Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Beato Joaquín, religioso
fecha: 16 de abril
n.: 1261 - †: 1306 - país: Italia
otras formas del nombre: Joaquín Piccolomini, Joaquín de Siena
canonización: Conf. Culto: Pablo V 14 abr 1609
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Siena, en la región de Toscana, beato Joaquín, religioso de la Orden de los Siervos de María, que se distinguió por su devoción a la Virgen María y cumplió la ley de Cristo asumiendo el cuidado de los pobres.

El beato Joaquín, que nació en Siena, pertenecía a la distinguida familia de los Piccolomini. Desde la niñez profesó singular devoción a la Santísima Virgen, ante cuyo altar solía hacer oración. También su caridad con los pobres fue muy precoz. Pedía con tanta frecuencia a su padre dinero para socorrer a los necesitados, que éste se quejó un día, medio en broma, que con sus limosnas iba a acabar con el patrimonio familiar; pero no tuvo nada que responder cuando el niño le contestó: «Pero papá, tú me has dicho que lo que damos a los pobres lo damos a Cristo. ¿Cómo vamos a negarle algo a Él?»

A los catorce años de edad, Joaquín recibió el hábito de servita de manos de san Felipe Benizi. Desde el primer momento de su vida religiosa, fue modelo de todas las virtudes, particularmente de espíritu de oración y de humildad. Se sentía tan indigno del sacerdocio, que nadie consiguió persuadirle de que aceptase la ordenación, aunque su mayor delicia era ayudar la misa. Con frecuencia entraba en éxtasis cuando asistía al santo sacrificio. Desempeñaba gozosamente los más humildes oficios, pues su principal deseo era vivir ignorado del mundo. Como no pudiese evitar que el pueblo de Siena le diese algunas muestras de respeto, rogó a su superior que le enviase a algún convento distante, donde nadie le conociera. Su superior le mandó a Arezzo, pero la estancia del beato en dicha ciudad duró muy poco, porque en cuanto el pueblo de Siena advirtió su ausencia, levantó tal clamor, que el superior tuvo que mandarle llamar inmediatamente. Desde entonces hasta su muerte, vivió el beato Joaquín en su ciudad natal, edificándola y sosteniéndola con su ejemplo y oraciones. Su muerte ocurrió en 1305, cuando tenía cuarenta y cinco años de edad.

La más antigua biografía del beato Joaquín se atribuye a Cristóbal de Parma, contemporáneo suyo. Fue publicada por el P. Soulier en Analecta Bollandiana, vol. XIII (1894), pp. 383-397. En Acta Sanctorum hay dos biografías del siglo XV: la de Pablo Attavanti y la de Nicolás Borghesi.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 980 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_1255
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.81.102.236
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa