Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Santa Rafaela María del Sagrado Corazón, virgen y fundadora
fecha: 6 de enero
n.: 1850 - †: 1925 - país: Italia
canonización: B: Pío XII 18 may 1952 - C: Pablo VI 23 ene 1977
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Roma, santa Rafaela María del Sagrado Corazón Porras Ayllón, virgen, fundadora de la Congregación de Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús; considerada como enferma mental, pasó santamente los últimos años de su vida entre tribulaciones y penitencia.

Rafaela Porras nació en la pequeña población española de Pedro Abad, en las cercanías de Córdoba, en 1850. A los cuatro años perdió a su padre, el alcalde de la ciudad, muerto a resultas del cólera, por haberse ocupado de los enfermos durante una epidemia. Tenía Rafaela diecinueve años cuando murió su madre. Desde entonces, junto con su hermana Dolores, un poco mayor que ella, quedó al frente de la familia, bastante numerosa. En 1873, ambas manifestaron su deseo de entrar al convento. Su vida retirada había provocado ya las críticas de los parientes; pero un sacerdote, José Antonio Ortiz Urruela, que había estudiado en Inglaterra bajo la dirección del obispo Grant de Southwark e introducido en Córdoba a las religiosas de María Reparadora, arregló las cosas de manera que las dos hermanas fueran recibidas en dicho convento. Pronto surgieron dificultades, en parte porque las religiosas eran extranjeras, y en parte, debido a la conducta autoritaria del P. Ortiz Urruela. El obispo ordenó a las religiosas que abandonaran la ciudad, pero permitió que se quedaran dieciséis novicias, entre las que se contaban las dos jóvenes Porras, para continuar la obra lo mejor que pudieran. La hermana Rafaela María del Sagrado Corazón fue nombrada superiora.

A principios de 1877, cuando la hermana Rafaela y otras cinco se preparaban para hacer los votos, el obispo de la ciudad, Mons. Ceferino González, les hizo saber que había redactado nuevas constituciones para la comunidad. Esto ponía a las novicias en una situación muy difícil. Las nuevas reglas eran muy diferentes de las anteriores. Por otra parte, si se rehusaban a aceptarlas, tendrían que abandonar el convento. Optaron por una solución sorprendente: la fuga. Abandonaron la ciudad durante la noche, y se dirigieron a Andújar, donde el P. Ortiz Urruela les había encontrado hospedaje con las monjas del hospital. El hecho produjo gran agitación. Las autoridades civiles intervinieron y el obispo suspendió al P. Ortiz Urruela. Pero ya para entonces el osado sacerdote se hallaba en Madrid, tratando de encontrar una solución estable para sus protegidas, de modo que el obispo de Córdoba se encontraba reducido a la impotencia, ya que las fugitivas no formaban una comunidad canónicamente constituida. El P. Ortiz Urruela murió súbitamente; pero un jesuita, el P. Cotanilla, se encargó de ayudar a las religiosas, y las autoridades eclesiásticas les permitieron finalmente establecerse en Madrid. En el verano de 1877, las dos primeras, Rafaela y su hermana Dolores, hicieron la profesión.

Tal fue el sorprendente comienzo de la Congregación de las Siervas del Sagrado Carazón, que iban a dedicarse en el futuro a la educación de la juventud y a la obra de los retiros espirituales. La congregación se desarrolló y extendió rápidamente. Pronto quedaron fundadas las nuevas casas de Jerez, Zaragoza, Bilbao y Córdoba, esta última con la plena aprobación de Mons. Ceferino González. Actualmente las Siervas del Sagrado Corazón se hallan establecidas en una docena de países. Pero las dificultades no escasearon, ni siquiera después del edicto de aprobación de la Santa Sede, a raíz del cual la santa fue elegida superiora general. Desgraciadamente, su hermana Dolores que había tomado el nombre de María del Pilar, no estaba de acuerdo con ella en cuestiones de administración, y no le faltaba apoyo entre algunas religiosas. En 1893, la fundadora renunció al cargo de superiora general, y María del Pilar fue elegida para sucederle. Durante los últimos treinta y dos años de su vida, Rafaela no ocupó ningún cargo en la congregación, sino que vivió en la oscuridad, entregada a los trabajos domésticos, en la casa de Roma.

Sin duda alguna, en esos años se santificó enormemente. La total abnegación no debía ser fácil a una mujer de su carácter, que había fundado una congregación religiosa en circunstancias tan difíciles. En este libro hemos de referirnos frecuentemente a santos que fueron canonizados por aclamación popular, tan sólo por haber sufrido una muerte injusta, no un martirio propiamente dicho. Pues bien, la madre Rafaela es una santa que pasó la mitad de su vida en el martirio de un tratamiento injusto. En sus últimos años, su rostro reflejaba el valor y la mansedumbre. El cirujano que la operó poco antes de su muerte resumió su vida en una frase: "Madre, es usted una mujer valiente". Ella lo había expresado de otro modo, muchos años antes: «Veo claramente que Dios quiere que me someta a todo lo que me sucede, como si le viera a Él mismo ordenármelo". Santa Rafaela María murió el día de la Epifanía de 1925, fue beatificada en 1952 por Pío XII, y canonizada por Pablo VI en 1977.

Se encontrará un buen resumen de su vida en «In Search of the Will of God», de William Lawson. La homilía de SS. Pablo VI en la misa de canonización puede leerse completa en el sitio del Vaticano.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 2441 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_79
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
Comentarios
por M.S. (i) (186.136.244.---) - sáb , 06-ene-2018, 16:54:16

hermosa historia !... santa Rafaela maria del sagrado corazón de jesus , ruego por las/os que hemos querido terminar nuestra vida entregada a DIOS en comunidad y que por alguna causa , no hemos podido , pero que lo hacemos sumergidas/os en el mundo. bendícenos y ruega por nosoros !

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.196.42.146
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa