Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Orar los Salmos
Salmo 36 (35): Depravación del malvado y bondad de Dios
[para el rezo cristiano] [catequesis de Juan Pablo II]

no mostrar monición, notas, números de vv, etc.
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Este salmo parece ser una reflexión sobre la conducta opuesta del malvado y del hombre que se acoge a Dios en el templo: termina en una súplica que recoge ambos motivos. Para una trasposición cristiana cuenta, sobre todo, la parte central: porque los grandes símbolos -algunos arquetípicos- han continuado el proceso de trasposición para significar el misterio cristiano. Cristo es morada de Dios y asilo del hombre; él tiene la fuente de agua viva que brota hacia la vida eterna; el que lo sigue no camina en tinieblas, porque revela al Padre que es la luz. La liturgia cristiana confiere plenitud de sentido a estos símbolos: la comida eucarística, el agua de vida, la luz, el asilo. El cristiano está llamado a interiorizar el sentido de estos símbolos en su experiencia religiosa. [L. Alonso Schökel]
[1 Del maestro de coro. Del siervo de Yahveh. De David.]

2 El malvado escucha en su interior
un oráculo del pecado:
"No tengo miedo a Dios,
ni en su presencia".
3 Porque se hace la ilusión de que su culpa
no será descubierta ni aborrecida.

4 Las palabras de su boca son maldad y traición,
renuncia a ser sensato y a obrar bien;
5 acostado medita el crimen,
se obstina en el mal camino,
no rechaza la maldad.

6 Señor, tu misericordia llega al cielo,
tu fidelidad hasta las nubes;
7 tu justicia, hasta las altas cordilleras,
tus sentencias son como el océano inmenso.

Tú socorres a hombres y animales;
8 ¡qué inapreciable es tu misericordia, oh Dios!,
los humanos se acogen a la sombra de tus alas;

9 se nutren de lo sabroso de tu casa,
les das a beber del torrente de tus delicias,
10 porque en ti está la fuente viva,
y tu luz nos hace ver la luz.

11 Prolonga tu misericordia con los que te reconocen,
tu justicia, con los rectos de corazón;
12 que no me pisotee el pie del soberbio,
que no me eche fuera la mano del malvado.

13 Han fracasado los malhechores;
derribados, no se pueden levantar.
VV. 2-5: El primer verso es dudoso. Si se retiene el texto hebreo, entonces la maldad está personificada como una fuerza interior, que pronuncia sus oráculos contra Dios. Si esta interiorización del oráculo del pecado no es ordinaria en el AT, no contradice a la descripción del pecado que nos da San Pablo en Rm 7, y es coherente con la descripción de Gn 3, en la que el oráculo del mal es externo. Esta primera parte describe el tipo del malvado, entregado al poder del mal, rebelde a Dios, traidor y criminal con el prójimo, y obstinado en el mal camino. La descripción es típica y extrema, su intensidad es, sobre todo, sicológica.
VV. 6-10: Al malvado no se opone sin más el justo, sino Dios mismo como protagonista: trascendente, ilimitado, pero presente en el templo para repartir sus beneficios.
VV. 6-7: Las dimensiones cósmicas son símbolo de lo infinito y trascendente. San Pablo hablará sencillamente de "lo ancho y lo largo y lo alto y lo profundo". Misericordia, fidelidad y justicia funcionan como sinónimos de una sola realidad, que también podríamos llamar acción salvadora de Dios.
VV. 8-10: En el templo experimenta el hombre la misericordia de Dios: en los símbolos litúrgicos y en la oración personal. El templo es asilo, como alas que cobijan; lo sabroso es la participación en los sacrificios de acción de gracias, comiendo de la víctima. El torrente de delicias, la fuente viva, la luz, son grandes símbolos primarios, que quizás tenían expresión litúrgica concreta.
VV. 11-13: Breve súplica resumiendo: invoca la misericordia, tema de la segunda parte, y la defensa contra el enemigo, tema de la primera parte. [L. Alonso Schökel]
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia
en la liturgia: Salmo 35
se utiliza en:
- miércoles de la primera semana: Laudes

Para el rezo cristiano

Introducción general

Se discute la unidad de este salmo. Más allá de los diversos estilos -sapiencial e hímnico (vv. 2-5 y 6-10)- y confesando que es difícil una clasificación única entre los géneros literarios sálmicos conocidos, el salmo tiene una unidad formal: el v. 13 es una recapitulación de la primera parte. Nos interesa más, no obstante, la unidad temática. La espina dorsal del salmo celebra el inmenso amor de Dios (vv. 6-7). Ante ese amor, los hombres pueden adoptar dos actitudes, de desconocimiento y rebeldía o de gozoso reconocimiento y aceptación.

Para el rezo comunitario del salmo se pueden tomar en consideración las siguientes secciones del mismo: Acusación descriptiva de los impíos: "El malvado escucha... no rechaza la maldad" (vv. 2-5). Afirmación del amor de Dios: "Señor, tu misericordia... tu misericordia, oh Dios" (vv. 6-8a). La conducta del hombre que se acoge a Dios: "Los humanos se acogen... y tu luz nos hace ver la luz" (vv. 8b-10). Conclusión: "Prolonga tu misericordia... no se pueden levantar" (vv. 11-13).

¡Oh profundidad del amor de Dios!

Las dimensiones cósmicas de lo alto y lo profundo son símbolos de un amor infinito y trascendente. San Pablo hablará de "lo ancho y lo largo, lo alto y lo profundo" (Ef 3,18). Así es el amor de Dios: se ha manifestado la "bondad de Dios nuestro Salvador y su amor a los hombres" (Tit 3,4). Un amor gracioso y gratuito; probado en que Cristo "murió por nosotros, siendo pecadores" (Rm 5,8). ¿Quién comprende este loco impulso del amor de Dios, que le lleva a entregarse por mí? Como su fidelidad, es un amor firme, sin vuelta atrás, que nadie podrá regatearnos. ¡Ojalá crezcamos constantemente en ese amor, hasta ser anegados en Él!

"El pecado me sedujo y me mató"

El pecado es una actitud de autonomía por parte del hombre, que le conduce a querer "ser-como-Dios" y a no temerle, ni aun en su presencia. El pecador que describe el salmista es un rebelde contra Dios, un traidor y criminal con su prójimo y obstinado en el mal camino. Una conducta semejante sólo puede terminar en la muerte. Es la meta a la que se acerca el hombre al margen de Cristo: si se rechaza la Vida, que es Cristo, sólo heredará la muerte. Nuestra responsabilidad de creyentes nos impulsa a anunciar la presencia de la vida y a orar por los pecadores. Que el pecado no seduzca ni mate a nadie.

"Yo soy la fuente de la vida"

El templo es asilo, como alas que cobijan. Aquí experimenta el salmista el amor entrañable de Dios y lo traduce en símbolos: el torrente de delicias, la fuente viva, la luz. Símbolos todos de una misma realidad: el Dios revelado es la fuente de la vida. Hoy, el templo, la vida y la luz es Cristo el Señor, la encarnación del amor del Padre a los hombres. En el nuevo templo recibimos el agua purificadora y el Espíritu de la vida y nos nutrimos del nuevo pan, "el pan vivo bajado del cielo". Es una vida inagotable y eterna: "El que come de este pan vivirá para siempre", quien "beba el agua que yo le dé, no tendrá sed jamás". Robustecidos con esta comida y bebida nos acercamos a la fuente de la vida. Ensalcemos ahora a Cristo, fuente de vida eterna.

Resonancias en la vida religiosa

Germen de gracia en el mundo des-graciado: El proyecto de vida religiosa nos coloca en antagonismo permanente con el mundo del pecado, de los-sin-Dios. Está en nosotros la fuerza del Espíritu de Dios, fuerza infinita, trascendente, amorosa hacia los hombres y animales. Nuestra vida se nutre de lo sabroso de la casa del Señor, bebe del torrente de sus delicias, es decir, de Cristo, nuestro Pan, nuestra Agua de vida. Es nuestra existencia una constante evocación de la presencia de Dios, de la rectitud de corazón, del amor al prójimo.

Germen de luz, de vida, de justicia somos en el mundo malo. Esperanzados por el amor inmenso de Dios sabemos que el mal no puede mantenerse en pie y que, derribado e interiormente debilitado e inutilizado, dará lugar a nuestra acción bondadosa y testificante, sacramentalización de la poderosa acción de Dios.-- [Ángel Aparicio y José Cristo Rey García]

Comentario exegético

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

1. Cada persona, al iniciar una jornada de trabajo y de relaciones humanas, puede adoptar dos actitudes fundamentales: elegir el bien o ceder al mal. El salmo 35 presenta precisamente estas dos posturas antitéticas. Algunos, muy temprano, ya desde antes de levantarse, traman proyectos inicuos; otros, por el contrario, buscan la luz de Dios, "fuente de la vida" (cf. v. 10). Al abismo de la malicia del malvado se opone el abismo de la bondad de Dios, fuente viva que apaga la sed y luz que ilumina al fiel.

Por eso, son dos los tipos de hombres descritos en la oración del salmo que la Liturgia de las Horas nos propone para las Laudes del miércoles de la primera semana.

2. El primer retrato que el salmista nos presenta es el del pecador (cf. vv. 2-5). En su interior -como dice el original hebreo- se encuentra el "oráculo del pecado" (v. 2). La expresión es fuerte. Hace pensar en una palabra satánica, que, en contraste con la palabra divina, resuena en el corazón y en la lengua del malvado.

En él el mal parece tan connatural a su realidad íntima, que aflora en palabras y obras (cf. vv. 3-4). Pasa sus jornadas eligiendo "el mal camino", comenzando ya de madrugada, cuando aún está "acostado" (v. 5), hasta la noche, cuando está a punto de dormirse. Esta elección constante del pecador deriva de una opción que implica toda su existencia y engendra muerte.

3. Pero al salmista le interesa sobre todo el otro retrato, en el que desea reflejarse: el del hombre que busca el rostro de Dios (cf. vv. 6-13). Eleva un auténtico himno al amor divino (cf. vv. 6-11), que concluye pidiendo ser liberado de la atracción oscura del mal y envuelto para siempre por la luz de la gracia.

Este canto presenta una verdadera letanía de términos que celebran los rasgos del Dios de amor: gracia, fidelidad, justicia, juicio, salvación, sombra de tus alas, abundancia, delicias, vida y luz. Conviene subrayar, en particular, cuatro de estos rasgos divinos, expresados con términos hebreos que tienen un valor más intenso que los correspondientes en las traducciones de las lenguas modernas.

4. Ante todo está el término hésed, "gracia", que es a la vez fidelidad, amor, lealtad y ternura. Es uno de los términos fundamentales para exaltar la alianza entre el Señor y su pueblo. Y es significativo que se repita 127 veces en el Salterio, más de la mitad de todas las veces que esta palabra aparece en el resto del Antiguo Testamento.

Luego viene el término 'emunáh, que deriva de la misma raíz de amén, la palabra de la fe, y significa estabilidad, seguridad y fidelidad inquebrantable.

Sigue, a continuación, el término sedaqáh, la "justicia", que tiene un significado fundamentalmente salvífico: es la actitud santa y providente de Dios que, con su intervención en la historia, libra a sus fieles del mal y de la injusticia.

Por último, encontramos el término mishpát, el "juicio", con el que Dios gobierna sus criaturas, inclinándose hacia los pobres y oprimidos, y doblegando a los arrogantes y prepotentes.

Se trata de cuatro palabras teológicas, que el orante repite en su profesión de fe, mientras sale a los caminos del mundo, con la seguridad de que tiene a su lado al Dios amoroso, fiel, justo y salvador.

5. Además de los diversos títulos con los que exalta a Dios, el salmista utiliza dos imágenes sugestivas. Por una parte, la abundancia de alimento, que hace pensar ante todo en el banquete sagrado que se celebraba en el templo de Sión con la carne de las víctimas de los sacrificios. También están la fuente y el torrente, cuyas aguas no sólo apagan la sed de la garganta seca, sino también la del alma (cf. vv. 9-10; Sal 41,2-3; 62,2-6). El Señor sacia y apaga la sed del orante, haciéndolo partícipe de su vida plena e inmortal.

La otra imagen es la del símbolo de la luz: "tu luz nos hace ver la luz" (v. 10). Es una luminosidad que se irradia, casi "en cascada", y es un signo de la revelación de Dios a su fiel. Así aconteció a Moisés en el Sinaí (cf. Ex 34,29-30) y así sucede también al cristiano en la medida en que "con el rostro descubierto, reflejando como en un espejo la gloria del Señor, se va transformando en esa misma imagen" (cf. 2 Co 3,18).

En el lenguaje de los salmos "ver la luz del rostro de Dios" significa concretamente encontrar al Señor en el templo, donde se celebra la plegaria litúrgica y se escucha la palabra divina. También el cristiano hace esta experiencia cuando celebra las alabanzas del Señor al inicio de la jornada, antes de afrontar los caminos, no siempre rectos, de la vida diaria.

[Audiencia general del Miércoles 22 de agosto de 2001]

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa