Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Beato Agnelo de Pisa, religioso presbítero
fecha: 13 de marzo
n.: c. 1194 - †: c. 1236 - país: Reino Unido (UK)
otras formas del nombre: Angelo
canonización: Conf. Culto: León XIII 4 sep 1892
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Oxford, en Inglaterra, beato Agnelo de Pisa, presbítero, que enviado por san Francisco a Francia y después a Inglaterra, estableció allí la Orden de los Hermanos Menores y promovió las ciencias sagradas.

El fundador de la provincia inglesa franciscana, el beato Agnello, fue admitido en la orden por el mismo san Francisco en ocasión de su estancia en Pisa. Fue enviado al convento de frailes en París, del cual llegó a ser el guardián y, en 1224, san Francisco lo escogió para fundar una provincia en Inglaterra, aunque por entonces sólo era diácono. De los ocho hermanos seleccionados para acompañarlo, tres eran ingleses, pero sólo uno, Ricardo de Ingworth, había recibido las órdenes sacerdotales. Fieles a los preceptos de san Francisco, no tenían dinero y los monjes de Fécamp pagaron los pasajes a los nueve hermanos hasta Dover. Se detuvieron en Canterbury, desde donde Ricardo de Ingworth, Ricardo de Devon y dos de los italianos prosiguieron hasta Londres para ver en dónde podían establecerse. Los restantes se hospedaron en la Casa de los Sacerdotes Pobres, durmiendo en un edificio que se utilizaba como escuela durante el día. Mientras los escolares trabajaban, los frailes permanecían encerrados en un cuartito que se hallaba al fondo y, sólo después de que los muchachos se habían ido, podían salir y hacer fuego.

Era el invierno de 1224 y los frailes sufrían grandes incomodidades y penurias, especialmente en vista de que su comida diaria era pan y un poco de cerveza, tan espesa, que era necesario diluirla para poderla tragar. Sin embargo, nada abatió sus espíritus y su piedad sencilla. Su jovialidad y su entusiasmo les conquistaron pronto muchos amigos. Lograron obtener del papa Honorio III una carta de recomendación, de modo que el arzobispo de Canterbury, Stephen Langton, les dijo al saludarles: «Algunos religiosos han venido a mí llamándose a sí mismos Penitentes de la Orden de Asís, pero yo los llamo de la Orden de los Apóstoles». Por este nombre fueron conocidos, al principio, en Inglaterra y, cuando algunos de los franciscanos iban a ser ordenados acólitos en Canterbury, cuatro meses después de su desembarco, el archidiácono invitó a los candidatos a adelantarse con estas palabras: «Acercáos, vosotros, hermanos de la Orden de los Apóstoles».

Mientras tanto, Ricardo de Ingworth y su grupo habían sido bien recibidos en Londres. Tenían alquilada una casa en Cornhill y se disponían a proseguir su misión en Oxford. Con tal motivo, Agnello vino de Canterbury para hacerse cargo de la comunidad en Londres. Desde entonces, la casa franciscana floreció extraordinariamente. A pesar de que el bueno de Agnello no era precisamente un hombre culto, estableció en Londres un centro de enseñanza que después ejerció enorme influencia en la universidad. En aquella escuela, donde el famoso Grosseteste, más tarde obispo de Lincoln, era conferencista, se congregaban muchos jóvenes que deseaban ser educados para frailes y quienes, antes de que transcurrieran muchos años, ayudaron a elevar a Oxford a una categoría apenas inferior a la de París, como centro de enseñanza.

Agnello parece haber muerto a la edad de cuarenta y un años, sólo once después de haber desembarcado en Dover, pero su reputación de santidad y prudencia permaneció muy en alto entre sus compañeros. Se asegura que su amor por la pobreza era tan grande, «que jamás autorizó la ampliación de un jardín o la construcción de una casa, si no era estrictamente necesario». Se cuenta en especial la historia de que él construyó el hospital de Oxford «con hechura tan modesta, que el grueso de las paredes era menor que el ancho de un hombre». Durante la misa y cuando se decía el oficio divino, derramaba lágrimas constantemente, «empero de tal manera, que ni por el ruido de gemidos, ni por cualquier gesto de la cara podría saberse que lloraba». Se mostraba severo en contra de cualquier quebrantamiento de la regla, pero debido a su delicadeza y tacto, lo escogieron, en 1233, para intentar un arreglo con el rebelde conde alguacil del distrito. Se dice que su salud se resinlió por los esfuerzos para cumplir con esta misión, pero sobre todo debido a un penoso viaje por tierra a Italia. A su regreso, fue atacado de disentería y murió en Oxford, después de haber estado exclamando continuamente durante tres días: «Ven, dulce Jesús». El culto al beato Agnello se confirmó en 1892.

La narración de Thomas de Eccleston, De adventu Fratrum Minorum, junto con la Cronicle, de Lanercost, y el De conformitate, de Bartolomé de Pisa, son las fuentes de información más dignas de confianza. Véase especialmente la traducción de Thomas de Eccleston con sus suplementos, por el padre Cuthbert y el texto editado por A.G. Little. Ver también The Grey Friars in Oxford (1892); The Franciscans in England, de E. Hutton (1933); y Bd. Agnellus and the English Grey Friars del padre Gilbert (1937). 

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1147 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.org/index.php?idu=sn_875
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.224.91.246
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa