Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

De cómo una mujer rechazó el mundo y vivió para disfrutarlo

por Paul Johnson
15 de septiembre de 2014
Un capítulo de la colección «Al diablo con Picasso y otros ensayos»

En un mundo cada vez más consagrado al éxito y la expansión del producto bruto nacional, las presiones sociales, económicas y legales se combinan para obligar a las mujeres a seguir carreras tal como los hombres. Gran parte de la legislación de la Unión Europea —por ejemplo, ciertas regulaciones que vuelven obligatoria la asignación de puestos— está destinada a "mantener a las mujeres como mano de obra". Si a una adolescente le preguntaran hoy qué se propone hacer enla vida y respondiera que casarse y tener hijos, de inmediato la tratarían como un caso especial. La mayoría de las mujeres considera que ser una mera ama de casa es improductivo, cobarde, incluso inmoral y —oí el uso del término el otro día— parasitario.

En Sydney, donde no se andan con vueltas, una mujer le pregunta a otra: "¿Qué haces, o sólo eres una carga?". Si un ama de casa es sólo una carga, ¿qué es una monja? Sólo un libro litúrgico, supongo. Pero durante la mayor parte de la historia de nuestra civilización, el monacato fue una vocación honorable para una mujer. No sólo se consideraba natural sino deseable que muchas mujeres jóvenes se consagraran al servicio de Cristo y Su iglesia, llevando una vida de plegaria y austeridad, a veces apartándose del mundo tras las paredes conventuales, a veces metiéndose en él, cuidando de los enfermos y los pobres, o educando a los niños. Hasta hace poco, había una monja en todas las familias católicas. Había varias en la mía, naturalmente entre las tías, tías abuelas y primas. A veces nos visitaban, con magníficos hábitos que apenas habían cambiado desde el siglo catorce, entrando en la habitación con grandes susurros de faldas, chasquidos de rosarios y crujidos de lino almidonado, con un vago olor a agua bendita e incienso. Nunca he pensado en las monjas como extrañas y mucho menos como estériles o frustradas. Encomendado a su cuidado a los cinco años, me parecían criaturas cálidas y maternales, severas en raras ocasiones pero siempre afectuosas. Las monjas formaban parte de la vida, y eran una de las partes más simpáticas y mejores. Su existencia acrecentaba nuestra seguridad, pues rezaban constante y devotamente por nosotros, y sus oraciones ascendían al cielo con la misma naturalidad con que el sol salía y se ponía.

Por suerte, todavía quedan muchos miles de estas mujeres santas en el mundo, y no hay escasez de reclutas ni siquiera en las órdenes más exigentes, como las carmelitas descalzas. Recientemente perdí a una querida prima, Margo, que había sido monja toda su vida adulta, y su muerte me ha hecho pensar en la supervivencia de esta antigua forma de abnegación en nuestro mundo egoísta. Margo era mayor que yo, una niña vivaz y risueña, que amaba la poesía, las bromas y los bocetos raros, fértil en nuevas ideas y sugerencias para pasarlo bien. Al principio resultó extraño que decidiera hacerse monja, optando por ser novia de Cristo y no de un mozo afortunado, y hundiera su vitalidad en los solemnes votos y los oscuros hábitos de una virgen perpetua dedicada a la pobreza, la castidad y la obediencia. También resultó extraño que cambiara su nombre por el de "sor Tomás Moro". Muchas monjas toman el nombre de santos o mártires masculinos, como si su sexo mismo quedara borrado en esa transformación que convierte un espíritu libre en una mujer consagrada al servicio divino. Pero a fin de cuentas no resultó tan extraño. Quien conozca la vida de santo Tomás Moro recordará que este hombre tan agradable tenía un don extraordinario para combinar una intensa convicción religiosa y una absoluta dedicación a altos principios con el humor y la irreverencia. Parrandeaba, bromeaba y chismorreaba con sus hijos aun cuando era presidente de la Cámara de los Lores, en una época que se enorgullecía de su solemne pomposidad. Le gustaba hacer el tonto con su esposa. Incluso arriesgó un par de chistes con su feroz amo, y hasta tuvo una broma a mano cuando, debilitado y paralizado por la cárcel, subió tambaleando la escalinata del patíbulo. Así que no era un nombre inadecuado para una joven seria que todavía llevaba la risa en el corazón. Así lo demostró. Margo, sor Tomás Moro, vivió una vida de incesante labor y constante plegaria, pero iluminada por sonrisas y agudezas. Y en muchos sentidos no tuvo una existencia diferente de las mujeres del mundo exterior. Pasaba gran parte del tiempo enseñando a los niños y cuidando de ellos. Tenía un don para interesarlos en las cosas que más amaba después de Dios: la majestuosidad de la historia, las glorias de la gran literatura, el estímulo del arte. Componía poemas y canciones, y luego les ponía música o los acomodaba a melodías tradicionales, y los niños adoraban cantar estas creaciones espontáneas. Redactaba y hacía circular boletines por la orden, y se mantenía en contacto con corresponsales de todo el mundo. Sabía escribir a máquina y era una experta traductora, una autoridad sobre el Concilio Vaticano y los cambios que introdujo en la Iglesia. Se convirtió en cocinera notable, fecunda en nuevos platos. Su casa conventual era famosa por su sencilla hospitalidad, y ella se deleitaba en organizar salidas, celebraciones y festines sagrados. Amaba las barbacoas, y era brillante para organizarlas. Era activa en el vecindario y persuadió al concejo de Camden para que rehabilitara casas abandonadas para familias necesitadas. A su manera apacible respaldaba causas sensatas. Era miembro de un grupo que estudiaba la Biblia con anglicanos, y de otro que comentaba las Escrituras con judíos. Todos los Viernes Santos se sumaba a la procesión de los Testigos Unidos, que llevaban la cruz por el centro de Londres. Su amor por los salmos, su comprensión de los textos sagrados, su dedicación a las enseñanzas de Cristo eran profundas y reverentes, pero sus ojos chispeaban, siempre tenía una broma a mano y no ocultaba su gusto por todo: su religión, su trabajo, su vida. Cuando fuimos a verla poco antes de su fallecimiento, todavía chispeaba, a pesar de la debilidad y el dolor, y una sonrisa de satisfacción iluminaba su resignación ante la muerte. Es reconfortante pensar que todavía existen buenas mujeres como ella en el mundo, ignorando sus tremendas tentaciones, desafiando sus abismales dogmas de codicia y ambición, desechando sus incesantes invitaciones a la busca del placer, y concentrándose en cambio en el sereno cumplimiento de la voluntad de Dios. Parecen hallar una felicidad profunda en ello. Ante todo, pasan gran parte de su tiempo rezando por el resto de nosotros.

11 de febrero de 1995


Paul Johnson fue columnista de varios medios ingleses, y en la actualidad sigue publicando en The Spectator; el presente ensayo proviene de una recopilación que hizo de escritos suyos en ese medio, publicados en español como «Al diablo con Picasso y otros ensayos», por Javier Vergara Editor, con traducción de Carlos Gardini.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.156.32.65
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Espiritualidad
Letras
Crónicas y opinión
Teología
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa