Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Orar los Salmos
Salmo 34 (33): El Señor, salvación de los justos

no mostrar monición, notas, números de vv, etc.
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Salmo sapiencial y alefático, es decir que cada verso comienza con un letra del alefto, en secuencia (aunque le falta una, la waw, que compensa al final). Acumula sentencias típicas de la literatura sapiencial en favor del justo contra el malvado (13-22). A veces se lo clasifica como de acción de gracias, por el testimonio personal del verso 5 ("Yo consulté..."), pero no deja de ser una referencia genérica y didáctica.
[1 De David. Cuando fingiéndose demente ante Abimélek, fue despachado por él y se marchó.]

2 Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
3 mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen
y se alegren.

4 Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
5 Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias.

6 Contempladlo, y quedaréis radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
7 Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha
y lo salva de sus angustias.

8 El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.
9 Gustad y ved qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él.

10 Todos sus santos, temed al Señor,
porque nada les falta a los que le temen;
11 los ricos empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de nada.

12 Venid, hijos, escuchadme:
os instruiré en el temor del Señor;
13 ¿Hay alguien que ame la vida
y desee días de prosperidad?

14 Guarda tu lengua del mal,
tus labios de la falsedad;
15 apártate del mal, obra el bien,
busca la paz y corre tras ella.

16 Los ojos del Señor miran a los justos,
sus oídos escuchan sus gritos;
17 pero el Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria.

18 Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias;
19 el Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos.

20 Aunque el justo sufra muchos males,
de todos lo libra el Señor;
21 él cuida de todos sus huesos,
y ni uno sólo se quebrará.

22 La maldad da muerte al malvado,
los que odian al justo serán castigados.
23 El Señor redime a sus siervos,
no será castigado quien se acoge a él.
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia
en la liturgia: Salmo 33
se utiliza en:
- sábado de la primera semana: Hora Intermedia
- sábado de la tercera semana: Hora Intermedia

Para el rezo cristiano

Comentario exegético

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa