Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

“Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo”

por Comunidad de Taizé
14 de marzo de 2017
Meditación bíblica sobre Levítico 19

Puedes leer el capítulo entero aquí (abre en una nueva ventana)

«Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo»

Estas palabras del libro del Levítico suponen una de las invitaciones más poderosas que podemos encontrar en la Biblia. Han sido grabadas aquí para tener la mayor resonancia posible. Dios no le pide a Moisés que las transmita a unos pocos elegidos, sino a toda la comunidad de Israel.

Pero ¿de qué se trata esta santidad? En primer lugar, constatamos que el versículo 2 habla de ser santo no “como” Dios es santo, sino “porque” Dios es santo. La santidad no es cuestión de intentar ser como Dios. Dios es distinto a nosotros.

En las Escrituras hebreas, la santidad puede adquirir matices diversos. En ocasiones el pueblo de Dios es llamado o considerado santo simplemente porque Dios lo ha escogido. Si Dios guía a sus fieles y hace de ellos su pueblo, ellos comparten el ser de Dios: son santos. En este sentido, la santidad sugiere también un cambio de dirección u orientación. Consiste en dejarse conducir junto con otros por Dios y en adentrarse con él por un camino nuevo y todavía desconocido.

En Levítico 19 vemos asimismo cómo la santidad puede adquirir un significado muy práctico. El capítulo habla de diferentes tareas a llevar a cabo, como si la santidad fuera algo a realizar en y a través de nuestras vidas. Esto implica escuchar y actuar, aprender a permitir que la palabra de Dios impregne los variados aspectos de nuestra existencia. Se trata de dejar que la presencia de Dios, su santidad, brillen en lo cotidiano de nuestra vida, transformándola desde el interior.

 

La lista de mandamientos dados en este capítulo es larga y variada. Algunos suenan peculiares a nuestros oídos, pero también los hay que apelan directamente al corazón de nuestras vidas. Nos llevan del ámbito de lo sagrado (ídolos y sacrificios) al mundo del trabajo (cosecha y sueldos) y de las relaciones interpersonales (sordos y ciegos, pobres) al mundo interior de los pensamientos y los sentimientos (odio y venganza). A intervalos regulares, quedan puntuados con la expresión palabras “Yo soy el Señor”.

 

Apenas se habla de las consecuencias, de lo que ocurriría si este o aquel mandamiento fuera o no observado. Sólo se nos dice que Dios está presente en las diferentes situaciones evocadas por los mandamientos. A medida que leemos, una unidad profunda emerge, como si la santidad consistiera en gran parte en ver nuestras vidas como un todo unificado ante Dios. A Dios le importa tanto la manera en que nos relacionamos con él como con los demás. “Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor”. (v. 18). Y en las relaciones interpersonales, Dios se preocupa tanto por lo que se ve (actuar de manera engañosa) como por lo invisible (odiar al hermano en el corazón).

 

La santidad no puede ser impuesta. Se trata de vivir una vida transformada por la presencia de Dios en este mundo.

- ¿Qué versículos del capítulo me resuenan más profundamente?

- ¿Cuáles de ellos son particularmente relevantes en nuestro mundo de hoy?

- ¿Cuáles parecen pertenecer a otro tiempo?

- ¿Qué imagen de Dios se desprende del pasaje en su conjunto?

Comentarios
por jose (i) (84.125.169.---) - dom , 19-nov-2017, 18:17:42

pienso que la Santidad esta también en no escondernos de Dios. Señor tu me escruta y me conoces....


Gracias por todas las reflexiones que tanto nos ayudan.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.83.122.227
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa