Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Orar los Salmos
Salmo 28 (27): Súplica y acción de gracias

no mostrar monición, notas, números de vv, etc.
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Es una súplica con sus motivaciones: el peligro extremo del orante (1), la agresión del enemigo (3-5); incluye la acción de gracias anticipada (6-7) que responde a la petición. El final es un apéndice: petición por el rey y el pueblo. Aunque los motivos son convencionales, el modo de tratarlos tiene detalles originales. [L. Alonso Schökel]
1 [De David.] A ti, Señor, te invoco;
Roca mía, no seas sordo a mi voz;
que, si no me escuchas, seré igual
que los que bajan a la fosa.

2 Escucha mi voz suplicante
cuando te pido auxilio,
cuando alzo las manos
hacia tu santuario.

3 No me arrebates con los malvados
ni con los malhechores,
que hablan de paz con el prójimo,
pero llevan la maldad en el corazón.

[4 Dales lo que merecen sus obras
y la maldad de sus actos,
dales lo que merecen sus acciones,
devuélveles lo que se merecen.
5 Como no atienden a la obra de Dios,
a la acción de sus manos,
los derribará y no los reconstruirá.]

6 Bendito el Señor, que escuchó
mi voz suplicante;
7 el Señor es mi fuerza y mi escudo:
en él confía mi corazón;
me socorrió, y mi corazón se alegra
y le canta agradecido.

8 El Señor es fuerza para su pueblo,
apoyo y salvación para su Ungido.
9 Salva a tu pueblo y bendice tu heredad,
sé su pastor y llévalos siempre.
1 Los dos verbos juntos se refieren al destierro en Is 42,14. Separados son frecuentes y suelen significar una actitud provisional de Dios. La segunda parte apunta al misterio de la conservación: sin la intervención de Dios, el hombre fenece; claro que el autor lo enfoca a un peligro grave.
2 El debires el camarín o recinto último del templo, adonde accede una vez al año el sumo sacerdote. La fórmula resulta original y enfática.
3-5 Salvo un par de datos, las acciones de los malvados son genéricas. La pena invocada puede ser simple retribución, sin evocar la ley del talión.
3 Un buen comentario sobre la falsedad se lee en Prov 26,24-26.
4 Sobre la retribución: Is 59,16; Sal 94,2; Prov 12,14 etc.
5 Los malvados despliegan su actividad prescindiendo de Dios: mentalmente ellos reducen al Señor al silencio o la inacción.
7 Los títulos militares son aquí convencionales.
8 El recuerdo final del Ungido (rey) es semejante al del Sal 61.
9 Los títulos tradicionales se acumulan: pueblo, heredad, rebaño (implícito). [L. Alonso Schökel]
[n]Debido a su fuerte lenguaje imprecatorio, los versículos 4 y 5 -al igual que ocurre en otros salmos o fragmentos- no se recitan en la liturgia.[/n]
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia
en la liturgia: Salmo 27,1-3.6-9
se utiliza en:
- viernes de la primera semana: Hora Intermedia

Para el rezo cristiano

Comentario exegético

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa