Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Beato Pedro Francisco Jamet, presbítero
fecha: 12 de enero
n.: 1762 - †: 1845 - país: Francia
canonización: B: Juan Pablo II 10 may 1987
hagiografía: Santi e Beati
Elogio: En la ciudad de Caen, también en Francia, beato Pedro Francisco Jamet, presbítero, que se distinguió por su ayuda a las Religiosas Hermanas del Buen Salvador y por su trabajo para la restitución de la paz a la Iglesia, después de un tiempo de inestabilidad.

Fue considerado y llamado «segundo fundador» del instituto del Buen Salvador. Pierre-François Jamet nació el 12 de septiembre de 1762 en Fresnes, entonces diócesis de Bayeux, hoy de Séez, en Francia. Sus padres, agricultores acomodados, tuvieron ocho hijos, de los cuales dos fueron sacerdotes y una religiosa. Estudio en el colegio de Vire, y a los 20 años se sintió llamado al sacerdocio, por lo que se inscribió en la renombrada Universidad de Caen para realizar el qunquenio de Filosofía y Teología. En 1784 ingresó al seminario, y el 22 de septiembre de 1787 fue ordenado sacerdote; alcanzó el bachillerato en teología y el título de «Maestro en Artes», pero no pudo proseguir los estudios porque estalló la Revolución Francesa.

Estaba en Caen la comunidad de Hijas del Buen Salvador, instituto fundado en 1720 por la madre Ana Leroy, y Pedro Francisco fue nombrado en 1790 capellán y confesor del Instituto, convirtiéndose en superior religioso en 1819. Avanzada la Revolución, en 1798 rechazó realizar el juramento impuesto por los revolucionarios, sufrió arresto y amenazas de muerte. Milagrosamente se vio libre y se dedicó con todos sus medios a asistir a las dispersas Hijas del Buen Salvador, celebrando la misa en secreto, sosteniendo a los cohermanos vacilantes, animando a los fieles bajo persecución.

Terminada la Revolución, pudo dedicarse abiertamente a la restauración y al aumento de la Congregación del Buen Salvador. Introdujo la asistencia a los sordomudos, y él mismo promovió estudios específicos para su educación, aportando, incluso, nuevos métodos para su enseñanza. Por ocho años, de 1822 a 1830, fue rector de la Universidad de Caen, recreando entre docentes y estudiantes una nueva atmósfera de fe cristiana, después de la gran tormenta de la Revolución, y la difusión del iluminismo y el racionalismo.

Pudo obrar todo para gloria de Dios, porque interiormente era todo de Dios. A los 83 años, debilitado por las fatigas y por la edad, Pedro Francisco murió, el 12 de enero de 1845. Las circunstancias políticas hicieron que, aunque su fama de santidad era conocida, los procesos canónicos iniciaran recién en 1930. El papa Juan Pablo II lo beatificó en 1987.

Traducido para ETf de un artículo de Antonio Borrelli.

fuente: Santi e Beati
accedida 850 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_160
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.166.80.147
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa