Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003
Galería de Arte
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Konrad Witz

La existencia mortal de Konrad Witz, de este corpóreo y concreto pintor del siglo XV, del Alto Rin, está densamente envuelta, del principio al fin, en las tinieblas de la inseguridad. Se ignora dónde y cuándo haya nacido Konrad, hijo de Hans Witz, un pintor de Rottweil sobre el Neckar (Württemberg). Posiblemente naciera hacia el final del primer decenio del siglo XV y tampoco se sabe con certeza dónde murió, si en Ginebra o en Basilea, entre 1444 y 1446, año en que su mujer, en un documento, aparece como viuda. Así, la breve existencia de este pintor no sobrepasa los cuarenta años, y su actividad profesional se limita prácticamente, por lo que conocemos de su obra y deducimos de los documentos, a algo menos de una docena de años, entre 1434 y 1444-46, aproximadamente.

Se supone, sin gran seguridad, que su padre se estableció por algún tiempo en Constanza, y que, posteriormente, se sintió atraído por la magnífica Basilea, donde se desarrollaba (desde 1431) un importante Concilio que recibió nombre de la ciudad. No tiene mucha mayor consistencia la suposición que identifica al padre de Konrad con un tal «Hance de Constance paintre», presente, en 1425-26, en la corte de Felipe el Bueno, en Dijón. Son datos muy frágiles, con los que no se podría intentar la reconstrucción de los primeros años y la formación de Konrad, si no tuvieran cierta verosimilitud, como intentaremos aclarar.

Volviendo a lo poco que se conoce por los documentos, se sabe que, en 1434, Konrad Witz ingresó en la corporación de los pintores de Basilica («Himmelzunft»); Por lo tanto, era ya un maestro autónomo en esa fecha. Y que, al año siguiente, le fue otorgada la ciudadanía («Konrat Witz von Rotwilr, der moler, zu Burger enphangen») en la floreciente ciudad del Alto Rin, que comenzaba, en aquellos años del Concilio, su brillante destino, y que, en el siglo siguiente iba a atraer, caso paralelo, a otra familia de pintores, los Holbein de Augsburgo.

Sobre la ciudad escribía Eneas Silvio Piccolomini (1432), que Participaba en el Concilio en el séquito del cardenal Capranica (y que, en el 1460, convertido en el Papa Pío II, fundaría en aquella ciudad una ilustre Universidad): «si un italiano quiere hacerse una idea de Basilea, piense en una Ferrara más agradable y magnífica; casas de ricos muy bien dispuestas y decoradas, como no tienen igual en Florencia; y muchas fuentes, más que las que existen en Viterbo...».

En 1435, Kohrad Witz se casa con Ursula Treyger, de la familia del pintor Niklaus Rusch, de Tubinga, llamado el maestro Lawelin, en colaboración con el cual pintará una sala del arsenal de la ciudad (retribución de 108 florines, en 1441-42; obra destruida). Alrededor de 1434 es probable que Witz haya pintado el gran retablo, llamado el Speculum, para la iglesia de San Leonardo, en Basilea, obra desmembrada, pero no completamente destruida por el furor iconoclasta de la Reforma, lo que indica la estimación en que se la tenía, lo mismo que sucedió con las Pinturas de Holbein. En 1439, Konrad Witz compró una casa, la "Haus zum Pflug"' (Casa del arado), en la calle Principal de la ciudad, la Freie Strasse, indicio de riqueza que, a su vez, es signo de la afortunada actividad del pintor (en 1454, una hija suya entrará en un convento llevando una considerable dote, y declarando que aquellos dineros los había ganado su difunto padre con su arte: «mit seinem Hantwerk gewunnen»).

En 1444, Witz fírmó el gran retablo de San Pedro, en Ginebra («Hoc opus pinxit magister conradus sapientis de Basilea, 1444»), encargado por el cardenal arzobispo Francisco de Mies, que había llevado al pintor consigo, al dejar el Concilio antes mencionado.

Finalmente un íntimo documento, de 1447, dice que su padre, Hans Witz, es nombrado tutor de los cinco huérfanos que dejara su hijo, ya desaparecido de la escena del mundo, ignoramos exactamente en qué fecha, circunstancias y en qué lugar.

Bibliografía:

Monografía de Piero Bianconi. Pinacoteca de los Genios. Editorial Codex S.A..

 

© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.23