Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Foros: Zona Café
tema: «Un cuento mientras tomamos un café »
Arte - Familia - Hoy en la Iglesia - La voz del Espíritu - Mil nombres para Dios - Temas de Biblia - Teología - Zona Periscopio - Zona Café
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Temas:
mensajes por página:
por Abel (02-nov-2018 - último: 04-nov-2018, 08:40:10)
por Gerard (24-oct-2010 - último: 03-ago-2018, 13:51:17)
por Maite (25-abr-2005 - último: 03-ago-2018, 12:56:08)
por Analorenza (26-jul-2018 - último: 02-ago-2018, 10:33:57)
por Lennita (16-jul-2018 - último: 19-jul-2018, 11:03:10)
por Samuelv (11-jul-2018)
por Paolla (10-jul-2018)
por Arena (10-jul-2018)
por Germano (18-jun-2018)
por dulcineaR (i) (06-jun-2018 - último: 07-jun-2018, 10:28:42)
por Maite (15-mar-2018 - último: 07-jun-2018, 10:25:59)
por carlamayra (01-abr-2018 - último: 06-jun-2018, 22:01:43)
por Maite (12-may-2018)
por Alegria (i) (26-abr-2018)
por Maria Silvia (i) (19-abr-2017 - último: 29-ene-2018, 15:44:52)
por Jorge (Kanbei) (16-abr-2017 - último: 16-abr-2017, 20:48:23)
por Ecazes (23-ene-2017 - último: 30-ene-2017, 12:38:19)
por Abel (17-ene-2017 - último: 24-ene-2017, 17:35:11)
por Maite (31-dic-2016 - último: 01-ene-2017, 20:12:24)
por Maite (24-dic-2016 - último: 29-dic-2016, 20:51:35)
por Ecazes (28-dic-2016 - último: 29-dic-2016, 20:10:56)
por Abel (02-nov-2016 - último: 20-dic-2016, 11:31:53)
por Ecazes (19-dic-2016 - último: 20-dic-2016, 11:30:50)
por Abel (30-nov-2016 - último: 19-dic-2016, 19:31:46)
por Ecazes (29-oct-2016 - último: 02-nov-2016, 10:16:57)
por Ikari (26-oct-2016 - último: 26-oct-2016, 06:39:10)
por Carlos JBS (30-ago-2016 - último: 11-sep-2016, 09:23:36)
por Ecazes (20-jun-2016 - último: 18-jul-2016, 01:47:55)
por Ecazes (19-jun-2016 - último: 21-jun-2016, 01:11:20)
por Carlos JBS (08-may-2016 - último: 06-jun-2016, 13:24:47)
por Abel (16-may-2016 - último: 30-may-2016, 18:46:43)
por Carlos JBS (11-abr-2007 - último: 22-may-2016, 18:53:32)
por Ecazes (02-may-2016 - último: 07-may-2016, 23:32:30)
por Abel (24-dic-2015 - último: 07-may-2016, 20:22:22)
por Abel (09-feb-2014 - último: 26-abr-2016, 07:44:31)
por Ecazes (09-feb-2016 - último: 07-mar-2016, 14:58:40)
por Andrea (24-ene-2016 - último: 29-ene-2016, 14:58:04)
por Maite (31-dic-2015 - último: 07-ene-2016, 03:45:51)
por Maite (24-dic-2015 - último: 31-dic-2015, 20:04:12)
por FranciscoMarconi (03-dic-2015 - último: 04-dic-2015, 08:36:32)
por Fabiana (i) (29-nov-2015 - último: 03-dic-2015, 18:17:52)
por Abel (19-nov-2015 - último: 03-dic-2015, 17:25:44)
por Laura (28-nov-2015 - último: 29-nov-2015, 01:34:27)
por Abel (16-nov-2015 - último: 25-nov-2015, 02:30:23)
por Abel (02-nov-2015 - último: 10-nov-2015, 12:27:38)
por Laura (06-nov-2015 - último: 06-nov-2015, 22:57:14)
por Ecazes (06-oct-2015 - último: 07-oct-2015, 13:41:00)
por Salvador Sal. (03-jun-2005 - último: 04-ago-2015, 08:50:26)
por Maite (23-jun-2015 - último: 04-jul-2015, 18:06:26)
por isidro13 (25-abr-2015 - último: 04-jun-2015, 13:22:14)
por Abel (16-may-2015 - último: 26-may-2015, 21:33:23)
por Abel (05-abr-2015 - último: 12-may-2015, 11:32:04)
por Abel (03-may-2015 - último: 05-may-2015, 20:08:04)
por Ecazes (23-abr-2015 - último: 23-abr-2015, 15:09:28)
por Abel (06-jun-2014 - último: 23-abr-2015, 12:53:49)
por ETF (26-feb-2015 - último: 06-mar-2015, 01:11:42)
por Maricruz (24-ene-2015 - último: 03-feb-2015, 14:01:46)
por Abel (17-ene-2015 - último: 25-ene-2015, 11:52:54)
por Ecazes (09-ene-2015 - último: 22-ene-2015, 02:47:37)
por Maite (01-ene-2015 - último: 06-ene-2015, 13:11:48)
por Laura (i) (18-dic-2014 - último: 05-ene-2015, 13:28:41)
por Maite (23-dic-2014 - último: 05-ene-2015, 13:17:20)
por Abel (30-nov-2014 - último: 18-dic-2014, 18:31:59)
por Abel (16-nov-2014 - último: 23-nov-2014, 12:03:10)
por Abel (02-nov-2014 - último: 23-nov-2014, 12:02:12)
por Ecazes (20-jun-2014 - último: 25-jun-2014, 00:23:41)
por Andrea (20-abr-2014 - último: 23-abr-2014, 13:46:27)
por Andrea (16-abr-2014 - último: 18-abr-2014, 10:40:41)
por Ecazes (18-mar-2014 - último: 25-mar-2014, 16:24:24)
por Abel (12-mar-2014 - último: 13-mar-2014, 17:21:57)
por Laura (i) (12-feb-2014 - último: 18-feb-2014, 09:06:40)
por Misraim (11-sep-2005 - último: 05-feb-2014, 11:49:51)
por Andrea (24-ene-2014 - último: 04-feb-2014, 01:37:51)
por Andrea (23-ene-2013 - último: 24-ene-2014, 10:58:09)
por Abel (17-ene-2014 - último: 23-ene-2014, 13:05:20)
2014 (3)
por Ecazes (31-dic-2013 - último: 12-ene-2014, 15:49:16)
por Andrea (26-dic-2013 - último: 06-ene-2014, 10:56:45)
por Ecazes (19-dic-2013 - último: 22-dic-2013, 11:24:12)
por Abel (23-mar-2013 - último: 19-dic-2013, 23:24:24)
por Abel (30-nov-2013 - último: 11-dic-2013, 19:25:34)
por Abel (16-nov-2013 - último: 29-nov-2013, 03:09:07)
por Abel (02-nov-2013 - último: 23-nov-2013, 21:04:40)
por Abel (20-jun-2003 - último: 22-sep-2013, 11:05:01)
por Ecazes (16-jun-2013 - último: 17-jun-2013, 00:47:28)
por Abel (03-may-2013 - último: 05-may-2013, 02:31:38)
(2)
por Abel (22-abr-2013 - último: 22-abr-2013, 10:47:28)
por Abel (26-mar-2013 - último: 21-abr-2013, 22:31:48)
por Abel (31-mar-2013 - último: 01-abr-2013, 17:45:34)
por Abel (25-mar-2013 - último: 25-mar-2013, 23:40:43)
por Abel (02-ene-2013 - último: 23-ene-2013, 23:33:47)
id: 65179
permalink del tema entero: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_65179
Un cuento mientras tomamos un café
por: Maite (88.19.107.---) - 15-mar-2018, 11:33:52

La ostra

Era una hermosa mañana de julio, el astro rey, parecía con sus rayos juguetear con la blanca arena.

Para Carlos, era el primer día, en él que se estrenaba como “pala cubista”, es decir iba con su pala, su cubo, y, su rastrillo, bajo la atenta mirada de su hermana, Ana, y, de sus padres, era un niño muy hermoso, tanto como su hermana, que cada día iba desvelando la gran mujer que llegaría, a ser.

Aprovechando un momento, Carlos; se acercó a la orilla de la playa, no se adentró en el mar, pues a sus cuatro, años era, ya un niño, obediente, y, responsable, pero no pudo, dejar de fijarse, en aquel objeto que parecía estar lleno de pliegues, haciendo honor a su curiosidad infantil, lo abrió, y, descubrió un objeto brillante, que casi le cegaba los ojos, estaba decidido, a arrancarlo, cuando escucho una vocecita muy tenue.

¿Qué haces, no ves que me lastimas?

¿Quién eres?

Pues quien voy a ser, una ostra, o, si lo prefieres. Una madre perla

¿La perla es tu hijita?

Pues sí, y, no

Aclara te (dijo poniéndose muy serio) ¿Lo es, o no, lo es?

Mira, si, te refieres, a que sí es mi hija, como tú lo eres de tus papás, pues no, chico, yo soy madre de otras ostras, de las que ni me acuerdo, y, no es que sea mala, es que soy una ostra, pero la perla, que es eso una perla, si puede ser considerada mi hija, bueno, más que hija, algo mío, no sé porque empezó a formarse ahí, bueno, sí lo sé, fue Él.

¿Quién es él?

Él es Dios, nuestro amigo, Él único que nos quiere a todos, bueno, a vosotros los humanos más, Él fue, quien nos hizo a cada uno.

Dicen en mi colé, que nos hicieron los papás

Pues en tu cole, son muy burros.

Los papás, pusieron su amor, y, bueno algo que llaman células, que a su vez, Dios les había dado, y, nada más el milagro de la vida, es obra sólo de Dios

¿Pero los papás colaboraron?

Claro que sí, tanto papá como mamá, son los ayudantes de Dios.

Pero de todo eso ya te hablaran, ahora estamos hablando de la perla, que Dios hizo que se formase en mi interior, otras veces lo hacen los hombres, pero esas perlas son más malas; porque esta Carlos, tiene mucho valor

Cómo sabes mi nombre

Porque lo sé todo

Voy, avisar a mi mamá, le diré lo que me has contado

No, si vas te tomaran por un niño fantasioso

Por qué

Porque dirán, que te imaginas cosas

Pero si me estas hablando tú

Sí, pero los mayores no pueden oírme

Por qué no te oyen

Porque no quieren

Ah bueno, eso es fácil, le digo a mi mamá, que quiera oírte, y, ya esta

No, no es fácil, los mayores todos, decidieron un día, no escuchar el sonido la voz de la naturaleza, porque en ella le hablaba Dios, decidieron oír sólo su propia voz, y, así poco a poco su corazón se fue quedando sordo

Pero mis papás son buenos

Ya no se trata de buenos, o, de malos. Ahora sólo los niños pueden oírnos

¿Yo, dejaré de oírte también?

No, si haces lo que te digo, pero ahora atiende, que te explique porque no debes arrancar, mi perla.

Sí lo haces

Carlos interrumpió, para preguntar, si se convertiría en un dragón, o, en una princesa

No, hombre no, no hay dragones, y, princesas, sólo lo son; las hijas de los reyes, o de los príncipes herederos, lo que sucede es muy simple, sí tu sacas la perla, acabaras jugando con ella, como con una canica, y, llegara un momento en que tu mamá la barrera, y, así se habrá desperdiciado un tesoro; que esta destinado a hacer mucho bien.

Cómo

Una ola, traerá un montón de arena, y, me cubrirá hasta mañana, día en él que Juan

¿Quién es Juan?

Un hombre que está sufriendo mucho, tiene una hijita poco mayor que tú, casi de la edad de tu hermanita, está muy enfermita, sólo la puede salvar un tratamiento muy caro, en un país lejano, pero Juan no tiene dinero, ni familia que se lo preste, sólo tiene a su hijita, Juan no le ha pedido nada a Dios, porque puestos a no tener; no tiene ni fe, vamos, que no sabe que Dios nos quiere, ni que existe.

Pero Dios si sabe, que existe Juan, y, para él para su hijita, hizo esta perla.

Cuando mañana, venga Juan a la playa, a llorar, porque no aguanta ver como su hijita se va....

A dónde se va

Al Cielo, pero aún no es hora; y, déjame hablar, cuando venga aquí a llorar, para que no lo vea llorar su hijita, me encontrará, y, encontrará la perla, entonces si él la arrancará, ira corriendo a un joyero, éste le dirá que es la perla más valiosa, y, con el dinero que le den, pagará el tratamiento de su hija.

¿Y creerá en Dios?

No, eso no, Juan es un ser humano, pero Dios no hizo la perla para eso, si no para ayudar le, y, para que sane su hijita, Dios comparte el dolor de Juan, porque Él también es Padre, si está previsto que se encuentren, en la tierra pues no lo sé, que sólo soy una ostra.

Pasado mañana, los periódicos, y, la televisión darán la noticia

¿Se verá mi cubito?

No, porque no será en esta playa, la marea me arrastrará muy lejos, y, será en otra playa, en un país llamado Cuba, donde una ola, me enterrará en la arena.

¿Entones, a qué has venido aquí?

Para que tú, tuvieses la oportunidad, de hacer una obra buena, un acto que sólo sabremos los tres, Dios, tú. Y, yo, y, que deberás procurar cuando crezcas que todas tus acciones sean así

Te olvidas, de decirme cómo te puedo oír de mayor

Pues como ahora, dejando que hable tu corazón, tu alma, en suma lo que los mayores llaman su conciencia, y, que es lo que te está hablando ahora, porque yo, sólo soy una ostra, y, las ostras, hablar, lo que se dice, hablar no hablamos.

Las voces de la ostra, o, de la conciencia de Carlos las corto su mamá, llamándole, pues ya se tenían que marchar para casa.

Dos días más tarde, los telediarios de todo el mundo, daban la noticia, del hallazgo de una perla cuasi gigante, valorada en más de un millón de euros, que había salvado la vida, de una pequeña enferma de cáncer, y, conseguido que ella, y, su padre pudiesen empezar una nueva vida, en un país donde la libertad no fuese un delito.

Carlos se ganó una regañina de su papá, cuando se puso a gritar que él había estado hablando con la ostra madre, nadie le creyó.

Pero él sabía que era cierto, y, que a lo largo de su vida, tendría ocasión, de no estropearle a Dios su ayuda, a otros hombres

Fin

Un abrazo

Maite

“Como cantar un cantar de Sión en tierra extranjera”

id: 65209
permalink de este mensaje: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_65209
Re: Un cuento mientras tomamos un café
por: Sruben (190.6.14.---) - 30-mar-2018, 03:31:15

Excelente maita, me hace recordar a uno de mis cuentos favoritos de niño, aprovecho el tema para dejarlo por aqui:

 

Había una vez un pequeño príncipe, inquieto y travieso, que no le gustaba estudiar. Cuando sus padres le reprendían, se lamentaba diciendo: “¡Qué ganas de ser grande para hacer todo lo que quiera!”.

Un buen día, mientras se encontraba en su cuarto, descubrió junto a la ventana una bobina con hilos de oro. Ante la mirada sorprendida del principito, la bobina le habló con voz melodiosa: “Querido príncipe : He escuchado tus deseos de crecer pronto y te daré una oportunidad y unos auriculares para movil. A medida que desenrolles mis hilos, podrás avanzar por los días de tu vida. Pero ten cuidado, pues el hilo que se suelta no regresa, y el tiempo pasado no podrá ser recuperado jamás”.

Sin poder resistir su curiosidad, el pequeño príncipe tiró del hilo y al instante, quedó convertido en un joven gallardo y robusto. Con gran entusiasmo, volvió a tirar del hilo mágico y se descubrió con la corona de su padre. “¡Soy rey!”, “¡Soy rey!”, exclamaba con gran alegría. “Por favor, carrete mágico, quiero saber cómo lucirán mis hijos y mi señora reina”, exclamó impaciente mientras estiraba nuevamente el hilo.

Entonces, se apareció una mujer hermosa de largos cabellos junto a él, y tres chiquilines hermosos y gordos. La curiosidad del rey se hacía incontenible por saber cómo serían sus hijos de grande, así que tiró un tramo largo de aquel hilo, y otro más, y otro. De repente, notó que sus manos estaban pálidas y débiles, y en el reflejo del espejo descubrió un viejo consumido y seco.

El príncipe, al ver que había desenrollado todo el hilo, quiso devolverlo nuevamente a su lugar, pero tal como le habían advertido, era completamente imposible. ¡Había consumido toda su vida! La bobina mágica, al verlo tan afligido exclamó: “¿Qué has hecho, criatura infeliz? En vez de vivir los momentos hermosos de tu vida, decidiste pasarlos por alto. Has malgastado el tiempo inútilmente y ya no hay nada que puedas hacer, salvo pagar por tu insolencia”.

Y así quedó el anciano rey, que sólo pudo disfrutar de una corta vejez hasta que murió de tristeza en su alcoba, por haber desperdiciado toda su vida, sin vivirla como debe ser.

id: 65223
permalink de este mensaje: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_65223
Re: Un cuento mientras tomamos un café
por: Maite (88.19.107.---) - 05-abr-2018, 10:32:34

Bienvenido Sruben, me ha encantado tu cuento, lo mejor los auriculares para el móvil, en serio me gusto mucho, sobre todo, ese mensaje dirigido a los jóvenes, de vivir la vida con calma, porque corre, que se mata, y, el tiempo no da marcha atrás

Las ganas que tenía yo a los 10, 11 de tener 15, a los 15 de tener 21, y que acertados estaban los que me decían, llegará un día, en que no querrás que pase el tiempo, que te gustaría ser la niña, la muchacha que eres ahora, cuanta razón

pero yo era como tu prínipe

Un abrazo

Maite

"Resucito de veras mi amor y mi esperanza"

id: 65320
permalink de este mensaje: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_65320
Re: Un cuento mientras tomamos un café
por: Maite (88.19.107.---) - 24-may-2018, 19:12:27

otro cuento, espero que os guste

La Séptima tinaja

Séptima tinaja

Eran siete tinajas de piedra; regalo de boda de un joven judío, perteneciente a una rica familia; todas las tinajas se sentían felices, pensando en su destino, todas, menos una, “La séptima”; ella no iba permitir que la llenasen de agua, estaba destinada a, albergar vino, y sólo vino, buen vino, como él que bebían los griegos y romanos

Sin hacer caso, de sus sueños de tinaja, llegaron los criados y las dispusieron en el patio, alguien dijo que era un buen regalo, entre las 7 superaban los 600 litros de capacidad, y sería suficiente para las purificaciones nupciales, y, para las abluciones, que ordenaba La Ley.

Eso a ella a la séptima no le gustaba. Vinieron risas, música, bailes, murmullo de voces, se estaba celebrando una boda, y, de pronto llego junto a las tinajas, un joven invitado, al que seguía otro grupo

El joven mandó, “llenad las tinajas de agua, y llevadlas al mayordomo”, la séptima se negó; “llenarla de agua, qué se habría creído, ella quería ser llenada de vino, empezó a moverse, para verter el agua que le echaron, y, sólo pudieron llenar de agua, a sus compañeras, así que el mayordomo recibió a los criados con 6 tinajas, seis tinajas que no tenían agua, si no el mejor vino, que había probado nunca

Cuando se enteró de todo, el joven esposo, quiso tirar aquella tinaja, que ni para contener agua servía

Pero el joven invitado, él que había mandado llenarlas de agua, se compadeció de ella, y le pidió al recién casado, le permitiese que la enviase a casa de un senador, el esposo acepto, para qué, quería una tinaja que vertía agua, que no tenía estabilidad; entonces, el invitado se acercó a la tinaja, y le dijo, “amiga, no temas espera”, y, ella espero, que podía hacer

Y llego la Pascua, y le echaron vino, no muy bueno, pero en La Cena, el mismo joven que había sido invitado hacía ya tres años, a la misma fiesta, se acercó a ella, y la eligió para escoger el vino que se iba a beber, en la Cena Pascual

Y, ella la séptima tinaja, supo en su corazón de barro, que había contenido la sangre del hijo de Dios; bueno el vino que se convirtió en su sangre, y, no lloró ni se sintió más feliz ni más desdichada, porque al fin, y, al cabo era una tinaja, y su corazón era de barro, o piedra, que sí, no sería muy feliz

Bueno lo es, pero quiere que le guardemos el secreto

Fin

Un abrazo

Maite

"Tú eres sacerdote eterno, según el rito de Melquisedech

id: 65324
permalink de este mensaje: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_65324
Re: Un cuadro en la pared
por: Maite (88.19.107.---) - 31-may-2018, 12:03:30

Un cuadro en la pared

Estoy en casa de mi mejor amiga, en el amplio salón varios cuadros cuelgan de la pared

Mis ojos se dirigen hacia uno en concreto, es uno que representa unas casas solariegas bajo un cielo azulado, dos de las casas son paralelas, se ve la entrada de piedra a una de ellas, la otra esta semi oculta en perpendicular a estas, hay una casa de piedra berroqueña, azul y un balcón de hierro pintado de azul que está cerrado

Mi mente se queda atrapada en él, y en lo que sucede tras sus rejas, porque este cuadro tiene vida, y, alguien o algo me traslada al mismo

Es el año de 1890, los señores Ciriaco Torres, presentan en sociedad a su hija Antonia, la joven de 15 años, va vestida con un hermoso traje de raso azul, mostrando sus brazos desnudos, a partir del codo, toca una melodía al piano, mientras sus negros tirabuzones ondean como mecidos por el viento

Aplauden los padres, e invitados, emocionados los primeros, mas por compromiso los segundos

A la entrada al salón, que ilumina el fuego de una chimenea, y, las velas de las lámparas, los criados van y vienen con bandejas repletas de bebidas y todo tipo de viandas

Un joven vestido como un campesino, trata de entrar, se lo impiden a la fuerza, pero el grita, ¡Amo a Antonia, Amo a Antonia!

Antonia, gira la cabeza, y sigue tocando sabe, que no debe moverse sin el permiso de sus padres

Pero el campesino sigue llamándola

“te amo, te amo”

Ella sigue sorda

El padre de Antonia, avanza hacia el campesino

Se encara con él

Qué hace aquí Raúl, este no es lugar para usted, no se da cuenta de que esta molestando; váyase y déjenos oír el concierto de la señorita, por cierto esta despedido, y, sus padres también, recojan sus cosas y salgan de mi casa y de mis tierras, disponen de 1 día para hacer lo que le diga, y, ahora fuera, dijo esto tomando a Raúl por un brazo, y sacándolo del salón, pero Raúl se volvió para decir

Señor, dice balbuceando, somos pobres, no tendremos a donde ir, deje que al menos se queden mis padres, ellos no le han hecho ningún daño, yo tampoco, pero ellos menos, yo sólo me enamore de Antonia

De la señorita Antonia, querrá decir

Si, de la señorita Antonia

Y, le parece poca ofensa, están despedidos, fuera

Antonia, por favor di algo, repite casi en un murmullo”, pero la joven no lo escucha, se ríe hablando con un joven invitado

Entonces Raúl lanza una maldición, “Que nunca dejes de tocar, que siempre estés donde estas, sin poder salir”

Y, desde entonces dentro del cuadro es siempre 1890

Antonia sigue tocando, a veces toca con tanta rabia, que los sonidos se oyen fuera del cuadro, aunque se confunden con los del exterior

Saben, donde están, intentaron salir muchas veces, se nota, porque el cuadro se mueve, cada vez que intentan abrir un balcón que estaba cerrado

Lo que no saben es que el pintor que plasmaba la casa en el cuadro, los atrapo dentro, con la maldición de Raúl

Mi amiga, me dice: “¿No oyes golpes?

Si, debe ser arriba

No, es aquí, no lo entiendo la obra del piso de al lado, acabo hace tiempo

Yo, callo, sé que la música que se oye, y los golpes vienen del interior del cuadro, de una joven atrapada con su familia en 1890; pero si lo digo mi amiga me tomará por loca, por eso callo, pero de verdad vienen del cuadro, del cuadro de la pared

Fin

Un abrazo

Maite

“Adoro Uno, viendo Tres”

id: 65345
permalink de este mensaje: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_65345
Re: El río o mejor la historia de dos ríos
por: Maite (83.47.181.---) - 07-jun-2018, 10:24:26

El río, o mejor la historia de dos ríos

El río cuento

Un río pagano. Hace mucho tiempo

Esta historia comienza hace mucho tiempo, en un país africano, cuna de una de las mayores civilizaciones de la historia

El país es Egipto, y, había, y, hay un río, el Nilo, en este río, adorado como un dios, iban entonces a beber los animales, también adorados, a bañarse las princesas, a navegar, a lavar las esclavas, y, a jugar los niños, también iban los sacerdotes a invocar a sus dioses

El Nilo, era un río pagano, que se decía a si mismo que era el favorito de los dioses, por algo, él también lo era, y, era el mejor río, lo tenía todo

Mientras en otro lugar, no muy lejano, otro rio, bueno en otro lugar y en otro tiempo

En otro lugar del mundo, no muy lejos del anterior, en un país cercano, pero separado por varios siglos, otro río, que por supuesto claro que existía en la primera historia, en la del río pagano, entonces también él era un río pagano, ahora es el río del pueblo Elegido, El Jordán, el río cuyas aguas se separaron, emulando al Mar Rojo, cuando los sacerdotes pisaron sus riveras llevando, El Arca Sagrada, el Jordán siempre se ha creído un río santo, pero ahora tiene sus dudas, y, sus miedos, tiene miedo de que sus aguas se contaminen se manchen, con los pecados, los crímenes de los que viene a bautizarse, bañarse en sus aguas, dejan él sus culpas, sus aguas tienen que quedar impuras, el río, el Jordán siente vergüenza, si pudiera impedirlo lo haría

Volvamos por nuestro túnel del tiempo, al Egipto faraónico, al Nilo.

Una madre con un bebe

Volvemos al Nilo, muchos siglos atrás, el Nilo está pensando en su grandeza, cuando ve llegar una mujer con un pequeño bulto, lo abre con cuidado y deposita en el suelo un canastillo, con un bebé recién nacido, al que cubre de besos. “Dios o los Dioses te guarden hijo mío, luego lo coloca junto a unos juncos, pero las aguas arrastran a la criatura, entonces el río que tiene su corazón, decide no permitirlo, y con sus corrientes de agua lo empuja hacia los juncos, y, allí hace que, quede varada la canastilla

Era muy temprano, aún Ra, dormitaba con su esposa Isis, es decir el Sol todavía no había salido, cuando la mujer dejo al bebé en el río

Cuando ya el Dios sol, se paseaba en su carro de oro, por las nubes, eso al menos creían los egipcios; el sol se reflejaba en las aguas del río, las hacía brillar de una forma espectacular; pero el río no pensaba en el sol, se preguntaba que sería del pequeño, y, un tropel de caballos, de sillas de mano, lo detuvo en sus pensamientos un grupo de mujeres había llegado al río, y, con ellos iba la princesa, Mairalia, la hija del faraón, muy devota de la Diosa Isis, a quien oraba por la dicha de poder abrazar un hijo, y, quiso Isis, eso pensaba el río, que fuese ella la que encontrase al bebé

Nada más verlo lo tomo en brazos, lo estrecho contra su pecho para darle calor, bendecía a la Gloriosa Isis, y, daba gracias a todos los dioses

Pero había un problema, cómo criarlo, entonces surgió una chiquilla, hablo con la princesa y volvió con otra mujer, acompañada de un niño de 4 años, la mujer hablo con la princesa, el bebé lloraba y el niño también de la mujer también lloraba, el río en su interior se reía, porque sabía que la mujer que llevaba al pequeño era su propia madre.

Otras aguas, la misma agua

Han pasado siglos, son otras aguas, las aguas de otro río, del otro río que antes también era “pagano”; o tal vez sean todas las mismas aguas, acaso no vierten todos los ríos en la mar, y, el sol y la luna beben el agua del mar, y la derraman como lluvia y de ahí nacen fuentes, ríos, arroyos, y, todo vuelve a empezar. Quien sabe

En ese río el Jordán en sus orillas unas gentes, discuten, hablan, piensan, tienen la mirada fija, en un hombre, un hombre joven severo, vestido con piel de animales, que habla, que grita que se preparen para el Juicio que viene, les dice que ya está puesta la hoz para siega, y, lo que no sirva irá al fuego, las gentes tienen miedo, tiemblan, y se meten en el río para confesar sus culpas, sus miedos, para decir que quieren empezar de nuevo, unos más que crímenes son prejuicios temores, en otros si son auténticos crímenes, el hombre grita y no para, les llama serpientes, raza de víboras, les dice que no huyan de la Ira que está a punto de llegar, la que guardará el trigo en el granero, y quemará la paja en el fuego inextinguible, y, todos, bueno casi todos los más humildes se preguntan si serán paja, o trigo, y, para ser trigo se lanzan a las aguas del río

Y, de pronto aparece un hombre humilde, pobremente vestido, con ropas de campesino, se acerca al Profeta, para ser bautizado, y, el hombre fuerte de pronto vacila, no quiere bautizarlo, “Tú, no, tú no, dice,” el hombre humilde, insiste, “hay que obedecer a Dios”, el otro, el hombre fuerte, el profeta, cede, el hombre humilde entra en el río

El río se siente mar

El río se ha sentido Mar, más mucho más que mar, más que Océano, ha visto como nada más tocar sus aguas, las carnes del hombre humilde, sus aguas eran más limpias, más puras, y, no quedaba ahí, sus aguas llegaban a los Cielos, sus aguas se vertían en todas las aguas, las purificaban, las santificaban todas. Sus aguas se mezclaban con las de todos los ríos, océanos arroyos, lagos, mares, hasta el Mar infinito de La Misericordia de Dios. No cabía en sí de gozo el rio, lo llenaba todo si desbordarse, y, no lo entendía, hasta que comprendió el porqué, el hombre humilde era Dios, Dios mismo su Creador, hecho hombre en sus aguas, no era La Ira que anunciaba el hombre serio, el profeta, era un campesino humilde, un carpintero, hijo de otro carpintero, pero era Dios en sus aguas

Ese era el motivo, el hombre humilde, no era solo el hombre humilde era además su Creador, y, Aquel que esperaban con miedo.

El pobre rio pensó, tenía a Dios en sus aguas, a partir de ahora los demás ríos deberán rendirle tributo, sus aguas lo comunicarían al lago, pero de pronto, su Ángel, le recuerda. “No olvides al Nilo”; si el Nilo, si en ese otro río hace mucho tiempo, sus aguas no hubiesen empujado el cestito con un bebé hasta los juntos, tal vez hoy no estaría el hombre humilde en tus aguas, es decir Dios bañándose en tus aguas, pues su pueblo nunca habría sido, y, al no tener pueblo donde nacer, no habría nacido”

Mientras en Egipto, el Nilo recibe noticias del Jordán

El Nilo le da gracias al Jordán, el Jordán le da las gracias al Nilo

El Jordán da gracias al Nilo, por salvar a Moisés, y, el Nilo al Jordán por dejar que Jesús se bautizase en sus aguas, porque ya sabe que los dioses de Egipto no eran más que criaturas idolatradas, su Dios, es el que está en las aguas del Jordán. Los ángeles sonríen, todas las aguas servirán a Dios, serán el vehículo de su Gracia

Todas las aguas bendicen a Dios, en ellas y con ellas el hombre, se hará hijo de Dios

Bendita sea la hermana agua, los ríos, mares, lagos, arroyos, cascadas, cataratas, saltos de agua, y, océanos

Fin

Un abrazo

Maite

"Tu Palabra sostiene mi vida"

id: 65346
permalink de este mensaje: https://eltestigofiel.org/index.php?idu=fr_65346
R violín sin música, jarrón sin flores
por: Maite (83.47.181.---) - 07-jun-2018, 10:25:59

Violín sin música; jarrón sin flores

Acababa de recibir una importante herencia, y, una de mis primeras decisiones había sido adquirir un lujoso piso en Madrid, más que piso parecía un palacio, eso, si nuevo, a estrenar, nunca me gustaron las casas viejas, he creído siempre que los muertos se quedan en los lugares donde han vivido, o dónde hay algo que los ate, así que no quiero, vidas pasadas, que no todos los muertos son buenos, por eso elegí un piso a estrenar.

Acudí con Elena mi amiga, a echar una primera ojeada, nada más entrar note algo extraño, fue como un frío que me calo hasta los huesos, me volví; hacia mi amiga y le dije “¿lo ves, aquí hay algo?”

No, empieces, Aurora, fue su respuesta, aquí no hay nada, bueno, sí, tú y; yo

Recorrimos toda la casa, y en el salón descubrimos un violín y al lado, un jarrón que no tenía flores

¿Lo ves?

Sí, veo un violín y un jarrón, se le habrá olvidado a alguien, a alguno de los decoradores, no, veas fantasmas, que tu imaginación te pierde

No, no veo fantasmas, veo un violín sin música y un jarrón que no tiene flores.

Mira, el violín tendrá música cuanto lo toquen, así que tendrás que contratar un músico, aunque como no te gusta la música, no creo que lo hagas; en cuanto a las flores, con poner las tú, ya esta, y ahora vamonos, que el piso, aún no esta listo, para dormir en él; a no ser que duermas en el suelo, o en una silla.

Salimos, y yo regrese al día siguiente, todo estaba igual, y cuando llegó, Elena un rato más tarde se lo dije, para ella, lo raro, sería que me hubiese encontrado el jarrón con flores, y al violín tocando sólo.

Pero yo sabía que pasaba algo raro, ningún decorador ningún obrero, lleva un violín al trabajo, y nadie pone un jarrón en un salón, si no es para llenarlo de flores.

Estuve toda la tarde en casa, hasta que me subieron y colocaron los últimos muebles, aquella noche dormiría en el piso, en mi piso, al día siguiente, contrataría un músico, para que me diese conciertos por la tarde, la fortuna que tenía ahora, me permitía hacerlo, y compraría un ramo de flores, que pondría yo misma en el jarrón

No me fue difícil, encontrar el músico, era un muchacho joven, en paro, que vio el cielo abierto.

Lo conduje al salón, y puse, el violín en sus manos, empezó a pulsarlo, pero yo, no oía nada, se detuvo y me dijo. “ señora, no suena, ¿sé ha dado cuenta?”

Si, hijo, me di cuenta, ¿ Estas seguro, de que lo estas tocando bien, yo, no entiendo mucho de música, y no quiero ofenderte, con mi pregunta?

No, señora, no me ofende, pero fíjese, no suena, podría sonar mal, chirriar, es que esta como mudo, y, es raro.

Lo despedí hasta el día siguiente

Al regresar al salón eche una mirada al jarrón, no estaban las flores que había puesto en él, el miedo empezó a recorrerme el cuerpo

A la mañana subió la portera a traerme el periódico, entonces me contó lo que había sucedido, una desgracia y una injusticia

“Jaime, uno de los jóvenes decoradores, del que ahora era mi apartamento, era un muchacho, humilde, muy humilde, criado en una chabola, que tenía una gran afición a la música clásica, tenía un violín herencia familiar con él que le gustaba tocar para sus amigos, y lo hacia muy bien, aunque tocase de oído, este joven, Jaime, era amigo, en el puro sentido de la palabra de la hija de uno de los principales dueños, o accionistas, ó como narices se diga, del mayor banco del país, en concreto, el que financio la construcción de este edificio, a la muchacha, Clarisa, le encantaban las flores, casi todas las tardes, venían aquí, ella miraba como iban decorando, y luego, se quedaba un rato con Jaime, para oírlo tocar, no habia nada más, no es que el suyo fuese un amor puro, es que era más que amor, era amistad

¿Y, que pasó? Dije interrumpiéndola, pero con la intención de que llevase su relato a un punto

Sucedió, que Clarisa fue violada y asesinada, encontraron su cuerpo destrozado, a Jaime le encontraron una margarita blanca, igual que una del ramo destrozado que ella, aún conservaba en sus manos, así, que lo detuvieron, era inocente, pero no podía pagar un buen abogado, y fue condenado, porque todo, lo acusaba, la condena fue de 20 años, la máxima

¿ o, sea que esta en la cárcel?

No, señora, esta muerto, intento huir, saltando la tapia del patio de la prisión, y se desnuco

Que horrible, pues hay que hacer algo

¿Y, que, señora? Ya es tarde los dos están muertos, ya no existen

no, estoy de acuerdo, estarán muertos, pero existen, y creo que me están pidiendo ayuda.

Al otro día concerté una cita con el presidente del Banco Neoeuromundial, el padre de Clarisa, me la concedieron enseguida, yo era una buena tentación para los banqueros.

Ya en el despacho del banco, le deje patente que no iba allí, por una cuestión económica, si no de justicia.

En un principio pensó, que iba hacer algún tipo de reclamación.

Pero cuando le dije, que estaba allí, por la muerte de su hija, casi me echa con cajas destempladas, para empezar me dijo, que no era asunto mío, y que el caso estaba cerrado, por suerte para mí, era un padre, así que no me costo trabajo convencerlo.

“El asesino, ya esta condenado, si me lo permite, por Dios y por los hombres”

¿Cómo esta tan seguro de que sea el asesino, por qué era pobre?

No, señora vda de Altozano, no me crea tan cruel, es verdad que no me gustaba que mi hija se quedase en los pisos que él decoraba a solas con él, pero no habia detrás ni racismo, ni mucho menos desprecio a su clase.

Pero mi hija había quedado ese día con él, justo para terminar la decoración de su casa( la de usted), y cuando la encontró la policía, tenía un ramo de flores destrozado, un ramo del que habían arrancado flores, y al poco rato, lo encontraron a él, con una margarita del ramo.

¿Y, no pensaron, que si fuese culpable, no iría con la margarita en la mano?

Él no contaba que lo fuesen a detener por eso, de las otras flores si, se había deshecho

¿Es que habia más flores?

Sí, mi socio, D. Arturo, amigo desde la infancia , me dijo que Clarisa, había comprado un ramo de flores blancas y rosas

Y, dígame, por qué sabia eso, D. Arturo, ¿ acaso acompaño a su hija, a la floristería, o esconde algo?

Arturo es un hombre de bien

Puede, pero puede que sea también un desgraciado que acabo con dos vidas, no le parece que por su hija, ya no por Jaime, por su hija debe averiguarlo

El caso esta cerrado

Cerrado, pero se puede abrir, si usted quiere

Quiso

En pocos meses, D. Arturo declaro, el habia acompañado a Clarisa a la floristería, luego la había llevado en su coche, estaba bebido y paso, lo que nunca debió pasar, fue al piso, y coloco una margarita del ramo de Clarisa, en el jarrón, cuando llegó Jaime, se cansó de esperar, tomo la flor, y salió a buscar a su amiga, fue entonces cuando lo detuvo la policía, el resto ya lo saben.

Ahora es el verdadero asesino, quien esta en prisión

He vuelto a casa, y volví a llamar al joven violinista

Cuando puse el violín en sus manos, me dijo, ¿ Para que, señora, si no suena?

Tú prueba

Y, vaya si sonó, como que ese día empecé a amar la música, voy a pagar los estudios de conservatorio a este joven, quiero convertirme en su mecenas, ya que no tengo hijos, el que tenía falleció con su padre, en aquel malogrado accidente de barco, y a mis, 79 años, no voy a tenerlos

También devolveré el violín a los padres de Jaime, yo compraré otro

Ahora el violín tiene música ¿ y el jarrón tiene flores?.no todavía no, pero voy a ponerlas ahora, mismo

Fin

Un abrazo

Maite

"Tu Palabra sostiene mi vida"

Nuevo mensaje en el foro Zona Café
título:
autor:
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45