Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
El Testigo Fiel
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
rápido, gratis y seguro
conservar sesión
  • Por sobre todo, los miembros registrados dan forma y sentido a este sitio, para que no sea solamente un portal de servicios sino una verdadera comunidad de formación, reflexión y amistad en la Fe.
  • Además tienes ventajas concretas en cuanto al funcionamiento:
    • Tienes reserva del nombre, de modo que ningún invitado puede quedarse con tu identidad.
    • En los foros, puedes variar diversas opciones de presentación (color de fondo, cantidad de mensajes por página, etc.), así como recibir mail avisándote cuando respondan a cuestiones de tu interés.
    • También puedes llevar un control sobre los mensajes que leíste y los que no, o marcarlos para releer.
    • Puedes utilizar todas las funciones de la Concordancia Bíblica on-line.
registrarme
«Mira que estoy a la puerta y llamo,
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo...»
formación, reflexión y amistad en la fe, con una mirada católica ~ en línea desde el 20 de junio de 2003 ~
Buscador simple (o avanzado)
El buscador «simple» permite buscar con rapidez una expresión entre los campos predefinidos de la base de datos. Por ejemplo, en la biblioteca será en título, autor e info, en el santoral en el nombre de santo, en el devocionario, en el título y el texto de la oración, etc. En cada caso, para saber en qué campos busca el buscador simple, basta con desplegar el buscador avanzado, y se mostrarán los campos predefinidos. Pero si quiere hacer una búsqueda simple debe cerrar ese panel que se despliega, porque al abrirlo pasa automáticamente al modo avanzado.

Además de elegir en qué campos buscar, hay una diferencia fundamental entre la búsqueda simple y la avanzada, que puede dar resultados completamente distintos: la búsqueda simple busca la expresión literal que se haya puesto en el cuadro, mientras que la búsqueda avanzada descompone la expresión y busca cada una de las palabras (de más de tres letras) que contenga. Por supuesto, esto retorna muchos más resultados que en la primera forma. Por ejemplo, si se busca en la misma base de datos la expresión "Iglesia católica" con el buscador simple, encontrará muchos menos resultados que si se lo busca en el avanzado, porque este último dirá todos los registros donde está la palabra Iglesia, más todos los registros donde está la palabra católica, juntos o separados.

Una forma de limitar los resultados es agregarle un signo + adelante de la palabra, por ejemplo "Iglesia +católica", eso significa que buscará los registros donde estén las dos palabras, aunque pueden estar en cualquier orden.
La búsqueda admite el uso de comillas normales para buscar palabras y expresiones literales.
La búsqueda no distingue mayúsculas y minúsculas, y no es sensible a los acentos (en el ejemplo: católica y Catolica dará los mismos resultados).

El ayuno cristiano

por Lic. Abel Della Costa
Nació en Buenos Aires en 1963. Realizó la licenciatura en teología en Buenos Aires, y completó la especialización en Biblia en Valencia.
Desde 1988 hasta 2003 fue profesor de Antropología Teológica y Antropología Filosófica en en la Universidad Católica Argentina, Facultad de Ciencias Sociales.
En esos mismos años dictó cursos de Biblia en seminarios de teología para laicos, especialmente en el de Nuestra Señora de Guadalupe, de Buenos Aires.
En 2003 fundó el portal El Testigo Fiel.
1 de marzo de 2022
Miércoles de Ceniza y Viernes Santo son los dos únicos días del año en que los cristianos estamos obligados al ayuno, pero ¿cómo se ayuna? y sobre todo, ¿qué significado tiene ese ayuno?

Circula desde 2015 por las redes sociales un bulo atribuido a Papa Francisco, que dice frases como esta: "Ayuna de palabras hirientes y transmite palabras bondadosas. Ayuna de descontentos y llénate de gratitud. Ayuna de enojos y llénate de mansedumbre y de paciencia...". Cada año se repite el mismo mensaje, y una y otra vez muchos católicos reenvían el mensaje creyendo que se unen piadosamente al deseo del Papa.

Vamos a ver: "Ayuna de palabras hirientes", ¿qué clase de tontería dice esa frase? Herir a otro con las palabras es un pecado, y por tanto no hacerlo no entraña ningún mérito, sino que es sencillamente lo que debemos hacer todos, cristianos y no cristianos. No es ninguna virtud ni ningún ayuno.

Ya sé que es difícil no pecar, y que "hasta el justo cae siete veces al día", pero de allí a creer que cuando conseguimos no hacer algo malo ya somos buenos, hay un gran salto, que se llama infantilismo.

Por el contrario, Papa Francisco es bastante amigo del ayuno concreto, del de toda la vida, que consiste en no comer. De hecho, ha convocado muchas veces a ayunos de comida, creo que mucho más que los papas anteriores, de manera explícita (todos los papas convocan implícitamente ayunos, del momento en que ninguno ha derogado los dos ayunos obligatorios de cada año: miércoles de ceniza y viernes santo).

Para este año 2022 ha convocado a que los cristianos ofrezcamos nuestro ayuno preceptivo del miércoles de ceniza por la intención de la paz en la invasión de Ucrania a manos de Rusia, e incluso ha pedido a los no cristianos que se unan en el gesto.

Así que ¿ayunar de palabras hirientes? sí, toda la vida, pero cuando hablamos de ayuno hablamos de no comer.

Antecedentes del ayuno cristiano

La religiosidad siempre estuvo unida a prácticas de mortificación personal, y una de las principales siempre se ha considerado que es el ayuno.

En el Antiguo Testamento, el gran día de la Expiación, codificado en Levítico 23, manda a los israelitas ayunar como parate de la preparación al pedido de perdón. Pero no solo hay ayunos oficiales y colectivos, también se utiliza el ayuno como preparación espiritual personal para diversas ocasiones.

David, por ejemplo, ayunó cuando un hijo se le moría, por ver si Dios conservaba a su hijo con vida (2Sam 12); la reina Ester pide que se ayune con ella para darle fuerza espiritual en la presentación que tiene que hacer ante el rey (Est 4,16); Moisés ayuna en la recepción de la Ley (Ex 34); Elías ayuna como preparación al encuentro con Yahvé (1Re 19)... y muchos más: el ayuno forma parte del entramado religioso de Israel.

 

Jesús ayunó y mandó el ayuno

Pero para nosotros sin duda que el ejemplo más importante y venerable es el del propio Jesús, que como preparación a su vida pública hace un prolongado y total ayuno, tras el cual vence al demonio que lo acosa en el desierto (Mt y Lc 4,2)

Parece ser que en su vida pública no mandó a los suyos ayunar, y eso causaba extrañeza ("¿Por qué tus discípulos no ayunan?", Mc 2,18), sin embargo la misma tradición recoge las palabras de Jesús: "Mientras tengan consigo al novio no pueden ayunar. Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán, en aquel día."

Estas palabras pueden leerse a varios niveles:

-El "novio" es principalmente arrebatado en la pasión, sin embargo pensar en que se refiere a esos escasos días, y dejar el ayuno solo para ese tiempo parece demasiado poco para la solemnidad de la frase.

-La tradición entendió que se refería al tiempo entre la pasión y la segunda venida, y en general se ha admitido que el ayuno señala la espera de la manifestación gloriosa del Señor. Sin embargo, aunque los evangelios conservan la expectación de la segunda Venida, insisten en que Cristo está ya presente de alguna manera -pero muy real- en su Iglesia, y por tanto ¿cabría ayunar? ¿acaso no está ya realmente el "Novio" con nosotros?

Sea cual sea de las dos, es claro que Jesús abrió la puerta al ayuno.

En la Didajé [1], que recoge prácticas d ela Iglesia de fin del siglo I, se habla del ayuno, y se establece lo siguiente:

«Vuestros ayunos no sean al tiempo que lo hacen los hipócritas, pues éstos ayunan el segundo y quinto día de la semana; vosotros, empero, ayunad el día cuarto y el de la preparación.» (Did. 8,1)

Donde parece que toda la diferencia con el ayuno de "los hipócritas" fuera los días en que se realiza, y no el espíritu y el modo en que se realiza (cfr. Mt 6,16).

Sin embargo este mismo documento recoge un "ágrafon" del Señor [2] que da un curioso fundamento al ayuno:

«He aquí la doctrina contenida en estas palabras: Bendecid a los que os maldicen, rogad por vuestros enemigos, ayunad en favor de los que os persiguen. Si amáis a los que os aman, ¿qué gratitud mereceréis? Lo mismo hacen los paganos.» (Did 1,3)

Fácil es reconocer aquí a Lucas 6,27ss, sin embargo aparece un nuevo fundamento para el ayuno, no tendría que ver con la ausencia de Jesús sino con un acto de amor vicario a semejanza del de él.

Estos diversos niveles de significado del ayuno mandado por Cristo no se excluyen mutuamente. El ayuno desde luego que evoca las tentaciones y padecimientos de Cristo, pero no menos es preparación para el gran encuentro con él en su Venida, y en este sentido entraña algo de gozo, porque si bien el Novio nos ha sido "quitado", sin embargo fue llevado al Padre a abrirnos camino: no es ausencia de muerte, sino de plenitud de vida. Y de esa misma vida, que ya hemos recibido, surge también el valor vicario del ayuno: podemos ayunar en favor de los demás, como exceso de vida que se derrama aun por aquellos que no la conocen.

¿Qué debemos hacer para ayunar?

Aunque no se excluyen los ayunos prolongados (a imitación de los grandes ascetas bíblicos, incluyendo al propio Jesús), cuando la Iglesia ordena el ayuno lo hace pensando en la generalidad de los creyentes, y en nuestras posibilidades reales.

En el Código de Derecho Canónico vemos que el ayuno está ordenado solo dos días al año: Miércoles de Ceniza y Viernes Santo (can. 1251), y obliga a todos los cristianos entre la mayoría de edad y los 59 años cumplidos (can. 1252), aunque el propio Código no define con mayor precisión cómo debe cumplirse ese signo, sino que deja esta tarea a las conferencias episcopales de cada región.

A pesar de esta invitación del CDC a las normas de cada Conferencia Episcopal, en la práctica rige lo establecido por SS Pablo VI en la constitución apostólica «Paenitemeni» [3], de 1966, en la que se reforman las normas penitenciales, y que en su nº III,2 define el ayuno como «una sola comida durante el día, pero no prohíbe tomar un poco de alimento por la mañana y por la noche, ateniéndose, en lo que respecta a la calidad y cantidad, a las costumbres locales aprobadas.»

 

Esto es, podríamos decir así, un mínimo. Es realmente difícil que alguien pueda padecer por encima de sus fuerzas con esa práctica. Cada fiel puede dar un paso más en la observancia, de acuerdo con sus fuerzas, y también de acuerdo con el espíritu que anima a la penitencia cristiana, que no es exhibir ante los hombres nuestra piedad, ni demostrarle a Dios lo fuertes que somos, sino unirnos a él, y desde él, al sufrimiento en el que el mundo está sumergido.

-----------------------

[1] La Didajé o "Doctrina de los Doce Apóstoles" es un extraordinario documento patrístico de fines del siglo I, cuando aun se estaban redactando algunos textos del NT. Puede leerse en cualquier compilación de textos patrísticos, y está incluida en la colección patrística de El Testigo Fiel.

[2] Los "ágrafa" o "sentencias no escritas de Jesús" son frases que se conservan en escritos que no son los evangelios (apócrifos, obras de los primeros Padres, etc.), atribuidas a Jesús, y que los especialistas estudian para descubrir si recogen una tradición auténtica de palabras del Señor. Un libro clásico sobre el tema es "Palabras desconocidas de Jesús", de Joachim Jeremias, Ed. Sígueme, 1990(4ª).

[3] Vale la pena leer este documento, no solo por las cuestiones prácticas de lo que "está mandado" sino también por la fundamentación de la penitencia cristiana, expresada con la delicada sensibilidad de Pablo VI.

El cuadro que ilustra el escrito es una representación , un tanto cómica, del ayuno cuaresmal, y es un fragmento de la conocida obra "La lucha del Carnaval con la Cuaresma", de Pedro Bruegel el viejo, 1559.

Comentarios
por Rosy (i) (192.141.246.---) - mi , 02-mar-2022, 00:19:04

2uerido Abel bueno que escribes especialmente iniciando la Cuaresma Lent da gusto Leerte El Ayuno Cristiano del 1 de Marzo de 2022 2uerido Abel y dices Jesús ayunó y mandó el Ayuno mientras tengan consigo al Novio no pueden Ayunar días vendrán en que será arrebatado el Novio entonces ayunaran en aquel día . El Novio es arrebatado en la pasión . sin embargo aunque los evangelios conmemoran la expectación de la 2a venida mientras que Cristo ya está presente de alguna forma pero muy real en su iglesia. Acaso no está ya realmente el Novio con nosotros . Si amais a los 2ue os aman 2ue gratitud merecéis . Entraña algo de gozo porque si bien el novio nos ha sido quitado , sin embargo fué llevado al Padre abrirnos camino no es ausencia de muerte sino plenitud de vida . Y de esa misma vida que ya hemos recibido. Dios te bendiga 2uerido Abel

por Remberto Martinez Londoño (i) (181.142.92.---) - mi , 02-mar-2022, 06:26:22

Muy pertinente tu escrito. ¡Gracias!
Remberto

puedes agregar un comentario
nombre:
email (opt):
comentario:
Ip: 3.233.217.106
Copia este código antispam en el casillero:
© El Testigo Fiel - 2003-2022 - www.eltestigofiel.org - puede reproducirse libremente, mencionando la fuente.
Sitio realizado por Abel Della Costa - Versión de PHP: 7.2.34