Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Beato Jacobo Gapp, presbítero y mártir
fecha: 13 de agosto
n.: 1897 - †: 1943 - país: Alemania
canonización: B: Juan Pablo II 24 nov 1996
hagiografía: forosegundaguerra.com
Elogio: En Berlín, en el lugar llamado Plötzensee, en Alemania, beato Jacobo Gapp, presbítero de la Compañía de María y mártir, que, con firmeza de ánimo, proclamó que los criminales proyectos de un régimen militar enemigo de la dignidad humana estaban en total desacuerdo con la doctrina cristiana, y a causa de ello, sometido a persecución, se dirigió a Francia y a España en calidad de exiliado, pero, apresado con engaños por unos emisarios, murió finalmente decapitado tras crueles torturas.

El Padre Jacob Gapp, un sacerdote marianista del Tirol, fue un valiente enemigo de los nazis en Austria. Jacob Gapp nació en Wattens, Austria, en 1897. A su vuelta de la Primera Guerra Mundial, donde estuvo prisionero en Italia 9 meses, ingresó en un noviciado marianista y fue ordenado sacerdote. Jacob trabajó 8 años después de su ordenación en el área de Graz. Los nazis acababan de llegar al poder en Alemania y Jakob previno en sus homilías a los fieles acerca de la incompatibilidad entre el nazismo y la doctrina de la Iglesia. En Octubre de 1938 la Gestapo prohibió sus clases de religión, pero el 11 de Diciembre pronunció otro sermón en su pueblo natal contra los nazis y tuvo que abandonar el país.

Primero fue a Francia, estableciéndose en Burdeos, donde siguió predicando contra el nazismo, y finalmente pasó a España, siendo recibido por la comunidad marianista del Colegio del Pilar, Valencia, donde ejerció como capellán y dio clases de alemán. En 1942, dos alemanes que dijeron ser judíos perseguidos se presentaron en el colegio y le pidieron ayuda para bautizarse. Ambos lo invitaron a viajar a San Sebastián y con engaños lo hicieron pasar a Hendaya, Francia, donde fue apresado por la Gestapo. Fue llevado a París y luego a Berlín. Lo guillotinaron en la cárcel de Plötzensee el 13 de agosto de 1943 tras ser condenado a muerte por un tribunal popular presidido por Roland Freisler, el mismo que juzgó a los miembros de la Rosa Blanca y a los que atentaron contra Hitler en 1944. Sus restos fueron entregados al Instituto Anatómico Biológico de la Universidad de Berlín para ser utilizados por los científicos en estudios de pureza racial.

Dos de sus cartas, escritas el día de su muerte, dan un vibrante testimonio de su heroico amor a Dios. En una de ellas escribió: «Cuando esta carta te llegue, ya habré pasado a mejor vida. A las 7 esta tarde iré con nuestro querido Salvador, a quien siempre he amado con todas mis fuerzas. No lloréis por mí. Estoy completamente feliz. Naturalmente, he pasado muchas horas difíciles, pero he sido capaz de prepararme para la muerte muy bien. Vivid rectamente y aceptad los sufrimientos por amor a Dios, para que nos podamos ver otra vez en el Cielo. En estos tiempos difíciles desde mi arresto he rezado continuamente por vosotros y ahora intercederé en el Cielo. Daré saludos vuestros a todos los nuestros que ya partieron. Después de una lucha tan difícil, estoy en un momento en que considero el día de hoy como el más bonito de mi vida.»

Y en la otra escribió: «No estéis tristes. Todo pasa y solo el Cielo permanece. Nuestra madre me espera. Dentro de unas horas, estaré con ella. Que alegría!... Rezaré por todos vosotros.»

Cárcel de Plötzensee. Siete de la tarde. Tres hombres alrededor de una mesa: el fiscal Kurth, el funcionario Karpe y el inspector de prisiones Rösler. Han traído al reo:

- ¿Jakob Georg Gapp?.

- Sí, sacerdote católico.

Comprobada su identidad le entregan en manos del verdugo y de sus ayudantes. Poco después redactan el acta de la ejecución:.

«...El condenado a muerte, que permaneció tranquilo y sereno, se dejó colocar en la guillotina sin ofrecer resistencia. (...) Desde el momento de la entrega del reo hasta el anuncio de la ejecución pasaron nueve segundos»...

Autor: Mannerheim (seudónimo de forista), a partir de diversas fuentes (Marianistas, Aci): ver original.

fuente: forosegundaguerra.com
accedida 874 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_2852
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por daniel (i) (187.143.89.---) - sáb , 13-ago-2011, 00:26:16

hombres de honor, de palabra. . . HOMBRES DE FE

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 23.20.64.16
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa