Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Himnos y cánticos
Dios Santo, Dios Fuerte, Dios Inmortal, ten piedad de nosotros!
San Gregorio Nacianceno


 

Dios Santo, Dios Fuerte, Dios Inmortal, ten piedad de nosotros!
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,
ahora y siempre y por los siglos de los siglos.  Amén.
Santísima Trinidad, ten piedad de nosotros.
Señor, límpianos de nuestros pecados.
Maestro, perdona nuestras faltas.
Dios santo, ven y cura nuestras dolencias, en tu nombre.
Señor ten piedad, Señor ten piedad, Señor ten piedad.
(San Basilio de Cesarea, siglo IV)
Oh Tú, que estás más allá de todo
(¿acaso no es la única forma posible de dirigirnos a ti?)
¿Cómo puede la palabra cantarte alabanzas
si no hay palabra que pueda expresarte?
¿Cómo puede la mente percibirte
si no hay mente alguna que pueda abarcarte?
Tú eres el único inenarrable
porque todo lo dicho viene de Ti.
Tú eres al único que no podemos conocer
pues todas las cosas concebidas vienen de Ti.
Todo ser vivo –tanto aquellos que son dotados de palabra,
como quienes están privados de ella- te proclaman.
A Ti se elevan el himno silencioso
quienes perciban tu complejidad.
Sólo por Ti existe todo,
todo tiende a Ti como en una totalidad.
Tú eres el fin de todas las cosas.
Tú eres uno y eres todo, y eres la nada también.
Tú no eres uno y tú no eres el todo.
Oh Tú, que tienes todos los nombres, ¿cómo deberé llamarte?
Tú eres el único innombrable.
¿Qué mente celestial podrá penetrar tu velo
que está más allá de las nubes?

Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24