Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Himno a Yahvé rey. La liturgia cristiana ha aplicado este salmo a la Ascensión del Señor. Partiendo de su escondimiento, cumplió su peregrinación, hasta ser exaltado y sentarse en el trono del cielo; desde allí afirma su dominio sobre todos los pueblos, uniendo a gentiles con los hijos de Abrahán y preparando su reino definitivo. [L. Alonso Schökel]
[1 Del maestro de coro. De los hijos de Coré. Salmo.]

2 Pueblos todos, batid palmas,
aclamad a Dios con gritos de júbilo;
3 porque el Señor es sublime y terrible,
emperador de toda la tierra.

4 Él nos somete los pueblos
y nos sojuzga las naciones;
5 él nos escogió por heredad suya:
gloria de Jacob, su amado.

6 Dios asciende entre aclamaciones;
el Señor, al son de trompetas:
7 tocad para Dios, tocad,
tocad para nuestro rey, tocad.

8 Porque Dios es el rey del mundo:
tocad con maestría.
9 Dios reina sobre las naciones,
Dios se sienta en su trono sagrado.

10 Los príncipes de los gentiles se reúnen
con el pueblo del Dios de Abrahán;
porque de Dios son los grandes de la tierra,
y él es excelso.
Himno a Yahvé rey.
V. 2: Invitatorio dirigido a la asamblea.
V. 3: Primer "porque": introduce el poder universal de Dios y la elección concreta de un pueblo, como realidades correlativas.
V. 6: Esta "ascensión" del Señor la interpretan algunos como un ritual en el que Yahvé es introducido en procesión por el templo. El toque de trompetas está reservado a determinadas fiestas litúrgicas y a la entronización del rey. Otros ven en esta procesión una renovación litúrgica de la primera subida del arca al templo de Jerusalén.
VV. 7-8: Nueva invitación y segundo "porque": repite el motivo "real".
V. 9: Al término de la procesión, el Señor vuelve a ocupar su trono en el templo. Desde allí establece su reinado universal.
V. 10: Respondiendo a los primeros versos: culmina el sentido de la elección. Dios escoge a un hombre, Abrahán, para bendecir por él a todos; ahora los príncipes de los gentiles se agregan al pueblo que porta la bendición de Abrahán.
V. 10: El tercer "porque": reafirma el reinado soberano de Dios.
Para la reflexión del orante cristiano.- La liturgia cristiana ha aplicado este salmo a la Ascensión del Señor. Partiendo de su escondimiento, cumplió su peregrinación, hasta ser exaltado y sentarse en el trono del cielo; desde allí afirma su dominio sobre todos los pueblos, uniendo a gentiles con los hijos de Abrahán y preparando su reino definitivo.-- [L. Alonso Schökel]
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia
en la liturgia: Salmo 46
se utiliza en:
- miércoles de la primera semana: Laudes

Para el rezo cristiano

Introducción general

El tono optimista del presente salmo (imperativos de alabanza y sometimiento de las naciones) y la mención del "pueblo del Dios de Abraham" en este contexto, nos inducen a pensar en una composición pre-exílica y en algunos estratos contemporánea del imperio davídico-salomónico. Temáticamente se da una estricta unidad, si bien conjugando el pasado con el presente. Podemos contemplar el salmo y rezarlo desde los siguientes motivos: Recurso al Patriarca, elección del pueblo sobre el que reinaba Yahwé y reinado de Dios.

En el rezo comunitario pueden tomarse en consideración estos momentos del salmo: Invitación al júbilo: "Pueblos todos... con gritos de júbilo" (v. 2). Motivación: "Porque el Señor es sublime... al son de trompetas" (vv. 3-6). Nueva invitación a la alabanza: "Tocad... para nuestro rey tocad" (v. 7). Nueva motivación: "Porque Dios es el rey... y él es excelso" (vv. 8-10).

Abraham, nuestro padre

Abraham es un símbolo al que recurre el pueblo en los momentos de ventura, de dificultad y de destrucción. En el salmo 46, Abraham -y con él el pueblo- es bendecido de Dios. El resto de las naciones, incluida la tierra, serán bendecidas en la medida en que acepten el "sacramento de la presencia de Dios": Abraham-pueblo y se integren en el pueblo. Ahora bien, la promesa y la bendición se concentran en la descendencia, es decir, en Cristo, dando origen a un nuevo pueblo, que se constituye no por lazos de sangre, sino por la fe. Cuantos tienen la fe de Abraham forman parte del nuevo pueblo. Es la fe en el Dios que resucita a los muertos. Acariciando cordialmente esta confianza se está en trance de salir de la propia tierra para encaminarse hacia la celestial, donde se levanta la ciudad "sentada sobre cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios" (Hb 11,10). Aquí tienen cabida todos los pueblos de la tierra, porque Dios es excelso.

Un pueblo elegido

La preeminencia de Israel sobre el conjunto de las naciones estriba en la elección. Es la propiedad personal de Dios (Dt 7,6). Nada puede alegar para que Dios le haya mirado benévolamente; lo más, que es un pueblo de dura cerviz o una niñita desnuda bañada en su propia sangre (Ez 16,4-7). Sólo el amor de Dios explica la elección. La elección de Israel es funcional: una elección para la fe, y universal: ha de llevar el conocimiento de Dios a todos los pueblos. Porque no supo encarnar ambas dimensiones, la "gracia" de su elección se tornó en su suprema "desgracia". Se les ha quitado el reino para dárselo a otros (Mt 21,43) venidos de Oriente y de Occidente para sentarse a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob (Mt 8,11). Somos nosotros, que hemos creído en Cristo el Señor. Consideremos la "bondad y la severidad de Dios: severidad con los que cayeron, bondad contigo, si es que te mantienes en la bondad; que si no, también tú serás desgajado" (Rm 11,22). Aceptar la pobreza original, valorar el amor de Dios, que nos ha asociado a la elección, y vivir su contenido de fe integrando la dimensión universal es mantenerse en la bondad. Sobre quienes obran así reina Dios.

"Su reinado no tendrá fin"

La soberanía universal de Yahvé es una proclamación frecuente sobre todo en el profetismo. Su entronización regia y el júbilo consiguiente acaso proceda de la coronación del rey humano. Ambas realidades adquieren destellos nuevos a la luz de Cristo. Así constituido en Rey y Señor vendrá con el poder que le ha sido dado sobre las nubes del cielo. ¡Y su reino no tendrá fin! Mientras esperamos la aparición gloriosa de nuestro Dios, tributamos el presente himno a quien ha recibido "el poder, la riqueza y la sabiduría" (Ap 5,12).

Resonancias en la vida religiosa

Testigos de la presencia transformadora del Reino: "Venga a nosotros tu Reino" es la súplica ininterrumpida de todas las comunidades religiosas, de aquellos que somos pobres, vírgenes, obedientes porque percibimos el dinamismo de la presencia anticipada y germinal del Reino y para que este Reinado de Dios sea efectivamente instaurado sobre todo en los pobres de espíritu.

Impacientes por la instauración del Reino invitamos a todos los pueblos a aplaudir festivamente al Señor, Emperador de toda la tierra. Todos los hombres han sido elegidos para formar parte de la nueva humanidad y compartir la promesa y bendición hecha a Abraham.

Asistimos a la entronización y glorificación del Señor Resucitado, que se va produciendo y manifestando en el ininterrumpido proceso de nuestra historia. Confesamos que Jesús, nacido como los hombres, "de mujer", y muerto como los esclavos, "en cruz", está a la derecha del Padre en el cielo, es decir, en el núcleo de todo lo que existe, dándole consistencia.

Testigos de esta presencia transformadora, intentemos contagiar una experiencia capaz de cambiar de signo el derrotismo, la desesperanza y la angustia vital de nuestros hermanos.-- [Ángel Aparicio y José Cristo Rey García]

Comentario exegético

La comunidad festeja a Yahvé como rey nacional y universal. "Ex-alt-ación" viene de "alto" y se apoya en el valor simbólico que para el hombre, animal vertical, tiene lo alto respecto a lo bajo. El rey sube y se sienta en el trono, subditos y vasallos lo aclaman con acompañamiento de música. Ese rey no es extranjero: es nada menos que Dios y su nombre es Yahvé. Pueden ilustrar el salmo los relatos de 1 Re 1; 2 Re 11; 2 Sm 6.

¿Se trata de un simple texto poético o es el texto de una ceremonia litírgica? En el segundo caso habrá que imaginar la presencia de Yahvé en el arca. Un heraldo invita a la concurrencia, que responde con aplausos y aclamaciones, mientras suena la trompeta heráldica. Sube la procesión por la colina de Sión, penetra en el recinto del templo y el arca es conducida a su lugar, el camarín. Se pregunta si la ceremonia fue un hecho único, fundacional, o si se repetía periódicamente.

Sea real o no la reconstrucción imaginativa, el salmo proclama la realeza de Yahvé y su reino universal. Dar al Dios nacional el título de rey podría ser importación cultural; la relación de alianza podía favorecerlo: véase 1 Sm 8,7s. Sobre el universalismo el salmo ofrece varios datos: compete a Yahvé el dominio universal (3.8s); escoge un pueblo al que somete otras naciones (4); al pueblo escogido se agregan o incorporan príncipes extranjeros (¿con sus pueblos?).

La composición es de doble onda, con marcados paralelismos: 2 = 7, 3 = 8, 6 = 9b y final de 10; así se destaca la asimetría de 4 - 5 y 10a. [L. Alonso Schökel: Biblia del peregrino]

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

1. "El Señor, el Altísimo, es rey grande sobre toda la tierra". Esta aclamación inicial se repite, con diversos matices, a lo largo del salmo 46, que acabamos de escuchar. Se trata de un himno a Dios, Señor del universo y de la historia: "Dios es el rey del mundo (...). Dios reina sobre las naciones" (vv. 8-9).

Este himno al Señor, rey del mundo y de la humanidad, al igual que otras composiciones semejantes que recoge el Salterio (cf. Sal 92; 95-98), supone un clima de celebración litúrgica. Por eso, nos encontramos en el corazón espiritual de la alabanza de Israel, que se eleva al cielo desde el templo, el lugar en donde el Dios infinito y eterno se revela y se encuentra con su pueblo.

2. Seguiremos este canto de alabanza gozosa en sus momentos fundamentales, como dos olas que avanzan hacia la playa del mar. Difieren en el modo de considerar la relación entre Israel y las naciones. En la primera parte del salmo la relación es de dominación: Dios "nos somete los pueblos y nos sojuzga las naciones" (v. 4); por el contrario, en la segunda parte la relación es de asociación: "los príncipes de los gentiles se reúnen con el pueblo del Dios de Abraham" (v. 10). Así pues, se nota un gran progreso.

En la primera parte (cf. vv. 2-6) se dice: "Pueblos todos batid palmas, aclamad a Dios con gritos de júbilo" (v. 2). El centro de este aplauso jubiloso es la figura grandiosa del Señor supremo, al que se atribuyen tres títulos gloriosos: "altísimo, grande y terrible" (v. 3), que exaltan la trascendencia divina, el primado absoluto en el ser y la omnipotencia. También Cristo resucitado exclamará: "Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra" (Mt 28,18).

3. Dentro del señorío universal de Dios sobre todos los pueblos de la tierra (cf. v. 4), el orante destaca su presencia particular en Israel, el pueblo de la elección divina, "el predilecto", la herencia más valiosa y apreciada por el Señor (cf. v. 5). Por consiguiente, Israel se siente objeto de un amor particular de Dios, que se ha manifestado con la victoria obtenida sobre las naciones hostiles. Durante la batalla, la presencia del Arca de la alianza entre las tropas de Israel les garantizaba la ayuda de Dios; después de la victoria, el Arca subía al monte Sión (cf. Sal 67,19) y todos proclamaban: "Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas" (Sal 46,6).

4. El segundo momento del salmo (cf. vv. 7-10) está abierto a otra ola de alabanza y de canto jubiloso: "Tocad para Dios, tocad; tocad para nuestro rey, tocad; (...) tocad con maestría" (vv. 7-8). También aquí se alaba al Señor sentado en el trono en la plenitud de su realeza (cf. v. 9). Este trono se define "sagrado", porque es inaccesible para el hombre limitado y pecador. Pero también es trono celestial el Arca de la alianza presente en la zona más sagrada del templo de Sión. De ese modo el Dios lejano y trascendente, santo e infinito, se hace cercano a sus criaturas, adaptándose al espacio y al tiempo (cf. 1 Re 8,27.30).

5. El salmo concluye con una nota sorprendente por su apertura universalista: "Los príncipes de los gentiles se reúnen con el pueblo del Dios de Abraham" (v. 10). Se remonta a Abraham, el patriarca que no sólo está en el origen de Israel, sino también de otras naciones. Al pueblo elegido que desciende de él se le ha encomendado la misión de hacer que todas las naciones y todas las culturas converjan en el Señor, porque él es Dios de la humanidad entera. Proviniendo de oriente y occidente se reunirán entonces en Sión para encontrarse con este rey de paz y amor, de unidad y fraternidad (cf. Mt 8,11). Como esperaba el profeta Isaías, los pueblos hostiles entre sí serán invitados a arrojar a tierra las armas y a convivir bajo el único señorío divino, bajo un gobierno regido por la justicia y la paz (cf. Is 2,2-5). Los ojos de todos contemplarán la nueva Jerusalén, a la que el Señor "asciende" para revelarse en la gloria de su divinidad. Será "una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua (...). Todos gritaban a gran voz: "La salvación es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero"" (Ap 7,9-10).

6. La carta a los Efesios ve la realización de esta profecía en el misterio de Cristo redentor cuando afirma, dirigiéndose a los cristianos que no provenían del judaísmo: "Recordad cómo en otro tiempo vosotros, los gentiles según la carne, (...) estabais a la sazón lejos de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y extraños a las alianzas de la Promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Mas ahora, en Cristo Jesús, vosotros, los que en otro tiempo estabais lejos, habéis llegado a estar cerca por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando el muro que los separaba, la enemistad" (Ef 2,11-14).

Así pues, en Cristo la realeza de Dios, cantada por nuestro salmo, se ha realizado en la tierra con respecto a todos los pueblos. Una homilía anónima del siglo VIII comenta así este misterio: "Hasta la venida del Mesías, esperanza de las naciones, los pueblos gentiles no adoraron a Dios y no conocieron quién era. Y hasta que el Mesías los rescató, Dios no reinó en las naciones por medio de su obediencia y de su culto. En cambio, ahora Dios, con su Palabra y su Espíritu, reina sobre ellas, porque las ha salvado del engaño y se ha ganado su amistad" (Palestino anónimo, Homilía árabe cristiana del siglo VIII, Roma 1994, p. 100).

[Audiencia general del Miércoles 5 de septiembre de 2001]

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa