Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
San Martín de Braga, obispo
fecha: 20 de marzo
n.: c. 510 - †: c. 579 - país: Portugal
canonización: culto local
hagiografía: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
Elogio: En Braga, ciudad de Portugal, san Martín, obispo, oriundo de Panonia, conocido por el sobrenombre de «Dumiense» por haber regido primero la sede de Dumio, desde la cual pasó después a la de Braga, donde, con su celo y predicación, abandonaron los suevos de esa diócesis la herejía arriana y abrazaron la fe católica.
refieren a este santo: San Martín de Vertou

Según san Gregorio de Tours, san Martín de Braga sobrepasó en ilustración a todos los letrados de su época. El poeta cristiano Venancio Fortunato lo describe como heredero, tanto de los méritos como del nombre de san Martín de Tours. La historia de sus primeros años es incierta. Algún escritor que lo confundió con San Martín de Tours dio pie para que se pensara que era nativo de Pannoia. Se cuenta que hizo una peregrinación a Palestina y que quizá se encontraba entre los peregrinos que regresaron a Gallaecia, España [Gallaecia comprendía la actual Galicia, pero era mucho más extensa, incluyendo también el norte del actual Portugal]. Los suevos dominaban en esa región y habían propagado las doctrinas arrianas. San Martín, sin embargo, mediante su erudita predicación, logró volver a la fe católica a la región. Comenzó con la conversión e instrucción del rey Teodomiro y posteriormente reconcilió con la Iglesia a muchos arrianos y católicos renegados. Construyó muchos monasterios, el principal de los cuales, Dumio (hoy Mondeño), le sirvió como centro de operaciones de sus esfuerzos misioneros.

Los monarcas suevos, en consideración a este santo, eligieron a Dumio como sede arzobispal, de la cual vino a ser el primer ocupante. Tan íntimamente ligaron a Martín a su corte, que fue llamado «el obispo de la familia real». Sin embargo, nunca suavizó la severidad de su vida monástica y en el gobierno de sus monjes mantuvo estricta disciplina. Fue promovido después a la sede de Braga, lo que le convirtió en metropolitano de toda la Gallaecia, dignidad que mantuvo hasta su muerte. Además de su trabajo principal como misionero, San Martín rindió otros grandes servicios a la Iglesia con sus escritos. Los principales de éstos son una colección de ochenta y cuatro cánones; una fórmula «Vitae honestae», escrita como guía para una vida virtuosa, a petición del rey Miro; una descripción de las costumbres supersticiosas de los campesinos, bajo el título de «De correctione rusticorum»; un tratado de máximas morales, y una selección de proverbios de los eremitas egipcios. San Martín murió en 579, en su monasterio de Dumio, y su cuerpo fue trasladado a Braga en 1606.

Nuestros principales informadores en este caso son, Gregorio de Tours y Venancio Fortunato. Véase Acta Sanctorum, marzo, vol. III; Florez, España Sagrada, vol. IV. pp. 151-158; Gams Kirchengeschichte Spaniens, vol. II. pt. I pp. 472-475. Una sincera apreciación de la obra y de la erudición de San Martín de Braga puede encontrarse en la Cambridge Medieval History, vol. III, pp. 489-490. En la obra Geschichte der Literatur des Mittelalters, de Ebert, vol. I. 2 ed., pp. 579-584, ocupa también un lugar prominente. Otro resumen de la vida, con énfasis en los escritos y abundante bibliografía, en Patrología, IV, Di Berardino, BAC, 2000, pág. 85-88
Imagen: iluminación Crónica Albeldense (siglo IX), en el Monasterio de El Escorial.

fuente: «Vidas de los santos de A. Butler», Herbert Thurston, SI
accedida 1066 veces
ingreso o última modificación relevante: ant 2012
Estas biografías de santo son propiedad de El Testigo Fiel. Incluso cuando figura una fuente, esta ha sido tratada sólo como fuente, es decir que el sitio no copia completa y servilmente nada, sino que siempre se corrige y adapta. Por favor, al citar esta hagiografía, referirla con el nombre del sitio (El Testigo Fiel) y el siguiente enlace: http://eltestigofiel.orgindex.php?idu=sn_936
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.167.218.210
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2016 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa