Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003

¿Puede un acólito dar la comunión?

4 de octubre de 2009

Es preferible que sean ministros ordenados, ministros extraordinarios de la Eucaristía, o acólitos ministeriales (que no son los que habitualmente hay en las parroquias), en ese orden; pero en ausencia de esos tres supuestos, es perfectamente aceptable (y está previsto en los cánones) que el sacerdote escoja alguien de la asamblea que lo ayude en la tarea de distribuir la Eucaristía.

Es bastante lógico que el elegido sea el acólito, del momento en que si puede asistir al altar puede, con la misma dignidad, recibir el encargo eucarístico.

Los obispos no ponen reparos habitualmente, y lo suelen tener permitido de antemano, salvo casos de grave escándalo por la elección concreta de persona de reconocida mala fama.

Aunque si uno se pone estricto en la lectura de los cánones muchísimas prácticas parroquiales no deberían realizarse, lo cierto es que -a Dios gracias- siempre ha primado en la Iglesia el criterio de que prevalezca la costumbre del lugar, incluso contra la letra de los cánones, si no es causa de un grave escándalo o no mansilla las cosas santas.

Es el Ordianrio del lugar (el Obispo, en términos generales) el que determina qué costumbres son aceptables y cuáles no; no la lectura personal y hogareña que cada cristiano haga de los cánones del Código de Derecho Canónico.

Claves de este artículo: Celebración de la Santa Misa
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.167.218.210
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Archivo
Preguntas sobre la Biblia
Preguntas sobre liturgia
Acerca de la Santa Misa
Preguntas sobre los santos
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa