Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
A Dios Espíritu Santo
Corona o Rosario al Espirítu Santo


 

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Acto de Contrición:
Por ser Tú tan bueno me arrepiento, Dios mío, de haber pecado contra Ti, y prometo, con tu gracia, no ofenderte más en adelante.

Himno Veni Creator
Ven, Creador, Espíritu amoroso,
ven y visita el alma que a ti clama
y con tu soberana gracia inflama
los pechos que criaste poderoso.

Tú, que abogado fiel eres llamado,
del Altísimo don, perenne fuente,
de vida eterna, caridad ferviente,
espiritual unción, fuego sagrado.

Tú te infundes al alma en siete dones,
fiel promesa del Padre soberano;
tú eres el dedo de su diestra mano;
tú nos dictas palabras y razones.

Ilustra con tu luz nuestros sentidos,
del corazón ahuyenta la tibieza,
haznos vencer la corporal flaqueza
con tu eterna virtud fortalecidos.

Por ti nuestro enemigo desterrado,
gocemos de paz santa duradera,
y siendo nuestro guía en la carrera,
todo daño evitemos y pecado.

Por ti al eterno Padre conozcamos,
y al Hijo, soberano omnipotente,
y a ti, Espíritu, de ambos procedente
con viva fe y amor siempre creamos. Amén.

V. Envía tu Espíritu y serán creados.
R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a tu Espíritu para gustar siempre el bien y gozar de su consuelo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

V. Envía tu Espíritu y todo será creado.
R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oración:
Oh Dios, que has instruido los corazones de los fieles por la luz del Espíritu Santo, concedednos por este mismo Espíritu el gustar lo que es bueno y gozar sin cesar del consuelo del que Él es la fuente. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Primer misterio:
Jesús fue concebido de la Virgen María por virtud del Espíritu Santo.

Meditación:
"El Espíritu Santo descenderá sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por cuya causa, el fruto santo que de ti nacerá, será llamado Hijo de Dios." (Luc. 1, 35.)

Afectos: Pedir insistentemente el socorro del divino Espíritu y la intercesión de María, para imitar las virtudes de Jesucristo, que es el modelo de las mismas, y para que nos haga conformes a la imagen del Hijo de Dios.

Padrenuestro, Avemaría y siete glorias...

Segundo misterio:

El Espíritu del Señor se posó sobre Jesús.

Meditación:
"Bautizado, pues, Jesús, al instante que salió del agua, se le abrieron los cielos, y vio bajar el Espíritu Santo a manera de paloma, y posar sobre El." (Mat. 3, 16.)

Afectos: Estimar soberanamente la inapreciable gracia santificante, que ha sido derramada en nuestro corazón por el Espíritu Santo en el bautismo. Guardar lo que hemos prometido y ejercitarnos en continuos actos de fe, esperanza y caridad. Vivir siempre como conviene a los hijos de Dios y a los miembros de la verdadera Iglesia de Dios, a fin de recibir después de esta vida la herencia del cielo.

Padrenuestro, Avemaría y siete Glorias...

Tercer misterio:

Jesús fue conducido por el Espíritu Santo al desierto.

Meditación:
"Jesús, pues, lleno del Espíritu Santo, partió del Jordán, y fue conducido por el Espíritu al desierto; y allí estuvo cuarenta días y fue tentado del diablo." (Luc. 4, 1-2.)

Afectos: Estar siempre agradecidos por los siete dones del Espíritu Santo, que hemos recibido en la confirmación: por el Espíritu de sabiduría y de inteligencia, de consejo y de fortaleza, de ciencia, de piedad y de temor de Dios. Obedecer fielmente al Guía divino, a fin de obrar con fortaleza en todos los peligros de esta vida y en todas las tentaciones, como conviene a un perfecto cristiano y a un esforzado atleta de Jesucristo.

Padrenuestro, Avemaría y siete Glorias...


Cuarto misterio:

EL Espíritu Santo en la Iglesia.

Meditación: "De repente sobrevino del cielo un ruido, como de viento impetuoso y llenó toda la casa donde estaban; y fueron llenos todos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar las maravillas de Dios." (Hech. II, 2, 4, 11.)

Afectos: Dar gracias a Dios porque nos ha hecho hijos de su Iglesia, a la cual el Espíritu Santo enviado al mundo el día de Pentecostés vivifica y gobierna siempre. Escuchar y seguir las enseñanzas de la Iglesia, columna y el sostén de la verdad.

Padrenuestro, Avemaría y siete Glorias...


Quinto misterio:

EL Espíritu Santo en el alma del justo.

Meditación:
"No sabéis que vuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo, que habita en vosotros?" (1 Cor. 6, 19.) "No extingáis el Espíritu." (Tes. 5, 19.) "Y no queráis contristar el Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención." (Efes. 4, 30.)

Afectos: Acudir siempre al Espíritu Santo, que está en nosotros; vigilar cuidadosamente la pureza de nuestra vida en todos sus aspectos. Obedecer fielmente a las divinas inspiraciones para obrar los frutos del Espíritu: caridad, gozo espiritual, paz, paciencia, bondad, benignidad, longanimidad, mansedumbre, fe, modestia, continencia y castidad.

Padrenuestro, Avemaría y siete Glorias...


Letanía al Espíritu Santo:

-Dios, Padre celestial,
Ten piedad de nosotros

-Dios, Hijo, Redentor del mundo,
Ten piedad de nosotros

-Dios, Espíritu Santo,
Ten piedad de nosotros

-Trinidad Santa, un solo Dios,
Ten piedad de nosotros

-Divina Esencia, Dios verdadero y único,
Ten piedad de nosotros

-Espíritu de verdad y de sabiduría,
Ten piedad de nosotros

-Espíritu de santidad y de justicia,
Ten piedad de nosotros

-Espíritu de entendimiento y de consejo,
Ten piedad de nosotros

-Espíritu de caridad y de gozo,
Ten piedad de nosotros

-Espíritu de paz y de paciencia,
Ten piedad de nosotros

-Espíritu de longanimidad y mansedumbre,
Ten piedad de nosotros

-Espíritu de benignidad y de bondad,
Ten piedad de nosotros

-Amor substancial del Padre y del Hijo,
Ten piedad de nosotros

-Amor y vida de las almas santas,
Ten piedad de nosotros

-Fuego siempre ardiendo,
Ten piedad de nosotros

-Agua viva que apagas la sed de los corazones,
Ten piedad de nosotros.

-De todo mal,
Líbranos, Espíritu Santo

-De toda impureza de alma y cuerpo,
Líbranos, Espíritu Santo

-De toda gula y sensualidad,
Líbranos, Espíritu Santo

-De todo afecto a los bienes terrenos,
Líbranos, Espíritu Santo

-De todo afecto desordenado,
Líbranos, Espíritu Santo

-De toda hipocresía y fingimiento,
Líbranos, Espíritu Santo

-De toda imperfección y faltas deliberadas,
Líbranos, Espíritu Santo

-Del amor propio,
Líbranos, Espíritu Santo

-De la murmuración,
Líbranos, Espíritu Santo

-De la doblez con nuestros prójimos,
Líbranos, Espíritu Santo

-De no estar atentos a tu santa inspiración,
Líbranos, Espíritu Santo

-Del desprecio a las cosas pequeñas,
Líbranos, Espíritu Santo

-De la glotonería y malicia,
Líbranos, Espíritu Santo

-De todo lo que te desagrade,
Líbranos, Espíritu Santo

-De todo pecado e imperfección
Líbranos, Espíritu Santo.

-De todo mal
Líbranos, Espíritu Santo.

Padre amantísimo,
Perdónanos

Divino Verbo
Ten misericordia de nosotros

Santo y divino Espíritu
No nos dejes hasta ponernos en la posesión de la Divina Esencia,

Cielo de los cielos.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo
Envíanos al divino Consolador

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo
Llénanos de los dones de tu espíritu.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo
Haz que crezcan en nosotros los frutos del Espíritu Santo

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor.

V. Envía tu Espíritu y todo será creado.
R. Y renovarás la faz de la tierra.

Oremos
Oh Dios, que has instruido los corazones de los fieles por la luz del Espíritu Santo, concedednos por este mismo Espíritu el gustar lo que es bueno y gozar sin cesar del consuelo del que Él es la fuente. Por Cristo nuestro Señor. Amén.



Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Las oraciones básicas de la vida cristiana

A Dios Espíritu Santo

Corona o Rosario al Espirítu Santo

A Dios Hijo, Jesucristo

A Dios Padre

A Dios Uno y Trino

A María Virgen, Madre de Dios

Acción de gracias

Actos de Fe, Esperanza y Caridad

Al Sagrado Corazón

Angeles y Santos

Bendiciones

En el dolor y enfermedad

Espiritualidades no cristianas

Eucarísticas

Himnos y cánticos

Intercesión por la Iglesia

Intercesión por los difuntos

Intercesión por los no nacidos

Intercesiones diversas

Jaculatorias

La Oración de Jesús

Meditaciones

Novenas, triduos y otros

Oración ecuménica

Oración Pascual

Penitencial

Poemas

Profesiones de Fe

Temas varios

Villancicos

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24