Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Orar los Salmos
Salmo 2: El Mesías, rey vencedor
[comentario exegético]

no mostrar monición, notas, números de vv, etc.
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
El salmo se refiere a la entronización de un rey de la dinastía davídica: esta dinastía es portadora de la promesa divina y concentra la alianza de Dios con el pueblo. Es un rey por la gracia de Dios, ungido con el óleo sagrado; cuenta con la protección de Dios, garantizada por la palabra de Dios. A lo largo de la historia esta promesa dinástica se va volviendo cada vez más hacia el futuro, hacia un rey mejor, ideal; hasta que se vuelve totalmente hacia aquella época final, definitiva, en la que Dios establecerá su reino, enviará a su rey ungido (= Mesías), cumpliendo en él todas las promesas hechas a David y llevando a perfección la alianza con el pueblo. Toda la tradición ha leído este salmo como mesiánico. Lo citan Hch 4,25s; 13,33; Heb 2,7; 5,5; Ap 12,5; 19,15. [L.Alonso Schökel]
1 ¿Por qué se amotinan las naciones,
y los pueblos planean un fracaso?

2 Se alían los reyes de la tierra,
los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Mesías:
3 «rompamos sus coyundas,
sacudamos su yugo.»

4 El que habita en el cielo sonríe,
el Señor se burla de ellos.
5 Luego les habla con ira,
los espanta con su cólera:
6 «Yo mismo he establecido a mi rey
en Sión, mi monte santo.»

7 Voy a proclamar el decreto del Señor;
él me ha dicho:
«Tú eres mi hijo:
yo te he engendrado hoy.
8 Pídemelo: te daré en herencia las naciones,
en posesión, los confines de la tierra:
9 los gobernarás con cetro de hierro,
los quebrarás como jarro de loza.»

10 Y ahora, reyes, sed sensatos;
escarmentad, los que regís la tierra:
11 servid al Señor con temor,
12 rendidle homenaje temblando;
no sea que se irrite, y vayáis a la ruina,
porque se inflama de pronto su ira.
¡Dichosos los que se refugian en Él!
en la liturgia: Salmo 2
se utiliza en:
- domingo de la primera semana: Oficio de lecturas

Para el rezo cristiano

Comentario exegético

Este salmo no tiene título. Su comienzo es brusco, repentino. El salmista no sale de su asombro. Se trata de algo inaudito. No es que sea un hombre asustadizo, sino un hombre creyente y se sorprende que haya gente tan insensata que pretenda ir contra el "rey de Jerusalén", aquel que es "el ungido del Señor". "¿Quién es aquel que sube como el Nilo o como torrente de rápida corriente?" (Jer 46, 7). Intentan tomar a Dios por sorpresa, totalmente desprevenido.

El tiempo de composición depende de descifrar de qué rey se trata. Según los que dicen que se trata de un rey histórico, la fecha de composición sería antigua: siglo IX. Por supuesto que el salmo idealiza, con hipérboles cortesanas, la figura del monarca.

Para los que consideran que este salmo es mesiánico, el salmo se escribiría en época tardía, después del destierro. Y coincidiría con un época de humillación nacional; época en la que los judíos no tienen rey ni autonomía política. En medio de la desolación espiritual brotaría la esperanza en un sucesor legítimo de David que restauraría un futuro más glorioso.

DESARROLLO

v.1. "Se alían los reyes de la tierra contra el Señor y su ungido"

La lucha es contra Judá y su rey, es decir, contra Yavé y su ungido. Es una rebelión condenada al fracaso. Este rey representa el poder universal de Dios, "al cual pertenece la tierra y cuanto contiene" (Sal 24, 1). En Israel se ungían a los reyes y éstos entraban dentro de la esfera de Dios.

Dios aparece metido, encarnado en las realidades humanas del pueblo: con sus debilidades y miserias, pero llevando la historia adelante. La dinastía de David tiene una sucesión oscura y frágil. No obstante hay un hilo conductor que va llevando al pueblo hacia el reino de Cristo, "hijo de Abraham, hijo de David" (Mt 1, 1).

Un creyente debe hacer "teología de la historia", es decir, debe mirar su vida y los acontecimientos con ojos de fe. Lo que hace grande mi vida no es lo que yo hago sino lo que Dios hace a través de mí.

v.3. "Rompamos sus coyundas. Sacudamos su yugo"

Para comprender el significado profundo de estas palabras hay que situarse en Egipto, la tierra de la esclavitud y ver a un Dios salvador, liberador. "El yugo que soportaban y la vara de sus espaldas, el látigo de sus capataces, Tú los quebraste como el día de Madían" (Is 9, 3).

El Dios de la Biblia, el Dios de la historia, es un Dios que pasa rompiendo yugos, liberando al pueblo de la esclavitud. Lo que más hiere a este Dios es que alguien se sienta aplastado, esclavizado por Él.

La auténtica libertad está en el servicio gozoso y espontáneo a Dios. El pecado nos destroza, nos aliena, nos esclaviza. "El que hace el pecado se hace esclavo del pecado" (Jn 8, 34). Es importante descubrir a Dios como fuente perenne de libertad.

v A. "El que habita en el cielo sonríe"

Se destaca en esta parte un acusado tono antropomórfico: la risa, la cólera, la burla no son realidades que están en Dios, sino son modos humanos de concebirlo.

En contraste con la agitación de los pueblos y los reyes de la tierra, aparece una calma infinita en la zona celeste, dominada por la figura de Yavé.

Rompe su silencio con una sonrisa. No es una risa loca ni humillante. Es una conmiseración teñida de tristeza. "Sonríe con lágrimas de amor en los ojos" (Ebeling).

Es como si una hormiguita quisiera alzarse contra un hombre. Este se sonreiría y le diría: "Pobrecilla".

v.7. "Él me ha dicho: Tú eres mi hijo. Yo te he engendrado hoy"

En esta lectura del protocolo se actualizan las palabras dichas por Dios al rey David: "Yo consolidaré el trono de su realeza para siempre. Yo seré para él un padre y él será para mí un hijo" (2 Sam 7, 13-14).

Es importante descubrir, desde las instituciones del Antiguo Testamento, la fuerza que tiene la Palabra de Dios para evocar, hacer presente y actualizar los acontecimientos del pasado. Las palabras dichas un día a David se actualizan en los reyes que le suceden. Y cada uno puede escuchar de generación en generación: "Yo te he engendrado hoy".

Debemos actualizar la Palabra de Dios como dicha para nosotros hoy. Y, sobre todo, en la Eucaristía en la que Cristo se hace presente en el altar cada día como si fuera la primera Cena del Señor.

v.8. "Te daré en herencia las naciones"

Palestina es un reino insignificante y, de pronto, en la pluma del poeta se convierte en un inmenso imperio. El reino prometido desborda los límites de Israel y amplía la visión hacia un horizonte ilimitado... A este rey humano le respalda Yavé Creador y Señor de toda la tierra.

Nosotros somos muy poca cosa, sin embargo, en Cristo estamos llamados a heredar una herencia inmensa y eterna (Ef 1, 11). Desde una mirada meramente humana, nuestro mundo se va reduciendo, se va haciendo cada vez más pequeño. Es Dios quien abre en nosotros nuevos horizontes inmensos e insospechados.

v.9. "Los quebrarás como jarro de loza"

¿Qué significan estas palabras? Según el ritual egipcio, el rey demostraba su poder universal rompiendo simbólicamente vasijas de tierra que llevaban nombres de reyes y de naciones extranjeras.

A través de nuestra vida todos nos fabricamos ídolos, dioses de barro, que debemos destruir con el celo de Moisés al bajar de la montaña.

v.10. "Y ahora, reyes, sed sensatos"

Después de la proclamación de los poderes del ungido sigue una advertencia a manera de ultimátum, a los reyes y pueblos enemigos que han aparecido en la revuelta. Es una llamada a la sensatez. Todavía tienen tiempo para reflexionar, para cambiar de actitud. Este rey que habita en Jerusalén, ciudad de paz, no se goza con la guerra y la destrucción. Busca la paz con los otros pueblos y naciones. Lo que caracteriza a este rey no es el aplastar y humillar, sino el perdonar y levantar.

A través de todas las páginas de la Biblia, Dios nos está llamando a la conversión. Dios nos ofrece mil oportunidades. A veces, también con urgencia, a manera de ultimátum. Lo importante es saber escuchar esta voz de Dios hoy y no diferir para mañana nuestro retorno a la sensatez, a la cordura, a la auténtica felicidad. "Si hoy escuchan la voz de Dios, no endurezcan el corazón" (Sal 94, 8).

v.12. "Dichosos los que se refugian en Él"

El salmo no termina con un ultimátum amenazador, sino con la posibilidad a una existencia feliz. El salmo termina en un tono positivo. La obediencia a este rey es siempre garantía de felicidad.

En realidad ésta es siempre la tónica del Dios bíblico: siempre busca una salvación, es decir, una solución no utópica, sino realista.

Tal vez los profetas de desdichas -tan frecuentes en nuestros días- deberían revisar sus posturas y actitudes a la luz de la Palabra de Dios.

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa