Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Exposiciones virtuales
1 comentarios

Semana Santa con Pablo Eduardo

por Abel Della Costa
20 de abril de 2020
Durante la Semana Santa 2020 hemos podido contemplar en las portadas de ETF la obra de este escultor contemporáneo. Recogemos esas imágenes, que invitan a más.

Pablo Eduardo es un escultor boliviano contemporáneo que desarrolla su trabajo artístico en Estados Unidos. Dueño de una vigorosa obra religiosa, capaz de llevar al bronce los detalles más delicados de la figura del Señor. De su web extraemos algunos elementos biográficos:

«Pablo Eduardo tiene una historia única y rica como exiliado boliviano. El trabajo de Eduardo abarca la tradición occidental con su herencia hispanoamericana, y combina décadas de formación como escultor con una comprensión íntima de su oficio.

La inspiración de Pablo Eduardo para esculpir comenzó hace más de 30 años en Bolivia. El linaje artístico multigeneracional de su familia sentó las bases para que Eduardo se convirtiera en un escultor prodigioso. Desde muy joven, fue educado en las artes. Eduardo recuerda con cariño unirse a su madre para las clases de cerámica cuando era niño, probablemente el catalizador para despertar su impulso creativo. Su primer recuerdo de trabajar con arcilla es tirarlo a la pared y hacer máscaras con su hermano. Comenzó a presentarse en Bolivia en la década de 1990, recuperando cobre de llaves, cables telefónicos, proyectiles de armas usadas, grifos, ollas y sartenes. Hoy, como escultor destacado, conmemora su herencia artística: su trabajo da sentido a la sensación de permanencia, ese lugar que todos anhelamos, un sentimiento de "hogar".

Pablo Eduardo tiene una formación artística variada. Asistió a la Escuela del Museo de Bellas Artes de Boston y se graduó de la Universidad de Tufts, donde recibió una licenciatura en Bellas Artes en 1994. De 1990 a 1992, completó estudios anatómicos en la Escuela de Medicina de la Universidad de Tufts en Boston, MA, donde Eduardo aprendió sobre el potencial del cuerpo para la manifestación artística, y perfeccionó su comprensión sobre la forma humana. Hoy, unifica sin esfuerzo las disciplinas del arte y la medicina con un sentido íntimo de dinamismo natural en cada escultura.

Durante casi 20 años, Pablo Eduardo ha contribuido significativamente a las obras públicas tanto en los Estados Unidos como en un plano internacional. Su principal colección de obras públicas en el extranjero se encuentra en la República de Bolivia. Estas incluyen instalaciones para el Ministerio del Servicio Exterior; Ministerio de Cultura; el Congreso nacional; la Secretaria Nacional de Cultura, Ciudad de La Paz; e Iglesia Nuestro Señor de la Exaltación, entre otros. Sus instalaciones en América del Norte incluyen dos bustos de bronce para la rotonda de la Casa del Estado de Rhode Island, varias obras públicas en el área de Boston, MA, entre otras. Sus instalaciones más notables incluyen una escultura de bronce interactiva de 10 pies del ex alcalde Kevin White, el alcalde más antiguo en la historia de Boston. Este monumento ocupa un lugar destacado en Faneuil Hall. Eduardo reflexionó: "La escultura representa al alcalde White dejando atrás su administración y su legado". Si bien este monumento rinde homenaje a las virtudes del trabajo duro, la monumental escultura de San Ignacio de Loyola de 15 pies de Eduardo en el Boston College es una representación simbólica de la rebelión mística. Ofrece al espectador una bendición artística, celebrando un matrimonio armonioso entre la renovación estética y espiritual.

En 2007, Pablo Eduardo fue seleccionado para esculpir al líder de derechos civiles César Chávez, que fue la primera estatua de una persona hispana que se instaló en la Universidad de Texas en el campus de Austin. Eduardo expresó: “Estoy realmente honrado de tener la oportunidad de esculpir el viaje de uno de mis héroes personales. Cuando estaba creciendo como exiliado, mi familia lo admiraba como un ejemplo de tenacidad y resistencia. Este concepto de adaptabilidad e innovación tuvo un impacto directo en mi propia revolución creativa. Ha sido la piedra angular de mi enfoque artístico ". Esta fusión de influencias políticas, psicológicas y culturales que han moldeado a Pablo Eduardo como artista se evidencia en su interpretación temática única de cada pieza que produce.»

A este resumen extraído de su web debemos agregar que su obra religiosa ocupa una significativa parte de su producción, como es testimonio las reproducciones que estamos exhibiendo.

Domingo de Ramos

"Ordenad una procesión con ramos hasta los ángulos del altar". Este texto del salmo (118,27) acompañó la imagen del domingo de Ramos. El salmo es de los más propiamente pascuales: hay una tensión entre el inicio de la semana santa, en la que la aclamación a la realeza de Cristo por parte de la multitud es aun de naturaleza terrena, de expectativa corta: «¡Hossana al Hijo de David! ¡al Fuerte! ¡al que acabará con nuestra humillación y derrota!», y la aclamación al Cristo resucitado, que reconoce en él la obra de un Dios que trabaja en la historia para trascender la historia.

Los ramos de esta procesión aparecen en un bronce que forma parte de la adoración del Cordero (como puede verse entre la primera y la última obra) de modo que esa tensión entre el inicio y el final queda a la vista.

El bronce está instalado en la Catedral del Cristo, del Condado de Orange, California, USA, al igual que los paneles que se ven el lunes, martes, miércoles santo y semana de resurrección.

Ignoro el contexto de esta producción, posiblemente forme parte de una capilla del Santísimo.

Lunes, martes y miércoles santo

Del mismo conjunto que el anterior, la escena recupera la mirada entre Simón de Cirene y Jesús.

Simón fue obligado a llevar la cruz (Mc 15,21), sin embargo, Marcos deja entender que al menos los hijos de Simón llegaron a ser cristianos. 

Es la tensión tan bien captada en esa mirada del bronce: empujado hacia Jesús, la mirada de Jesús lo conquista para sí. De allí que la cita bíblica que acompaña la imagen hable del seguimiento.

   

 

También a este conjunto pertenece la imagen del Martes Santo. ¿Representó el artista el encuentro con su Madre o con la Verónica? Posiblemente lo primero, pero no es necesario definirlo, porque en una mujer que se compadece de su destino están todas la mujeres, a las que Jesús les anuncia que tras el corto alcance del dolor sobreviene el largo reinado de la vida.

Todo eso se muestra en el contraste, nuevamente, de las dos miradas: la de la mujer, fija en él, la de él, fija en un horizonte infinito, y con un esbozo, apenas sugerido, de sonrisa.

 

Y en este mismo conjunto el Miércoles Santo nos muestra un Cristo orgulloso de su último lugar entre los derrotados del mundo: "Para esto he venido" (Jn 18,37). No comprendemos la Pasión hasta que no entramos en la dimensión de su «necesidad» sagrada, objeto de anuncio y promesa. Eso hace el bronce al unir la presentación de Cristo, erguido y triunfando, revestido con los signos de su pasión: la corona de espinas, la desnudez.

 

Jueves Santo de la Cena del Señor

 El día eucarístico por excelencia, vamos hacia otro ámbito de representación: la puerta de un sagrario, que forma parte de un conjunto en granito y bronce. La cercanía de la foto permite apreciar la rusticidad de la figura, concentrada toda ella en el Pan, que se "reproduce" en la blanca aureola de santidad de Cristo Sacerdote.

Bronce, granito, lapislázuli, y rubíes (2017), Santa María de la Anunciación, Danvers, Massachusetts, USA

 

Viernes Santo

 Una imagen potente, la imagen nuclear de nuestra fe: Cristo en al cruz. En este caso una figura de tamaño natural, y a la vez elevada. En la parroquia de San Buenaventura, Plymouth, Massachusetts, USA.

Es el conjunto, pero estambién el detalle del rostro lo que interesa mirar. El artista se ha centrado en la serenidad de Cristo muerto. Es interesante el contraste entre el realismo del tamaño y la anatomía de la figura, con el carácter de la representación, sin presión, casi flotando en la cruz.

Es Cristo cumpliendo las Escrituras, que trascienden la realización concreta de dolor. La cita escogida, de Ezequiel 36,25, viene a recuperar el sentido escriturísitico de esa muerte.

 

Sábado Santo

La imagen pertenece a un conjunto monumental: el apostolario del pórtico de la iglesia de Nuestro Señor de la Exaltación, en La Paz, Bolivia, cuya imagen un poco más completa puede recorrerse aquí.

Este recorte de figuras (que estaba ya en las fotos del web del artista, solo he oscurecido el fondo para destacar aun más las figuras) alecciona del silencio que necesariamente acompaña el misterio de nuestra fe.

No es una fe de explicaciones, de ruidos, de demostraciones, es una fe que entre sus tres días santísimos cuenta con un Sábado Santo, un día casi sin liturgia, un mundo sin Dios, y el misterio de un descenso de Jesús al lugar de los muertos ante lo cual solo puede decirse: "Calla y espera".

La cita salmica (salmo 39,10) recupera la doble dimensión de ese silencio: es silencio humano consternado por los golpes y el fracaso de la misión de Jesús, y es silencio divino porque en ese "fracaso" está actuando Dios: "Eres tú quien lo ha hecho", y en ese sentido solo puede desembocar en vida y resurrección.

 

Domingo de Resurrección y Octava de Pascua

La imagen del domingo y de toda la semana pascual es el Cordero degollado y viviente de Apocalipsis 5,6, que abre el libro con los siete sellos, es decir, el libro del destino universal y sus secretos (sus "sellos"). Los medallones que penden del libro son la interpretación que este artista ha hecho de los siete sellos, en la que cada uno contiene un símbolo de las plagas que el propio apocalipsis relaciona con la apertura de los sellos (Apoc capitulos 6-7).

Le asocié el texto del cántico del cordero, tomado de mismo capítulo 5, ("digno es el cordero degollado...") porque es un himno resurreccional, que la liturgia usa en este contexto.

Destaca la serenidad de las dos figuras, tanto la del cordero como la del santo que lo mira (¿san Juan Bautista?). A la derecha se vislumbran los mismos ramos que hemos visto en la imagen del domingo inicial, lo que cierra el círculo (¡pero lo cierra en la adoración de la eternidad del Cordero!) de esta semana bella y cargada de comprensión que este artista nos ha permitido vislumbrar.

 

Las obras y esta expo se publican con autorización del artista.

 

Comentarios
por mizales (181.188.176.---) - vie , 01-may-2020, 13:20:46

bellisimo....

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 18.215.62.41
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.33