiza cualquier sentido de predestinación en la gracia que eso pudiera implicar, como si la palabra se limitara a describir lo que está pasando allí mismo: estás siendo en este momento especialmente favorecida.

¿Y quién tiene razón? Dicho así, rápidamente, ninguno de los dos. 

Ahora bien, le asisten a cada uno razones para ver en esta palabra algo más y algo menos que lo que el saludo dice. En suma: mientras no pretendamos endilgarle al ángel una teología desarrollada, tanto en dirección mariológica, como reacia a reconocer el papel especialísimo de María, podemos ver en esta palabra una densidad que efectivamente tiene, y que san Lucas quiso imprimirle al hacerla jugar, de manera tan musical y cadenciosa, con la anterior.

Vayamos a la forma de la palabra: se trata de un partipio perfecto en femenino, del verbo jaritóo. Este verbo se utiliza muy escasamente en el NT, apenas dos veces. Una es aquí, en el saludo del ángel, y otra es en la carta a los Efesios 1,6 (anque no en la misma forma de participio), en un contexto en el que se habla de la predestinación de los creyentes en la gracia. Es, sin embargo, un verbo usual en griego clásico, lo encontramos varias veces con el sentido de «agraciado», en su sentido más «estético», visible.

Los verbos griegos terminados en «óo» tienen matiz causativo, así que «jaritóo», de «jaris», «gracia, favor, don», indicaría: que favorece, que da gratuitamente. Ahora bien, como en el saludo del ángel está en pasiva, indica que recibe favor o gracia, por tanto la traducción «muy favorecida» es adecuada. Pero ya que se trata de un participio perfecto, de una acción acabada, no es incorrecto entender que esa gracia se le ha dado, no sólo se le está dando en el momento, sino que viene ya favorecida, agraciada.

Es un título que el ángel brinda a María con la vista puesta no en lo ocurrido sino en lo que va a ocurrir: eres agraciada, que es la adecuada preparación a lo que va a ocurrir en ti.

De allí ha tomado la teología a partir del siglo II la idea de que en María hay una plenitud de gracia divina, presente ya en ella, que le permite y le da las armas para responder favorablemente al convite divino. Desde allí ha pasado a la traducción latina (siglo III): «gratia plena». Y por reflexión teológica sobre esa plenitud de gracia, profundizando en ello, se ha abierto al lenguaje de la fe la profundidad del alma de María, y ha quedado a la vista la obra eterna de Dios en ella.

Pero no debemos olvidar que eso no es inmediatamente visible en la palabra «kejaritomene», sino a través de un proceso de reflexión que va de las palabras a vida de fe, de la vida de fe a la meditación, y de allí de nuevo a las palabras, por lo que hacemos muy bien si atendemos a la reprensión de nuestros hermanos protestantes: la palabra que usa Lucas no dice por sí misma tanto. 

Pero si no dice tanto teológicamente, sí dice mucho poéticamente, «da que pensar».

«Jaire kejaritomene»

«Jáire kejáritoméne»: sí, así suena, musical. Y no sólo musical en el sonido, sino que el verbo jaire que hace el saludo, y el verbo jaritóo que hace el título, están lingüísticamente emparentados.

Las dos palabras se unen en la raíz jar/jair, que evoca las idea de gozo, gratuidad, alegría, conceptos fundamentales en la Biblia, pero que están presentes en el idioma griego desde sus remotos orígenes, y son profusamente rastreables en su poesía.

Sin dejar de ser un saludo y un título, juntos forman una misma realidad que rodea a María: el imperativo que habla haciaa el futuro y el título en participio que habla de lo que ya existe: se le pide alegría/gracia, porque se le ha dado alegría/gracia: «¡sé graciosa, agraciada!», «¡alégrate, alegrada!»

Dios pide mucho, sin duda, a esta Niña, pero junto al pedido el anuncio -por medio del título- de que eso que se le pide ella lo puede dar, porque lo posee de antemano: Dios mismo se lo ha dado. Si el saludo apunta a un pedido de actuar con gratuidad y generosidad (jaire! / alégrate/agráciate!), el título compromete al propio Dios en la posibilidad de María de realizar eso que el ángel le pide: te pido que te alegres puesto que ya te ha sido dada la alegría que se te pide.

En esta escena de la anunciación el creyente puede ver el modelo mismo de la actuación de Dios con cada ser humano: las exigencias de Dios, la misión que nos encomienda, la generosidad a la que nos convoca están de antemano rebasadamente posibilitadas por el propio don de Dios, que nunca deja de dar antes lo que luego pide.


La bibliografía es muy amplia; me animaría a recomendar dos obras:

-Para quien quiera ver una argumentación en torno a por qué el "jaire" del ángel no debe entenderse en relación a Sofonías 3, Fitzmyer: El evangelio según Lucas, tomo 2, notas a este versículo.

-Para una confrontación de posiciones exegéticas católicas y protestantes en torno a este texto, el profundo María en el Nuevo Testamento, de Brown y otros, el capítulo dedicado a esta escena.

Comentarios
por Hna.Beatriz (i) (190.190.126.---) - mar , 25-mar-2014, 15:55:26

simplemente, bello y hondo!!!! Gracias, Abel, por ilustrarnos y edificarnos con tu sabiduría (que viene de "saborear" a Dios) y tu piedad!!!

por Ángel Ruiz (i) (193.144.83.---) - mar , 25-mar-2014, 16:29:18

Gracias por ese comentario: está muy bien que resaltes que es primeramente un saludo con una palabra normal y luego que en conjunto acabe siendo una expresión única.

Pequeños detalles (soy profesor de griego, no puedo evitar ponerme 'doctoral', pero escribo esto sin mirar nada y seguro que la bibliografía sobre el tema es oceánica): la raíz es jar (χαρ) la i en jair (χαιρ) es simplemente un infijo que marca el tema de presente).
El verbo es jaíro χαίρω (http://logeion.uchicago.edu/index.html#χαίρe), no jairéo. El otro verbo, derivativo a partir del sustantivo járis χάρις (genitivo járitos χάριτος) es jaritóo χαριτόω, sí (http://logeion.uchicago.edu/index.html#χαριτόω), cuyo participio de perfecto tiene un aspecto de resultado (en griego era más importante el aspecto -perfectivo/imperfectivo, durativo/puntual, resultativo, etc.- que el tiempo): el verbo jaritóo es 'mostrar gracia' y el participio de perfecto pasivo es algo así como 'la que le ha sido mostrada gracia y la que la posee'.
De ahí esa fascinante traducción de la Vulgata 'gratia plena' (y un ejemplo muy bueno justmanete del valor de la Vulgata, que recoge la reflexión cristiana sobre ello en la iglesia latina), uno de los pocos casos en que no traduce palabra por palabra el texto griego: se debieron de sentir incapaces de encontrar algo así en una sola palabra en latín.
Por lo demás jaire χαῖρε, al ser del tema de presente, tiene más que ver con el aspecto de duración (frente al aoristo, que resalta una acción puntual): alégrate en el sentido de "síguete alegrando (más que 'ponte alegre') tú que has sido agraciada y como resultado eres 'gratia plena'.

por Abel (81.203.151.---) - mar , 25-mar-2014, 17:14:35

Muchas gracias por el comentario, haces bien en ponerte "doctoral". Lo de jairéo es un lapsus mío, que ya corrijo (también le puse otra letra a heigh, por la que también me regañaron... :-))
En lo fundamental, aunque estoy de acuerdo con la valoración que haces de la traducción latina y de cómo se ha percibido allí un matiz que está en la palabra original, lo que quise destacar es que ese matiz no se encuentra a simple vista, es más bien el fruto de una reflexión, y no lo podemos dar por hecho, máxime cuando una parte importante de la cristiandad (incluso importante numéricamente) no llega, por los motivos que sean, a verlo.
En exégesis hay muchísima bibliografía al respecto, y dentro del campo católico se tiende a ser más bien cauto en esos saltos que no se pueden dar por evidentes, ni siquiera luego de precisos análisis filológicos, ya que en definitiva la pregunta que hay que responder es «¿pero realmente el texto -o el autor, para quienes gusten- ha pensado eso?»
Gracias de nuevo por el aporte.

por Rosy (i) (189.164.145.---) - mié , 26-mar-2014, 23:44:14

Abel estoy impresionada de ver oir una persona dedicada a las profundidades de Dios humanitaria como tu Abel, dices la actuación de Dios con cada ser humano, las exigencias de Dios, la misión que nos encomienda están de antemano rebasadamente posibilitadas por el propio Dios que nunca deja de dar antes lo que luego pide .

De antemano

un abrazo

Rosy

por David. (i) (201.102.73.---) - mar , 12-abr-2016, 20:16:27

Perfectamente bien explica Ángel Ruiz. La traducción al español quedaría: Te saludo María (la) agraciada. La traducción latina gratia plena, llena de gracia en español, pretende expresar que María es totalmente, completamente, esencialmente favorecida, intenta calificar a María, la criatura favorecida de Dios por excelencia.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.92.190.158
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Teología
Biblia
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa