Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

Leonia, hermana difícil de Teresa de Lisieux

por Carlos Ros
Sacerdote y escritor de Sevilla. Publica el blog «Mi Parroquia de papel». Los artúclos que se reproducen en las Publicaciones provienen de allí, con permiso del autor.
2 de febrero de 2015
Leonia Martin, hermana de santa Teresa de Lisieux, ha sido propuesta para la beatificación, y es ya «sierva de Dios». En este artículo el P. Carlos Ros, gran conocedor en cuestiones carmelitanas, nos cuenta detalles de la vida de esta, esperemos que próxima, beata.

Leonia Martin ya es Sierva de Dios y por tanto inicia el camino de los altares después de su hermana pequeña Teresa de Lisieux y de sus padres Luis Martin y Celia Guérin, beatificados en 2008. Para mí es gratamente sorprendente que la Iglesia dé vía libre hacia la santificación a una Leonia, tercera de las hermanas, que fue en su niñez lo que se dice en francés un «canard boiteux», es decir, una persona que no es como las demás, que es diferente y como dejada de lado. Su madre confesará que Leonia era «un temperamento rebelde y una inteligencia poco desarrollada». Más claramente, padecía de cierto retraso mental.

Celia Guèrin, que morirá joven de cáncer, tenía un empeño especial:

–Deseo vivir para educar a mi Leonia –escribe.

De sus cinco hijas, quien le preocupa es Leonia:

–Dios es muy bueno conmigo –confiesa– al concederme compensaciones que reducen la amargura que me produce la pobre Leonia. Ya no puedo con ella: no hace más que lo que quiere y como quiere.

Y dirá también:

–A Leonia sólo Dios la puede cambiar, y estoy segura de que lo hará.

Nació el 3 de junio de 1863, pelo rubio y ojos azules, una niña que dará que hacer a la madre, con su retraso mental.

Sor María Dositea, hermana de Celia y monja en la Visitación de Le Mans, se halla muy enferma de tuberculosis. La visita Celia y le da encargos para el cielo.

–En cuanto llegues al paraíso –le dice a su hermana moribunda–, vete a ver a la Santísima Virgen y dile: «Madre mía, le has jugado una mala pasada a mi hermana dándole a la pobre Leonia; ella no te había pedido una niña así; tienes que reparar eso». Luego irás a ver a la beata Margarita María y le dirás: «¿Por qué la curaste milagrosamente? Hubiese sido mejor dejarla morir, estás obligada en conciencia a reparar la avería».

María Dositea la riñó, no es forma esa de hablar. Y Celia cae en la cuenta de que ha opinado a la ligera.

–No tenía mala intención, Dios lo sabe. No importa, tal vez haya obrado mal y tengo miedo a que, como castigo, no me escuche el Señor.

Celia atribuirá a su hermana Dositea que desde el cielo haya cumplido el encargo que le dio de cuidar de Leonia, esa niña indisciplinada, caprichosa y rebelde. Porque  ha descubierto al fin el enigma: la total dependencia de Leonia a la sirvienta Luisa, esas reacciones anormales de una niña demasiado aficionada a la criada, que era como su verdugo. Y acabará enérgicamente con esta pesadilla. Quiso echar a la criada, pero le lloró y gimió tanto que la dejó quedarse con la condición de no volver a tener ascendiente alguno sobre Leonia. La niña, en su debilidad mental, tenía tal dependencia de la sirvienta que, en los recreos familiares después de las comidas, desaparecía para ir a la cocina, donde la criada se había empeñado en educarla con métodos de total dependencia servil.

Celia se siente feliz de haber recuperado a su hija.

—Ahora estoy tratando a esta niña con tanta dulzura –escribe–, que espero conseguir poco a poco que se corrija de sus defectos. Ayer vino a dar un paseo conmigo y nos fuimos a las clarisas. Y me dijo muy bajito: «Mamá, pídeles a estas monjas de clausura que recen por mí para que yo sea monja».

Leonia va a cumplir catorce años, pero sigue teniendo una mentalidad infantil.

Podríamos seguir con todos los entresijos de la historia de esta niña. Pero ello nos llevaría a un largo relato y esto es un pequeño sermón.

Celia irá a Lourdes para pedir por su curación y el milagro de su hija. Pero morirá a los 46 años y Luis, el padre viudo, quedará al cuidado de sus hijas.

–Al menos, si la Santísima Virgen no me cura –escribe Celia–, yo la suplicaré la reforma de mi hija, el desarrollo de su inteligencia y que la haga santa.

Y así será, después de tres entradas fallidas en la vida religiosa. Un primer ensayo de dos meses en las clarisas de Lisieux; un segundo intento en la Visitación de Caen, seis meses; un nuevo intento en la misma Visitación, dos años; y un último intento, ya muerta su hermana santa Teresita, que será definitivo hasta su muerte. Tenía 35 años y profesará de salesa con el nombre de Francisca Teresa en la Visitación de Caen, donde morirá como religiosa, silenciosa y piadosa, el 16 de junio de 1941, a los 78 años de edad.

Su hermana Teresita, poco antes de morir, le había enseñado que no importa ser frágil, sentirse pequeño en este mundo, para acercarse al corazón de Dios. Escribirá a su hermana Leonia que en ese tiempo se halla en el mundo:

 –He llegado a entender que no hay sino ganar a Jesús por el corazón.

Ya en su definitivo convento, Leonia, en su sencillez, en su poquedad, seguirá los pasos de la vida de «infancia espiritual» que su hermana pequeña dejó dibujada en su libro Historia de un alma.

Y es así cómo Leonia, desde su inteligencia deficiente, desde su pequeñez, desde su humildad, supo seguir la estela de su hermana y la Iglesia quiere honrarla ahora con la gloria de los altares. Porque especialmente, dice el Evangelio, de los pequeños es el reino de los cielos.

 


En las fotos: Leonia, de joven, y ya mayor, de monja salesa.

Publicado originalmente en el blog «Mi parroquia de papel»

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.166.203.76
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa