Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde 2003
Roma
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Yahoo
Enviar por email

Papa Francisco, cinco años de pontificado

11 de mar de 2018
A dos días de cumplirse el quinto aniversario del pontificado de Papa Francisco, el P. Carlos Ros reflexiona sobre la «revolución» traída por nuestro querido Papa.

Habemus Papam! El 13 de marzo de 2013, en la quinta votación, salió elegido el arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Jorge Mario Bergoglio, primer Papa latinoamericano y primer jesuita de la historia. Era también un hecho prácticamente inédito en la Iglesia: la convocatoria de un cónclave para la elección de un Papa tras la renuncia del anterior. El martes se cumplen cinco años de su pontificado.

Lo vi por televisión, en una Roma ya anochecida, asomado al Balcón Papal de la Basílica de San Pedro. Apareció sin la muceta púrpura ribeteada con piel de armiño que usaban los papas anteriores y declarándose simplemente como obispo de Roma. En días siguientes lo veríamos al completo con sus zapatones negros y no los rojos cardenalicios. Antes de impartir su primera bendición, solicitó la bendición del pueblo para él. Al día siguiente, en el coche de un empleado del Vaticano, fue a recoger sus cosas a la residencia romana donde se hospedaba y pagó la factura de su estancia. Y se negó a vivir en el suntuoso Palacio Apostólico y buscar hospedaje permanente en la Casa Santa Marta, donde estuvo alojado como cardenal durante el cónclave.

Se llama Papa Francisco y ha querido iniciar su pontificado con estas premisas franciscanas: pobreza, humildad y sencillez. Un nombre, el de Francisco, inédito en el nomenclátor papal. Evidentemente, con clara resonancia a la figura del Santo de Asís. El nombre de Francisco surge con Francisco de Asís. Amigo y hermano de todas las criaturas, Francisco nació en Asís en 1181 o 1182. Su padre Pedro Bernardone era un rico comerciante de paños; su madre Juana, llamada la señora Pica, era originaria de la Provenza francesa. Ella dio a luz en ausencia de su marido, que se hallaba en Francia, y le puso por nombre Juan, en honor del Bautista. Pero cuando el padre volvió, le llamó cariñosamente Francesco, que prevalecerá sobre el nombre de Juan. Francesco, en la lengua vulgar medieval, equivalía a «francés». La criatura apareció ante su padre como Francesco, «el francesito», un niño que saldrá un inconformista del siglo XIII y convertirá la «pobreza» en el eje del movimiento franciscano por él fundado.

¿Será así también el Papa Bergoglio? ¿Un Papa inconformista? ¿Dominará a la Curia romana o será, como los demás, engullido por la maquinaria burocrática curial?

Acaba de aparecer un libro en Italia titulado La Chiesa immobile, de Marco Marzano, que niega que, en estos cinco años de pontificado, donde se ha hablado del Papa Francisco como un revolucionario, esté interesado en cambiar radicalmente la Iglesia. «Los grandes nudos de cualquier reformador católico son la reforma de la Curia, la doctrina moral y de la sexualidad, el celibato obligatorio del clero y el papel de las mujeres». Y ello, dice, no lo ha logrado.

No es fácil, en un mundo secularizado como es Occidente y discretamente cristiano en el resto del mundo, entrar en las estructuras de una Iglesia secular como un elefante en una cacharrería. A pesar de las críticas, después de cinco años, la figura del Papa Francisco se ha agigantado, considerado como un líder mundial, con más predicamento en el exterior incluso que en el interior de la Iglesia en ciertos sectores conservadores, también de cardenales y obispos, alguno de ellos español, aunque lo disimule. En Pentecostés del 2015, en Der Spiegel, la revista semanal más importante de Alemania, apareció un artículo de Walter Mayr que lo tituló: «El rebelde de la plaza de San Pedro». Y en verdad que, sin prisas pero sin pausa, está tratando de poner en orden la administración de la Curia, con la puesta en marcha de una comisión de cardenales, formado por monseñores también del Sudeste asiático y de Oceanía, que ha empezado a trabajar en la reforma de la Curia romana y el examen de cuentas del IOR, banco del Vaticano.

¿Dónde están ahora los sesenta historiadores, teólogos y sacerdotes que divulgaron el año pasado una carta enviada al Papa Francisco en la que le señalaban siete presuntas «herejías» contenidas en su exhortación apostólica sobre la familia «Amoris Laetitia»? La misiva, de 25 páginas y titulada «Correctio filialis de haeresibus propagatis» (Una corrección filial con respecto a la propagación de herejías), fue remitida al pontífice el pasado 11 de agosto. El documento sostenía que el Papa Bergoglio «a través de su exhortación apostólica ‘Amoris laetitia’, como también por otras palabras, actos y omisiones que se le relacionan, ha sostenido siete posturas heréticas en referencia al matrimonio, la vida moral y la recepción de los sacramentos». Subrayan que «ha provocado que estas opiniones heréticas se propaguen en la Iglesia católica». Y le acusan poco menos de estar influenciado por las ideas de Martín Lutero y afirmando que el fraile agustino «tenía ideas sobre el matrimonio, el divorcio, el perdón y la ley divina», similares a algunas del Papa. Es curioso que entre los teólogos, profesores, historiadores y sacerdotes de todo el mundo que firmaron esta carta destaque el nombre del banquero Ettore Gotti Tedeschi, expresidente del banco vaticano, el IOR.

Pues que se fastidien estos teólogos, profesores, historiadores y sacerdotes… El pueblo cristiano está muy contento con el Papa Francisco, sencillo como una paloma, pero cauto como la serpiente, ante tantos guardianes de la ortodoxia.

Le deseo que tenga un feliz aniversario de Papado y, como dice la copla, «que cumpla muchos más».

P. Carlos Ros

fuente: Blog «Mi parroquia de papel»
puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 54.227.186.112
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
Noticias de los últimos 15 días
Roma
Con el Padre Nuestro Jesús tomó una decisión audaz, porque ... no leida
En el Adviento emprender un camino de conversión, pero también ... no leida
¿Por qué no empezar los días con un ‘heme aquí ... no leida
Agradecimientos del Papa Francisco a los donantes del árbol de ... no leida
Durante la misa matutina en la Casa Santa Marta, el ... no leida
Durante la Audiencia General del miércoles en el Aula Pablo ... no leida
Tal como lo dijo el Señor Jesús, en el corazón ... no leida
Iglesia en el Mundo
Sacerdotes, consgradas, laicos consagrados y laicas culminan ocho años de ... no leida
Beatificación de los mártires de Argelia: el prefecto de las ... no leida
América y España
Andalucía vivió el domingo una jornada electoral histórica, que puede ... (1 coms.) no leida
En el mensaje de Adviento, la Conferencia Episcopal del país ... no leida
Espiritualidad y Cultura
Hace dos años me impresionó mucho pasearme por una famosa ... no leida
© El Testigo Fiel - 2003-2018 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - 5.4.45