Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

Meditación eucarística sobre la muerte

por Félix Garrido Gil
7 de noviembre de 2020
En estas "Confidencias ante el Sagrario" correspondientes al mes de noviembre, que se abre litúrgicamente con la evocación de todos los santos, y de todos los fieles difuntos, el autor nos propone una mirada de frente a la muerte.

Señor: cercano ya el final de año, tiempo que la Iglesia nos invita a rezar por nuestros difuntos, pienso también que la barca de mi vida se va acercando al término de su destino y que llegará el momento que otros recen por mí. No tengo miedo a ese trance porque pienso que así como la Santísima Trinidad pensó en mi para crearme: “Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí, y antes que nacieras, te consagré” de la misma forma ha previsto el momento para acompañarme hacia la casa del Padre.

Me gustaría, Señor, que llegado ese instante pueda decirte que todo lo que habías previsto que hiciera lo he cumplido. Que anulé mi voluntad para que se cumpliera la tuya; que tu doctrina fue mi luz y mi guía y que la sembré en los campos que me plantaste; que mis talentos los multipliqué y los invertí en amor, y que confesé ante el mundo que fui seguidor de Jesús de Nazaret.

No me preocupa, Señor, el cuándo ni el cómo de mi muerte porque confío en tu infinita misericordia. Si un día me llamaste por mi nombre para que dejara las redes y te siguiera, en el momento de mi muerte me seguirás llamando para presentarme al Padre. El haber caminado junto a ti a lo largo de mi vida me garantiza tu presencia en el momento de mi muerte. En esa hora no será necesario que me juzgues porque me conoces perfectamente. Me lo dices a través del salmista: “Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto, de lejos penetras mis pensamientos; distingues mi camino y mi descanso, todas mis sendas te son familiares” Te doy gracias Señor, porque en mi decadencia me vas a seguir amando y mi situación no te es ajena. Gracias porque a través de la fe me haces ver que la enfermedad y la vejez es una oportunidad para ver reflejada tu voluntad, y que ellas constituirán mi oración y mi noche de adoración.

Señor: si a lo largo de mi vida me has mostrado un amor desmedido. Si mi cuerpo y el tuyo han estado unidos por la comunión, debo ver la muerte como el Día de la liberación, del encuentro con el Padre amoroso. El día que me uniré con el salmista para cantar: “¡Que alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor! ” Madre mía acompáñame en esa hora y muéstrame a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

-Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar

-Sea por siempre bendito y alabado

 

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 100.24.113.182
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2020 - todos los contenidos del portal pueden reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34