Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
estoy registrado  |  ¿registrarme?
rápido, gratis y seguro
El Testigo Fiel
«Mira que estoy a la puerta y llamo, si alguno oye mi voz y me abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003

Aridez ¡nuevo!

por Isabel Guijarro
1 de diciembre de 2019

Arena, polvo, visión borrosa, no distingo el horizonte. Ya he pasado el campo de dunas. Ahora es el solitario desierto, algún pedrusco, algunos matojos que se revuelven con las ráfagas del viento seco, las lágrimas se secan en mi cara, la lengua se seca en mi paladar, tengo muy poca agua en mi mochila y no sé si alcanzaré a salir de aquí o me quedaré seca, arruinada por la arena, absorbida por la aridez de este desierto que no termina.

Aridez de la perversión de los hombres, aridez de las mentiras, los engaños sin motivo, aridez de la incomunicación también sin motivo, aquí no se ven cables de alta tensión que transmitan la energía, aquí no hay sombras salvo la que yo proyecto contra el suelo. Hasta aquí ha llegado la incomprensión, la falta de dignidad, ya uno casi se arrastra, pegado al polvo del desierto, respirando arena con la boca cerrada para que ni siquiera salga un lamento de dolor, nada, silencio. ¿Cómo puedo olvidar la maldad, la maledicencia, el rumor del vocerío de las malas lenguas?

¿soy un lamento mudo? ¡eh! ¿hay alguien ahí?

Dios me deja que vea cómo se mueve el Diablo, sus cabriolas, sus piruetas, sus halagos, sus rosas del desierto para conmover mi espíritu vagabundo. Ya sé con quién no tengo que hablar, ya sé con quién no puedo hablar, pero…

Aún no conocía yo al completo la aridez del desierto. Llega la noche. Me envuelvo en mi manta, hace frío, frío de muerte, soledad en grado máximo. Y miro al cielo y veo las estrellas, sí que se observa muy bien, la atmósfera límpida y exigua me deja ver los planetas, la Luna, según sus fases, y las estrellas. Y el Diablo corretea, brinca, salta, “buscando a quien devorar”.

Aquí, en la aridez, no me sujeta nada, solamente la arena juguetea conmigo, colándose por los entresijos de mi ropa y el Diablo baila su danza impertinente. Ahora no hay columna de fuego que guíe mis pasos, ni nube que me proteja del solano. La duda me atrae y cuando me tiene cerca pasa por encima de mí como un tren de mercancías y me deja dolida, tirada, arrasada, ahora no puedo moverme. Es más de lo que yo pensaba, si lo hubiera sabido me habría traído mis pistolas para poder disparar hacia las estrellas y así, con la explosión de luz, hubiera podido enderezar un poco mi cuerpo y mi camino, pero no, no me las traje, no se me ocurrió entonces que la aridez era tan espesa, tan monótona, tan sólida, tan aburrida.

Me he fabricado una cama en la arena gracias al peso de mi propio cuerpo. Al acostarme escribo a mi lado una cruz de plata que, por la mañana ya se ha deshecho arrastrada por el viento de noche. Me levanto y aún queda esa huella de mi cara hundida en la arena, en otro lugar y en otro tiempo.

Veo las ráfagas de polvo en el horizonte y siento que el Diablo anda correteando por ahí, rompiendo enlaces, palabras, desconectando, partiendo cables, esparciendo su mejor fragancia, la mentira, confundiendo aún más a la Torre de Babel. Así, con las nubes de polvo y arena no reconoceremos ni nuestra propia imagen.

“Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo”. Si no repito esto me quedaré seca de frío, me envolverá la discriminación, la maledicencia. Me aplastará el engaño, el fraude, pero Dios no lo quiere así, Dios debe estar muy triste ahora y por eso lloro con Él y Él recoge mis lágrimas.

 

*El cuadro que ilustra el relato es «Jesús conducido por el Espíritu al desierto», de Macha Chmakoff

Comentarios
por Maite (91.116.69.---) - lun , 02-dic-2019, 23:48:31

Impactante y sobrecogedor. Clara descripción de la vida.

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 18.205.60.226
Copia este código antispam en el casillero:
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.
 
Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.
 
Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).
© El Testigo Fiel - 2003-2019 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.24