Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Lecturas de la misa
Jueves 24 de septiembre: Año litúrgico 2019 ~ 2020

Tiempo Ordinario ~ Ciclo A ~ Año Par
Hoy celebramos:
Jueves, XXV semana del Tiempo Ordinario, feria
o bien: Nuestra Señora de la Merced, memoria libre
Las lecturas se toman de: Jueves, XXV semana del Tiempo Ordinario
Qo 1,2-11: Nada hay nuevo bajo el sol.
Sal 89,3-4.5-6.12-13.14.17: Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
Lc 9,7-9: A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?
Qo 1,2-11: Nada hay nuevo bajo el sol.
Vaciedad sin sentido, dice el Predicador,
vaciedad sin sentido; todo es vaciedad.
¿Qué saca el hombre de todas las fatigas
que lo fatigan bajo el sol?
Una generación se va,
otra generación viene,
mientras la tierra siempre permanece.
Sale el sol, se pone el sol,
se afana por llegar a su puesto,
y de allí vuelve a salir.
Camina al sur, gira al norte,
gira y gira y camina el viento,
y sigue girando el viento.
Todos los ríos caminan al mar,
y el mar no se llena;
llegados al puesto adonde caminan,
de allí vuelven a caminar.
Todas las cosas cansan,
nadie es capaz de explicarlas.
No se sacian los ojos de ver,
no se hartan los oídos de oír.
Lo que pasó, eso pasará,
lo que sucedió, eso sucederá:
nada hay nuevo bajo el sol.
Si de algo se dice: «Mira, esto es nuevo»,
ya sucedió en otros tiempos,
mucho antes de nosotros.
Nadie se acuerda de los antiguos,
lo mismo pasará con los que vengan:
no se acordarán de ellos sus sucesores.
Sal 89,3-4.5-6.12-13.14.17: Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.
Tú reduces el hombre a polvo,
diciendo: «Retornad, hijos de Adán.»
Mil años en tu presencia
son un ayer, que pasó,
una vela nocturna.

Los siembras año por año,
como hierba que se renueva;
que florece y se renueva por la mañana,
y por la tarde la siegan y se seca.

Enséñanos a calcular nuestros años,
para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos.

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
y toda nuestra vida será alegría y júbilo;
baje a nosotros la bondad del Señor
y haga prósperas las obras de nuestras manos.
Lc 9,7-9: A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?
En aquel tiempo, el virrey Herodes se enteró de lo que pasaba y no sabía a qué atenerse, porque unos decían que Juan había resucitado, otros que había aparecido Elías, y otros que había vuelto a la vida uno de los antiguos profetas.
Herodes se decía:
-A Juan lo mandé decapitar yo. ¿Quién es éste de quien oigo semejantes cosas?
Y tenía ganas de ver a Jesús.
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.33