Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Israel, probablemente en el tiempo que siguió al destierro, se sentía como humillado en su fe religiosa. Parecía como si los pueblos vecinos tuvieran dioses más poderosos que Yahvé, pues la situación de estos pueblos era más próspera que la del pueblo de Israel. En este contexto, se compone el salmo 113, como acto de fe en el poder de Yahvé frente a los dioses extranjeros.
La tentación de creer que hay dioses más poderosos que nuestro Dios no es una cosa ya superada; también nuestro tiempo tiene sus divinidades, en las que no pocos ponen su confianza: el dinero, el poder, los proyectos humanos, los ideales políticos, el progreso del mundo y de la ciencia, los planes propios. El domingo es el día bautismal -muchos cristianos han recibido hoy el baño del nuevo nacimiento- y por ello puede llevarnos fácilmente al recuerdo de nuestros compromisos bautismales. En las renuncias del bautismo, "abandonamos los ídolos para servir al Dios vivo" (1 Ts 1,9). Que el salmo que ahora rezaremos renueve nuestra fidelidad a los compromisos bautismales: Los ídolos del mundo son plata y oro, hechura de manos humanas; Israel, confía en el Señor: sólo él es su auxilio y su escudo.
En la celebración comunitaria, si no es posible cantar la antífona propia, este salmo se puede acompañar cantando alguna antífona que exprese la adhesión al Señor, por ejemplo: "Tu reino es vida, tu reino es verdad" o bien "El auxilio me viene del Señor", sólo el estribillo.
Oración I: Oh Dios inmenso, que hiciste el cielo y la tierra y has creado al hombre a tu imagen y semejanza, para que dominara la creación y, al contemplar tu obra, adorara al que la ha creado; haz que nosotros, tus hijos, no adoremos nunca la hechura de nuestras manos, sino que te bendigamos únicamente a ti, ahora y por los siglos de los siglos. Amén.
Oración II: Señor Dios nuestro, siempre fiel en el amor, haz que tu Iglesia no confíe nunca en ídolos, hechura de manos humanas, sino que ponga siempre en ti su esperanza y, anhelando el retorno de Jesús al fin de los tiempos, bendiga tu nombre, ahora y por los siglos de los siglos. Amén.
[Pedro Farnés]
Himno al Dios verdadero

1No a nosotros, Señor, no a nosotros,
sino a tu nombre da la gloria,
por tu bondad, por tu lealtad.
2¿Por qué han de decir las naciones:
"Dónde está su Dios"?

3Nuestro Dios está en el cielo,
lo que quiere lo hace.
4Sus ídolos, en cambio, son plata y oro,
hechura de manos humanas:

5tienen boca, y no hablan;
tienen ojos, y no ven;
6tienen orejas, y no oyen;
tienen nariz, y no huelen;

7tienen manos, y no tocan;
tienen pies, y no andan;
no tiene voz su garganta:
8que sean igual los que los hacen,
cuantos confían en ellos.

9Israel confía en el Señor:
él es su auxilio y su escudo.
10La casa de Aarón confía en el Señor:
él es su auxilio y su escudo.
11Los fieles del Señor confían en el Señor:
él es su auxilio y su escudo.

12Que el Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga,
bendiga a la casa de Israel,
bendiga a la casa de Aarón;
13bendiga a los fieles del Señor,
pequeños y grandes.

14Que el Señor os acreciente,
a vosotros y a vuestros hijos;
15benditos seáis del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.
16El cielo pertenece al Señor,
la tierra se la ha dado a los hombres.

17Los muertos ya no alaban al Señor,
ni los que bajan al silencio.
18Nosotros, sí, bendeciremos al Señor
ahora y por siempre.
Notas a los versículos 113 B
La Vulgata recoge en un mismo número, el 113, dos salmos enteramente distintos. El primero (113 A) es un himno sin introducción, que canta los milagros de la liberación del pueblo. El segundo (113 B) es un texto litúrgico en el que domina la súplica confiada, con motivos típicos de himnos.
V. 1. Cuando Dios salva al oprimido manifiesta su propia gloria, da gloria a su nombre; pero esa glorificación no es algo que Dios necesite, sino acto de bondad hacia el hombre, de lealtad con el pueblo escogido.
V. 2. A la gloria de Dios se opone la blasfemia de los gentiles, que niegan el poder o la presencia de Dios.
V. 3. Israel, frente a los gentiles, es testigo del Señor, misionero de su gloria; en el culto da solemne testimonio de su Dios y creador.
VV. 4-7. El testimonio se vuelve polémico contra los falsos dioses: en siete negaciones enfáticas proclama la nulidad de los ídolos. Es capital la oposición del comienzo: mientras Dios hace cuanto quiere, los ídolos son "hechura".
V. 8. Imprecación contra los idólatras: como el verdadero Dios hace al hombre a su imagen y lo va conformando, así los dioses falsos trasforman en nulidad a sus adoradores.
VV. 9-11. Al acto de fe sigue un acto de confianza, repartido litúrgicamente en grupos o coros.
VV. 12-13. A la triple afirmación responde una triple bendición, pronunciada por los sacerdotes.
VV. 14-15. Una de las bendiciones divinas es la fecundidad: al crear bendice Dios a plantas y animales, a Abrahán le dará un gran pueblo.
El verso segundo subraya la eficacia de esta bendición divina, recordando el tema de la creación universal.
VV. 16-17. El universo se divide en tres zonas: cielo, tierra, zona inferior. La primera es de Dios; la segunda también es de Dios, pero se la da a los hombres; la tercera es el reino del silencio, de la muerte, donde no existe el culto gozoso y comunitario de Dios, donde no suena el "halelu-ya".
V. 18. Entre el cielo y el abismo se encuentra ahora la asamblea de Israel, y desde la tierra entona unánime la bendición y alabanza del Señor. "Halelu-ya"="alabad al Señor" es aclamación gozosa.
Para la reflexión del orante cristiano.- Los cristianos hemos heredado de Israel el oficio de testimoniar y dar gloria a Dios. Los beneficios que Dios nos hace, resumidos en Cristo, son glorificación del Padre. "Esta medad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella", dice Cristo antes de resucitar a Lázaro. A nosotros nos toca proclamar estos beneficios, con gozo y confianza; y el primer testimonio es que Cristo ha resucitado y ha sido glorificado: "Toda lengua proclame: ¡Jesucristo es Señor! para gloria de Dios Padre" (Fil 2,11). Este es nuestro aleluya pascual.
[L. Alonso Schökel]
Es una composición litúrgica, unida en los LXX y en la Vulgata al salmo anterior, destinado a ser ejecutado coral o antifonalmente. Consta de tres partes: a) Oración deprecativa, vv. 1-2; b) meditación sapiencial, vv. 3-8; c) dialogismo fiducial, vv. 9-18.
VV. 1-2. Comienzo brusco, con la invocación a Yahvé implícita. El nosotros es la comunidad de Israel en una situación angustiosa, pero imprecisa, que hace una petición urgente a Yahvé. La bondad y la lealtad o fidelidad de Dios a sus promesas son los motivos que invocan, tan frecuentes en las lamentaciones individuales o colectivas. La pregunta burlona de los gentiles ¿Dónde está su Dios? sería un reproche contra Yahvé.
VV. 3-8. En un trozo de valiente polémica opone su enérgica afirmación de fe en Dios Creador, que hace cuanto quiere, contra la nulidad de los ídolos, que son mera hechura de los hombres. Un acto de fe monoteísta en el Todopoderoso, frente a siete negaciones enfáticas, ponderando sarcásticamente la impotencia e inutilidad de los ídolos. Termina con una imprecación contra los idólatras: que se vayan conformando a sus ídolos (cf. Sal 134,15-18).
VV. 9-18. Aquí domina la confianza, exteriorizada de diversas formas, repartidas por coros alternantes. Primero hay una triple exhortación a la confianza en Yahvé (vv. 9-11), seguida cada una de un estribillo o motivación idéntica en tercera persona: él es su auxilio y escudo (cf. Sal 32,20), sin que se sepa quién y cómo pronunciaba esas exhortaciones y estribillos. Después viene un triple deseo de bendición (vv. 12-13), a partir de un hecho pasado, fundamento de la esperanza en el futuro. Siguen las bendiciones (vv. 14-15). Y termina con una especie de colecta doxológica (vv. 16-18).
Israel (v. 9) designa al pueblo todo primero; luego se divide en dos clases: Casa de Aarón (v. 10) y los fieles del Señor (v. 11). Los aaronitas serían sólo los sacerdotes, no toda la tribu de Leví (sacerdotes y levitas). Y los "fieles o temerosos de Yahvé" son todos sus adoradores, sacerdotes y pueblo (Oesterley), no los prosélitos del judaísmo, que sólo se dan en el Nuevo Testamento (Hch 10,2.22; 13,16.26; 16,4; 18,2). Aquí, en v. 13, los "fieles o temerosos de Yahvé" tienen por paralelo "los pequeños y los grandes", y entre los prosélitos no había menores de edad. La conclusión parece sugerida por el título Hacedor de cielo y tierra (v. 15). Al crear el universo, Dios se reservó los cielos y dio a los hombres la tierra, dentro de la cual hay un lugar de silencio, el seol, donde ya no resuena el aleluya. Sólo los que vivimos alabaremos indefinidamente al Señor.
[Extraído de R. Arconada, en La Sagrada Escritura. Texto y comentario, de la BAC]
en la liturgia: Salmo 113 B
se utiliza en:
- domingo de la primera semana: Vísperas
- domingo de la primera semana: Vísperas (de Cuaresma)
- domingo de la segunda semana: Vísperas
- domingo de la segunda semana: Vísperas (de Cuaresma)

Para el rezo cristiano

Introducción general

Un salmo que nace bajo la influencia del exilio. La derrota y dispersión del "pueblo de Dios" ha sido una derrota de su Dios. Las gentes pueden preguntarles: "¿Dónde está vuestro Dios?" El autor responde progresivamente. Nuestro Dios es el Hacedor, el vuestro es hechura humana. Si vuestra hechura no sirve, no es; pero el nuestro es porque hace. De hecho ahí está el pueblo, a pesar de todo. A éste se le exhorta a que afirme su confianza en Dios, se le bendice, y el pueblo responde a la bendición con tonos hímnicos. Formalmente es un salmo de difícil clasificación. Acaso haya sido compuesto para alguna acción litúrgica.

Y tal vez nacido en la liturgia, este salmo se presta a la siguiente representación litúrgica:

Asamblea, La voz del pueblo: "No a nosotros... dónde está su Dios?" (vv. 1-3).

Presidente, Catequesis anti-idolátrica: "Nuestro Dios... cuantos confían en ellos" (vv. 3-8).

Himno coral:

Presidente, "Israel confía en el Señor".

Asamblea, "Él es su auxilio y su escudo".

Presidente, "La casa de Aarón confía en el Señor".

Asamblea, "Él es su auxilio y escudo".

Presidente, "Los fieles del Señor confían en el Señor".

Asamblea, "Él es su auxilio y escudo" (vv. 9-11).

Presidente, Bendición sobre el pueblo: "Que el Señor se acuerde... que hizo el cielo y la tierra" (vv. 12-15).

Asamblea, Alabanza al Señor del universo: "El cielo pertenece... ahora y por siempre" (vv. 16-18).

Santificado sea tu nombre

La auténtica grandeza de Israel consiste en ser portador del nombre de Dios, pregonero de su gloria. La conducta inauténtica de los israelitas motiva, por una parte, la insidiosa pregunta de los gentiles: "¿Dónde está vuestro Dios?", y, por otra, remite la santificación del nombre divino al cuidado del Dios santo. Cuando Dios cambie el corazón de Israel, el nombre de Dios ya no será profanado. Justamente con el escándalo de la cruz retorna la pregunta: "¿Dónde está tu Dios?". Pero como el Crucificado no cometió pecado ni hubo engaño en su boca, Dios demostró la santidad de su nombre glorificando a Jesús junto a sí. Portadores del nombre de Cristo, hemos heredado el oficio de testimoniar y de dar gloria a Dios. Él hará santo, también en nosotros, el nombre que nos ha dado.

Nosotros confiamos en el Señor

La consecuencia lógica de una confesión de fe: "Nuestro Díos está en el cielo; lo que quiere lo hace", es el dulce abandono en el Señor del cielo. Cierto que este Dios no se deja aprehender como los dioses de las gentes. Pero éstos son nada, mientras que el Dios de Israel y del mundo es. ¿Cómo entregar una vida a quienes no son y rechazar al que es y demuestra serlo? Si el título de creador es suficiente como apoyo y refugio, ¡cuánto más lo será el de Padre providente que se ocupa de los pájaros del cielo y de los lirios del campo! Quien confía en Dios se abre a Él como un niño y en Dios deposita su vida. Dios es fiel para plenificar una vida puesta en sus manos. ¡Qué valentía, constancia y libertad genera una confianza así! Nosotros confiamos en el Señor, que es nuestro auxilio y escudo.

Los hijos de la estéril

Jerusalén destruida es una virgen estéril. Sólo la bendición de Dios, que es fruto del seno, podrá rescatarla de tan deplorable situación. He aquí a Dios dispuesto a realizar lo que era promesa profética: son más los hijos de la abandonada que los hijos de la casada (Is 54,1-3). Esta bendición fecunda es una oculta fuerza generadora en Jesús, que vivió virginalmente y murió abandonado. Por medio de Cristo, el Padre ha llevado a muchos hijos a la gloria. En verdad, Dios se ha acordado de nosotros y sobre nosotros ha derramado la bendición de la Jerusalén de arriba: es nuestra madre (Ap 21,2). Alégrese la Iglesia, portadora de la bendición divina. Alabemos los cristianos a nuestro Dios y Padre. Nuestra alegría y alabanza serán nuestro "aleluya" dominical.

Resonancias en la vida religiosa

¿Dónde está nuestro Dios?: El ateísmo creciente de nuestra sociedad nos hace escuchar más de lo deseable esta interpelación: "¿Dónde está tu Dios?" No podemos remitirle a un lugar, o a nuestras poco nítidas experiencias religiosas, ni al ejemplo débil y hasta ambiguo de nuestra conducta. Como el salmista, también nosotros confesamos que nuestro "Dios está en el cielo", que es "el absolutamente Otro". En cambio, podemos preguntar a los no creyentes: "¿Dónde está vuestro Dios?", "¿Cuál es el horizonte y el sentido último de vuestra existencia?" Incluso debemos denunciar que están confiando en "seres de polvo que no pueden salvar" y que caminan por una senda de muerte. "Los muertos ya no alaban al Señor ni los que bajan al silencio".

Nuestro Dios, "el absolutamente Otro", ha asumido nuestra condición al encarnarse. Ha nacido, vivido y muerto, como nacemos, vivimos y morimos los hombres. Más aún: se ha hecho el "Dios crucificado", el maldito por la Ley. Mas, gracias a su maldición, ha recaído sobre nosotros la bendición de Dios. Por la muerte de Jesús, Dios Padre se ha acordado de nosotros, nos ha bendecido y comunicado una vida, que superará la muerte y está abierta a una sorprendente resurrección.

Oraciones sálmicas

Oración I: Señor, nuestras acciones motivan la pregunta insidiosa de los hombres: "¿Dónde está su Dios?", pero tu nombre supera toda obra humana y es digno por sí mismo de ser glorificado. Sólo en ti confiamos, porque no eres hechura humana, sino el Dios creador de todo y podrás confundir a través de tu Iglesia a los incrédulos. Que así sea.

Oración II: Aunque los hombres confíen en los ídolos, nosotros, Señor, ponemos nuestra omnímoda confianza en ti, que eres nuestro auxilio y escudo. Acuérdate de nosotros y bendícenos en tu Hijo Jesucristo, vivificando nuestros cuerpos mortales según el modelo de su resurrección. Te lo pedimos, Padre, por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oración III: Padre, fuente de toda paternidad, fija tus ojos en la humillación de nuestra vida virginal y haz fecunda nuestra existencia con la fuerza generadora de tu Espíritu para que tu bendición se propague a través de todos los hombres. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

[Ángel Aparicio y José Cristo Rey García]

Comentario exegético

[La Biblia Vulgata reúne bajo el número 113, numeración que sigue la Liturgia, los salmos 114 y 115 del texto hebreo, de suerte que nuestro salmo 113 B corresponde al 115 hebreo. La Biblia de Jerusalén da a este salmo el título de El único Dios verdadero. Es una exhortación a la confianza mediante la evocación del poder de Yahvé y de la nada de los ídolos: el pueblo, a su regreso del destierro, no tiene por qué desalentarse.- Para Nácar-Colunga el título de este salmo es El Señor es el Dios único, protector de Israel. Es una súplica de protección al pueblo, siendo así Yahvé glorificado ante las naciones.]

Los salmos 114 y 115 del hebreo son totalmente diversos por su contenido y estilo, pero han sido agrupados en un solo salmo en las versiones de los LXX y de la Vulgata. El primero canta las maravillas del éxodo, y puede considerarse como un himno pascual.

En el salmo 115 hebreo, igual a nuestro 113 B, se suplica el auxilio divino para que sea glorificado Yahvé entre los pueblos, ya que, si deja abandonado a su pueblo, los gentiles creerán que el Dios de Israel no existe. La pieza se divide en tres partes: a) profesión de fe en Yahvé, con desprecio de los ídolos de los otros pueblos (vv. 1-8); b) confianza de Israel en su Dios (vv. 9-11); c) súplica de ayuda y bendición (vv. 12-18). Esto parece indicar que el salmista escribe en tiempos en que la nación se hallaba en una situación crítica como consecuencia de un poderío extranjero. Los gentiles parecen burlarse del pueblo elegido, que se halla desamparado de su Dios. La situación parece reflejar las duras condiciones de vida de los repatriados de la cautividad, cuando, en medio de la hostilidad de los pueblos vecinos, tuvieron que reconstruir el patrimonio nacional. Desde el punto de vista literario, el salmo es una composición litúrgica en la que se mezclan la plegaria, la elegía, las consideraciones sapienciales y la exhortación.

Profesión de estricto monoteísmo (vv. 1-8). Se le pide a Yahvé la pronta y decisiva asistencia para salir de una situación comprometida de postración nacional. En la humillación de su pueblo está comprometida la honra del nombre de Yahvé, pues a los ojos de los gentiles resulta impotente para ayudarlo y salvarlo de la enconada hostilidad de sus enemigos. Por eso, el salmista insiste en que por la gloria de su nombre intervenga con urgencia, y también atendiendo a su tradicional bondad y lealtad para con Israel, tantas veces demostradas al salvarlo de las situaciones de peligro. La elección de Israel como pueblo predilecto entre todos los del orbe está en la base de la alianza sinaítica. Yahvé, pues, no puede faltar a su palabra y a sus promesas de auxilio.

El salmista es consciente del poder soberano de Yahvé, que está en el cielo y desde allí es el árbitro supremo sobre todo lo creado, sin que nadie pueda resistir a su voluntad. Si Israel ahora está postrado, no es porque le falte poder para levantarlo, sino porque en sus misteriosos designios así lo ha dispuesto. Frente a Él nada pueden los ídolos de los otros pueblos, que son meros simulacros de plata y oro, obra de los mismos hombres, y, como tales, no pueden asistir a sus fieles, pues no tienen vida. La descripción es sarcástica y tiene sus antecedentes literarios en la literatura profética. Los que adoran estos simulacros son, por ello, semejantes a ellos en estupidez e ignorancia. Les espera la ruina, pues confían en lo que no tiene vida ni consistencia.

Yahvé, protector de Israel (vv. 9-11). En contraposición a la inanidad de los ídolos está el poder salvador de Yahvé. Todos los componentes del pueblo elegido -los de la clase laical y los de la sacerdotal- no deben tener otra confianza que la puesta en su Dios. Parece que aquí hay una distribución coral: un levita invita a la casa de Israel -el pueblo israelita en general- a confiar en Yahvé. El coro responde con el estribillo complementario: porque sólo Él es el auxilio y el escudo de Israel. De nuevo un levita invita a la casa de Aarón -los representantes de la clase sacerdotal- a poner la confianza ciega en Yahvé. El coro responde del mismo modo. Por fin, se invita a los piadosos -los fieles de Yahvé- a asociarse a este acto de confianza hacia el Dios de Israel, y el coro responde afirmando que es el único defensor de su pueblo. Algunos comentaristas interpretan la expresión de fieles o temerosos de Yahvé en el sentido de "prosélitos" asimilados al pueblo de Israel. Pero en Salmo 21,24 la expresión es equivalente a "linaje de Jacob", que aparece en el estico siguiente; por tanto, más bien hemos de suponer que se trata de los israelitas cumplidores de la Ley y, como tales, con más sensibilidad religiosa que el común del pueblo.

Súplica de ayuda y asistencia (vv. 12-18). Siguiendo la distribución coral anterior, podemos suponer que la voz de un levita hace la súplica final en consonancia con la fe de estricto monoteísmo antes pronunciada: si Yahvé es el único Dios de Israel, debe acordarse de la triste situación en que se halla ahora su pueblo. Es hora de que derrame sus bendiciones sobre los componentes del pueblo elegido en general -casa de Israel-, y en particular sobre la clase sacerdotal -casa de Aarón- y sobre sus fieles más adictos: los que temen a Yahvé. A todos sin distinción, a grandes y pequeños, pues todos los israelitas, en sus diferentes capas sociales, constituyen la "heredad" de Yahvé.

El salmista recoge las súplicas del levita director del coro, y desea los mejores augurios a todos sus compatriotas. Todo es posible a Yahvé, porque es el que hizo el cielo y la tierra. La afirmación ha de medirse en contraposición a lo dicho anteriormente sobre la inanidad de los ídolos. En realidad, Dios se ha reservado el cielo para Él, para su morada permanente, mientras que a los hombres les ha entregado la tierra como morada propia (v. 16). Según los antiguos hebreos, Yahvé habitaba permanentemente en el cielo de los cielos, es decir, en la cúspide de la bóveda celeste que aparece a nuestra vista. Desde allí contempla y dirige la historia de los hombres y de los pueblos.

El salmista cierra su poema con una alusión a la triste situación de los muertos en el seol, la región de los muertos, a la que poéticamente se la llama lugar del silencio, porque de ella están ausentes las alegrías de la vida. Los moradores de esa región tenebrosa no pueden alabar a Yahvé, sino sólo los que viven sobre la tierra. Es una insinuación de que Dios sale perdiendo si deja morir a los suyos, pues no pueden continuar alabándole después de la muerte en la región subterránea de los difuntos. Por eso, el salmista se siente dichoso al poder disfrutar de la vida, pues en ella puede continuar alabando a su Dios (v. 18).

[Maximiliano García Cordero, en la Biblia comentada de la BAC]

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

1. El Dios vivo y los ídolos inertes se enfrentan en el salmo 113 B, que acabamos de escuchar, y que forma parte de la serie de los salmos de las Vísperas. La antigua traducción griega de la Biblia llamada de los Setenta, seguida por la versión latina de la antigua liturgia cristiana, unió este salmo en honor del verdadero Señor al anterior. Así se constituyó una única composición, la cual, sin embargo, está formada por dos textos completamente diferentes (cf. Sal 113 A y 113 B).

Después de unas palabras iniciales dirigidas al Señor para proclamar su gloria, el pueblo elegido presenta a su Dios como el Creador todopoderoso: "Nuestro Dios está en el cielo, lo que quiere lo hace" (Sal 113 B, 3). "Fidelidad y gracia" son las virtudes típicas del Dios de la alianza con respecto al pueblo que eligió, Israel (cf. v. 1). Así, el cosmos y la historia están bajo su dominio, que es poder de amor y de salvación.

2. Al Dios verdadero, adorado por Israel, se contraponen inmediatamente "los ídolos de los gentiles" (v. 4). La idolatría es una tentación de la humanidad entera en toda la tierra y en todos los tiempos. El ídolo es una cosa inanimada, fabricada por las manos del hombre, una estatua fría, sin vida. El salmista la presenta irónicamente con sus siete miembros completamente inútiles: boca muda, ojos ciegos, orejas sordas, nariz insensible a los olores, manos inertes, pies paralizados, garganta que no puede emitir sonidos (cf. vv. 5-7).

Después de esta despiadada crítica de los ídolos, el salmista expresa un deseo sarcástico: "Que sean igual los que los hacen, cuantos confían en ellos" (v. 8). Es un deseo expresado de forma muy eficaz para producir un efecto de radical disuasión con respecto a la idolatría. Quien adora a los ídolos de la riqueza, del poder y del éxito, pierde su dignidad de persona humana. El profeta Isaías decía: "¡Escultores de ídolos! Todos ellos son vacuidad; de nada sirven sus obras más estimadas; sus testigos nada ven y nada saben, y por eso quedarán abochornados" (Is 44,9).

3. Por el contrario, los fieles del Señor saben que tienen en el Dios vivo "su auxilio" y "su escudo" (cf. Sal 113 B, 9-13). El salmo nos presenta a esos fieles en tres categorías. Ante todo, "la casa de Israel", es decir, todo el pueblo, la comunidad que se congrega en el templo para orar. Allí se encuentra también la "casa de Aarón", que remite a los sacerdotes, custodios y anunciadores de la Palabra divina, llamados a presidir el culto. Por último, se evoca a los que temen al Señor, o sea, a los fieles auténticos y constantes, que en el judaísmo posterior al destierro de Babilonia, y más tarde, incluían también a los paganos que se acercaban a la comunidad y a la fe de Israel con corazón sincero y con una búsqueda genuina. Ese fue, por ejemplo, el caso del centurión romano Cornelio (cf. Hch 10, 1-2. 22), que san Pedro convirtió al cristianismo.

Sobre estas tres categorías de auténticos creyentes desciende la bendición divina (cf. Sal 113 B, 12-15). Según la concepción bíblica, esa bendición es fuente de fecundidad: "Que el Señor os acreciente, a vosotros y a vuestros hijos" (v. 14). Por último, los fieles, alegres por el don de la vida recibido del Dios vivo y creador, entonan un breve himno de alabanza, respondiendo a la bendición eficaz de Dios con su bendición agradecida y confiada (cf. vv. 16-18).

4. De un modo muy vivo y sugestivo, un Padre de la Iglesia de Oriente, san Gregorio de Nisa (siglo IV), en su quinta Homilía sobre el Cantar de los cantares utiliza este salmo para describir el paso de la humanidad desde el "hielo de la idolatría" hasta la primavera de la salvación. En efecto -recuerda san Gregorio-, en cierto modo, la naturaleza humana se había transformado "en los seres inmóviles" y sin vida "que fueron hechos objeto de culto", precisamente como está escrito: "Que sean igual los que los hacen, cuantos confían en ellos".

"Y era lógico que sucediese así, pues, del mismo modo que los que miran al Dios vivo reciben en sí mismos las peculiaridades de la naturaleza divina, así el que se dirige a la vacuidad de los ídolos llegó a ser como lo que miraba y, de hombre que era, se transformó en piedra. Por consiguiente, dado que la naturaleza humana, convertida en piedra a causa de la idolatría, fue inmóvil con respecto a lo mejor, congelada en el hielo del culto a los ídolos, por ese motivo en este tremendo invierno surge el Sol de la justicia y forma la primavera con el calor del mediodía, que deshace ese hielo y calienta, con los rayos del sol, todo lo que está debajo. Así, el hombre, que se había convertido en piedra por obra del hielo, calentado por el Espíritu y caldeado por los rayos del Logos, volvió a ser agua que saltaba hasta la vida eterna" (Omelie sul Cantico dei cantici, Roma 1988, pp. 133-134).

[Audiencia general del Miércoles 1 de septiembre de 2004]

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa