Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Orar los Salmos
Salmo 26 (25): Oración confiada del inocente

no mostrar monición, notas, números de vv, etc.
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
El salmo encaja bastante bien en un juicio de apelación, sea real y objetivo, sea expresión estilizada de una experiencia espiritual. La primera palabra es "júzgame". Ante el juez comparece el orante y protesta de su inocencia (1.3.11.12). Su conducta incluye actos externos, observables, y una zona interna, "corazón y ríñones", patente a Dios. [L. Alonso Schökel]
1 [De David.] Hazme justicia, Señor, que camino en la inocencia;
confiando en el Señor, no me he desviado.

2 Escrútame, Señor, ponme a prueba,
sondea mis entrañas y mi corazón,
3 porque tengo ante los ojos tu bondad,
y camino en tu verdad.

4 No me siento con gente falsa,
no me junto con mentirosos;
5 detesto las bandas de malhechores,
no tomo asiento con los impíos.

6 Lavo en la inocencia mis manos,
y rodeo tu altar, Señor,
7 proclamando tu alabanza,
enumerando tus maravillas.

8 Señor, yo amo la belleza de tu casa,
el lugar donde reside tu gloria.

9 No arrebates mi alma con los pecadores,
ni mi vida con los sanguinarios,
10 que en su izquierda llevan infamias,
y su derecha está llena de sobornos.

11 Yo, en cambio, camino en la integridad;
sálvame, ten misericordia de mí.
12 Mi pie se mantiene en el camino llano;
en la asamblea bendeciré al Señor.
2. La petición debe ser tomada en serio, pues el orante pide un juicio que tendrá lugar en público mediante la prueba que él está dispuesto a sufrir.
3-8. Tras la afirmación positiva de virtud siguen las negaciones de los vv. 4-5, una especie de juramento purificatorio (cf. Job 31) cuyo ritual parece descrito en los vv. 6-7; la oración Lavabo del antiguo rito de la misa romana empleaba estos versículos. La «acción de gracias» (toda) es la proclamación de los juicios de Yahvé («tus maravillas »).
9. Que no sea destruido como los pecadores.
11. rescátame: Sálvame de la muerte, que es la suerte de los pecadores; quizá se refiere en el v. 10b a la venalidad de sus jueces.
12. Seguro de la intervención de Yahvé, el salmista promete un sacrificio de acción de gracias en el templo, que él ama (8). [Com. Bib. San Jerónimo]
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia
en la liturgia: Salmo 25
se utiliza en:
- viernes de la primera semana: Hora Intermedia

Para el rezo cristiano

Comentario exegético

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa