Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Galería de Arte
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Cima da Conegliano

Escasísimos son los documentos que permiten la reconstrucción de la biografía de Cima. No contamos con fuentes histórico-artísticas que nos ofrezcan noticias sobre los hechos de su vida. Y así se da la paradoja de que se conoce detalladamente la personalidad pictórica de este artista (Pues concreto y tipificado es el carácter del mundo de sus figuras) y en cambio, se ignoran casi por completo las vicisitudes de su existencia. Sabemos que era de Conegliano (hoy en la prov. de Treviso) porque solía firmar IOANNES BAPTISTA CONEGLIANENSIS, pero Cima, el nombre con que se le conoce, y que le atribuyen los escritos más antiguos, aparece en una sola obra, San Pedro Mártir entre San Nicolás y San Benito, Y un ángel músico. Este nombre proviene de "cimador", es decir, el que corta el pelo de los paños: tundidor, vocablo que se refiere a una tarea de la industria de la lana, y que (según Botteon y Burckhardt) fue la profesión de Pedro, su padre, y de Antonio, hermano, ciudadanos de Conegliano. Sólo por deducción y aproximativamente conocemos el año de su nacimiento, 1459 ó 1460, porque en el padrón coneglianés de 1473 se nombra a un cierto "Joannes Cimator" que debía haber cumplido entonces catorce años: edad en la que, según la ley véneta, se empezaban a pagar los impuestos por cuenta propia.

La falta de documentos y de fuentes sobre los años juveniles transcurridos en su villa natal hace Particularmente difícil el estudio de su formación artística. La tradición pretende que ésta tenga características bellinianas, pero la crítica, en cambio, la limita al ámbito de la Pintura provinciana. Los imuestos pagados en Conegliano, posiblemente por él (Botteon), en 1489, no suponen necesariamente la vecindad, va que también otro impuesto fue satisfecho por "Mº Baptista depentor" en Conegliano, el año 1498, cuando, según consta documentalmente, Cima ya habitaba en Venecia desde el 1192. Y nada prueba que no hubiese llegado allí incluso antes, como podemos presumir por razones estilísticas. Estas razones nos inducen a considerar la posibilidad de que en 1489 se encontrase en Vicenza, donde el retablo, firmado

por él, de La Virgen con el Niño en el trono, entre Santiago y San Jerónimo lleva precisamente esa fecha. Pero sus mismos contactos con Montagna, evidentes en el retablo vicentino y recientemente Identificados (K unze) en una versión de La Coronación de la Virgen que fue del Museo de Berlín, podrían haber tenido lugar en la misma Venecia, donde, en 1482, Motagna se ocupaba de los frescos de la "Scuola Grande" de San Marcos. De aquí se deduce la posible anticipación en sin decenio de la llegada de Cima a la ciudad de los canales, cosa que parece también fundada en un documento de 1492, en el convenio estipulado el 5 de enero -de aquel arco por la "Scuola del Battuti" de Conegliano "cum Magistro Baptista de Conegliano Pictore eximio Venetiis permanente", para la Sacra Conversación de la Catedral, fechada al año siguiente.

Poco legible es el guarismo de 1494, que está confirmado por los pagos, en El Bautismo de Cristo de San Giovanni in Bragora. El año siguiente está fechada La Anunciación del Ermitage, en otro tiempo de Sta. Maria dei Crociferi, en el 1496, 1a Virgen de Gemona; en el 1499, el Políptico de Miglionico; en el 1504, La Incredulidad de Sto. Tomás, pintada para la "Scuola dei Battuti" de Portogruaro, actualmente en la Galería Nacional de Londres; del mismo 1504 es La Virgen de Este; y, finalmente, lleva la fecha de 1510 La Virgen entre San Jorge y Santiago del Museo de Caén, proveniente de Sto. Domingo de Parma. La incierta trama cronológica y los distintos lugares donde se encuentran sus pinturas no nos obligan, sin embargo, a formular hipótesis sobre probables cambios de residencia. Parece que Cima no abandonó nunca Venecia -ciudad en cuyo barrio de San Lucas habitaba y donde se casó dos veces y tuvo ocho hijos- más que Para volver de vez en cuando a Conegliano. Los documentos hablan por ultima vez de Cima en Conegliano, en 1516, con ocasión del contrato con la abadesa de Sta. María Mater Dimini para el San Pedro en la Cátedra. Y sabemos que; un año o dos después, se celebraron Misas en Conegliano en sufragio de su alma.

Bibliografía: Franca Zava Boccazzi. Pinacoteca de los Genios. Editorial Codex S. A.

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45