Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Intercesiones diversas
Oración de amor y confianza en Dios ante la muerte

"Ancora de salvación año 1896"
 



Oración consoladora sobre la muerte
¿Qué es lo que tiene la muerte de terrible?
¿Y por qué la temiera yo, cuando me lleva a vuestros brazos, Dios de amor,
¿debe temblar el niño, cuando vuelve a la casa de sus padres?
¿llora el que esta en la lactancia, cuando su madre, le arrima a su seno?
¿no, sois vos el Dios de amor, el Dios que no aborrece ninguna de sus criaturas?
¿Y temblare, yo, cuando Vos me llameéis?
No, Padre mío, no os temeré a Vos, a quien mi corazón ama, y en quien espero, con una total confianza.
Vos habéis sembrado mi vida de placeres, vuestra sabiduría lo ha dispuesto todo para la felicidad de vuestras criaturas; vuestra bondad se echa de ver y vuestro amor se manifiesta hasta en la destrucción de las cosas creadas.
¿Dejaré yo de existir por la muerte?
Entro en un mundo mejor, me acerco a Vos
La muerte es más espantosa para el que contempla al moribundo que para el que muere. Ella es el termino de nuestro males. Ella nos liberta de las injusticias de los hombres y de las persecuciones de un mundo corruptor
Nunca más dolor alguno oprimirá este corazón, cuya pulsación ha cesado, ni lagrima alguna mojará estos ojos que acaban de cerrarse par ala eternidad. A vos me acojo, Señor, a vos, a quien mi alma a dora, encomiendo mi suerte
El gusano de la seda hila su capullo, se encierra en él y muere, pero renace en los bellos días de la primavera ligera y brillante mariposa, esta que antes reptil se arrastraba con pena en el polvo revoletea ahora en medio de las flores
Un simple grano de trigo enterrado en el suelo de la tierra, se desarrolla y convierte en magnifica espiga, todo se metamorfosea y se reproduce, todo se leva por grados a una mayor perfección, ¿y, yo, hombre, vuestro hijo, yo criado a vuestra imagen, sería más desdichado que un grano de trigo, oh menos favorecido que un gusano?
Oh cuan injurioso es este pensamiento a vuestro amor, Dios y Padre de los hombres. Vos amáis a la aproximación la asimilación es la tendencia del amor.
¿no anhela, el padre la vuelta del hijo ausente, la madre no suspira por sus hijos, el pájaro no cubre con sus alas sus tierno nido? Y Vos, que amáis mil veces más que un padre y que una madre miraríais indiferente a los hombres.
Que mal os conocen los que os juzgan de ese modo. Pero vos os presentareis como un juez severo que pedirá cuenta de las acciones de mi vida.
Si os presentareis como un juez Señor, vos nos lo dijisteis, pero sois al mismo tiempo nuestro Pare y si vuestro justicia ha de ser inexorable, vuestro amor de Padre es infinito
¿temblará yo, en presencia de mi padre si fuese mi juez?
Y si soy culpable a vuestros ojos, ¿no sois tan misericordioso como justo; no os parecéis al buen pastor, que recorre los desiertos, que trepa los montes y registra los valles para conducir al rebaño a la oveja descarriada? Y, si, esa oveja vuelve por si misma al redil, ¿ la degüella el pastor o la abandona a la voracidad de los animales feroces?
Que pensamiento tan indigno de Vos
Vos no os parecéis a los hombres susceptibles de odio, Oh que mal os había juzgado hasta ahora
Creeros igual a los débiles mortales
Dios de amor perdonadme, de no haberos conocido
Vos sois el amor mismo y jamás hombre alguno, ha amado, como Vos amáis
El amor más puro de los hombres no es más que una débil centella de vuestro amor, esta convicción me tranquiliza y me vuelve a vuestros brazos, Señor, y une mi alma a Vos para siempre, ahora moriré gustoso, cuando y del modo que dispondréis
Vuestro amor, será mi consuelo en mis aflicciones y mi consuelo en la muerte, si por el contrario os dignáis prolongar mi vida, no lo hagáis sino, para que pueda reparar las faltas que he cometido, por no tener un verdadero amor concededme Señor, oportunidad y tiempo, para formar mi alma y mi corazón. Según vuestra voluntad
Si queréis que deje de vivir, perdonadme todos mis errores, olvidad la pecador y mirad tan sólo en mí a un hijo que vuelve en brazos del más tierno de los Padres y que implora su gracia y su perdón-

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Las oraciones básicas de la vida cristiana

A Dios Espíritu Santo

A Dios Hijo, Jesucristo

A Dios Padre

A Dios Uno y Trino

A María Virgen, Madre de Dios

Acción de gracias

Actos de Fe, Esperanza y Caridad

Al Sagrado Corazón

Angeles y Santos

Bendiciones

En el dolor y enfermedad

Espiritualidades no cristianas

Eucarísticas

Himnos y cánticos

Intercesión por la Iglesia

Intercesión por los difuntos

Intercesión por los no nacidos

Intercesiones diversas

Jaculatorias

La Oración de Jesús

Meditaciones

Novenas, triduos y otros

Oración ecuménica

Oración Pascual

Penitencial

Poemas

Profesiones de Fe

Temas varios

Villancicos

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24