Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Orar los Salmos
Salmo 55 (54): Oración ante la traición de un amigo

no mostrar monición, notas, números de vv, etc.
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
[1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Poema. De David.]

2 Dios mío, escucha mi oración,
no te cierres a mi súplica;
3 hazme caso y respóndeme,
me agitan mis ansiedades.

4 Me turba la voz del enemigo,
los gritos del malvado:
descargan sobre mí calamidades
y me atacan con furia.

5 Se me retuercen dentro las entrañas,
me sobrecoge un pavor mortal,
6 me asalta el temor y el terror,
me cubre el espanto,

7 y pienso: "¡Quién me diera alas de paloma
para volar y posarme!
8 Emigraría lejos,
habitaría en el desierto,

9 me pondría en seguida a salvo de la tormenta,
10 del huracán que devora, Señor;
del torrente de sus lenguas."

Violencia y discordia veo en la ciudad:
11 día y noche hacen la ronda
sobre sus murallas;

12 en su recinto, crimen e injusticia;
dentro de ella, calamidades;
no se apartan de su plaza
la crueldad y el engaño.

13 Si mi enemigo me injuriase,
lo aguantaría;
si mi adversario se alzase contra mí,
me escondería de él;

14 pero eres tú, mi compañero,
mi amigo y confidente,
15 a quien me unía una dulce intimidad:
Juntos íbamos entre el bullicio
por la casa de Dios.

[16 Que los sorprenda la muerte,
que bajen vivos al Abismo,
pues la maldad anida en ellos.]

17 Pero yo invoco a Dios,
y el Señor me salva:
18 por la tarde, en la mañana, al mediodía,
me quejo gimiendo.

Dios escucha mi voz:
19 su paz rescata mi alma
de la guerra que me hacen,
porque son muchos contra mí.

20 Dios me escucha, los humilla
el que reina desde siempre,
porque no quieren enmendarse
ni temen a Dios.

21 Levantan la mano contra su aliado,
violando los pactos;
22 su boca es más blanda que la manteca,
pero desean la guerra;
sus palabras son más suaves que el aceite,
pero son puñales.

23 Encomienda a Dios tus afanes,
que él te sustentará;
no permitirá jamás que el justo caiga.

24 Tú, Dios mío, los harás bajar a ellos
a la fosa profunda.
Los traidores y sanguinarios
no cumplirán ni la mitad de sus años.
Pero yo confío en ti.
Los versículos entre [] no se leen en la liturgia
en la liturgia: Salmo 54
se utiliza en:
- viernes de la cuarta semana: Oficio de lecturas (del Tiempo Ordinario)
- miércoles de la segunda semana: Hora Intermedia

Para el rezo cristiano

Comentario exegético

De los Santos Padres

Catequesis de Juan Pablo II

Catequesis de Benedicto XVI

© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa